VolCán7

Derecho a Información libre y veraz

crea tu página web gratis
VolCán7

Ejemplar especiaL 2.012

"OCTUBRE ROJO"
LENIN; CHE, GUEVARA; ENGELS; MARX; GRAMSCI; HO CHI MING; MAO TSE TUNG; SANDINO;
SECUNDINO DELGADO (CANARIAS)


EN OCTUBRE DE 1.917 SE ALZABA AL ESTE DE EUROPA LA PRIMERA GRAN REVOLUCIÓN MUNDIAL CON ORIENTACIÓN SOCIALISTA Y COMUNISTA.

LENIN ENCABEZA A LAS Y A LOS REVOLUCIONARIOS BOLCHEVIQUES, EL FEUDALISMO DE LOS ZARES SUCUMBE, Y SE DESPLIEGA LA PRIMERA REVOLUCIÓN DE CORTE COMUNISTA, LA DICTADURA DEL PROLETARIADO.


Estostextos de este ejemplar especial por título OCTUBRE ROJO, de larevista VolCán7, en 2.012, está dedicado a recordar algunas grandespersonalidades revolucionarias de la historia universal de la especiehumana.



Será tanto para recordarlas de manera actualizada, como para darlas aconocer entre quienes viviendo en el capitalismo han recibido una interesada imagen distorsionada de estos grandes luchadores contra labarbarie del capitalismo, allí donde nacieron y desarrollaron sutrascendente, ejemplar y modélica existencia revolucionaria comolíderes luego comunistas.


Aquíse recoge momentáneamente la remembranza a Engels, inseparable yfundamental compañero del alemán revolucionario del socialismo científico, Karl Marx.


También recordamos la figura mítica del Ché Guevara, cumpliéndose ademásen homenaje al 45 aniversario de muerte, asesinado en 1.967 un 8 deoctubre, por parte de títeres del imperialismo yankee, una vez hecho preso en Bolivia, donde impulsaba su estrategia de guerra deguerrillas para derribar el imperialismo capitalista de EstadosUnidos.


Parala confección de todo este material, no obedece ahora la cita defuentes más que algunas que hemos visto como precisas, pues durantemás de dos décadas, hemos leído diverso y cuantioso material apropósito de la historia de todos estos revolucionarios comunistas,que sería fatigoso y además muy dificultoso citar, en tantoescrito, en bibliografía internacional, como en documentos de cine ydocumentales, además de sonoro, que fuimos recopilando tambiéndurante algunas estancias en América del Sur.


ALGUNOSDE LOS REVOLUCIONARIOS QUE COMPONEN ESTE EJEMPLAR ESPECIAL DEVolCán7, "OCTUBRE ROJO”, son quienes forman parte de estelistado.


En el caso de que se les ocurriera o necesitasen saber dealguien aquí no citado o citada, sólo tienen que escribir a escribeavolcan7@hotmail.com,y trataremos pronto más que tarde de incorporarlo a este especial deVolCán7, con la documentación necesariamente pertinente que sirvade ilustración para las inquietudes lectoras.



Lenin




TÍTULO DE FOTOGRAFÍA: "LENIN Y LA MUCHEDUMBRE"


Lahistoria de comienzos del siglo pasado aparece protagonizada por losgrandes movimientos sociales que en algunos países de condicioneshistórica apropiadas trajo y puso consigo a la vanguardia de laclase obrera internacional, y con ello al proletariado, comoprotagonista.

Estossectores sociales, en su afán de organización, unidos a los nuevosgrupos más estructurados contra el sistema capitalista, como lossindicatos, no tardaron tiempo en Rusia en saber que había un líderintelectual y moralmente ya dotado para encumbrar y dirigir aquellarevolución bolchevique contra el genocida régimen zarista.

Loszares eran una especie de monarquía que tenía al campesinadoasfixiado a impuestos, que estos sectores sociales no podían cubrirsalvo para morirse de hambre sin poder alimentar a su familia.

Ycuando no pagaban los impuestos o empezaban a protestar ante la faltade suministro de pan en las ciudades, los zares no dudaban en ordenaral ejército a disparar, con matanzas de ancianas, niños y todo tipode personas humildes, débiles e indefensas.

Leninhabía tenido forzosamente que exiliarse, con su compañera,residiendo durante un tiempo en Suiza,en una humilde habitación de pensión bajo la tierra, de escasosmetros cuadrados. Su intensa vida en esta época consistía en tratarde coordinar al movimiento obrero desde fuera de su patria.

CuandoLenin consigue un salvoconducto de parte de Alemania para regresar aRusia, ya Lenin conocía la gran agitación que las ideas socialistasy comunistas estaban llevando a Rusia a una revolución de masas,prendida la mecha histórica y encendido el foco insurrecional de laprimera gran revolución de masas socialistas del planeta.

Leninleyó profusamente a Marx, a Engels, y a todos los conocidossocialistas que habían publicado obras hasta aquella fecha.

Asu llegada a Rusia, el pueblo lo acoge a la estación del tren, y lorecibe como el líder que necesitaban para construir la dictadura delproletariado, y el Congreso de los soviets.

Enel Congreso de los Soviets, por fin los obreros y las obrerasempezarían a desarrollar políticas que les permitieran conocertrabajos dignos, dignos salarios, dignas viviendas, desarrolloindustrial estatal, escuelas, educación, bibliotecas, políticas deacceso a la universidad con discriminación positiva a la juventud deorigen familiar obrero, acceso a medios de transportes, y todos loslogros que el socialismo trajo para un inmenso país, rico enrecursos y de gran población.

Leninfue víctima de un intento de asesinato que le dejó secuelas queaños más tardes le llevarían a ser ingresado. Falleciendo pocosaños más tardes. Pero había dejado un digno sucesor, Stalin. Quienla prensa capitalista ha tratado de demonizar, inventando incluso unacarta en la que supuestamente Lenin advertía de que no era elsucesor más válido.

Larealidad es que sabemos de las tácticas del capitalismo: "divide yvencerás”. Pero la verdad siempre ha sabido sobrevivir sobre losescombros de las mentiras y de los intereses de las oligarquías ylos sectores de las burguesía mundiales coaligadas contra elcomunismo.

   Esya muy dilatada, difundida, extensa y objetiva la bibliografíaexistente a propósito de la historia del reciente siglo pasado.Libros, obras y volúmenes alejados de la propaganda anticomunistaque desde el siglo pasado viene imperando. Sobre todo después de ladesmembración del bloque de la U.R.S.S.

Comoejemplo, una breve consulta a la Enciclopedia Básica Visual, delGrupo Editorial Océano, de 1.981, Editada en Barcelona, y que bienpuede hacerse en cualquier biblioteca escolar donde este material nohaya sido descatalogado y esté disponible al alumnado durante sussesiones de conocimiento histórico.

Asíse refleja que fue Lenin "un revolucionario ruso, fundador de laUnión Soviética, nacido el 22 de abril de 1.870 y que murió el 21de enero de 1.924. Como líder de la revolución soviética fue elprimero en poner en práctica las teorías marxistas, y su personalinterpretación de esta doctrina durante largo tiempo guía delcomunismo internacional.”

Ya continuación sigue: "Lenin era el nombre clandestino de VladimirIlich Ulianov. Nació en el seno de una familia de la pequeñanobleza en Simbirsk (acatual Ulianovsk), a orillas del Volga.

Leninestudiaría leyes y desde joven frecuentó los círculos radicales.Afectado profundamente por la ejecución de su hermano Alexander,condenado por participar en una conspiración contra la vida del zar,ingresó en las filas de los revolucionarios.

En1.897 fue deportado a Siberia por tomar parte en actividades ilegalesy al año siguiente se casó con Nadiezhda Brupuskaia, que seconvertiría en su ayudante. En 1.900 abandonó Rusia y fijó suresidencia en Zurich (Suiza), si bien estuvo presente en SanPetersburgo durante la fracasada revolución de 1.905.

Ellargo exilio le permitió abordar un estudio teórico del marxismo,que preparó el camino para sus futuras actividades.

Enel congreso del partido socialdemócrata ruso de 1.903 consiguió lagran mayoría para los revolucionarios llamados bolcheviques("facción mayoritaria”) convertidos más tarde en partidoindependiente con su liderazgo.

Losbolcheviques estaban bien organizados y observaban una estrictadisciplina; en la revolución constituyeron las tropas de choque.

Deacuerdo con la teoría de la "vanguardia organizada”, de Lenin,un partido políticamente consciente y firmemente asentado en elpueblo debía dirigir a las masas hacia la dictadura del proletariadoen la anticuada y rural Rusia.

Trasla revolución de febrero de 1.917, Lenin volvió a Petrogrado (SanPertersburgo hasta 1.914) pero el intento de golpe de julio le hizohuir a Finlandia, donde escribió su obra ya clásica "El Estado yla Revolución”.

Enel capítulo dedicado a "La transición del capitalismo alcomunismo”, Lenin escribe lo siguiente, citando primeramente aMarx, también reseñado en este especial, OCTUBRE ROJO, de VolCán7:

"…Entre la sociedad capitalista yla sociedad comunista –prosigue Marx- media el período de latransformación revolucionaria de la primera en la segunda. A esteperíodo corresponde también un período político de transición, yel Estado de este período no puede ser otro que la dictadurarevolucionaria del proletariado.”

Párrafoanterior a lo que sigue el texto de Lenin, como podrá leerse:

Estaconclusión de Marx se basa en el análisis del papel que elproletariado desempeña en la sociedad capitalista actual, en losdatos sobre el desarrollo de esta sociedad y en el carácterirreconciliable de los intereses antagónicos del proletariado y dela burguesía.

Antes,la cuestión planteábase así: para conseguir su liberación, elproletariado debe derrocar a la burguesía, conquistar el poderpolítico e instaurar su dictadura revolucionaria.

Ahora,la cuestión se plantea de un modo algo distino: la transición de lasociedad capitalista, que se desenvuelve hacia el comunismo, a lasociedad comunista, es imposible sin un período político detransición, y el Estado de este período no puede ser otro que ladictadura revolucionaria del proletariado.

Ahorabien, ¿cuál es la actitud de esta dictadura hacia la democracia?

Veíamosque el Manifiesto comunista coloca sencillamente, a la par el uno delotro, dos conceptos: el de la transformación del proletariado enclase dominante, y el de la conquista de la democracia. Sobre la basede todo lo arriba expuesto, se puede determinar con más precisióncómo se transforma la democracia en la transición del capitalismoal comunismo.

Enla sociedad capitalista, bajo las condiciones del desarrollo másfavorable de esta sociedad, tenemos en la República democrática undemocratismo más o menos completo. Pero este democratismo se hallasiempre comprimido dentro de los estrechos marcos de la explotacióncapitalista y es siempre, en esencia, por esta razón, undemocratismo para la minoría, sólo para las clases poseedoras, sólopara los ricos. La libertad de la sociedad capitalista sigue siendo,y es siempre, poco más o menos, lo que era la libertad en lasantiguas repúblicas de Grecia: libertad para los esclavistas. Envirtud de las condiciones de la explotación capitalista, losesclavos asalariados modernos viven tan agobiados por la penuria y lamiseria, que no están para democracias, no están para política, yen el curso corriente y pacífico de los acontecimientos, la mayoríade la población queda al margen de toda participación en la vidapolítico-social[…]

Marxpuso de relieve magníficamente esta esencia de la democraciacapitalista, al decir, en su análisis de la experiencia de laComuna, que a los oprimidos se les autoriza para decidir una vez cadavarios años ¡qué miembros de la clase opresora han derepresentarlos y aplastarlos en el parlamento!

Pero,partiendo de esta democracia capitalista –inevitablemente estrecha,que repudia por debajo de cuerda a los pobres y que es, por tanto,una democracia profundamente hipócrita y mentirosa –el desarrolloprogresivo, no discurre de un modo sencillo, directo y tranquilohacia una democracia cada vez mayor, como quieren hacernos creer losprofesores liberales y los oportunistas pequeñoburgueses.

No,el desarrollo progresivo, es decir, el desarrollo hacia el comunismopasa a través de la dictadura del proletariado, y no puede ser deotro modo, porque el proletariado es el único que puede, y sólo poreste camino, romper la resistencia de los explotadores capitalistas.

Perola dictadura del proletariado, es decir, la organización de lavanguardia de los oprimidos en clase dominante para aplastar a losopresores, no puede conducir tan sólo a la simple ampliación de lademocracia. A la par con la enorme ampliación del democratismo, quepor vez primera se convierte en un democratismo para los pobres, enun democratismo para el pueblo, y no en un democratismo para losricos, la dictadura del proletariado implica una serie derestricciones puestas a la libertad de los opresores, de losexplotadores, de los capitalistas. Debemos reprimir a éstos, paraliberar a la humanidad de la esclavitud asalariada, hay que vencerpor la fuerza su resistencia, y es evidente que allí donde hayrepresión, donde hay violencia no hay libertad ni hay democracia.

Engelsexpresaba magníficamente esto en la carta a Bebel, al decir, comorecordará el lector, que "mientras el proletariado necesitetodavía del Estado, no lo necesitará en interés de la libertad,sino para someter a sus adversarios, y tan pronto como pueda hablarsede libertad, el Estado como tal dejará de existir”.

Democraciapara la mayoría gigantesca del pueblo y represión por la fuerza, esdecir, exclusión de la democracia, para los explotadores, para losopresores del pueblo: he ahí la modificación que sufrirá lademocracia en la transición del capitalismo al comunismo.

Sóloen la sociedad comunista, cuando se haya roto ya definitivamente laresistencia de los capitalistas, cuando hayan desaparecido loscapitalistas, cuando no haya clases (es decir, cuando no hayadiferencias entre los miembros de la sociedad por su relación hacialos medios sociales de producción), sólo entonces "desapareceráel Estado y podrá hablarse de libertad.” Solo entonces seráposible y se hará realidad una democracia verdaderamente completa,una democracia verdaderamente que no implique ninguna restricción. Ysólo entonces la democracia comenzará a extinguirse, por lasencilla razón de que los hombres, liberados de la esclavitudcapitalista, de los innumerables horrores, bestialidades, absurdos yvilezas de la explotación capitalista, se habituarán poco a poco ala observación de las reglas elementales de convivencia, conocidaspor los siglos y repetidas desde hace miles de años en todos lospreceptos, a observarlas sin violencia, sin coacción, sinsubordinación, sin ese aparato especial de coacción que se llamaEstado.

Laexpresión "el Estado se extingue” está muy bien elegida, puesseñala el carácter graduar del proceso y su espontaneidad. Sólo lafuerza de la costumbre puede ejercer y ejercerá indudablemente esainfluencia, pues en torno a nosotros observamos millones de veces conqué facilidad se habitúan los hombres a guardar las reglas deconvivencia necesarias si no hay explotación, si no hay nada queindigne a los hombres y provoque protestas y sublevaciones, creandola necesidad de la represión.

Portanto, en la sociedad capitalista tenemos una democracia amputada,mezquina, falsa, una democracia solamente para los ricos, para laminoría. La dictadura del proletariado, el período de transiciónhacia el comunismo, aportará por primera vez la democracia para elpueblo, para la mayoría, a la par con la necesaria represión de laminoría, de los explotadores. Sólo el comunismo puede aportar unademocracia verdaderamente completa, y cuando más completa sea, antesdejará de ser necesaria y se extinguirá por sí misma[…] por lasimple organización de las masas armadas (como los Soviets deDiputados Obreros y Soldados).

Acontinuación de estos párrafos seleccionados expresamente porVolCán7 para este número especial de OCTUBRE ROJO, 2.012, Leninescribe dos capítulos igualmente esenciales en consecuencia:"Primera fase del a sociedad comunista”, y "La fase superior dela sociedad comunista”. En la primera de las señaladas, se hablade la necesidad de erradicar todas las leyes de la burguesía. Porúltimo, citar este párrafo de Lenin, que empieza citando a Marx:"…En la fase superior de la sociedad comunista cuando hayadesaparecido la subordinación esclavizadora de los individuos a ladivisión del trabajo, y con ella, por tanto, el contraste entre eltrabajo, y con ella, por tanto, el contraste entre el trabajointelectual y el trabajo manual, cuando el trabajo no sea solamenteun medio de vida, sino la primera necesidad de la vida; cuando, conel desarrollo múltiple de los individuos, crezcan también lasfuerzas productivas y fluyan con todo su caudal los manantiales de lariqueza colectiva; sólo entonces podrá rebasarse totalmente elestrecho horizonte del derecho burgués y la sociedad podrá escribiren sus banderas "de cada uno, según su capacidad; a cada uno,según sus necesidades”.”

Sóloahora podemos apreciar toda la justeza de la observación de Engels,cuando se burlaba implacablemente de la absurda asociación de laspalabras "libertad” y "Estado”. Mientras existe el Estado, noexiste libertad. Cuando haya libertad, no habrá Estado.

Estascitas las hemos extraído de la citada obra de Lenin, "El Estado yla Revolución”. Una de las últimas ediciones en castellano deesta obra cumbre del pensamiento revolucionario anticapitalista, eradifundida por el periódico en papel en "Diario Público”, 2.009,antes de que presiones capitalistas le hicieran inviable su ediciónen papel, y la arrinconasen a su edición en Internet.

Siseguimos relatando a propósito de la vida de Lenin, para concluireste apartado de VolCán7, decir que Lenin en 1.917, tras lo defebrero, regresó de nuevo a Rusia, los bolcheviques, dirigidos porun consejo de trabajadores, llevaron a cabo la Revolución de Octubrey firmaron por su cuenta la paz con Alemania.

Leningobernó el nuevo Estado que quedó sometido a la autoridad delcomité central del partido comunista. Donde quedaba representado elpoder del pueblo, íntegra y verdaderamente por primera vez en lahistoria de la humanidad digna de ese nombre, humana.

Despuésde un período de socializaciones drásticas, Lenin se vio obligado aimplantar la Nueva Política Económica (NEP), un sistema mixto y másmoderno.

