Astracán Teatro

A.C. Astracán Teatro

  • SER ACTOR TEATRISTA La palabra actor es para la persona que actua en espacios universales sin especificacion, un actor vive para ensayar, actúa para comer, es un profesional que depende comercialmente de otra persona relacionada al teatro tales como productores , etc. Pero un teatrista es dueño de su destino El teatrista Es un constructor artesano del teatro, lo crea, lo arma, lo actúa, lo maquilla, lo viste, lo escenifica, lo dirige, lo produce, se encarga de su puesta, invita a los espectadores y todavía tiene tiempo para trabajar en otra profesión que le da de comer, crear una sala, o un centro cultural, o dar cursos de teatro, hace revistas, tener un programa de radio, participar en reuniones gremiales ,o ser presidente de alguna asociación , o también tener un sitio en Internet de información. El teatrista es la esencia del teatro independiente o off, que como dice Peter Brocks jamás morirá. Quizás el teatrista independiente es un producto de la época en que vivimos , realizador de actividades extremas y no especializadas, Por eso para algunos, la palabra Teatrero o Teatrista es despectiva, devaluadora de la profesión, pero para otros es un orgullo estar identificado bajo una palabra sinónimo de acción, esfuerzo, trabajo y amor por lo que se hace.....el TEATRO COMO SABER SI UNO ES TEATRISTA Vos sabes que trabajas en un elenco de teatro independiente cuando..... * ...Tus muebles pasan en el escenario mas tiempo que vos. * ...Tenés tu propia receta de familia para fabricar sangre. *...Podes encontrar una pata , que no aparece hace diez años, en el deposito y no podes encontrar una escoba en tu propia casa.. *...Empiezas a comprarte ropa en ferias americanas por si te sirven para alguna obra. *...Alguna vez saliste a escena con la ropa "cosida" con pegamento.. *...Alguna vez hubo mas gente arriba que abajo del escenario.. *...Te dieron un personaje porque eras el único/a que había... *...Alguna vez le disparaste a alguien con un revolver de juguete, emparchado con cinta . *...Alguna vez arrastraste y tironeaste un sillón fuera de escena usando vestido largo y tacos altos *...Alguna vez arrastraste y tironeaste un sillón fuera de escena usando vestido largo y tacos altos....y sos hombre *...Tus hijos o tu esposa saben el libreto mejor que vos... *...Alguna vez dijiste: " no hay problema....lo atamos con alambre" *...A tus amigos solo los ves solamente en los estrenos de tus obras y a veces ni en eso *...A tus familiares solo los ves en los estrenos de tus obras y a veces ni en eso. http://www.teatro.meti2.com.ar/03-ACTUACION/03-01-ACTUACION/actorteatristateatrero/actorteatristateatrero.htm

    "LA FERIA DE ANALÍA"
    Jhabyer Aldeguer

    -Premio al Mejor Guión Original.
    - Herrero de Bronce a la mejor obra.
    XIX FESTIVAL DE TEATRO "MARTÍN ARJONA"-





    "La Feria de Analía” es una disparatada comedia dramática o un drama cómico disparatado,  humano, fresco y con altas dosis de sátira social y humor.


     Desparrame sevillano en cuatro lances y tres cuartos en el que la comedia y el drama se entrelazan y contraponen ofreciendo mayores relieves en su contraste.


     

     Y todo ello, entre aleteos de volantes, jarras de rebujitos y tortillas de papas...








    (El cartel es obra de la pintora María González)





    Una inesperada inspección de Trabajo en una caseta en plena Feria de Sevilla es el pretexto utilizado por el autor para reunir en el sórdido almacén de la misma a una serie de dispares personajes con intereses encontrados, tan diferentes en las formas como parecidos en el fondo.




     



    Un inmigrante con menos papeles que una cuadriga romana, un adjudicatario "marca nacional”, un inspector inspeccionado, una mujer de armas tomar y otra completamente desarmada… Con todos estos elementos, el sórdido almacén de una caseta se convierte en el lugar idóneo para indiscreciones, infidelidades, enredos, secretos y fantasías, burdas tramas y llantos desconsolados. 






    "PORQUE LAS CASETAS DE FERIA SE INSPECCIONAN EN FERIA".




