Evidentemente Natural

Biología y Geología - IES Virgen de Consolación

Proyecto Recapacicla "Aula verde"


Huerto escolar

Con esta actividad pretendemos que nuestros alumnos tengan un contacto directo con la naturaleza de una forma sencilla y amena. El huerto escolar y el cuidado de las zonas verdes de nuestro centro fomentan el sentido del trabajo en equipo, el espíritu cooperativo, el sentido de la responsabilidad, el compañerismo, etc. y permite que los alumnos tengan un mayor conocimiento del mundo vegetal.




Objetivos.

  • Diseñar y planificar el espacio destinado al huerto escolar, arboreto y zonas ajardinadas.
  • Favorecer el acercamiento a lo que es la agricultura y lo que ha significado y significa para el desarrollo de la humanidad.
  • Desarrollar el espíritu cooperativo, sentido de la responsabilidad y compañerismo.
  • Adquirir nuevas técnicas, habilidades y destrezas en el trabajo.
  • Participar activamente en algún proceso agrícola y vivenciar el trabajo físico de campo.
  • Crear actitudes positivas hacia la agricultura ecológica y el reciclaje de materia orgánica a través del compostaje.
  • Mantener actitudes de curiosidad e interés indagatorio en relación con la actividad.
  • Tomar conciencia de la necesidad de reducir el uso excesivo de fertilizantes inorgánicos.
  • Aprender de forma sencilla a fabricar compost, utilizando para ello restos de vegetales proporcionados por los alumnos, restos producidos en el propio instituto (pozos de café de la cafetería, restos de poda, etc.)

Actuaciones previstas:

 

Durante el presente curso se llevarán a cabo las siguientes actuaciones:

 
  • Planificación y diseño de las zonas dedicadas al huerto y arboreto.
  • Revisión y limpieza del sistema de goteo para ambas zonas.
  • Abonado natural del arboreto y huerto escolar.
  • Siembra de plantones en el huerto: cebollas, pimientos, tomates, … 
  • Abonado y cuidado de plantas, observando la aparición de posibles enfermedades.
  • Recolección de los frutos del huerto.
  • Fabricación de compost.




Plan de trabajo:

  • Durante las primeras semanas de octubre los alumnos diseñarán un plano que recogerá los datos necesarios para la planificación de los espacios destinados para las zonas ajardinadas.
  • Seguidamente se limpiarán y acondicionarán las distintas zonas según el uso al que vayan destinadas.
  • A partir de octubre, y durante todo el curso, los alumnos fabricarán compost a partir de los restos de poda, pozos de café procedente de nuestra cafetería y los restos orgánicos de origen vegetal que ellos mismos traigan de casa. Una parte del producto obtenido se utilizará como abono y una pequeña parte se envasará y etiquetará como muestras para la exposición de fin de curso (5 de junio, día mundial del medioambiente).
  • A partir de final de octubre se comenzarán las tareas del huerto: mejora y preparación del terreno, arado y escardado, siembra, cuidado de plantas, abonado natural con el compost fabricado en el centro, recolección, etc. Esta actividad será rotatoria entre los alumnos de integración y PMAR. 

  • En el mes de noviembre se comenzarán las tareas para mejorar las zonas verdes existentes en nuestro centro: preparación y limpieza del terreno, instalación del sistema por goteo, siembra de plantones, etc. Estas tareas se realizarán de forma coordinada con el jardinero contratado por el centro. Tenemos previsto terminar esta fase al terminar el segundo trimestre.
  • Durante los siguientes meses, hasta la finalización del curso, los alumnos realizarán trabajos relacionados con el mantenimiento de las plantas: control del riego, eliminación de malas hierbas, control de posibles plagas, etc.
  • Al finalizar el curso cada alumno se responsabilizará de varias macetas de árboles o arbustos, llevándoselas a sus casas. Pretendemos el próximo curso los alumnos vuelvan a traer estas macetas y continúen su labor en el Centro.
  • Para desarrollar estas actividades los alumnos se dividirán en pequeños grupos, cada uno de éstos realizará una determinada tarea (riego, cuidado de plantas, siembra, fabricación de compost etc.), siendo éstas rotativas de sesión en sesión. De esta forma pretendemos conseguir que todos los alumnos realicen las mismas tareas a lo largo del tiempo.
 
Enlaces de interés:
 
La huertina de Toni
Magnífico Bolog sobre como realizar y mantener una huerta 100% ecológica. Explicaciones muy sencillas a través de vídeos. Cómo hacer germinar a las semillas, atraer a las abejas, construir refugios para mariquitas...





