Centro Zen Universitario de Puerto Rico


Zendouniversitario  


Zen y ética: Anatta, Prajna y Karuna

 

El Zen no es una religión. Es una práctica contemplativa sumamente rigurosa. Su rigor no pretende otro objeto que alcanzar un cúmulo de experiencias que conduzcan al practicante a la sabiduría. Fundamentalmente la práctica contemplativa Zenista genera la posibilidad de contemplar dos estados que se suceden naturalmente. El estado común de nuestra mente es el de la actividad del pensamiento. No voy a entrar en las categorías del mismo porque lo que me interesa exponer es que todas ellas, pertenecen a la misma actividad. Así toda forma de pensar es la actividad que en la tradición zen  es generatriz de la ilusión de la separación. En este estado el sujeto se distingue del objeto. Enfatiza en la forma. Suele ser el estado mental en que solemos vivir. Pero en esta práctica que consiste en permanecer sentados quietos largo tiempo, esta actividad mental cesa y el practicante experimenta el Cero. Es un estado en el que no hay pensamiento. La actividad mental cesa. Si entendemos la premisa de que eso que llamamos "yo" es un producto de la actividad mental, al entrar en el estado de la cesación del pensamiento, o estado Cero, también desaparece el "yo". Esto es lo que conocemos como Anatta, es decir, no yo. Cuando el practicante experimenta contemplativamente este estado, suele apegarse a él, porque en el mismo no hay sufrimiento. Ese es el hallazgo grande del fundador del Budismo: Sidhartha Gautamma.

 

Es imposible permanecer allí. La actividad mental retorna. Y así sucesivamente una sucede a la otra. Cero, pensamiento, cero, pensamiento, cero, pensamiento, etc. etc. Sin embargo, lo que enseña provisionalmente el budismo es que el estado del Anatta, nos revela la Verdad. Nos revela que todo es un sólo ente, que cuando no hay yo, todos los conceptos se desvanecen. No hay yo, no hay tú, no hay adentro, no hay afuera, de hecho, nada sucede fuera de nosotros y al igual que la separación son imposibles. Sin embargo la ilusión de la separación retorna. No hay manera de escapar de esta sucesión. Este es el fundamento de la sabiduría. Reconocer que la sucesión de actividades no cesa, y reconocer que una revela nuestra verdadera naturaleza y la otra, si nos dejamos involucrar en ella nos conduce a la ilusión. En términos budistas uno es la Mokša y el otro es el Samsara. Aunque solemos vivir entre ambos, la sabiduría, Prajna, consiste en no apegarse a los estados. En ser capaz de contemplar su actividad sin apegarse a ninguna. En palabras de Pitágoras: "no dejes que las golondrinas aniden en tu techo". Sin embargo, este reconocimiento contemplativo sin apego es también una manifestación muy madura del Anatta. Es un desapego al interés del yo. Es un desapego total de la intervención del yo que quiere esto o aquello. Es la contemplación plena de la actividad del Todo, aparentemente "dentro", aparentemente "afuera", sin intensión de intervenir. Es la ausencia total de sí.

 

Este estado de unidad total no es un estado de enajenación. Entendido como la realidad última no puede permanecer ante lo que sucede, sino que debe repercutir en nuestra aparente "acción" ante el supuesto otro, que no es tal otro, sino uno mismo. He aquí el fundamento del Karuna, la compasión de Oriente y el Amor de Occidente. Esta es el fundamento  ético del Zen. No se ama por reglamentación moral. No se llega allí porque se nos diga como Cristo "ama a tu prójimo como a ti mismo"; ni se llega allí porque se nos diga como Kong Fu Zi (el Maestro Kong, mejor conocido en Occidente como Confucio) "no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan". Se llega allí porque se experimenta que ese supuesto "otro" es uno mismo. El amor o Karuna proveniente de la experiencia no proviene desde fuera, sino de la Experiencia. Con la lógica convencional es imposible entenderlo. Esa experiencia solo se logra a través de la práctica contemplativa, de las cuales, la que ofrece el Budismo Zen es la más directa.

 


Gasho Profundo

Kando, Luis Pabón

7 de septiembre de 2013

 


Para la práctica grupal bajo nuestra responsabilidad tenemos varios espacios. Si eres estudiante universitario o personal universitario puedes asistir al Zendoubicado en la Universidad de Puerto Rico en Bayamón, que se reúne los martes de 11:30am a 1:00pm (¿cómo llegar?). Centro Zen Universitario, también posee unas facilidades en el Barrio Guaraguao de Bayamón donde ofrecemos dos retiros de práctica de fin de semana al comienzo de cada semestre, y un retiro de una semana durante el verano (¿Cómo llegar a CZU?).


También pueden visitar el Centro Zen de Puerto Rico, ubicado en el sector Morcelo del Barrio Caimito en Río Piedras, dónde se reunen los domingos de 8:30 a 12:00 am.


Para recibir información sobre nuestras actividades pueden inscribirse dando un click aquí o a través de la pestaña titulada "Membresía”. También a través de visitas regulares a nuestra página de "Actividades". Pueden comunicarse con nosotros a través de zendouniversitario@hotmail.com o con este servidor a través de http://www.facebook.com/kando.luispabon o al teléfono (787)242-0815. Gracias por su visita.


Aceptamos sugerencias en el formulario publicado en la página de "membresía” o dando un click aquí.

 


 Centro Zen Universitario, es una corporación sin fines de lucro, y no discrimina por razón alguna, incluyendo raza, color, edad, religión, preferencia sexual, género o preferencia política.


Email   Myspace   Facebook   Twitter   Netlog   Blogger   WordPress   Friendfeed   Google

 Canal Zendouniversitario

 



contador de visitas