Leninescribió también, entre gran número de escritos, "Materialismo yempiriocriticismo” o "Qué hacer”.

Entrelas muchas historias que respecto a Lenin se conocen, esta que voy acitar la escuché en una Radio uruguaya, cuando en 2.007 se hacíanlos 70 años de la revolución comunista.

Unhombre que en uno de los estados más alejados de Leningrado, decidióque necesitaba hablar con Lenin para solucionar unos problemas quehallaba para desarrollar su trabajo. Recorrió el país durantevarios meses, hasta que llegó a las puertas del lugar en que Leninse hallaba ejerciendo tareas de presidente. A este hombre lo recibióun soldado, y tras solicitar hablar con Lenin, éste le avisó quesería muy difícil reunirse con alguien que como Lenin tenía cadaminuto de cada hora de cada día tan ocupado, planificando larevolución, haciendo la revolución en marcha. Lenin, al saber queeste hombre había caminado desde tan lejos sólo con el objetivo dereunirse con él y de exponerle su problemática, dejó de hacer loque estaba haciendo, y acudió a donde aquel hombre estaba, deseandoescuchar qué era lo que éste compatriota ruso tenía que decirle.


ErnestoGuevara, el Ché


"No siempre hay que esperar a que se den todas las condiciones para unaRevolución: el foco insurreccional puede crearlas”

(Ché Guevara)


¿Qué no se ha dicho y qué no se sabe ya de un hombre que tomó el camino de revolucionario como destino y sello de su proceder en la tierra y enla época en que vivió?

Y es que elChé Guevara fue hombre de todas las épocas, porque allí donde huboun brote de injusticia, revolucionarios como el Ché siempre dieronmuestran de su disconformidad y capacidad deslumbrante de lucha porsuperarla, oponerla, resistirla y vencerla.

Ensu afán de apoyar a los más humildes y los más pobres.Recientemente, en 2012, se vienen publicando algunos escritos delChé, sin embargo, que habían permanecido inéditos.

Estaslíneas van dedicadas a personas que hicieron, hacen y harán siempredel ejemplo del Ché una bandera intelectual y moral para guiarse ensu vida, e incluso levantarse cuando el sistema quiso acabar con susexistencias de revolucionarios y de revolucionarias.

Tambiénvayan dedicadas estas línes a quienes desconocen su relevanciahistórica y su personalidad y figura.

Comotambién a sacar de dudas a quienes se hicieron una imagen negativadel Ché, debido a las distorsiones que intelectuales ganapanes de laburguesía, que pululan por despachos y aulas de universidadescapitalistas, han esparcido entre la juventud adormecida.

En los trescasos, a todas estas personas, les será útil conocer algunos datosmás que respecto al Ché, Ernesto Guevara, no siendo tan conocidos,en este número especial de VolCán7, OCTUBRE ROJO, van a poder leercomo información y formación revolucionaria.

Escurioso como al haber sido el Ché un comandante nombrado por FidelCastro, y baluarte principal de la triunfal revolución cubana desde1.959 hasta la actualidad, celebrado ya el medio siglo en 2.009, setiende a decir que el Ché era cubano, cuando en realidad nació enArgentina, concretamente en la ciudad de Córdoba, en 1.928.

Asesinadoen Bolivia, tras ser apresado por cómplices y títeres de la CIAimperialista de Estados Unidos, en 1.967, el 8 de octubre hicieron 45años de la muerte del comandante guerrillero cuya luminosa sombrarecorrerá por siempre la faz de la tierra, inspirando a revolucionesy guerras de guerrillas contra el imperialismo y el capitalismo cruely vil de quienes ostentan el poder inhumano de las bombas y de losdecretos del hambre y de la muerte de los pueblos, sin mirar sexo, niedad, ni dolencia de sus millones de víctimas y cadáveres.

Paraconfeccionar esta información hemos leído mucho durante más dequince años. Casi todo –no todo- lo escrito a propósito del ChéGuevara; material editado dentro y fuera de Cuba; material publicadoensalzando y reconociendo su labor como revolucionario auténtico, eincluso papeles sucios donde trataban de difamarlo; además dematerial de audio, de sus discursos más conocidos, así comomaterial audiovisual, tanto documentales como de cine, desde lasversiones más recientes, hasta alguna cinta cinematográfica de hacedécadas.

Porejemplo, el DiarioLaRepública de Uruguay, en 2006 y 2007 estuvoobsequiando por la adquisición del periódico, con unas cintas vhsde video, donde se mostraba hasta imágenes del Ché en su infancia.

Cintasgrabadas por su padre, quien podía por su estatus social en aquellaépoca adquirir alguna cámara con la que retratar, entre otros, auno de sus hijos, sin saber que éste iba a convertirse en uno de losrevolucionarios mundiales para la historia universal ya del planetatierra y de la especie humana.


Nace Ernesto Guevara el 14 de junio de 1.928, en la ciudad de Rosario.Hijo de Celia De la Serna, una mujer que quienes la conocieronsiempre detallaron su carácter de mujer avanzada para la época,pues no dudaba en expresarse intelectual y creativamente como unhombre, al margen del rol y papel secundario que en aquellas décadasimperaba para la mujer, con preponderancia machista del hombre. Ehijo del ingeniero Guevara, quien desempeñó diferentes oficios.

Trassufrir un robo en la plantación de yerba mate que cultivaba para elcomercio, en Caraguatay, provincia de Misiones, Argentina, lasituación de su familia se tornó crítica, y debieron trasladarse aun departamento en la céntrica Avenida Santa Fe, a emprender otrosnegocios que tampoco fructificaron, como poner en marcha un astilleropara barcos.

Muy prontoal Ché le diagnostican asma crónica, dolencia que motivará a lafamilia a buscar un clima propicio para el crecimiento natural ydesarrollo del primogénito.

La GuerraCivil española, siendo el Ché un niño, llega a sus oídos y a susojos a través de imágenes. Y el Ché ya entonces jugaba a situar enun tablero por donde avanzaban los fascistas de Franco, y por dondese oponían y resistían los valerosos armados republicanosespañoles.

ErnestoGuevara Lynch y Celia De la Serna, como padre y como madre. Ésta,para más señas, desciende familiarmente del último virrey delPerú, de origen vasco. Luego sería después digna representante delo que se dio llamar "la oligarquía ganadera Argentina”.

Sinembargo, por la pérdida de su padre y de su madre, la madre del Ché,Celia, fue criada por su hermana mayor, quien fuera esposa del poetaCayetano Córdoba Iturburu, de filiación comunista.

He ahí,sin duda, la influencia más honda que como revolucionario tuvo elChé Guevara, y que luego le guiaría siempre en su horizonte comoluz.

Dehecho, la madre del Che "asombraba a su medio social desafiandoprohibiciones, reglas y costumbres. Fumaba, se cortaba el pelo comoun varón, y era aficionada a la lectura, los viajes, lastransgresiones y las situaciones que la ubicaban en el límite de lopermitido.” (extracto de la Enciclopedia Periodística "ErnestoChé Guevara: ¡30 años después: Presente!, material editado en DVDpara computadora).

El Chétuvo luego una hermana, también por nombre Celia, a la que seguiríaRoberto, y Ana María, y luego Juan Martín.

Señalarque el Ché luego como padre, tras relación con tres mujeres, dejótambién una estela de cinco criaturas que se harían personalidadesrevolucionarias en Cuba, tanto de su primer matrimonio como de susdos relaciones posteriores. Su último hijo recibió por nombretambién Ernesto.

Comoíbamos diciendo antes en el relato, en los años sesenta, Celia, sumadre, moriría tras haber sido operada de cáncer, en sendasocasiones, y sufrir persecución, represión y cárcel, además deexpulsión del hospital, sólo por ser madre de un hijorevolucionario.

Aunque elChé le escribe una carta antes de su partida hacia la guerrilla delCongo, para estar junto a los seguidores de Patricio Lumumba, éstajamás la leería.

Laprimera enfermedad de su madre, y sus dolencias de asma crónica,hicieron al Ché decantarse por el estudio de la medicina, carrera enla que se licenciaría. Mucho antes de esto, sin embargo, haysituaciones de su existencia muy relevantes de cómo se siguióforjando su carácter de revolucionario.

En ciertaocasión, todavía con la edad de 16 años, entra a trabajar para unpequeño empresario. Al no recibir la paga, jura a sus amigos que iráal establecimiento a darle una paliza al explotador y a reclamarle susalario. Así lo hace, no tomando de la cartera de éste más que loque éste le debía.

Enesos años conoce a un anarquista, Alberto Granados, unos años mayorque él, y emprende con éste, a galope de una motocicleta –"laimperiosa”- el recorrido de toda la América del Sur continental,trazando una diagonal de arriba hacia abajo…

Es en eserecorrido que conoce las miserias, las pobrezas, el dolor, laexclusión más miserable, que el colonialismo europeo dejó comoplaga sobre las poblaciones indígenas.

Esen Perú, reflexionando a los pies del monumento del Machu Pichu, quetoma conciencia de la necesidad de una revolución armada en todo elcontinente para saldar las deudas, alimentar conciencias y hacerjusticia histórica.

Trasconocer de primera mano las movilizaciones populares contra eldictador de Guatemala, y entrar en contacto luego con Fidel Castro enMéxico, el Ché entra a formar parte de lo que sería el primerintento de Fidel de entrar en Cuba y hacer la revolución.

Trassufrir presidio tras esta primera intentona, frustrada por ladesigualdad de fuerzas, volverá a entrar en Cuba a bordo del yateGranma, con un centenar de revolucionarios encabezados por Fidel, yentre los que se encuentra también quien luego sería su gran amigoy también comandante, Camilo Cienfuegos.

Una tesisdoctoral a propósito de la figura de Camilo, por parte de un miembrode la guerrilla, explica la gran relación que durante los mesesextensos de combate se fraguó entre Camilo y el Ché.

Es allídonde también, por ejemplo, se explica la muerte de Camilo, debido aque el avión en el que se tenía que trasladar de noche de una puntaa otra de Cuba, al girar es conducido por el piloto adentro delocéano, quedando escaso de combustible –pues los tanques de lasavionetas era de reducida carga-, y haciendo imposible ya el regreso,con la consiguiente caída al fondo del océano en paraderodesconocido.

Lasdepravadas mentes gusanas y mal intencionadas, también quisieronhacer culpable de la muerte de Camilo Cienfuegos, además de la delChé, de este otro comandante, a Fidel Castro. Sin embargo, yasabemos que Camilo había fallecido en trágico accidente a penas sincumplir los treinta años de edad, a poco de cumplirse un año de larevolución ya triunfante de 1.959.

Sinmás, mencionar que Camilo Cienfuegos, de origen muy humilde, habíasido sastre incluso en Estados Unidos. Donde al conocer que FidelCastro había sido liberado y estaba tratando de reclutar componentespara entrar en Cuba, no duda en entrar en contacto con la guerrillaque recién se estaba formando.

Volviendocon el Ché: tras más de dos años de incursiones en la SierraMaestra, derrotado y vencido el ejército regular del dictadorBatista, éste huye a Miami, y Fidel entra en la Habana, después deque días antes lo hubiera hecho el Che Guevara.

Yala revolución en marcha en 1959, día 1 de enero, el Ché empezaráa cumplir una tarea no menos importante y de no menor trascendenciapara la revolución triunfante y admirada en todo el mundo, plagadotodavía de colonias.

ElChé es nombrado embajador, tanto en África y en Asia, en su girapor los países socialistas de Europa del Este, habla proféticamenteen la reunión de la OEA, en Punta del Este, Uruguay, de donde Cubava a ser expulsada por países tutelados como títeres por EstadosUnidos.

El ChéGuevara también tuvo un importantísimo papel en su tarea comoMinistro de Economía, alcanzando inteligentes acuerdos en medio dela guerra fría entre Estados Unidos y la URSS, la dos potenciasmundiales por entonces enfrentadas, que ostentaban visionesantagónicas de direcciones políticas, el capitalismo y elcomunismo. Acontece la guerra de los misiles, que el Ché consiguetraer de Moscú y situar en las barbas del imperialismo yankee.

En susegunda gira por África, el Ché es enviado por Fidel Castro, quienlo veía ansioso por volver a cabalgar sobre "rocinante”, como undigno Quijote por el mundo a resolver injusticias. Tanto en Angola,como en el Congo, el Ché brinda sus conocimientos estratégicos,tácticos, intelectuales y morales a los ejércitos de dichos países.

Se hanencargado desde el imperialismo de dividir para vencer, achacando aFidel la muerte del Ché Guevara en Bolivia, como si éste fuera elresponsable directo de la misma.

Sinembargo, lo cierto es que antes de tomar el barco para ir a hacer larevolución en Cuba, el Ché había hablado claramente con Fidel:"Cuando triunfemos en tu patria, yo seré ya libre, libre derechazar puestos que por responsabilidad me otorgues, y libre departir hacia otros lugares del mundo que reclamen mis esfuerzos.”

Esemomento no tarda algunos años en llegar. El Ché antes de partirclandestinamente y de incógnito fuera de Cuba, donde ya no volveríajamás en vida, se maquilla, se rapa la cabeza, y cena con sufamilia, despidiéndose de sus hijos, hija y esposa.

Habíaentregado una carta para que se la hiciesen llegar a Fidel Castro,donde reconoce que aunque tarde, ahora por fin se da cuenta del papely del liderazgo de Fidel, quien como cubano ha de seguir al frente dela revolución socialista que recién empezaba.

Enenero de 1.959 el Ché había sido nombrado Doctor Honoris Causa enPedagogía, por la Universidad de las Villas. En su alegato ante elprofesorado doctor de la facultad, advierte de que ahora van a tenerque ponerse de lado del obrero, de la juventud obrera, de la juventudcon cara de mujer, de la juventud de color de piel negra, pues antesestaban excluidos y excluidas de la universidad, y la revolución lesha abierto definitivamente ahora por fin las puertas al conocimientoque les usurpaban por carencias económicas.

Porlo tanto, el Ché insiste su discurso en que se hace necesarioabordar esta tarea revolucionaria para los y las intelectuales,acostumbrados a hablar para las antiguas élites burguesas quemandaban en el país.

Enun documento recientemente recibido a mi correo electrónico, tambiénhe podido leer lo siguiente, que conviene citarles, insistiendo enpare de lo ya comentado aquí: elnuevo régimen revolucionario concedió a Guevara la nacionalidadcubana y le nombró jefe de la Milicia y director del Instituto deReforma Agraria (1959), luego presidente del Banco Nacional yministro de Economía (1960) y, finalmente, ministro de Industria(1961).

Buscandoun camino para la independencia real de Cuba, se esforzó por laindustrialización del país, ligándolo a la ayuda de la UniónSoviética, una vez fracasado el intento de invasión de la isla porEstados Unidos y clarificado el carácter socialista de la revolucióncubana (1961). En aquellos años, Guevara representó a Cuba envarios foros internacionales, en los que denunció frontalmente elimperialismo norteamericano.

Suinquietud de revolucionario, sin embargo, le hizo abandonar Cuba ensecreto en 1965 y marchar al Congo, donde luchó en apoyo delmovimiento revolucionario en marcha, convencido de que sólo laacción insurreccional armada era eficaz contrael imperialismo.Relevado ya de sus cargos en el Estado cubano, el Che Guevaravolvió al sur de América, en 1.966, para lanzar una revolución queesperaba fuera de ámbito continental: valorando la posiciónestratégica de Bolivia, eligió aquel país como centro deoperaciones para instalar una guerrilla que pudiera irradiar suinfluencia hacia Argentina, Chile, Perú, Brasil y Paraguay.

Alfrente de un pequeño grupo intentó poner en práctica su teoría,según la cual no era necesario esperar a que las condicionessociales produjeran una insurrección popular, sino que podía ser lapropia acción armada la que creara las condiciones para que sedesencadenara un movimiento revolucionario("Guerra deguerrillas”, 1960; "Recuerdos de la guerrarevolucionaria”, 1963).

Sinembargo, su acción no prendió en las masas bolivianas; por elcontrario, aislado en una región selvática en donde padeció laagudización de su dolencia asmática, fue delatado por campesinoslocales y cayó en una emboscada del ejército boliviano en la regiónde Valle Grande, donde fue herido y apresado.

Dadoque el Che se había convertido en un símbolo para losjóvenes de todo el mundo, los militares bolivianos, aconsejados porla CIA, quisieron destruir el mito revolucionario, asesinándole el 9 de octubre de 1967, para después exponer su cadáver,fotografiarse con él y enterrarlo en secreto. Se salvó, sinembargo, su "Diario de campaña”, publicado en 1967.

En 1997los restos del Che Guevara fueron localizados, exhumados ytrasladados a Cuba, donde fueron enterrados en la localidad de SantaClara, con todos los honores, por el pueblo de la RepúblicaSocialista de Cuba.

Desu incursión en Bolivia, comentar por último que el Ché partiócon 53 combatientes, y se reúne en Bolivia con más hombres. Muchosde ellos al principio no reconocen al Ché, que estaba absolutamenteirreconocible con aquel aspecto de "comerciante”, con el quehabía conseguido burlar la aduana con pasaporte falso.

Décadasmás tardes, en Tenerife personalmente pude entablar conversacióncon un inmigrante canario que estaba presente en aquel momento, dondeel Ché trata de aunar fuerzas entre hombres revolucionarios,difundiendo unos panfletos entre las masas disconformes con lasituación de miseria y de explotación.

Cuandoen 1.969 es cercado en las Higueras, monte de Bolivia, ha sido antestraicionado por Monje, un líder del partido comunista de Bolivia,que en su prepotencia no comprendía que un revolucionario no conocefronteras, y que no hacía falta ser nacido en Bolivia para sufrir yluchar contra la injusticia que azotaba históricamente a lapoblación indígena de las montañas de Bolivia.