Taller de jabón 100% ecológico

El aceite es una sustancia que utilizamos diariamente en casa. Este aceite una vez que ya no nos sirve es arrojado por el fregadero. Este comportamiento que parece inofensivo tiene repercusiones negativas en nuestro medio ambiente.


 El proceso en frío para fabricar jabones caseros constituye una forma excelente de aprovechar este aceite que se deshecha después de la fritura, al mismo tiempo que se protege el medio ambiente, evitando la contaminación que estas grasas producirían, de otro modo, en los lechos de mares y ríos.


La actividad aquí propuesta pretende hacer reflexionar a nuestros alumnos sobre el consumo y el uso del aceite, así como mostrar su proceso de reciclaje hasta convertirlo en jabón.

 

Objetivos que nos proponemos con la actividad:

  • Conocer las diferencias entre usar, reciclar, reutilizar y destruir los recursos que encontramos en nuestro entorno (aceite usado).
  • Adquirir conciencia de la incidencia de las propias actitudes y comportamientos sobre el equilibrio del entorno.
  • Valorar el buen uso de los materiales y mantener una actitud creativa respecto a los residuos.
  
Materiales necesarios:
  • Un cubo de plástico de almenos 15 litros.
  • Un palo de madera de 1 metro de longitud aproximadamente.
  • Un recipiente de poliexpan de unos 12 litros de capacidad.
  • Guantes de goma.
  • Gafas protectora.
  • Mascarilla.

 


Ingredientes:
  • 5 litros de agua.
  • 5 litros de aceite usado.
  • 1 kilogramo de sosa caústica.
  • Un puñado de sal (opcional).
  • Colorante (opcional).
  • Aroma natural (opcional)

Algunos consejos antes de comenzar:
  • Trabaja en un ambiente bien ventilado.
  • Usa guantes y gafas protectoras, ya que la soda caústica es un material muy corrosivo, que no debe entrar en contacto con tu piel.
  • No utilices recipientes metálicos para realizar la preparación y revuelve la mezcla con la ayuda de un palo.
  • Ten preparados todos los utensilios e ingredientes antes de comenzar.
  • La paciencia es nuestra mejor aliada para la confección de un buen jabón.
  • Recuerda este refrán, "En enero todo el mundo es buen jabonero" y elije un día adecuado para realizar la actividad. Los días secos y muy fríos son los que reúnen las mejores condiciones.
Proceso de elaboración:
 
Echamos 5 litros de agua en un cubo de plástico, añadimos 1 kilogramo de sosa cáustica y movemos los ingredientes con un palo de madera hasta que la sosa que se haya diluido completamente. La sosa reaccionará con el agua (formándose lejía cáustica) y aumentará la temperatura de la mezcla hasta los 80 grados centígrados aproximadamente. Este es el momento en el que tenemos que tener más precaución, pues mientras la lejía esté caliente, se desprenden gases tóxicos.
 
Dejamos reposar la lejía formada hasta que se haya enfriado completamente. Es muy importante utilizar la lejía completamente fría, así el jabón se hará de forma más rápida y será menos probable que se "corte".
A continuación movemos con un palo la lejía formada anteriormente, de forma constante y siempre en la misma dirección, añadimos un puñado de sal (esto es opcional. Se utiliza como emulgente, para hacer que se mezcle mejor el aceite y la lejía) y vamos añadiendo el aceite poco a poco, pero de forma constante.

 
Continuamos moviendo la mezcla siempre al mismo ritmo, de forma constante y en la misma dirección para evitar que se "corte", hasta que ésta espesa y adquiere una consistencia más viscosa. Entonces el proceso habrá terminado y podremos volcar el contenido del cubo en el recipiente de poliexpán.
 


IMPORTANTE: Para verificar que el proceso ha terminado, sacamos el palo de la mezcla y dejamos que escurra sobre esta. Si deja marcas permanentes sobre la misma, el proceso habrá concluido.

 
Una vez que hemos vertido el contenido en el recipiente de poliexpán, lo dejamos reposar hasta que se endurezca lo suficiente para poderlo transportar al lugar que deseemos sin problemas.



Unos días más tarde lo cortaremos en tacos y lo guardaremos en un lugar seco durante un par de meses. Pasado ese tiempo nuestro jabón está listo para ser usado.
Enviar correo contador de visitas