    CRÍTICA DE JOSÉ CENIZO JIMENEZ:

    https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Cenizo_Jim%C3%A9nez


    "La feria de Analía”. Compañía "Astracán Teatro”. Sevilla.Texto y dirección: Jhabyer Aldeguer. Escenografía y vestuario: Mary Honey. Luces y sonido: Pepe Segura. Música: Grupo Rociero Alto Guadalquivir. Cartel:María González. Actores: Manuel Caballero (Abdalláh), Rosa Gil (Rocío), Juan Carlos Fernández (Curro), Francisco Torrado (Bernardo) y Leonor Regife (Analía).

    Actuación: Salón de Actos IES Martínez Montañés de Sevilla.Noviembre de 2016.

                                                                   JoséCenizo Jiménez


                    Como comedia con tintes sociales y críticos, creemos, podríamos definir esta obra,que está recorriendo diferentes  escenarios. En el programa de mano, se califica como "desparrame sevillano en cuatro lances y medio que hurga indiscreto en la trastienda de una caseta de feria”.  Y concluye, tras describir a los personajes (un inspector y el adjudicatario de la caseta y susrespectivas esposas, un inmigrante sin contrato): "Con estos elementos, el sórdido almacén de una caseta se convierte en el lugar idóneo para indiscreciones, secretos y fantasías, burlas, tramas y llantos desconsolados”. Es decir, se trata de que algo concreto, una caseta de feria, tan variopinta y tan efímera, tan intensa y tan superficial, se convierta en un símbolo o representación de buena parte de la naturaleza humana y, específicamente, de la española, la andaluza, la sevillana…  En todos lados cuecen habas, pero encada sitio con sus peculiaridades.

     

                    El elemento digamos folclórico, de comedia costumbrista, queda patente a lo largo de la obra, con gags, chistes, réplicas, sugerencias al uso para provocar la risa fácil, sin caer en el mal gusto. Y es que detrás de la trama, bien urdida, original, se esconde mucho mensaje. Veamos: un inspector (el "sieso” le llaman,claro) llega a la caseta para hacer una inspección… rutinaria, pero se le vuelve nada sencilla, no tanto por los obstáculos que, como todos, le pone el adjudicatario, un explotador "sin papeles” (de la caseta) que explota a un pobre "sin papeles” (inmigrante), sino porque se presenta, atacada de celos, su mujer. Y ahí se lía la marimorena, con momentos verdaderamente logrados de comicidad, gracias, sobre todo, al alarde de recursos interpretativos y a la gracia del supuesto negro sin papeles Abdalláh (no desgranamos el resto de la obra para que los futuros asistentes conozcan la sorpresa final). Sobre este personaje gravita la obra, incluyendo lo que queremos destacar, una serie de reflexiones sobre la diferencia entre clasismo y racismo, o cómo la víctima de la explotación lleva las de perder sí o sí. Esto dota a la representación de profundidad, de crítica, de denuncia, más allá de la risa que, sana, nos consuela de la hipocresía que estamos viendo, tanto en el sentido de explotación económica como en el de las relaciones humanas y amorosas. Los actores entran en su papel, con  mayor o menor acierto, destacando sin duda Manuel Caballero (Abdalláh), convincente y versátil, así como el perfil casi bufonesco del despreciable adjudicatario de la caseta Curro (Juan Carlos Fernández), o la natural comicidad y desparpajo de su mujer, la fogosa Rocío(Rosa Gil), sin desdeñar la seriedad obligada del inspector Bernardo (FranciscoTorrado) ni la casi inocencia y cursilería de su mujer, Analía (Leonor Regife). Y todo en un escenario con pocos medios pero los suficientes para trasladarnos a una caseta de feria, ese sitio del infierno y de la gloria, donde todo puede ocurrir, desde una inspección hasta un adulterio y un intento de suicidio. El director de la obra, Jhabyer Aldeguer, autor del texto a la vez, ha sido capaz de llevarnos con suficiente acierto en el manejo de personajes y espacios a la doble tarea de alegrarnos el rato y de hacernos pensar sobre las difíciles relaciones entre los humanos, a menudo tan poco humanas.

                    En definitiva, humor pero también sátira. No nos quedemos con la cáscara de la obra, entremos en su fondo: qué nos gusta explotar, en la medida de cada uno y qué papel tan dramático, aquí tragicómico, siguen teniendo los celos y el adulterio en la vida amorosa.  

     

     

     





    Enviar emailcontador de visitas