El caso esque sin el apoyo del partido comunista de Bolivia, con la traiciónde Monje, y rodeado por agentes de la CIA yankee, el Ché es apresadoy asesinado al día siguiente. Le amputan las manos, y se lo llevan aun paradero desconocido colgando de una camilla que prende de unhelicóptero del ejército fascista de Bolivia.

En Bolivia,el Ché se hacía llamar Ramón, clandestinamente. "Caída deRamón. Stop.” decía el telegrama enviado por los asesinos a susmandamases.

El Chédejó también en vida múltiples obras, siendo las más conocidas"Guerra de guerrillas: crear dos, tres muchos Vietnam”, dondetrata de hacer ver que la revolución mundial depende de enfrentar alimperialismo con una sucesión de pequeñas guerrillas en todo elcontinente, tanto válido para América del Sur como para África,país saqueado por la esclavitud de las antiguas y bárbaraspotencias colonizadoras.

Tambiénes conocida su obra de cuadernos de viaje, o "Diarios deMotocicleta”, con película del mismo nombre, que años antes elChé confeccionó relatando aquel viaje en motocicleta donde se lequedó grabada la injusticia de millones de indígenas, excluidos,saqueados, y en condiciones infrahumanas, sin agua, sin educación,sin sanidad, sin trabajo, sin comida para alimentar a sus hijos ehijas, sin esperanza.

ElChé siempre se diferenció por su amplia sonrisa y su fino sentidodel humor, como buen argentino. Se formó profundamente en las ideasde Marx, a quien leyó profusamente, tanto como a Lenin, Mao… desdemuy joven.

En 2.005 seproyectaba en el cine Aguere de La Laguna, en Tenerife, una películaa propósito de "las manos del Ché”, respecto a cómo y porquién son cortadas cuando éste ya yace cadáver, que no muerto… ycómo y cuándo son llevadas a Cuba, 30 años después.

Recibidasemocionantemente por Fidel y por su hija, entre otras personalidadesrevolucionarias. Personalmente pude hacerme con una copia de estedocumental, grabándolo clandestinamente con una video cámaraintroducida a los efectos en la sala de proyección.

Essabido que una foto del fotógrafo cubano Alberto Díaz Gutiérrez,seudónimo de Korda, cuando el Ché mira desafiante al oscuro cielomientras se producía en la Habana el sepelio por decenas de personasasesinadas en un acto terrorista por saboteadores yankees infiltradosen Cuba, se convierte en estandarte y retrato que recorre el mundo.Plasmándose en camisas, gorras, libros, láminas, carpetas, vasos, ytodo tipo de productos comerciales.

Sinembargo, el mito del Ché se hace cada vez más grande, y no hapodido ser ensuciado. Porque lo que es sagrado, jamás puede sersepultado: el sentido revolucionario de una mente y de un corazónprodigiosos que el Ché tuvo para vivir y morir como quiso: ¡hastala victoria, siempre!



Federico Engels

(Fragmentosde un artículo extraído de un texto publicado y difundido enInternet por la FederaciónJuvenil Comunista de Argentina;mediante el cual Lenin recordó la relevante e histórica figura deEngels. Su primera edición en 1896, en la recopilación Rabótnik,núms. 1-2).


¡Quéantorcha de la razón se ha apagado!

¡Quégran corazón ha dejado de latir!


(Lasfrases citadas arriba y referentes a Federico Engels, Lenin las tomóde la poesía del poeta ruso Nikolái Alexéievich Nekrásov enmemoria de Dobroliúbov.)


El 5 deagosto del nuevo calendario (24 de julio) de 1895 falleció enLondres Federico Engels. Después de su amigo Carlos Marx (fallecidoen 1883), Engels fue el más notable científico y maestro delproletariado contemporáneo de todo el mundo civilizado.

Desde queel destino relacionó a Carlos Marx con Federico Engels, la obra a laque ambos amigos consagraron su vida se convirtió en común.

Demostraronque la humanidad se verá liberada de las calamidades que la azotanactualmente, no por los esfuerzos bienintencionados de algunas noblespersonalidades, sino por la lucha de clase del proletariadoorganizado.

Marx yEngels fueron los primeros en esclarecer en sus obras científicasque el socialismo no es una invención de soñadores, sino la metafinal y el resultado inevitable del desarrollo de las fuerzasproductivas dentro de la sociedad contemporánea.

Toda lahistoria escrita hasta ahora es la historia de la lucha de clases,del cambio sucesivo en el dominio y en la victoria de una clasesocial sobre otra. Y esto continuará hasta que desaparezcan lasbases de la lucha de clases y del dominio de clase: la propiedadprivada y la producción social caótica.

Losintereses del proletariado exigen que dichas base sean destruidas,por lo que la lucha de clases consciente de los obreros organizadosdebe ser dirigida contra ellas. Y toda lucha de clases es una luchapolítica.

Podríanexpresarse en pocas palabras los servicios prestados por Marx yEngels a la clase obrera diciendo que le enseñaron a conocerse y atomar conciencia de sí misma, y sustituyeron las quimeras por laciencia.

Engelsnació en 1820, en la ciudad de Barmen, provincia renana del reino dePrusia. Su padre era fabricante. En 1838, se vio obligado por motivosfamiliares, antes de terminar los estudios secundarios, a emplearsecomo dependiente en una casa de comercio de Bremen.

Estetrabajo no le impidió ocuparse de su capacitación científica ypolítica. Cuando era todavía estudiante secundario, llegó a odiarla autocracia y la arbitrariedad de los funcionarios. El estudio dela filosofía lo llevó aún más lejos.

En aquellaépoca predominaba en la filosofía alemana la doctrina de Hegel, dela que Engels se hizo partidario. A pesar de que el propio Hegel eraadmirador del Estado absolutista prusiano, a cuyo servicio se hallabacomo profesor de la Universidad de Berlín, su doctrina erarevolucionaria. La fe de Hegel en la razón humana y en los derechosde ésta, y la tesis fundamental de la filosofía hegeliana, segúnla cual existe en el mundo un constante proceso de cambio ydesarrollo, condujeron a los discípulos del filósofo berlinés queno querían aceptar la realidad, a la idea de que la lucha contra esarealidad, la lucha contra la injusticia existente y el mal reinanteprocede también de la ley universal del desarrollo perpetuo.

Si todo sedesarrolla, si ciertas instituciones son remplazadas por otras, ¿porqué, entonces, deben perdurar eternamente el absolutismo del reyprusiano o del zar ruso, el enriquecimiento de una ínfima minoría aexpensas de la inmensa mayoría, el dominio de la burguesía sobre elpueblo? La filosofía de Hegel hablaba del desarrollo del espíritu yde las ideas: era idealista.

Eldesarrollo de las fuerzas productivas crea las relaciones sociales,que se basan en la propiedad privada; pero hoy vemos también cómoese mismo desarrollo de las fuerzas productivas priva a la mayoríade toda propiedad para concentrarla en manos de una ínfima minoría.

Destruye lapropiedad, base del régimen social contemporáneo, y tiende por símismo al mismo fin que se han planteado los socialistas. Estos sólodeben comprender cuál es la fuerza social que por su situación enla sociedad contemporánea está interesada en la realización delsocialismo, e inculcar a esa fuerza la conciencia de sus intereses yde su misión histórica. Esta fuerza es el proletariado.

Engelsconoció al proletariado como fuerza en Inglaterra, en Manchester,centro de la industria inglesa, adonde se trasladó en 1842 paratrabajar en una firma comercial de la que su padre era accionista.

Engels nose limitó a permanecer en la oficina de la fábrica, sino querecorrió los sórdidos barrios en los que se albergaban los obrerosy vio con sus propios ojos su miseria y sufrimientos.

Nose limitó a observar personalmente; leyó todo lo que se habíaescrito hasta entonces sobre la situación de la clase obrera inglesay estudió minuciosamente todos los documentos oficia-les que estabana su alcance. Como fruto de sus observaciones y estudios apareció en1845 su libro "Lasituación de la clase obrera en Inglaterra”.

"Lasituación de la clase obrera en Inglaterra” es un librocautivante en el que se describe del modo más fidedigno y patéticolas penurias que sufría el proletariado inglés. La obra constituíauna terrible acusación contra el capitalismo y la burguesía.

Laimpresión que produjo fue muy grande. En todas partes comenzaron acitar la obra como el cuadro que mejor representaba la situación delproletariado contemporáneo.

Enefecto, ni antes de 1845, ni después, ha aparecido una descripcióntan brillante y veraz de los padecimientos de la clase obrera.

Engels sehizo socialista sólo en Inglaterra. En Manchester se puso encontacto con militantes del movimiento obrero inglés y empezó acolaborar en las publicaciones socialistas inglesas.

En1844, al pasar por París de regreso a Alemania, conoció a Marx, conquien ya mantenía correspondencia. En París, bajo la influencia delos socialistas franceses y de la vida en Francia, Marx también sehizo socialista. Allí fue donde los dos amigos escribieron "Lasagrada familia, o crítica de la crítica crítica”.

Antesde la aparición de "La sagrada familia”, Engels había publicadoya en la revista Anales franco-alemanes, editada por Marx y Ruge, su"Estudio crítico sobre la economía política”, en el queanalizaba, desde el punto de vista socialista, los fenómenos básicosdel régimen económico contemporáneo, como consecuencia inevitablede la dominación de la propiedad privada.

De 1845 a1847 Engels vivió en Bruselas y en París, alternando los estudioscientíficos con las actividades prácticas entre los obrerosalemanes residentes en dichas ciudades.

AllíEngels y Marx se relacionaron con una asociación clandestinaalemana, la "Liga de los Comunistas" que les encargóexpusieran los principios fundamentales del socialismo elaborado porellos.

Asísurgió el famoso "Manifiesto del Partido Comunista” de Marx yEngels, que apareció en 1848. Este librito vale por tomos enteros:inspira y anima, aún hoy, a todo el proletariado organizado ycombatiente del mundo civilizado.

Larevolución de 1848, que estalló primero en Francia y se extendiódespués a otros países de Europa occidental determinó que Marx yEngels regresaran a su patria.

Allíen la Prusia renana, asumieron la dirección de "Nueva GacetaRenana”, periódico democrático que aparecía en la ciudad deColonia.

Ambosdefendieron hasta sus últimas consecuencias los intereses del puebloy de la libertad, contra las fuerzas de la reacción. Como se sabe,éstas triunfaron, "Nueva Gaceta Renana” fue prohibida, y Marx,que durante su emigración había perdido los derechos de súbditoprusiano, fue expulsadodel país; en cuanto a Engels, participó en la insurrección armadadel pueblo, combatió en tres batallas por la libertad, y una vezderrotados los insurgentes se refugió en Suiza, desde donde llegó aLondres.

También Marx fue a vivir aLondres; Engels no tardó en emplearse de nuevo, y después seconvirtió en socio de la misma casa de comercio de Manchester en laque había trabajado en la década del 40.

Hasta1870, Engels vivió en Manchester, y Marx en Londres, lo cual no lesimpidió estar en estrecho contacto: se escribían casi a diario.

En esta correspondencia losamigos intercambiaban sus opiniones y conocimientos, y continuabanelaborando en común el socialismo científico.

En 1870, Engels se trasladó aLondres, y hasta 1883, año en que murió Marx, continuaron esa vidaintelectual compartida, plena de intenso trabajo.

Comofruto de la misma surgió, por parte de Marx, "El Capital”, laobra más grandiosa de nuestro siglo sobre economía política, y porparte de Engels, toda una serie de obras más o menos extensas.

Deestos trabajos de Engels citaremos la obra polémica contra Dühring(en ella el autor analiza los problemas más importantes de lafilosofía, las ciencias naturales y la sociología), "El origen dela familia, la propiedad privada y el Estado” (traducida al ruso yeditada en San Petersburgo, tercera edición de 1895), "LudwigFeuerbach” (traducción al ruso y notas de J. Plejánov, Ginebra,1892), un artículo sobre la política exterior del gobierno ruso(traducido al ruso y publicado en Sotsial-Demokrat, números 1 y 2,en Ginebra), sus magníficos artículos sobre el problema de lavivienda, y finalmente, dos artículos, cortos pero muy valiosos,sobre el desarrollo económico de Rusia ("Federico Engels sobreRusia”, traducción rusa de V. Zasúlich, Ginebra 1894).

Elproletariado europeo puede decir que su ciencia fue creada por dossabios y luchadores cuyas relaciones superan a todas las conmovedorasleyendas antiguas sobre la amistad entre los hombres.

Siempre,y por supuesto, con toda justicia, Engels se posponía a Marx. "Allado de Marx -escribió a un viejo amigo suyo- siempre toqué elsegundo violín."

Suafecto por Marx mientras vivió, y su veneración a la memoria delamigo des-aparecido fueron infinitos. Engels, luchador austero ypensador profundo, tenía una gran sensibilidad.

Después dela muerte de Marx, Engels siguió siendo el consejero y dirigente delos socialistas europeos.

A élacudían en busca de consejos y directivas tanto los socialistasalemanes, cuyas fuerzas iban en constante y rápido aumento, a pesarde las persecuciones gubernamentales, como los representantes depaíses atrasados, por ejemplo españoles, rumanos, rusos, que seveían obligados a estudiar minuciosamente y medir con toda cautelasus primeros pasos. Todos ellos aprovechaban el riquísimo tesoro deconocimientos y experiencias del viejo Engels.

"Laemancipación del proletariado debe ser obra del proletariado mismo",enseñaron siempre Marx y Engels. Y para luchar por su emancipacióneconómica, el proletariado debe conquistar determinados derechospolíticos.

Además,Marx y Engels veían con toda claridad que una revolución políticaen Rusia tendría también una enorme importancia para el movimientoobrero de Europa occidental.

LaAsociación Internacional de los Obreros (I Internacional) setrataría de la primera organización internacional del proletariadofundada en Londres por Marx en otoño de 1864.

La IInternacional encabezada por Marx y Engels dirigía la luchaeconómica y política de los obreros de los diferentes países,realizaba la lucha enconada contra la corriente antimarxista delproudhonismo, bakuninismo, tradeunionismo y lassalleanismo,fortaleciendo la solidaridad obrera internacional.

LaPrimera Internacional dejó de existir en realidad en 1872 despuésde la Conferencia de la Haya y fue disuelta oficialmente en 1876.

Comolo señalaba Lenin, la I Internacional "sentó los fundamentosde la organización internacional de los trabajadores para prepararsu ofensiva revolucionaria contra el capital". (V. I. Lenin,"Obras Completas”, tomo XXIX.)

¡Memoriaeterna a Federico Engels, gran luchador y maestro del proletariado!



Engels:Discurso Ante la Tumba de Marx


Discurso pronunciado eninglés

Se publica de acuerdo con el

por F. Engels, en elcementerio texto del periódico.

de Highgate, el 17 de marzoTraducido del alemán.

de 1883.

Publicado en alemán, en elperiódico

"Der Sozialdemokrat” Nº13, del 22 de

Marzo de 1883.

El 14 de marzo, a las tres menoscuarto de la tarde, dejó de pensar el más grande pensador denuestros días. Apenas lo dejamos dos minutos solo, y cuandovolvimos, lo encontramos dormido suavemente en su sillón, pero parasiempre.

Es de todo punto imposible calcularlo que el proletariado militante de Europa y América y la cienciahistórica han perdido con este hombre. Muy pronto se dejará sentirel vacío que ha abierto la muerte de esta figura gigantesca.

Así como Darwin descubrió la leydel desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley deldesarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero ocultohasta él bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita, enprimer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poderhacer política, ciencia, arte, religión, etc.; que, por tanto, laproducción de los medios de vida inmediatos, materiales, y porconsiguiente, la correspondiente fase económica de desarrollo de unpueblo o de una época es la base a partir de la cual se handesarrollado las instituciones políticas, las concepcionesjurídicas, las ideas artísticas e incluso las ideas religiosas delos hombres y con arreglo a la cual deben, por tanto, explicarse, yno al revés, como hasta entonces se había venido haciendo.

Pero no es esto sólo. Marxdescubrió también la ley específica que mueve el actual modo deproducción capitalista y la [172] sociedad burguesa creada por él.El descubrimiento de la plusvalía iluminó de pronto estosproblemas, mientras que todas las investigaciones anteriores, tantolas de los economistas burgueses como las de los críticossocialistas, habían vagado en las tinieblas.

Dos descubrimientos como éstosdebían bastar para una vida. Quien tenga la suerte de hacer tan sóloun descubrimiento así, ya puede considerarse feliz. Pero no hubo unsolo campo que Marx no sometiese a investigación —y estos camposfueron muchos y no se limitó a tocar de pasada ni uno solo—,incluyendo las matemáticas, en que no hiciese descubrimientosoriginales.

Tal era el hombre de ciencia. Peroesto no era, ni con mucho, la mitad del hombre. Para Marx, la cienciaera una fuerza histórica motriz, una fuerza revolucionaria. Por puroque fuese el goce que pudiera depararle un nuevo descubrimiento hechoen cualquier ciencia teórica y cuya aplicación práctica tal vez nopodía preverse aún en modo alguno, era muy otro el goce queexperimentaba cuando se trataba de un descubrimiento que ejercíainmediatamente una influencia revolucionadora en la industria y en eldesarrollo histórico en general. Por eso seguía al detalle lamarcha de los descubrimientos realizados en el campo de laelectricidad, hasta los de Marcel Deprez en los últimos tiempos.

Pues Marx era, ante todo, unrevolucionario. Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamientode la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadaspor ella, contribuir a la emancipación del proletariado moderno, aquien él había infundido por primera vez la conciencia de su propiasituación y de sus necesidades, la conciencia de las condiciones desu emancipación: tal era la verdadera misión de su vida. La luchaera su elemento. Y luchó con una pasión, una tenacidad y un éxitocomo pocos. Primera "Rheinische Zeitung”, 1842; "Vorwärts”de París, 1844; "Deutsche-Brüsseler-Zeitung”, 1847 ;"Neue Rheinische Zeitung, 1848-1849; "New-York Daily Tribune”,1852-1861, a todo lo cual hay que añadir un montón de folletos delucha, y el trabajo en las organizaciones de París, Bruselas yLondres, hasta que, por último, nació como remate de todo, la granAsociación Internacional de los Trabajadores, que era, en verdad,una obra de la que su autor podía estar orgulloso, aunque no hubiesecreado ninguna otra cosa.

Por eso, Marx era el hombre másodiado y más calumniado de su tiempo. Los gobiernos, lo mismo losabsolutistas que los republicanos, le expulsaban. Los burgueses, lomismo los conservadores que los ultrademócratas, competían a lanzar[173] difamaciones contra él. Marx apartaba todo esto a un lado comosi fueran telas de araña, no hacía caso de ello; sólo contestabacuando la necesidad imperiosa lo exigía. Y ha muerto venerado,querido, llorado por millones de obreros de la causa revolucionaria,como él, diseminados por toda Europa y América, desde las minas deSiberia hasta California. Y puedo atreverme a decir que si pudo tenermuchos adversarios, apenas tuvo un solo enemigo personal.

Su nombre vivirá a través de lossiglos, y con él su obra.





kARL MARX



kARLMARX


("Proletarios–trabajadores- del mundo, uníos.” Marx.)

Estaslíneas son la síntesis más amena que, a su vez, se extrae de labrillantísima reseña que respecto a Marx se plasmó en un trabajopublicado que Lenin escribió, que llevó por título "Breve esbozobiográfico, con una exposición del marxismo”, entre julio ynoviembre de 1914.


Publicadopor vez primera en 1915, en el Diccionario Enciclopédico Granat, 7ªedición, tomo XXVIII. Digitalizado por: Unión de JuventudesSocialista de Puerto Rico. Esta Edición: Marxists Internet Archive,2000)




CarlosMarx nació el 5 de mayo (según el nuevo calendario) de 1818 enTréveris (ciudad de la Prusia renana). Su padre era un abogadojudío, convertido en 1824 al protestantismo.

Lafamilia de Marx era una familia acomodada, culta, pero norevolucionaria. Después de terminar en Tréveris sus estudios debachillerato, Marx se inscribió en la universidad, primero en la deBonn y luego en la de Berlín, estudiando jurisprudencia y, sobretodo, historia y filosofía.

En1841 terminó sus estudios universitarios, presentando una tesissobre la filosofía de Epicuro. Por sus concepciones, Marx eraentonces todavía un idealista hegeliano.

EnBerlín se adhirió al círculo de los "hegelianos de izquierda"(Bruno Bauer y otros), que se esforzaban por extraer de la filosofíade Hegel conclusiones ateas y revolucionarias.

Terminadossus estudios universitarios, Marx se trasladó a Bonn con laintención de hacerse profesor.

Perola política reaccionaria del gobierno, que en 1832 había despojadode su cátedra a Ludwig Feuerbach, que en 1836 le había negadonuevamente la entrada en la universidad y que en 1841 privó al jovenprofesor Bruno Bauer del derecho a enseñar en Bonn, obligó a Marx arenunciar a la carrera docente.

Enseptiembre de 1844 llegó a París, por unos días, Federico Engels,quien se convirtió, desde ese momento, en el amigo más íntimo deMarx.

Ambostomaron conjuntamente parte activísima en la vida, febril porentonces, de los grupos revolucionarios de París (especialimportancia revestía la doctrina de Proudhon, a la que Marx ajustócuentas resueltamente en su obra "Miseria de la filosofía”,publicada en 1847) y, en lucha enérgica contra las diversasdoctrinas del socialismo pequeñoburgués, forjaron la teoría y latáctica del socialismo proletario revolucionario, o comunismo(marxismo).

Marxfue expulsado de París como revolucionario peligroso, instalándoseentonces en Bruselas.

Enla primavera de 1847, Marx y Engels se afiliaron a una sociedadsecreta de propaganda, la Liga de los Comunistas, tuvieron unaparticipación destacada en el II Congreso de esta organización(celebrado en Londres en noviembre de 1847) y por encargo delCongreso redactaron el famoso "Manifiesto del Partido Comunista”que apareció en febrero de 1848.

Enesta obra se traza, con claridad y brillantez geniales, una nuevaconcepción del mundo: el materialismo consecuente, aplicado tambiénal campo de la vida social; la dialéctica como la doctrina máscompleta y profunda del desarrollo; la teoría de la lucha de clasesy de la histórica misión revolucionaria universal del proletariadocomo creador de una nueva sociedad, la sociedad comunista.

Alestallar la revolución de febrero de 1848, Marx fue expulsado deBélgica.

Setrasladó nuevamente a París, y desde allí, después de larevolución de marzo, marchó a Alemania, más precisamente, aColonia.

Desdeel 1 de junio de 1848 hasta el 19 de mayo de 1849, se publicó enesta ciudad la "Nueva Gaceta del Rin”, de la que Marx era elredactor jefe.

Elcurso de los acontecimientos revolucionarios de 1848 a 1849 vino aconfirmar de manera brillante la nueva teoría, como habrían deconfirmarla en lo sucesivo los movimientos proletarios y democráticosde todos los países del mundo.

Lacontrarrevolución triunfante hizo que Marx compareciera, primero,ante los tribunales (siendo absuelto el 9 de febrero de 1849) ydespués lo expulsó de Alemania (el 16 de mayo de 1849).

Marxse dirigió a París, de donde fue expulsado también después de lamanifestación del 13 de junio de 1849; entonces marchó a Londres,donde pasó el resto de su vida.

Lascondiciones de vida en la emigración eran en extremo duras, como lorevela con toda claridad la correspondencia entre Marx y Engels(editada en 1913).

Lamiseria asfixiaba realmente a Marx y a su familia; de no haber sidopor la constante y abnegada ayuda económica de Engels, Marx no sólono hubiera podido acabar "El Capital”, sino que habría sucumbidoinevitablemente bajo el peso de la miseria.

Además,las doctrinas y tendencias del socialismo pequeñoburgués, noproletario en general, que predominaban en aquella época, obligabana Marx a librar constantemente una lucha implacable, y a veces arepeler (como hace en su obra Herr Vogt) los ataques personales másrabiosos y salvajes.

Manteniéndoseal margen de los círculos de emigrados y concentrando sus esfuerzosen el estudio de la economía política, Marx desarrolló su teoríamaterialista en una serie de trabajos históricos.

Consus obras "Contribución a la crítica de la economía política”(1859) y 2El Capital” (t. I, 1867), Marx provocó una verdaderarevolución en la ciencia económica.

Elrecrudecimiento de los movimientos democráticos, a fines de ladécada del 50 y durante la del 60, llevó de nuevo a Marx a laactividad práctica.

El28 de septiembre de 1864 se fundó en Londres la famosa PrimeraInternacional, la "Asociación Internacional de losTrabajadores".

Marxfue el alma de esta organización, el autor de su primer"Llamamiento" y de gran número de sus resoluciones,declaraciones y manifiestos.

Unificando el movimiento obrerode los diferentes países, orientando por el cauce de una actuaciónconjunta a las diversas formas del socialismo no proletario,premarxista (Mazzini, Proudhon, Bakunin, el tradeunionismo liberalinglés, las vacilaciones derechistas lassalleanas en Alemania,etc.), a la par que combatía las teorías de todas estas sectas yescuelas, Marx fue forjando la táctica común de la lucha proletariade la clase obrera en los distintos países.

Despuésde la caída de la Comuna de París en 1871, que Marx analizó (en"La guerra civil en Francia”, 1871) de modo tan profundo,certero, brillante y eficaz, como revolucionario -y a raíz de laescisión de la Internacional provocada por los bakuninistas-, estaúltima ya no pudo seguir existiendo en Europa.

Despuésdel Congreso de La Haya (1872), Marx consiguió que el ConsejoGeneral de la Internacional se trasladase a Nueva York.

Laprimera Internacional había cumplido su misión histórica y dejabapaso a una época de desarrollo incomparablemente más amplio delmovimiento obrero en todos los países del mundo, época en que estemovimiento había de desplegarse en extensión, con la creación departidos obreros socialistas de masas dentro de cada Estado nacional.

Suintensa labor en la Internacional y sus actividades teóricas, aúnmás intensas, minaron definitivamente la salud de Marx.

Prosiguiósu obra de reelaboración de la economía política y se consagró aterminar "El Capital”, recopilando con este fin multitud denuevos documentos y poniéndose a estudiar varios idiomas (entreellos el ruso), pero la enfermedad le impidió concluir El Capital.

El2 de diciembre de 1881 murió su esposa, y el 14 de marzo de 1883Marx se quedó dormido apaciblemente para siempre en su sillón.

Estáenterrado, junto a su mujer, en el cementerio londinense de Highgate.

Varioshijos de Marx murieron en la infancia en Londres, cuando la familiavivía en la miseria.

Tresde sus hijas se casaron con socialistas de Inglaterra y Francia:Eleonora Eveling, Laura Lafargue y Jenny Longuet. Un hijo de estaúltima es miembro del Partido Socialista Francés.


Ya todas estas, ¿Marx que trató de explicar, qué explicó y quéimportancia tuvo históricamente?


Hablarde Marx es cierto que casi no es más ni menos que hablar delacontecer histórico y acumulado del cáncer del capitalismo.

Laexistencia de Marx quedó siempre y estará vinculada indefinidamentea esta etapa histórica del mundo que la clase obrera mundial llevasiglos empeñada y sin resignación, con la mayor dignidad, porsuperar, intelectual, moral, amorosa e incluso militarmente.

Yhablar de Marx es también la descripción, la denuncia y latransformación de las crisis de este sistema inhumano de explotaciónque se ejecuta sobre una parte inmensa de la especie humana y sobrela naturaleza del planeta en sí, y asimismo de las consecuentesrevoluciones por resistirse ésta misma especie humana a las cadenaseternas de la esclavitud, de la muerte, del no derecho a la vidaposible.

Detodo ello fue que aparecieron, detonan y concatenan permanentemente,como lucha de clases sociales enfrentadas históricamente, lasconflictivas y mortales relaciones entre seres explotados yexplotadas frente a viles seres explotadores y explotadoras.

Esla lucha de clases la que multiplicó revoluciones surgidas en todoel mundo donde esta plaga del CAPITALISMO ha tratado de echar susraíces, infestándolo todo, hasta lo más limpio, tierno, débil eindefenso: la infancia.

Niñosy niñas menores de seis o cinco años, seres ya anónimos, a quienesla clase capitalista no dudó ni duda en explotar y asesinar desdemuy pronto, como mano de obra más barata y más doméstica que lamano de obra adulta en muchas tareas como las fábricas hilanderas ytextiles de Inglaterra, en la Europa del siglo XIX.

Dela vorágine que supuso esta perturbación de las relacionessociales, de la erosión, crispación y de la pérdida de lacordialidad y de la fraternidad humanas, y del nacimiento de lasciudades junto a las fábricas, de la conformación de masas detrabajadores y de trabajadoras, llamadas proletariado, y por lo tantodel intento sociológico, científico, y filosófico en la cabeza deuna persona, llamada Marx, surge la elevada tarea que éste acometepor comprender todo este proceso en emergencia, minuciosa yobjetivamente. Y en explicarlo para despertar de la concienciadormida del esclavo sometido.

Eneste estudio histórico, tanto de las revoluciones francesas, como dela Comuna de París, y de todo el ancho siglo XIX, con la revoluciónindustrial en Inglaterra, la incipiente Rusia, etc. Marx evidencióque el insufrible dolor se iba acumulando cada vez más sobre lasespaldas de las inmensas masas obreras.

Deeste sudor teñido de sangre, el suculento y gustoso jugo del valordel trabajo no iba a parar ni redundaba en gota alguna felicidad parael obrero, sino en su creciente familiar desdicha, en donde laplusvalía no era más que el beneficio que el capitalista obteníade comerciar con el producto del trabajo obrero (fueran zapatos,chaquetas, metralletas, medicinas, etc.), a quienes les dejaba lalimosna de un escaso salario, a cambio del tiempo de su vida diaria:14 horas de jornada diaria de lunes a sábado años tras años.

Elproletariado, y el campesinado obrero sometido a esas reglas de juegocomerciales del capitalismo, a pesar de sus sacrificios, en nada sebeneficiaba, y sí se generaba una pequeña clase dominantepropietaria de los modos de producción de la riqueza, que viene aformarse como patronal.

Estapatronal capitalista y secundada por la burguesía y las políticasde los gobiernos que este nuevo entramado fue puliendo paraamortiguar el descontento social con leyes "morales” inmorales,justificar la desigualdad, bendecir la miseria como un castigo dedios, manipulación religiosa, y, en definitiva, tratar de ocultar lainjusticia. Es decir, ocultar la desigualdad de la lucha de clasesque el proletariado empezaba a desarrollar, sacudiéndose losparásitos capitalistas.

Pongamosel siguiente ejemplo: en la primera hora de cualquier mes de trabajo,en una cadena de montaje, un o una operaria de la maquinaria, habíaempaquetado calcetines equivalentes a todo el salario de un mes. Conese salario, entre alquiler y comida y otros gastos como medicinaspara curarse las enfermedades incubadas de la explotación y de laalineación laboral, no le quedaba ni para un par de calcetines. Quedebía estar siempre zurciendo, para ella y sus hijos y esposo.Siempre resfriada iba a las fábricas estornudando, con una especiede zapatos agujereados sobre los charcos de agua, aún sin haberamanecido. Tres días ya sin desayunar y dos sin comida alguna al díaen el estómago. Con una muerte de pulmonía más que segura antes de30 años de edad. Trabajando hasta los nueve meses de embarazo, y aldía siguiente de parir… Hijos e hijas huérfanas, y esposodesempleado que se ve obligado a enviar a sus hijas mayores a lafábrica, y la cadena sigue sin romperse y se reproduce el cáncer,bajo la complaciente sonrisa del acosador sexual del patrón desde sudespacho, cada vez más gordo, asqueroso y orondo, que quiereventilarse en base al derecho a pernada a la hija del viudo, comoquizás se ventiló a la difunta esposa.

Todoel resto del tiempo que aquella difunta esposa trabajaba el primerdía del mes de su jornada de 14 horas diarias de lunes a sábado, esdecir, las 13 horas y media del lunes, más todos los calcetines queempaquetaba como operaria en al cadena de montaje en los veintinuevedías restantes de cada mes de cada año, el capitalista los ponía ala venta, obtenía millonarios beneficios, pero a la hora derepartir, se olvidaba de quiénes producían el valor de su riqueza.

Esoes la plusvalía, el valor añadido al trabajo obrero, que elcapitalista consigue, como una rata licenciada, comerciando con esteproducto, cuyas ganancias se embucha y jamás repartirá. ¿Cómo leva a gustar el socialismo, al muy cabrón y a toda su puta malditafamilia burguesa?

Lasensación de injusticia que el obrero y la esclava obrera ibaacumulando en su sentir desnaturalizado, plagado de infelicidad, fuelo que Marx denominó alienación.

Estahistoria de la humanidad plagada de lucha de clases sociales, entreegoístas, neuróticos, viles, enfermos, explotadores y capitalistasposeedores frente desposeídos de los medios de producción debienestar, genera el devenir de la historia. Por lo que son lasrelaciones de la especie humana con sus modos de producción, lo quegenera un tipo particular de relaciones sociales, la lucha de clases.

Enbase a este materialismo histórico, será la superación de la luchade clases, la desaparición de las clases sociales, la supresión dela esclavitud, lo que permitirá evitar la barbarie de laaniquilación conjunta de la especie humana, bajo el capitalismo.

Elobjetivo de Marx fue propulsar científica y socialmente laconducción de la sociedad capitalista hacia el socialismo, desde unaprimera fase de estados socialistas, hacia la liberación de lahumanidad en un comunismo mundial. Sólo posible en base a ladictadura del proletariado, que tanto asusta a las burguesías, tanaficionadas –eso sí…- a dar órdenes dictatoriales a susesclavos y esclavas.

¿Quéviene a significar o representar la dictadura del proletariado? Puesque se hace obligatorio cumplir los derechos de la clase obrera a lafelicidad, al trabajo digno, a la educación como cultivo de larazón, a la vivienda, a la familia en paz, a la alimentación sincarestía, a la vida en suma y a la muerte merecida tras la vidasatisfactoriamente cumplida, de manera colectiva y con desarrollopotencial de sus capacidades y talentos personales y colectivos.

Detodo lo cual se desprende que Marx no se equivocó: en "unarevolución lo único que se pueden perder son las cadenas”. Porqueen el capitalismo la vida no es vida, la vida es muerte. De lo que sedesprende por toda lógica que la vida sin revolución es como unamuerte sea individual o colectiva andante sin sentido, sin sentir ysin valor. La aventura de la vida desde su inicio, por consiguiente,requiere de valentía, sea en la forma que sea esta lucha.

 

 


Enpróximos días ampliaremos estas anotaciones con una explicaciónbreve, en síntesis, de las aportaciones teóricas y prácticas quedesde la economía, filosofía y sociología científicas, por partede Marx, con su aparato conceptual más conocido, se nos hacenecesario luego a la hora de tratar de superar la barbarie a la queel capitalismo nos aboca).


 

AntonioGramsci




"No se trata de hacer ya grandes descubrimientos. Sino de difundir las verdades ya descubiertas.”


"El pesimismo de la inteligencia y el optimismo de la voluntad.”


"La vida hay que tomársela siempre con una calma relativa.”

(GRAMSCI)


Gramsci,nacido en Italia, en la isla de Cerdeña, el 22 de enero de 1.891,fue el cuarto de siete hijos de Francisco Gramsci y GiuseppinaMacias. Durante su traslado a Sórgono, un pueblo sardo, lesobreviene la enfermedad que hará de él un jorobado.

Segúnel estudioso de Gramsci, Daniel Campione, el padre de Gramsci seríaarrestado por irregularidades administrativas.

Gramscidestacó en su afán por estudiar, obteniendo una beca de estudiospara la Universidad de Torino, incribiéndose en la carrera deLetras. Allí traba amistad con Angelo Tasca, también socialista, yPalmiro Togliatti. A esas alturas ya Gramsci había leído literaturasocialista, y se había introducido en sus teorizaciones. Leyendo laprensa socialista que su hermano Gerano le envía desde Torino.

Realizandoantes el instituto, en el liceo Dettori de Cabliari, vive en la casade su hermano Gerano, que era secretario de la sección socialistalocal. Y lee sobre todo a Benedetto Croce y Gaetano Salvemini(grandes intelectuales italianos del período de cambio de siglo),como Daniel Campione también ha señalado.

Haciendouna rápida cronología de la existencia histórica de Gramsci,señalar que personalmente, en 1.912, en malas condiciones económicasy de salud, Gramsci sigue los cursos universitarios y rinde algunosexámenes de la carrera de glotología.

En1.921, "L`Ordine Nuovo”, dirigido por Gramsci, pasa a ser diario.Y Gramsci ingresa en el comité central del Partido Comunista deItalia.

En1926, ya disueltos los partidos políticos de oposición, esinstituido el confinamiento policial y el Tribunal especial. Quedóinstaurada la dictadura fascista.

En1.927, Gramsci es transferido en diciembre a la cárcel de SanVittore, en Milán, es espera del proceso, y comienza a proyectar unestudio de largo aliento sobre los intelectuales intalianos.


En1.928, a fines de mayo, en Roma, es juzgado. El 4 de junio sepronuncia la sentencia: 20 años, 4 meses y cinco días de reclusión.En julio Gramsci es remitido a la cárcel de Turín. Ya padece uremiacrónica, lo que le provoca un ataque antes de finalizar el año.

En1.929, en la cárcel de Turi, Gramsci inicia la escritura de suscuadernos, los que luego de su muerto se convertirían en losCuadernos de la Cárcel. Mientras, recibe alguna que otra visita desu hermano Carlo. Y Tatiana Schucht lo visita con continuidad,llegando incluso a irse a vivir a Turi durante un tiempo, a la vezque se convierte en su principal corresponsal.


En1.932 fracasa un proyecto de intercambio de presos políticos, quehabría incluido a Gramsci, entre Italia y la URSS.

En1.933, en marzo, segunda grave crisis de salud de Gramsci. Uncompañero, Gustavo Trombetti, se traslada a la celda de Gramsci paracuidarlo. En noviembre es trasladado a la enfermería de la cárcelde Civatavecchia y de ahí, en diciembre, a la clínica del doctorCussumano, en Formia. Actúa desde París un comité por suliberación.

En1.934, recomienza la campaña por la liberación de Gramsci. Enoctubre se le otorga la libertad condicional. Que Gramsci se niega afirmar, consciente y lúcidamente. Su estado de salud ha decaído,aunque todavía escribe en la clínica.

En1.935 será la última estancia de su período como prisionero,transferido a la clínica "Quisisana” de Roma, donde deja deescribir definitivamente.

En1.936, su estado de postración física impide a Gramsci seguirtrabajando en los cuadernos.


Aunqueen 1.937 termina el período de libertad condicional, Gramscirecupera la libertad plena, ya está agonizante. Muere de unahemorragia cerebral el 27 de abril. Sus restos se trasladan alcementerio de verano de Roma.

   Gramsci moría precipitadamente por las represalias fascistas en 1.937, fuefundador del Partido Comunista Italiano, Antonio Gramsci tuvo unavida corta, pero intensa, dilatada y repleta de momentos muy duros,tanto que le costaron la existencia antes de cumplir los cuarentaaños de edad.


Comointelectual marxista, además, dio nacimiento a un periódico obrero,"L´Ordine Nuovo” (El Nuevo Orden), en Turín el Primero de Mayode 1.919. Fundado junto a Angelo Tasca, Palmiro Togliatti y HumbertoTerracini, del cual Gramsci fue secretario.


Desde sus páginas alentó la lucha obrera sobre una línea editorialapegada a la realidad social de la época. La revista evolucionódesde sus críticas al Partido Socialista (entendido como partido delógica burguesa) a ser una de las plataformas precursoras delnacimiento del Partido Comunista Italiano en 1.921. Su publicacióntambién promovió el movimiento de los denominados "Consejos deFábrica” entre el proletariado.

Para Gramsci, la vida fue atormentada debido a que cuando el dictadorfascista en el poder, Benito Mussolinni, ordena su arresto, al mismotiempo controla el aparato judicial fascista, y el juez sentencia aGramsci a más de una década de cárcel, condena de la cual no pudosalir, tras ser rotado de cárcel en cárcel, en celdas inhumanas,sin higiene, con mala alimentación, alejado de su mujer, de origenruso, sus hijas, y del hijo del que ésta estaba embarazada y al queno pudo conocer.

El mayor contacto con el exterior era a través de la hermana de sucompañera, y algunas visitas de antiguos camaradas del partido. Conalgunos de ellos, anarquistas y comunistas de toda Italia, Gramscicoincidiría en muchas de las celdas, con quienes conversaríadurante las escasas horas semanales que podían compartir en el patiode la cárcel.

Durante aquel tiempo Gramsci decidió destinar su vida a la creación de unaobra de pensamiento monumental, donde quedara registrado para laposteridad un análisis sistemático de cómo funcionaba la sociedadcapitalista, la lucha de clases, cómo se ejercía la dominación ycómo la clase obrera aceptaba dicha explotación. Su obra es uncompendio de brillante análisis científico, filosófico, políticoe histórico.

Gramscidesarrollo el pensamiento de Marx, a quien ya hemos citado en esteejemplar OCTUBRE ROJO, de VolCán7. Y trató de ir más allá delanálisis económico de la explotación, la alienación, laconstrucción del socialismo y el papel del Estado. Ahora se trataba de explicar por qué los explotados asumen la subalternidad, laesclavitud históricamente, a través del poder que hegemónicamenteimpone no sólo el aparato represor militar, sino también laiglesia, con sus ideas absurdas por sentido común dominanteimpuestas durante la socialización de la infancia entre las personasadultas a su vez dominadas por una cultura subalterna y folclórica,plagada de prejuicios, irracionalidades, ideas disgregadas, yalejadas de una formación intelectual y moral sistemática.

AntonioGramsci, en aquel confinamiento, sólo tenía la opción, para noquebrarse intelectualmente, que decidir abstraerse y dejar libertad asu pensamiento crítico. El fruto de su trabajo fueron los llamados yrescatados "Cuadernos de la Cárcel”. Que consiguió fueran pocoa poco sacados de la cárcel para iluminar los siglos venideros de laclase obrera.

Aqueljuez fascista había sentenciado a Gramsci en base al delito dehostigar a la lucha violencia, a la lucha de clases, a la guerracivil… pero Gramsci jamás disparó un solo tiro, jamás mató ahombre alguno, jamás asaltó un banco, y lo único que hizo fueliderar a los obreros para la toma de las fábricas en un momentohistórico en que tras la Primera Guerra Mundial, y en los albores dela Segunda, el desconcierto social en Italia había dejado un caosdebido al conflicto entre patronos y obreros.

"No debemos permitir que el cerebro de Antonio Gramsci piense durante lospróximos quince años.” Antonio Gramsci asumió aquella sentenciade un modo inaudito: "Si se me encarcela por ser comunista, que seme encarcele. Jamás he realizado actos de sabotaje ni violentos,pues siempre hasta hoy y desde las revueltas en Italia, he estadoperseguido por varios policías secretas.”

Lafigura de Gramsci, pese a ser insistentemente ninguneada para serborrado de la faz de la tierra, ha perdurado, y es en las últimasdécadas, cuando ha empezado a ser reconocido internacionalmente.Incluso el Comandante Hugo Chávez Frías, presidente por tercera vezelecto en Venezuela, más de una vez ha ilustrado al pueblovenezolano, desde sus alocuciones televisivas, de la obra y delpensamiento del gran revolucionario marxista.

Apropósito de Gramsci se han escrito varias tesis doctorales y muchosy muchas intelectuales han aprendido lo que es el compromisointelectual y moral por derribar y combatir contra el capitalismo,contra las clases y castas dominantes, y elevar hacia el socialismo alas clases trabajadoras y a los grupos sociales excluidos ymarginados.

Puedeconsultarse a este respecto, la obra del sociólogo canario Blas Cabrera Montoya, cuya tesis doctoral es dirigida por Sara Morgernestein Finkel. Así como las "Orientaciones introductoriaspara el estudio de Antonio Gramsci”, del argentino Daniel Campione,coordinador de la Cátedra Antonio Gramsci en las Universidades deBuenos Aires y La Plata.

El pensamiento de Gramsci tocó varias disciplinas, desde la economía,la sociología, la filosofía, la pedagogía, inclusive, con granrepercusión en la confección del sistema educativo no sólo deItalia, sino de muchos otros países.

La importancia de Gramsci en su análisis del papel que en una sociedadconcreta pueden jugar por la liberación de la clase obrera losintelectuales, artistas, científicos, maestros, maestras,escritores, escritoras, etc. habla bien a las claras de cual era sumeta revolucionaria: cultivar al pueblo, y para cultivar al pueblo sehacía necesario formar a los hijos y a las hijas del pueblo, que unavez estuviesen en el desempeño de su diversa tarea intelectual,iluminarían a quienes seguían siendo de su misma clase obrera,aunque éstos y éstas se hubiesen elevado y formado.

La importancia del contacto de estos y de estas intelectuales con lainfancia de origen obrero y de todas las clases sociales, cobraríamayor relevancia en donde ésta infancia se socializa cotidianamente, en las escuelas, en talleres, universidades, a través de periódicos,sindicatos, la iglesia, el cine, el teatro popular, etc.

"Hay dos formas de eliminar a un hombre: directamente, físicamente; o hacerle la vida imposible”, Gramsci vislumbró en el análisis desu situación vital tan completa y martirizada. Fruto desgraciado deaquel cautiverio forzado, privado de libertad de movimiento, pero node acción mental, añadido al deterioro físico que arrastraba desdela infancia, con problemas en su columna vertebral, quizás productode su trabajo desde niño en una biblioteca, donde tenía que cargartomos y tomos muy voluminosos para un niño de tan corta edad, Gramsci moría a la edad de 45 años.

Sise quiere ampliar el aparato conceptual que Gramsci nos legase, acontinuación citaremos algunos de sus conceptos, que son explicadoshoy por hoy en las facultades de sociología y de magisterio, parasistemática formación de futuros maestros y futuras maestras.

Antesde esta aportación, señalar que existe la posibilidad de contemplarpor Internet una película, en blanco y negro, subtitulada encastellano, que retrata fidedignamente lo que fue la vida de Gramscidurante todos aquellos años de privación de libertad en las inhumanas cárceles del malnacido de Mussolini, el Duce Fascista, quemoriría ahorcado por el pueblo que él creyó que le adoraba.

Esta película la puedes hallar o descargar inclusive, si entras en elbuscador de Internet GOOGLE, y en el apartado de video, escribes"Días de la cárcel”. Y en dos horas podrás emocionarte yaprender más de la vida de este gran revolucionario del siglo pasadocuya obra todavía queda mucho por difundir.


Simplementecomentar a este respecto que en La Laguna, Tenerife, Islas Canarias,hace tres años, en 2.009, rendíamos tributo a Antonio Gramsci, conuna jornada que a setenta años de su fallecimiento –o asesinatolento por el estado fascista italiano- el Partido Comunista delPueblo Canario organizó, celebrado en el Ateneo de La Laguna, conuna charla a cargo del Responsable de Formación del Partido, Marcos,con quien pude compartir dicha exposición tras ser invitado y, a suver, proporcionarles esta película citada, que fue seguida por unadecena de asistentes en aquella velada de 22 de enero. Accionessimilares a la comentada, en institutos y universidades, otelevisiones públicas, harían muy buena labor por la difusión deeste gran revolucionario de la especie humana y la construcciónmundial del socialismo y del comunismo.

Antesde lo anunciado, conviene extraer alguna cita de algunas e sus obrasde pensamiento clave: "La política y el Estado moderno”,editada, publicada y difundida con "El diario Público”, en2.009. Hemos elegido este párrafo del apartado "Lucha política yguerra militar”: "En la guerra militar se obtiene la paz cuandose ha alcanzado el fin estratégico, la destrucción del ejército enemigo y la ocupación de su territorio. Debe señalarse, además,que para que termine la guerra basta que el fin estratégico se hayaalcanzado potencialmente; es decir: basta que sea indudable que unejército ya no pueda combatir y que el ejército victorioso "puede”ocupar el territorio enemigo.” (Pág. 154-155).

Asimismo,la unión de juventudes comunistas, en su Biblioteca Virtual UJCE,por título "La caja de herramientas”, extraía algunos de lostextos publicados en este periódico revolucionario durante estaépoca:

"Elcomunismo no está contra el "Estado” e incluso se oponeimplacablemente a los enemigos del Estado, a los anarquistas yanarcosindicalistas, y denuncia su propaganda como utópica ypeligrosa para la revolución proletaria.” (L`Ordine Nuovo, 28 dejunio a 5 de julio de 1.919)


CONCEPTOS y CLAVES PARA COMPRENDER A GRAMSCI:


ConGramsci también partimos de una idea fundamental, y es que si lahistoria, como Marx dijo, es la historia de la lucha de clases porposeer los medios de producción, con el surgimiento del capitalismonos hallamos en la confrontación de una clase dominante (la burguesía) sobre el proletariado (la clase obrera, la clasessubalternas).

Laclase dominante, o clase dirigente, ejerce la dominación y elliderazgo sobre una clase subalterna que acepta históricamente ladominación.

Estadominación histórica se basa en la hegemonía de la clasedominante, una hegemonía que es un liderazgo político, intelectual,moral, religioso, económico, social y cultural sobre la claseobrera.

La clase subalterna asume la dominación mediante un sentido comúndominante, que según Gramsci viene a ser una especie de pensamientodonde se van sedimentando ideas irracionales, acríticas, disgregadasy basadas en la fe, como en la religión, lo que hace de la clasesubalterna y de las personas dominadas por tal sentido común dominante conformistas en su situación y circunstancias sociales yeconómicas de desigualdad y de explotadas.

El folclore de la clase subalterna es la cultura que estos consumen comopropia (telenovelas, folletines de romances, concursos...).

Tenemos entonces Buen sentido frente a Sentido común dominante / y filosofíafrente a religión.

Laescuela, el sistema educativo, también difunde ideas hegemónicascapitalistas.

Hoypor hoy el concepto de clase sigue teniendo vigencia en la actualidada pesar del acceso cada vez más numeroso de la clase obrera en elsistema educativo capitalista, de hecho ha supuesto un fracasoescolar masivo, un tránsito inútil, para el conjunto de la claseobrera, aunque hayan tenido éxito algunas personas individualmente.

Elprofesorado, como intelectuales que no son neutros, porque transmiteny difunden ideas en la educación institucionalizada) puede estar encontacto con todas las clases fundamentales.

Siel profesorado desarrolla con el alumnado de origen subalterno unapedagogía de la exigencia intelectual, este alumnado puede superarel sentido común dominante de su cultura subalterna de origen, yacceder al buen sentido.

Elbuen sentido (frente al sentido común dominante) es un pensamientoracional, crítico y transformador, revolucionario, y el profesorado,como intelectuales comprometidos con el alumnado de origen obrero, hade asumir la dirección del destino social de la clase obrera, parapropiciar esta elevación intelectual y moral desde el sentido comúndominante hacia el buen sentido.

Unapedagogía de la exigencia intelectual (o pedagogía dura) no puedeser una pedagogía blanda, o una pedagogía espontaneísta queconsista en pensar que ese acceso al buen sentido lo va a conseguirel niño o la niña por sí misma. Debe haber una dirección porparte del profesorado.

Ensu momento Gramsci también critico el carácter demasiado psicologicista que estaba adquiriendo ciertas pedagogíasespontaneistas.

Estapedagogías espontaneistas no ayudan al desarrollo y la emancipacióny liberación del alumnado de clase subalterna.

ParaGramsci no existe la división entre trabajo intelectual y trabajomanual que ha generado el capitalismo. No existen ni las ni los nointelectuales.

Enla tarea de desarrollar esta elevación intelectual y moral, segúnGramsci hay que asumir 5 circunstancias:

1) Es un proceso lento ycontradictorio.

2) Hay que hacer coherente laconcepción del mundo subalterno y sus respuestas políticas,sociales y económicas históricamente.

3) Aunque será una educaciónefectiva de masas, donde entran niños y niñas de todas las clasessociales, tendrá una connotación de élite en sus inicios, porquesólo unos pocos poco a poco irán accediendo desde la culturasubalterna al buen sentido, a la elevación intelectual y moral.

4) Se aspira a superar lasviejas concepciones subalternas, para generar una racionalidadhistórica, una nueva organicidad teórico-práctica.

5) Es una tarea sin límitesprefijados y se constituye como un organismo dinámico en movimiento.


El problema es generar una contrahegemonía, para general una "Nuevacultura”, se anclará en 4 pilares:

Losintelectuales han de tener una concepción cabal de las relacionessocioculturales, basadas en una costumbre crítica cultural.

Hayque buscar un cambio de actitud en los estratos intelectuales, paraque desarrollen el compromiso necesario con la clase subalterna.

Hayque suscitar personalidades propias desde la propia clase obrera.

Hayque tener muy en cuenta la importancia de la educacióninstitucionalizada, por su carácter sistemático, y ser un lugar endonde están en lucha las ideas hegemónicas, que desde estosespacios pueden construirse, reconstruirse o destruirse.


HO CHI MINH
(1890-1969)

* Elaborada por el PCE(r)


Nació en Annam el 19 de mayo de 1890. Su verdadero nombre era Nguyen Tat Than, pero la clandestinidad en que vivió siempre, le obligó utilizar más de cien apodos diferentes para escapar de la persecución policial. El nombre de Ho Chi Minh significaba El que ilumina; otras veces se hizo llamar Nguyen Ai Quoc, El patriota.

Era hijo de un médico herborista de Nghe An que ya luchaba contra el colonialismo francés, que había invadido Vietnam en 1860.

Estudió en Hué y Saigón, hasta que en 1912 emigró como mozo en un paquebote francés. Fue un largo viaje de dos años de puerto en puerto hasta que arribó a Londres, donde trabajó en el hotel Carlton durante tres años.

De allí fue a París, donde trabajó como retocador de fotografías.

Conoció a Chu En Lai, León Blum, Marcel Cachin y Longuet (sobrino de Carlos Marx), entre otros destacados dirigentes del movimiento obrero internacional.

Se afilió al Partido Socialista Francés, en cuyo congreso de Tours votó con la mayoría internacionalista que decidió la adhesión del Partido a la Internacional Comunista.

Comenzó a escribir en L'Humanité, y luego fundó el periódico El Paria, donde escribirían los dirigentes revolucionarios de los países coloniales.

De París se trasladó a Moscú, donde participó en varios Congresos de la Internacional Comunista. Más tarde se trasladó a China como traductor y ayudante de Borodin, consejero del Guomindang en sus relaciones con el Partido Comunista de China.

Por encargo de la Internacional se integró en la escuela militar de Huangpu, cerca de Guangzhou, para enseñar a las organizaciones comunistas asiáticas el arte de la guerra revolucionaria. El director era el coronel Chiang Kaishek y el jefe del departamento político era Zhou Enlai.

En la noche del 3 de abril de 1927, cuando Chaing Kaishek traicionó a los comunistas con una enorme matanza, Ho Chi Minh consiguió huir y siguió en la clandestinidad organizando la revolución en Birmania, en China, en Siam, pasando de cárcel en cárcel, de tortura en tortura, impulsando huelgas, motines y levantamientos armados.

En 1930 se produjo el levantamiento de Yen Bai, poniendo de manifiesto la necesidad de un destacamento revolucionario capaz de dirigir la lucha popular hasta la victoria.

Por eso, aquel mismo año Ho Chi Minh fundó en Hong Kong el Tanh Nien o Partido Comunista de Vietnam, pero fue detenido una vez más.

A finales de la década de los treinta, Vietnam padece un giro importante en su situación, con la sustitución del dominio de los imperialistas franceses por los japoneses, que ocupan el país con 50.000 mercenarios.

Liberado de la cárcel por los aliados en 1940, regresó a su país 28 años después de haber salido de él. Luchó en la guerrilla durante los cinco años de la ocupación japonesa.

Para liberar al país de la nueva invasión, funda el Vietnam Doc Lap Dong Minh Hoi, más conocido por Vietminh, o Frente para la Liberación de Vietnam. También crea un ejército guerrillero dirigido por Vo Nguyen Giap, uno de los generales revolucionarios más prestigiosos del mundo.

Concluida la guerra y derrotados los japoneses, los planes imperialistas para la región no contemplaban la independencia sino un nuevo reparto del mundo, que en el caso de Vietnam suponía que los nacionalistas chinos del Kuomintang ocuparan el norte del país, mientras los ingleses harían lo propio con el sur.

Pero los franceses querían recuperar sus dominios coloniales y volvieron a ocupar el país, mientras los guerrilleros vietnamitas rechazaban a los chinos en el norte y liberaban aquella zona.

El 2 de setiembre de 1945 Ho Chi Minh lanzó su llamamiento:

Desde hace más de ochenta años la banda de colonialistas franceses, bajo los tres colores que simbolizan la libertad, la igualdad y la fraternidad, ha ocupado nuestro territorio y oprimido nuestro pueblo [...] Los franceses no nos han dado ninguna libertad política, han instituido una legislación bárbara, han creado más prisiones que escuelas, han ahogado en sangre todas nuestras revueltas, han pisoteado la opinión y utilizado la sangre y el alchohol para embrutecer a nuestro pueblo.


El Vietminh organizó la insurrección general, logró la independencia nacional y fundó la República Democrática de Vietnam, un Estado obrero y campesino que trataba de construir el socialismo.

Pero al retornar los colonialistas franceses se desató una nueva y cruenta lucha del pueblo vietnamita que se prolongó nueve años.

El 24 de noviembre de 1946 los franceses bombardearon Haiphng asesinando a más de 6.000 personas y el pueblo reaccionó el 19 de diciembre con una insurrección en Hanoi.

Los imperialistas comenzaron a retroceder: cae Dong Khi, evacúan Cao Bang, luego Lao Kay, y posteriormente Dinh Lap. Francia claudicó y tuvo que pedir el apoyo de los Estados Unidos. El presidente Eisenhower dijo en 1953: Admitamos ahora que perdemos Indochina. Sucederían varias cosas. La península sería difícilmente defendible. El estaño y el tungsteno de esta región, a los que concedemos tanta importancia, dejarían de llegarnos.

El apoyo norteamericano no sirvió de nada. En 1954 los franceses son derrotados en la batalla de Dien Bien Fu y, aunque en los acuerdos de Ginebra dividieron el país en dos, Ho Chi Minh se convirtió en jefe del nuevo Estado vietnamita del norte. Dieciocho millones de conciudadanos saludaron a quien había abierto la brecha de la liberación social y nacional. Era el tío Ho.

A la guerra contra Francia sucedió la guerra contra Estados Unidos, por lo que los vietnamitas derrotaron sucesivamente a tres de las potencias imperialistas más poderosas: Francia, Japón y Estados Unidos.

Estos no escatimaron medios de destrucción masiva y bombardearon cruelmente Vietnam del Norte: Derrotados los yanquis -diría Ho- construiremos una patria diez veces más hermosa. Nuestro país tendrá el señalado honor de ser una pequeña nación que, a través de una lucha heroica, ha derrotado a dos grandes imperialismos- el francés y el norteamericano- e hizo una digna contribución al movimiento de liberación nacional.

Nunca tuvo un momento de inquietud por la desproporción de fuerzas. Como buen comunista sabía que un ejército popular es superior al mejor ejército moderno.

Desde el principio de la intervención americana declaró que los Estados Unidos no serían capaces de soportar una guerra popular prolongada: En la lucha patriótica contra la agresión norteamericana, en realidad tendremos que soportar más dificultades y sacrificios, pero estamos seguros de que obtendremos la victoria total. Esta es una certeza absoluta.

Sus predicciones se cumplieron, aunque Vietnam tuvo que soportar años de atrocidades contra su población. El territorio fue convertido en campo de experimentación de armas sofisticadas y de criminales bombardeos contra la población indefensa.

Tres décadas después de la humillante retirada de Estados Unidos de Vietnam el 30 de abril de 1975, el país aún sufre las secuelas de la agresión. Desde 1961 hasta 1973, el Pentágono arrojó sobre Vietnam y el vecino Laos más de siete millones de toneladas de bombas y 100.000 toneladas de sustancias químicas tóxicas. Sobre Vietnam descargaron más bombas que las arrojadas durante la II Guerra Mundial.

En la guerra murieron cinco millones de vietnamitas y 58.000 mercenarios estadounidenses.

Tres millones de personas padecen los efectos del agente naranja, un potente defoliante que tenía como objetivo arrasar por completo la jungla del país para aislar a los guerrilleros vietnamitas. Washington lanzó sobre un cuarto del territorio del país unos 80 millones de litros de defoliante y napalm.


Murió en Hanoi el 3 de setiembre de 1969 sin poder ver culminada la obra de toda una vida dedicada a la revolución.

En su testamento dejó escrito: "Durante toda mi vida, he servido con todas mis fuerzas y con todo mi corazón a la Patria, a la Revolución y al Pueblo. Ahora, si debo partir de este mundo, no hay nada que sienta más que no poder servirlos más tiempo."

El proceso liberador, que concretaría sus esperanzas de siempre, continuó. Cuando seis años después de su muerte, los comunistas derrotaban a los invasores norteamericanos, los tanques llevaban una pancarta:

Tú siempre marchas con nosotros, Tío Ho.

Ho Chi Minh y el pueblo vietnamita se convertieron en símbolos de las luchas del Tercer Mundo contra el imperialismo, el colonialismo y la explotación.

Su nombre destaca entre los grandes referentes mundiales del proletariado, mucho más allá de los límites de su país.

El triunfo vietnamita contra Estados Unidos demostró que era posible derrotar al imperialismo pese a la enorme disparidad de recursos.

En el mundo entero grandes contingentes populares se movilizaron en solidaridad con la revolución vietnamita y la figura de Ho Chi Minh alcanzó un merecido prestigio mundial.

Fue un gran dirigente de su partido y del proletariadio internacional. Ho Chi Minh y los comunistas trazaron el camino; los obreros y campesinos vietnamitas lo recorrieron hasta el final.

Al final del largo viaje
Ho Chi Minh suave y despierto
sobre el albura del traje
le arde el corazón abierto.

No trae escolta, ni paje
pasó montaña y desierto
en la blancura del traje
sólo el corazón abierto
no quiso más para el viaje.

(Pablo Milanés: Ho Chi Minh)



MAOTSE TUNG




Parasaber de la vida del gran célebre e histórico líder mundial chinocomunista, utilizaremos la fuente principal de su propiapersonalidad.


Documentoresumido y extraído luego de síntesis de un documento halladoinvestigando en Internet.


Frutode la entrevista realizada por Edgar Snow, estadounidense.


Laobra lleva por título

"MAOTSE TUNG. Mi Vida”.

EDITORIALQUETZAL,

BuenosAires. Traducción de P. Alvarado y P. Díaz, 1973. Impreso enArgentina.


Yha sido traída hasta VolCán7 para este primer ejemplar especial

"OCTUBREROJO”

2.012




Nacíen el pueblo de Shao-Shan, en Hsang Tan-Hsien, provincia de Hunan, en1893. Mi padre se llamaba Mao Jensheng, y el nombre de soltera de mimadre era Wen-shi-mei.

Mipadre era un campesino pobre: muy joven, debió unirse al ejércitoporque tenía pesadas deudas. Fue soldado durante muchos años. Mástarde, volvió al pueblo donde yo nací; ahorran do cuidadosamente yobteniendo un poco de dinero de un pequeño negocio y de otrostrabajos, pudo readquirir su tierra.

Nosconvertimos en campesinos medios: mi familia poseía quince múes(el mucorresponde a 631 metros cuadrados) de tierra. Podía cosecharsesesenta tan (el tan corresponde a 60 kilogramos) de arroz al año.Los cinco miembros de mi familia consumíamos un total de treinta ycinco tan, lo que dejaba un excedente anual de veinticinco tan.Gracias a este excedente, mi padre acumuló un pequeño capital y, enun momento dado, compró siete nuevos múes,lo que dio a mi familia el rango de campesinos "ricos”. Pudimosdesde entonces cosechar ochenta y cinco tan de arroz por año.

Cuandotenía diez años mi familia no poseía más que quince múesde tierra y estaba constituida por mi padre, mi madre, mi abuelo, mihermano menor y por mí. Después de que hubimos comprado los sietemúessuplementarios, mi abuelo murió, pero nos llegó un nuevo hermano.Por tanto, nosotros 7 teníamos todavía un excedente de cuarenta ynueve múes de arroz por año, gracias a lo cual los negocios de mipadre prosperaron.

Enla época en que él era un campesino medio, se ocupó del transportey la venta de granos, lo que le reportó algo de dinero. Después deconvertirse en un campesino "rico”, se consagró más y más aeste trabajo. Contrató un obrero agrícola por toda la jornada yhacía trabajar a sus hijos y su mujer en la finca. Comencé lostrabajos de campo cuando tenía seis años.

Mipadre no tenía almacén para su negocio. Se limitaba a comprar elgrano a los colonos pobres y lo transportaba hasta la ciudad dondelos comerciantes le pagaban más caro. En invierno, cuando se hacíala siembra de arroz, se contrataban los servicios de un trabajadoragrícola suplementario para trabajar en la finca, lo que hacía queen ese momento tuviésemos siete bocas que alimentar. Mi familia sealimentaba frugalmente, pero siempre comió según su necesidad. Alos ocho años, comencé a asistir a una escuela primaria local,donde permanecí hasta los trece. En la mañana temprano y en latarde trabajaba en la finca. Durante el día leía las Analectas deConfucio, y los cuatro clásicos.

Mismaestros chinos eran partidarios de la mano dura. Eran exigentes yseveros y golpeaban frecuentemente a sus alumnos. Cuando tenía diezaños me escapé de la escuela, y tenía temor de volver a casa y sercastigado. Caminé durante tres días orientándome en formaaproximada hacia la ciudad que creía en algún punto de un valle,hasta que fui encontrado por mi familia. Me di cuenta entonces quehabía dado una vuelta a la redonda en todo mi viaje y que no mehabía alejado más de ocho lide mi casa.

Despuésde la vuelta a mi casa, si embargo, con gran sorpresa para mí, misituación mejoré. Mi padre me tomó más en cuenta y el profesormoderé su actitud. El resultado de mi acto de protesta me impresionómucho. Era una "huelga” victoriosa.

Mipadre quiso que comenzara a llevar los libros de la familia desde elmomento que supe algunos números. Quiso que yo aprendiera a servirmedel ábaco. Como insistiera, me dediqué a estas tareas en la tarde.Mi padre era un amo exigente.

Detestabaverme ocioso y si no tenía libros que llevar, me hacía trabajar enla finca.

Erade carácter arrebatado, golpeándonos frecuentemente a mis hermanosy a mí. No nos daba nunca dinero y la comida era poco abundante. Eldía 1 de cada mes, hacía una concesión a sus obreros y le s dabahuevos con arroz, pero jamás les daba carne. A mí no me dio huevosni carne jamás.

Mimadre era una mujer amable, generosa y simpática, siempre dispuestaa repartir lo que poseía. Sentía piedad por los pobres y les daba amenudo arroz cuando venían a pedirle durante las hambrunas. Pero nopodía hacerlo en presencia de mi padre. El desaprobaba la caridad. Apropósito de esto tuvimos numerosas discusiones en casa.

Existíandos "partidos” en la familia. Uno lo representaba mi padre, laAutoridad Directora. La oposición estaba formada por mí, mi madre,mi hermano y a menudo, también el obrero.

Enel "Frente Unido” de la oposición, sin embargo, existíandiferencias de opinión. Mi madre mantenía una política de ataqueindirecto. Criticaba toda exteriorización de sentimientos íntimos ytoda tentativa de rebelión abierta contra la Autoridad Directora.Expresaba que ese no era el método chino.

Perocuando tuve trece años descubrí un argumento de peso para discutircon mi padre en su propio terreno, consistía en citarle losclásicos. Las acusaciones favoritas de mi padre consistían enacusarme de holgazanería y de irrespeto hacia él.

Yocitaba para responderle pasajes de los clásicos que ordenaban a losmayores ser amables y afectuosos. Cuando me acusaba de ser holgazán,le respondía que las personas mayores deben trabajar más que losjóvenes, que teniendo él tres veces mi edad, debía trabajar por lotanto más que yo. Le expresaba que cuando alcanzase su edad seríabien dinámico.

Mipadre continué "amasando riquezas”, o mejor dicho, algo que eraconsiderado como una fortuna en el pueblo. No compró más terrenos,pero numerosos habitantes hipotecaron con él sus terrenos. Sucapital ascendía a dos mil o tres mil dólares.

Midescontento crecía. Un combate dialéctico se desarrollaba siempreen nuestra familia. Ocurrió algo que recuerdo particularmente. Cuando tenía apenas trece años, mi padre tuvo un día numerososinvitados a la casa y delante de ellos tuvo lugar una disputa entrenosotros. Me acusó ante todos de ser inútil y holgazán. Enfurecí.Le maldije y abandoné la casa. Mi madre corrió detrás de mí y meconminó a volver. Mi padre también me siguió, me maldijo y tambiénme pidió regresar. Fui hasta la orilla de un es-tanque y lo amenacécon lanzarme si se acercaba. En esta situación, ofertas ycontraofertas fue ron cambiadas para la cesación de la guerra civil.Mi padre insistió en que me excusase y me arrodillase en signo desumisión. Acepté inclinar una rodilla si me prometía no castigarme. Es así como terminó la guerra, aprendí que mientras defendíamis derechos rebelándome abiertamente, mi padre se aplacaba, perocuando permanecía humilde y sumiso, me maldecía y me golpeaba de lolindo.

Reflexionando,creo que al fin de cuentas vencí la severidad de mi padre. Aprendía aborrecerle y se creó contra él un verdadero "Frente Unido”.Al mismo tiempo, esta severidad me hizo bien, sin duda: me hizollevar los libros con cuidado para que él no tuviese ocasión decriticarme.


CÓMOSE FORJA UN HOMBRE NUEVO

Mipadre había asistido dos años a la escuela y leía bastante biencomo para llevar los libros. Mi madre era totalmente analfabeta.Ambos eran originarios de familias campesinas. Yo era el "letrado”de la familia. Yo conocía los clásicos, pero no les amaba. Lo queme gustaba eran las novelas de la China antigua y sobre todo lashistorias de las revueltas.

Leíel Yo-Fei Chuan (Chin Chung Chuan) Shui Hu Shuan, Fan Tang, San Kuo yHsi Yu Chi, todavía joven y engañando la vigilancia de mi antiguomaestro que detestaba estos libros "fuera de la ley” y quecalificaba de perversos. Los leía en clase, cubriéndolos con unclásico cuando el profesor pasaba a mi lado. Era lo que hacían lamayor parte de mis camaradas. Aprendíamos muchas historias dememorias y las discutíamos a me nudo. Sabíamos más que el antiguoviejo del pueblo que las amaba también y que nos contaba historiasa cambio de las nuestras. Creo que es posible que yo haya sidoinfluenciado por tales libros leídos en una edad en que se es muyimpresionable.

Enfin, cuando yo tenía trece años abandoné la escuela primaria yempecé a trabajar muchas horas en la finca para ayudar al obreroagrícola, haciendo el trabajo de un hombre durante el día y en latarde llevaba los libros de mi padre. A pesar de todo, logréproseguir mis lecturas devorando todo lo que encontraba, excepto losclásicos. Esto enojó a mi padre quien quería que yo dominase afondo a los clásicos, sobre todo después que él había perdido unpleito, gracias a una cita emitida en el momento preciso por suadversario.

Enla noche cerraba la ventana de mi dormitorio para que mi padre noviese la luz. Es así como leí un libro que se titulaba Palabrasde advertencia.Los autores, viejos escritores partidarios de las reformas, pensabanque la debilidad de China venía de su falta de maquinariaoccidental: ferrocarriles, teléfonos, telégrafo, barcos a vapor.Querían que éstos fueran introducidos al país.

Mipadre consideraba que la lectura de tales libros eran una pérdida detiempo. Quería que leyese algo útil, como los clásicos, paraayudarlo a ganar los pleitos.

Yocontinué leyendo las antiguas novelas y los viejos relatos de laliteratura china. Un día descubrí un rasgo particular de estashistorias y era la ausencia de los campesinos que trabajaban latierra. Todos los héroes eran guerreros, funcionarios o letrados;jamás un campe sino era el héroe. Pensé durante dos años, despuésanalicé el contenido de estas historias. Des cubrí que elevaban alas nubes a los soldados y los amos del pueblo que no habíantrabajado la tierra porque la poseían, y la vigilaban y ha cían quelos campesinos la trabajaran para ellos.

Mipadre fue en su juventud y en su madurez un escéptico, en cambio mimadre era devota de Buda. Esta daba una educación religiosa a susniños, quienes se entristecían por el hecho de que su padre fueseun incrédulo. A los nueve años discutí seriamente con mi madre elproblema que planteaba la incredulidad de mi padre. Entonces y mástarde, hicimos varias tentativas para convencerlo, sin tener éxito.Nos maldijo y abrumados por sus ataques nos retiramos a elaborar unnuevo plan. Pero él no tenía nada que ver con los dioses. Sinembargo, mis lecturas me influenciaron poco a poco y llegué a sercada vez más escéptico. Mi madre se dio cuenta y me regañé por miindiferencia hacia los requerimientos de la fe, pero mi padre no hizoningún comentario. Después, un día que estaba fuera de casacobrando un dinero, encontró un tigre. El encuentro sorprendió altigre, que huyó de inmediato, pero mi padre quedó más sorprendidoaún de haber escapado a este peligro, y como consecuencia de elloreflexioné mucho sobre este peligro. Empezó a preguntarse si acasono había ofendido a los dioses. Desde entonces se mostró másrespetuoso hacia el budismo y quemaba incienso de tiempo en tiempo.No obstante, cuando mi "caída” se acentuó, él no intervino. Secontentaba con implorar a los dioses cuando estaba en apuros.

Palabrasde advertenciaestimuló mis deseos de continuar mis estudios. Estaba disgustado conmi trabajo en la finca. Mi padre, naturalmente, se opuso a esteproyecto.

Pelearnospor este asunto, enseguida me escapé de la casa. Me fui a la casade un estudiante de derecho y allí trabajé durante seis meses.Luego Volví a estudiar los clásicos con un antiguo letrado chino yleí también muchos artículos de algunos libros contemporáneos.


ELDESPERTAR DE UN REVOLUCIONARIO

Eneste momento se produjo en Hunan un hecho que influencié toda mivida. Ante la pequeña escuela china donde estudiaba noté junto conmis condiscípulos que numerosos comerciantes de habas llegaban deChangsha. Como nosotros les preguntásemos por qué habíanabandonado la ciudad, nos hablaron de una importante revuelta que sehabía producido allí.

Huboallá en ese año una grave hambruna y miles de hombres de Changshano tenían qué comer. Enviaron una delegación ante el gobernadorcivil para obtener socorros, pero éste les respondió con altivez:"¿Por qué no tienen ustedes qué comer? La ciudad está llena dealimentos. Yo tengo más cada día”. Cuando se supo la respuestadel gobernador, la cólera creció. Se llevaron a efecto reunionespúblicas, se organizó una manifestación. Los hambrientos ataca ronel palacio de la Gobernación, derribaron el mástil de la bandera,símbolo del poder y expulsaron al gobernador. Con motivo de lo cualel Ministro del Interior, desde su caballo, dijo al pueblo que elgobierno tomaría medidas para venir en su auxilio. El ministro fuesincero en su promesa, pero el emperador lo desautorizó y se loacusó de estar en relaciones íntimas con "el populacho” y fuedespedido. Un nuevo gobernador fue nombrado en su lugar, el cualdes-de su llegada ordenó el arresto de los que habían dirigido elmovimiento. Muchos de éstos fue ron decapitados y sus cabezasexpuestas sobre las picas para hacer una advertencia a los futuros"rebeldes”.

Estasituación fue discutida durante varios días en la escuela. A mí meimpresioné mucho. La mayor parte de los estudiantes simpatizaban conlos "revoltosos”, pero como observadores. No comprendían queeste acontecimiento tuviese alguna relación con sus propias vidas.No les interesaba nada más que como un acontecimiento excitante.Pero yo no lo he olvidado jamás. Adivinaba que con los rebeldeshabía mucha gente sencilla como mi propia familia y yo sentíaprofundamente la injusticia del tratamiento que se les había dado.


LAPRUEBA DE FUEGO

Pocodespués se produjo en Chao-Chang un conflicto entre los miembros deuna sociedad secreta, el Ke Lao Hui y el propietario del lugar. Estelos llevó ante los tribunales y como era un poderoso señor, compróla decisión en su favor. Los miembros del Ke Lao Hui fueronperseguidos. Pero en vez de someterse, se rebelaron contra elpropietario y contra el gobierno y se retiraron hacia una montaña dela región, donde construyeron una plaza fuerte. Se envió contraellos tropas y el propietario echó a correr la especie de que habíansacrificado un niño cuando se declararon en rebeldía. El jefe delos rebeldes se llamaba Pang el Tallador de Piedras de Molino. Fueronfinalmente derrotados y Pang debió huir. Fue arrestado y decapitado.A los ojos de los estudiantes, sin embargo, adquirió el carácter deun héroe puesto que todos estaban con los rebeldes.

Elaño siguiente, antes de la nueva cosecha, las reservas de arroz deinvierno disminuyeron, produciéndose en nuestro distrito escasez dealimentos. Los pobres pidieron a los hacendados ricos y organizaronun movimiento que se llamó: "Comamos arroz sin pagarlo”. Mipadre era -un comerciante rico y exportaba mucho grano de nuestrodistrito hacia la ciudad, a pesar de la escasez. Uno de suscargamentos fue asaltado por los habitantes pobres del pueblo y sucólera no conoció límites. No estuve de su parte. Al mismo tiempoencontraba que los hambrientos se habían equivocado al emplear estemétodo.

Otrainfluencia que sufrí en esta época fue la de un profesor"extremista” en una escuela primaria local. Era "extremista”porque no estaba de acuerdo con el budismo y quería suprimir losdioses. Inducía a las personas a convertir sus templos en escuelas.Era una personalidad muy discutida. Yo le admiraba y estaba deacuerdo con sus ideas.


SOBERANÍAAMENAZADA

Todosestos hechos unidos forjaron definitivamente mi espíritu de joveninclinado ya a la rebeldía. Es en esta época también cuando empecéa poseer cierto grado de conciencia política, especialmente despuésde haber leído un panfleto que trataba del desmembramiento de China.Recuerdo todavía hoy que este panfleto comenzaba con esta frase: "¡La China cae bajo el yugo !” Se hablaba de la ocupación por elJapón de Corea y de Formosa, de la pérdida de la soberanía Chinaen Indochina, en Birmania y en otras partes. Después de leerlo,desesperé por el porvenir de mi país y comencé a trabajar por loque era el deber de todos, ayudar a salvarlo.

Mipadre decidió ponerme como aprendiz en casa de un mercader de arrozcon el que estaba en relaciones. En un principio no me opuse pensandoque esto podría ser interesante.

Peroescuché hablar en aquel tiempo de una nueva es cuela diferente delas otras y resolví ir a ella a pesar de la oposición de mi padre.Esta escuela se encontraba en el condado de Hsiang Hsiang, dondevivía la familia de mi madre. Uno de mis primos asistía a esaescuela. Me habló de la nueva escuela y de los cambios ocurridos enla "educación moderna”. Se hablaba poco de los clásicos y seenseñaba mucho la "ciencia nueva” del occidente. Los métodos deeducación en sí mismos eran totalmente "radicales”.

Fuicon mi primo a inscribirme en la escuela. Declaré que era de HsiangHsiang porque pensé que la escuela estaba abierta sólo a aquellosque habían nacido allí. Más tarde regularicé mi situacióndeclarando que había nacido en Hsiang Tan, cuando comprendí queestaba abierta para todos. Pagué cinco meses de pensión, el alojamiento y todo el material necesario para los estudios. Finalmente mipadre consintió en dejarme estudiar después de que los amigos ledijeron que esta "educación avanzada” haría crecer miscapacidades y obtendría provecho de ello. Era la primera vez que mealejaba de mi hogar más de cincuenta Ii. Tenía dieciséis años.


ELENCUENTRO CON LA CIENCIA

Enesta escuela nueva pude estudiar las ciencias naturales y las nuevasmaterias de la enseñanza occidental. Otro hecho notable es que unode los profesores volvía de hacer sus estudios en el Japón y usabauna coleta falsa. Se adivinaba en seguida que esta coleta era falsa.Todo el mundo se reía de él y lo llamaban "el falso diabloextranjero”.

Nuncamás volví a ver tantos niños juntos. La mayor parte eran hijos depropietarios y llevaban vestidos costosos. Muy pocos campesinospodían permitirse enviar a sus hijos a tal escuela y yo estabavestido más pobremente que los otros. No tenía más que un trajecompleto decente. Los estudiantes no llevaban la toga que estabareservada para los maestros y sólo los "diablos extranjeros”podían usar ropa extranjera. Muchos estudiantes ricos se reían demí porque llevaba mi chaqueta y mi pantalón rotos. A pesar de todo,yo tenía amigos entre ellos y en particular dos, que fueron para míbuenos camaradas. Uno de ellos es hoy día escritor y vive en laRusia Soviética. No me querían porque no había nacido en HsiangHsiang. Era muy importante haber nacido allí y también muyimportante ser de cierto distrito de Hsiang Hsiang. Existía undistrito superior, uno inferior y uno medio; el inferior y elsuperior luchaban constantemente por razones puramente regionales.Ninguno podía resignarse a que el otro existiera. En esta guerra yoera neutral porque no había nacido en ninguno de ellos. Enconsecuencia las tres partes me despreciaban. Me sentía moralmentemuy abatido.

Progresémucho en esta escuela. Los profesores me apreciaban, sobre todo losque enseñaban los clásicos porque escribía hermosas disertacionesa la manera clásica. Pero yo no tenía el espíritu de los clásicos.Leí dos libros que me envió mi primo, que relataban el movimientode Reforma de Kang Yuwei.

Unose titulaba "Diario del Pueblo Nuevo” y fue publicado por LiangChi-shao. Lo leí y lo releí hasta aprendérmelo de memoria. Sentígran admiración por ambos autores y estuve muy reconocido hacia miprimo a quien creí entonces progresista, pero se transformó despuésen contrarrevolucionario, miembro de la alta sociedad y se unió alos reaccionarios durante el período de la gran revolución de1925-27.

Muchosestudiantes no querían al "falso diablo extranjero” a causa desu inhumana coleta y nunca le escucharon hablar del Japón. Enseñabamúsica e inglés. Una de sus canciones era japonesa y tenía portítulo: "El combate sobre el Mar Amarillo”.

Recuerdotodavía algunos de sus encantadores versos:


Lagolondrina canta

yel ruiseñor danza

ylos verdes campos

sonbellos en Primavera.

Lasflores de los granados

muerenenrojecidas,

losabedules

tienenlas hojas verdes.

Esuna representación nueva.


Enesta época conocía y sentía la belleza del Japón, también sentíaun poco de su orgullo y su poder en este canto de su victoria sobreRusia. No pensaba que existía también un Japón bárbaro, el queconocemos hoy.

Estodo lo que aprendí del "falso diablo extranjero”. Recuerdotambién que en ese tiempo supe que el emperador y Tzu Hsi, laemperatriz viuda habían muerto, aunque el nuevo emperador Pu Yigobernaba ya desde hacía dos años. Yo no era aún anti-monarquistay consideraba al emperador y a la mayor parte de los funcionarioscomo hombres honestos, justos e inteligentes. Habría sido necesariosolamente que ellos ayudaran a las reformas de Kang Yu-wei.

Estabafascinado por los relatos sobre los maestros de la vieja China: Yao,Shung, Chin Shih Huang Ti, y Han Wu-ti. Leía muchos libros sobreellos. Estudiaba también en esta época historia extranjera ygeografía. Oí por primera vez hablar de América en un artículoque se refería a la revolución americana y contenía una frase queexpresaba aproximadamente: "Después de ocho años de una guerradifícil, Washington obtuvo la victoria y organizó su país”. Enun libro que tenía por título: "Los grandes héroes del mundo”leí también relatos sobre Napoleón, Catalina de Rusia, Pedro elGrande, Wellington, Gladstone, Rousseau, Montesquieu y Lincoln.

Enesta época me entraron deseos de conocer Chang-sha, la gran ciudad,capital de la provincia, que se encontraba a 120 km. de distancia.Decían que esta ciudad era muy grande, que tenía muchísimoshabitantes, numerosas escuelas y el palacio del gobernador. Era, porlo tanto, un lugar magnífico. Estaba ansioso de ir allí y entrar ala escuela secundaria destinada a los habitantes de Hsiang Hsiang.Ese invierno solicité a uno de mis profesores de la escuela primariasuperior que me presentara a ese establecimiento secundario. Aceptóy me dirigí a Changsha, muy inquieto, temiendo ser rechazado yatreviéndome apenas a creer que pudiera realmente llegar a seralumno de esa gran es cuela. Ante mi asombro, fui admitido sindificultades.

Perolos acontecimientos políticos se precipitaron y sólo pudepermanecer allí seis meses. Fue en Chang-sha donde leí el primerperiódico: "Fuerza Popular” (Min Lin Pao), diario revolucionarionacionalista que hablaba de la sublevación en Cantón contra ladinastía Manchú y de la muerte de setenta y dos héroes dirigidospor un hombre originario de Hunan, llamado Wang Hsing. Esta historiame causó mucha impresión y el "Mi Lin Pao” fue para mi un granestimulante. Su redactor jefe era Yu Yu-Yen, que más tarde llegó aser un dirigente célebre del Kuomintang. Oí hablar también de SunYat-sen y del programa de Tung Men Hui. El país estaba en losalbores de la Primera Revolución. Me sentía tan conmovido queescribí un artículo y lo coloqué en una de las paredes de laescuela. Era la primera vez que expresaba una opinión política y noestaba del todo clara. No había abandonado mi admiración por KanYu-wei y Ling Chi-chao.

Nocomprendía exactamente las diferencias que existían entre ellos.Así, pues, decía en mi artículo que Sun Yat-sen debía volver delJapón para presidir un nuevo gobierno, que Kan Yuwei debía sernombrado primer ministro y Liang Chi-chao ministro de AsuntosExtranjeros.

Elmovimiento dirigido contra los extranjeros nació a propósito de laconstrucción del ferrocarril Szechuan-Hankeu, y la exigencia popularpara la convocación de un Parlamento fue cobrando amplitud. Enrespuesta, el emperador decretó simplemente la creación de uncuerpo de consejeros. Los estudiantes de mi escuela se alborotaronmás y más, manifestando sus sentimientos antimanchúes rebelándosecontra la coleta. Uno de mis amigos y yo nos cortamos nuestrascoletas pero otros que habían prometido hacerlo no cumplieron supromesa. Mi amigo y yo los atacamos por sorpresa y les cortamos lascoletas a la fuerza, de manera que más de diez cayeron bajo nuestrastijeras. Así, en poco tiempo, yo había pasado de burlarme de lafalsa coleta del "falso diablo extranjero” a reclamar lasupresión total de las coletas. ¡Cómo una idea política puedecambiar un punto de vista!

Yodiscutía con un amigo estudiante de derecho acerca de estos sucesos.El estudiante de derecho sostenía que el cuerpo, la piel, loscabellos y las uñas vienen de nuestros padres y no deben serdestruidas, citando los clásicos en apoyo de su teoría.

Yoy los enemigos de la coleta sosteníamos una contra teoría con basepolítica anti manchú y lo redujimos al silencio.


SEISMESES EN EL EJÉRCITO

Despuésde la sublevación de Wuhan, dirigida por Li Yuan-hung, se decretóla Ley Marcial en Hunan. La escena política cambió rápida mente.Un día, un revolucionario llegó a la es cuela y pronunció undiscurso emocionante, con la autorización del director. Siete u ochoestudiantes se levantaron entre el auditorio para apoyarlo,denunciando a los manchúes y llamando a la acción para establecerla República. Todos escucharon muy atentos. En medio de un silenciototal el orador de la Revolución, uno de los funcionarios deLi-Yuan-hung, habló ante los excitados estudiantes.

Cuatroo cinco días después de haber escucha do este discurso, decidíunirme al ejército revolucionario de Li Yuanhung.

Convarios de mis camaradas, decidí dirigirme a Hankeu, y reunimos algode dinero gracias a nuestros condiscípulos.

Comohabía oído decir que las calles de Hankeu estaban muy anegadas yque era necesario usar botas, fui a pedirle unas prestadas a un amigoque estaba en el ejército, acantonado fuera de los muros de laciudad. Los centinelas de la guarnición me detuvieron. La plazaestaba en plena actividad, por primera vez, los sol dados habíanrecibido municiones y se desbordaban por las calles.

Losrebeldes se acercaban a la ciudad siguiendo la línea del ferrocarrilCantón-Hankeu y los combates habían comenzado.

Hubouna gran batalla fuera de los muros de Chang-sha. Al mismo tiempo seprodujo una sublevación en el interior de la ciudad; las puertasfueron atacadas y tomadas por los trabajadores chinos. Pasé por unade ellas al entrar de nuevo a la ciudad. En seguida, desde un lugarelevado, contemplé el desarrollo de la batalla hasta que vi labandera Han (Han significa chino) izarse sobre el palacio degobierno. Era una bandera blanca que tenía escrita la palabra Han.Volví a la escuela que estaba custodiada militarmente[…]

Elnuevo gobernador y el vicegobernador no permanecieron mucho tiempo ensus puestos. Ellos no eran malos y tenían algunos principiosrevolucionarios, pero eran pobres y representaban los intereses delos oprimidos. Los propietarios y los comerciantes no estabancontentos con ellos.

Algunosdías más tarde, vi sus cuerpos tendidos en la calle. Tan Yen-kai,representante de los propietarios y los militaristas de Human, habíaorganizado una revuelta contra ellos.

Muchosestudiantes se unieron entonces al ejército. Un ejército deestudiantes se había organizado: entre ellos estaba Tang Sheng-chih.No me gustaba el ejército de estudiantes; consideraba que susprincipios no eran claros. Decidí, más bien, unirme al ejércitoregular y ayudar al éxito de la revolución. El emperador Ching nohabía abdicado aún y era un período de lucha.

Mipaga era de siete dólares por mes —esto es más de lo que herecibido en el Ejército Rojo, sin embargo— y gastaba dos dólaresal mes en alimentación. También debía comprar el agua. Lossoldados traían el agua a la ciudad desde el exterior, pero siendoyo un estudiante, no podía permitirme este menester y la compraba alos aguadores. El resto de mi paga, lo gastaba en periódicos, de loscuales era un ferviente lector.

Entrelos diarios que hablaban de la Revolución, estaba el Hsiang KiangDaily News (Hsiang Kiang Erh Pao). En él se discutía sobre elsocialismo y fue en sus columnas donde leí por primera vez estapalabra. Yo también discutía sobre socialismo, o más bien, sobresocial reformismo, con otros estudiantes y soldados. Escribí conentusiasmo a varios de mis condiscípulos sobre este tema, pero sólouno me respondió diciéndome que estaba de acuerdo conmigo.

Enmi escuadra había un minero de Hunan y un herrero que eran misamigos. El resto era mediocre y entre ellos había un bribóncompleto. Persuadí a otros dos estudiantes para que se unieran alejército y llegué a estar en muy buenas relaciones con el jefe delpelotón y la mayoría de los soldados. Yo sabía escribir, conocíalos libros y se respetaba mi "gran sabiduría”.

Lesayudaba escribiéndoles sus cartas.

Elresultado de la revolución no estaba seguro. Ching todavía no habíaabandonado entera mente el poder y en el seno del Kuomintang existíanrivalidades por la dirección. Se decía en Hunan que la guerracontinuaría inevitable mente. Varios ejércitos se organizabancontra los manchúes y contra Yuan Shih-kai. El ejército de Hunanera uno de ellos. Pero en el momento que los de Hunan se preparaban a entrar en escena, Sun Yat-sen y Yuan Shih-kai llega ron a unacuerdo, el Norte y el Sur fueron "unificados” y el gobierno deNankin disuelto.

Pensandoque la revolución había terminado, me retiré del ejército ydecidí volver de nuevo a mis libros. Había sido soldado duranteseis meses.


AVENTURASESCOLARES

Medediqué a leer los avisos de los diarios. Muchas escuela s se abríanentonces y utilizaban este medio para atraer nuevos estudiantes. Yocarecía de criterio particular para juzgar estas escuelas; no sabíaexactamente que quería hacer. El aviso de una escuela de Policía mellamó la atención y me inscribí para ser admitido en ella. Peroantes de dar examen leí un anuncio de una "escuela” parafabricantes de jabón. No se exigía ninguna educación previa, lapensión era gratuita y se prometía un pequeño salario a losalumnos. Era un aviso atrayente. Se hablaba de los grandes beneficiossociales de la fabricación de jabón, de cómo enriquecería al paísy a los individuos. Cambié de opinión respecto de la escuela depolicías y decidí convertirme en un fabricante de jabón. Pagué,allí también, un dólar por inscribirme.

Entretanto,uno de mis amigos había comenzado a estudiar derecho y me instaba aque entrara a su escuela. Justamente leí un seductor aviso de estaescuela en el cual se prometían cosas bellísimas: los estudiantesaprenderían leyes en tres años, al término de los cuales setransformarían instantáneamente en mandarines. Mi amigo continuéelogiándome su escuela, hasta que escribí a mi familiarepitiéndoles todas las promesas que hacía el anuncio y pidiéndolesdinero para mis estudios. Les pinté un brillante cuadro de miporvenir como jurista y mandarín. Pagué un dólar para inscribirmey esperé la contestación de mi familia.

Elazar intervino de nuevo bajo la forma del aviso de una escuelacomercial. Otro amigo me dijo que el país atravesaba por una crisiseco nómica y que, por lo tanto, había gran necesidad de economistasque pudieran levantar la economía nacional. Este argumento mepersuadió y gasté un nuevo dólar para inscribirme en esta escuelacomercial secundaria. Quedé entre los primeros y fui admitido. Sinembargo, continuaba leyendo los avisos: un día leí uno queensalzaba los encantos de una escuela superior de comercio quedependía del gobierno; ofrecía un vasto programa y oí decir quesus profeso res eran muy capaces. Decidí que más valía llegar aser un experto comercial en esta escuela: pagué mi dólar, meinscribí y en seguida comuniqué mi decisión a mis padres. Éstafue muy bien acogida. Mi padre comprendió de inmediato las ventajasde la habilidad comercial.

Entréa esta escuela y permanecí allí un mes.

Lomalo fue que en mi nueva escuela, como pude darme cuenta, la mayorparte de los cursos se hacían en inglés, y yo, al igual que muchosotros alumnos, sabía muy poco inglés, en realidad, el alfabeto ycasi nada más. Obro inconveniente era que en la escuela no habíaprofesor de inglés. Disgustado, me retiré al final del primer mes yde nuevo me dediqué a leer los avisos.

Miaventura escolar subsiguiente fue la Primera Escuela SecundariaProvincial. Me inscribí en ella pagando un dólar, rendí el examende admisión y pasé a la cabeza de la lista de candidatos. Era unagran escuela con muchos alumnos y numerosos profesores. Un profesorchino que me tomó aprecio a causa de mis aficiones literarias,significó una gran ayuda para mí. Me prestó una obra titulada:"Crónicas y Comentarios Imperiales”, que contenía los edictosimperiales y las críticas de Chien Lung.


AUTOEDUCACIÓN

Poresta época, un depósito de pólvora hizo explosión en Chang-sha.Se produjo un enorme incendio que provocó gran interés entre losestudiantes. Estallaron toneladas de municiones y obuses, la pólvoraarrojó intensas llamaradas. Era mejor que los fuegos artificiales.Un mes después, Tan Yen-kai fue destituido por Yuan Shih-kai quecontrolaba entonces la máquina política de la República. TanHsiang-ming reemplazó a Tan Yen-kai y comenzó a preparar el retornoal poder de Yuan.

Nome agradaba la Primera Escuela Secundaria. Su programa era limitado ysu reglamento discutible. Además, después de leer las "Crónicasy Comentarios Imperiales” había llegado a la conclusión de queharía mejor leyendo y estudiando por mi cuenta. Al cabo de seismeses dejé la escuela y yo mismo me elaboré un pro grama deestudios que consistía en ir a leer todos los días a la BibliotecaProvincial de Hunan. Seguí este programa con conciencia yregularidad y considero que los seis meses pasados en esta forma mefueron sumamente provechosos. Al mediodía suspendía mis lecturas,sólo el tiempo indispensable para comprar y comer dos pasteles dearroz que constituían mi comida diaria. Todos los días permanecíaen la Biblioteca hasta la hora del cierre.

Duranteeste período de autoeducación leí muchos libros, estudiégeografía del mundo e historia universal. Allí, por primera vez, viy estudié, con gran interés, un mapa del mundo. Leí Lariqueza de las naciones,de Adam Smith, Elorigen de las especies,de Darwin y un libro de moral de John Stuart Mill. Leí las obras deRousseau, la Lógica, de Spencer y Elespíritu de las leyesde Montesquieu. Mezclaba la lectura de novelas, poesías y relatos dela antigua Grecia con el estudio de la historia y geografía deRusia, América, Inglaterra, Francia y otros países.

Vivíaen aquel tiempo en una hospedería común para gente originaria deldistrito de Hsiang Hsiang. Había allí muchos soldados, hombres quehabían "renunciado” al ejército. Estudiantes y soldados reñíanconstantemente en esta casa y una noche se desencadenaron lashostilidades. Los soldados atacaron e intentaron matar a losestudiantes. Yo me escapé escondiéndome en la pieza de baño hastael final del combate.

Enesta época no tenía dinero pues mi familia rehusaba mantenerme amenos que entrara en una escuela, y puesto que ya no podía contarcon la hospedería, me puse a buscar un nuevo alojamiento. Entretanto, había reflexionado seriamente acerca de mi "porvenir” yresolví que yo estaba hecho para la enseñanza. Comencé otra vez aleer los anuncios y un día descubrí un atrayente aviso de laEscuela Normal de Hunan. Me informé con interés de las ventajas quese enumeraban: no se exigía ningún diploma para entrar, elalojamiento y la pensión eran baratos. Dos de mis amigos meinsistían, asimismo, para que entrara allí. Ellos necesitaban miayuda para escribir la disertación de ingreso. Comuniqué misintenciones a mi familia y recibí su consentimiento. Escribí lasdisertaciones de mis dos amigos y la mía. Nos admitieron a los tres(de hecho, yo había sido admitido tres veces). No pensaba entoncesque esto constituyera un acto inmoral; era sólo una cuestión decamaradería.


ENLA ESCUELA NORMAL

Permanecícinco años en la Escuela Normal, consiguiendo al fin resistir lastentaciones de nuevos anuncios y obtuve mi diploma. Durante esteperíodo de la Escuela Normal de Hunan, ocurrieron muchosacontecimientos y mis ideas políticas comenzaron a tomar forma.Igualmente, fue entonces cuando tuve mis primeras experiencias deacción social.

Enesta nueva escuela había muchas normas y yo me hallaba de acuerdocon muy pocas. Así, por ejemplo, me oponía a los cursosobligatorios de ciencias naturales, porque quería especializarme enciencias sociales. Las ciencias natura les no me interesabanparticularmente y no hacía ningún esfuerzo por aplicarme en ellas:obtenía las peores notas en esta materia. Por sobre todo, yodetestaba cierto curso obligatorio de dibujo de naturalezas muertas.Me parecía estúpido. Tomé la costumbre de inventar un tema lo mássimple posible, terminarlo en forma rápida y mandarme cambiar de laclase. Recuerdo haber dibujado una puesta de sol representándola poruna línea recta con un semicírculo encima. En otra ocasión, en unexamen de dibujo, me contenté con trazar un óvalo y dije que era unhuevo.

Obtuvecuarenta puntos por el dibujo y fracasé en el examen.

Afortunadamente, mis notas eran excelentes en ciencias sociales y compensabanlas que obtenía en estas otras materias.

Unprofesor chino a quien los estudiantes apodaban "Yuan de la GranBarba”, se burlaba de mi manera de escribir, tachándola de"periodística”. Despreciaba a Liang Chi-chao que era mi modelo ylo consideraba un semianalfabeto. Debí cambiar de estilo. Estudiélas obras de Han Yu y aprendí a manejar la vieja fraseología de losclásicos.

Asípues, gracias a Yuan de la Gran Barba, puedo hoy día escribirpasablemente en el estilo de los clásicos si es necesario.

Elprofesor que más impresión me hizo fue Yang Chen-chi, que acababade llegar de Inglaterra donde había hecho sus estudios: debíaencontrarme más tarde íntimamente ligado a su vida. Enseñabamoral, era idealista y hombre de gran carácter.

Creíafirmemente en su moral y trataba de infundir a sus alumnos el deseode llegar a ser hombres justos, honrados, virtuosos, útiles a lasociedad. Bajo su influencia, leí un libro de moral traducido porTsai Yuan-pei y escribí un ensayo que titulé La energía delespíritu. Yo era entonces un idealista y este en sayo fue muyapreciado por mi profesor Yang Chen-chi desde su punto de vistaidealista. Me otorgó por este trabajo la nota 100.

Unprofesor llamado Tang me dio ejemplares viejos del Diario del Pueblo(Min Pao), que leí con vivo interés. Allí me enteré de la accióny el programa de Tung Meng Hui 1. Un día leí un ejemplar del MinPao donde se refería la historia de dos estudiantes chinos queviajaban a través de China y que habían llegado a Tat-sienlu, en lafrontera del Tibet. Me sentí inspirado y quise seguir el ejemplo,pero no tenía dinero de modo quedecidí viajar por la provincia deHunan, para comenzar.

Elverano siguiente emprendí un viaje a pie por la provincia y recorrícinco condados. Me acompañaba un estudiante, Hsiao Yu. Atravesamosestos cinco condados sin gastar un centavo.

ElTung Meng Hui, sociedad secreta revolucionaria, fundadapor el Dr. Sun Yat-sen, que precedió al Kuomintang.

Loscampesinos, nos proporcionaban alimentos y lugar donde dormir; entodas partes nos acogían gentilmente.

Micompañero de viaje, Hsiao Yu, fue más tarde funcionario delKuomintang, bajo las órdenes de Yi Pei-chi (que era entoncesdirector de la Escuela Normal de Hunan). Yi Pei-chi llegó a ser unalto funcionario en Nankin y nombró a Hsiao conservador del Museo dePekín. Hsiao vendió algunos de los más preciosos tesoros del museoy huyó con el dinero en 1.934.

Sintiendonecesidad de tener algunos amigos íntimos, inserté un aviso en undiario de Chang-sha en el que solicitaba tomar contacto con jóvenesque se interesaran por una actividad patriótica. Yo precisaba:jóvenes decididos, audaces, prestos a hacer sacrificios por su país.Recibí tres y media respuestas.

Unaprocedía de Liu Chian-Lung, que ingresaría luego al PartidoComunista y lo traicionaría más tarde. Las otras dos emanaban dejóvenes que se convertirían después en ultrarreaccionarios. Larespuesta afirmativa "a medias” era de un joven llamado LiLi-san2. Li escuchó todo lo que yo tenía que decir, en seguida semarchó sin hacer por su parte ninguna proposición precisa y nuestraentrevista no fue más allá.

Pocoa poco, sin embargo, iba agrupando en torno mío algunos estudiantes.Estaba formado el núcleo de lo que debía transformarse en unasociedad destinada a jugar un importante papel en los asuntos chinosy en el destino de China. Era un pequeño grupo de hombres serios,que no tenían tiempo de hablar sobre temas insignificantes. Todo loque hacían, todo lo que decían tenía una finalidad.

Pensabanque los tiempos eran demasiados graves y la necesidad de saberdemasiado urgente para hablar de mujeres o de asuntos personales. Lasmujeres no me interesaban. Mis padres me habían casado a los catorceaños con una muchacha de veinte.

Nohabía vivido con ella (y nunca lo hice después). No la considerabacomo mi mujer y en esta época no pensaba mucho en ella. Además delas discusiones sobre el encanto femenino, que por lo general tienenun lugar importante en la vida de los jóvenes de esta edad, miscompañeros también desechaban de sus conversaciones las cosas de lavida cotidiana. Recuerdo haberme encontrado una vez en casa de unamigo que empezó a hablarme de cierta compra de carne, llamó a uncriado para hablarle de ello delante mío y lo mandó a comprar unpedazo.

Yome aburrí y no volví a visitarlo. Mis amigos y yo preferíamoshablar únicamente de temas importantes: la naturaleza humana, lasociedad china, el mundo y el universo[…]

Dormíamosal aire libre hasta los primeros fríos y nadábamos en los ríoshelados. Todo esto formaba parte del "entrenamiento del cuerpo”.Esto ayudó mucho, tal vez, a darme esa resistencia física que tantodebería necesitar más tarde para mis idas y venidas en China delsur y durante la Gran Marcha.

Iniciéuna vasta correspondencia con varios estudiantes y amigos de otrasciudades. Poco a poco, adquirí conciencia de la necesidad de unaorganización más estrecha. En 1917, con algunos amigos, participéen la fundación de la Nueva Sociedad de Estudios Populares (Hsin-MinHsueh Hui). Ella comprendía setenta u ochenta miembros, y losnombres de muchos de ellos llegarían a ser célebres en el comunismochino y en la historia de China revolucionaria.

Entrelos comunistas que formaron parte del Hsin Min Hsueh, estaban Lo Man,hoy secretario de organización del Partido, Hsia Hsi que forma partedel 2º Ejército Rojo del frente; Ho Hsien Hon que fue juez en laCorte Suprema de las regiones comunistas del Centro y que más tardefue asesinado por orden de Chiang Kai-shek; Kuo Liang, asesinado pororden del general Ho Chien en 1930; Hsiao Chuchang, escritor, quevive en Rusia en el momento en que escribo esto; Tsia Hosheng,miembro del Comité Central del P. C., asesinado en 1927 por orden deChiang Kai-shek; Ye Li-yun, que llegó a ser miembro del ComitéCentral y traicionó después, pasándose al Kuomintang y llegó aconvertirse en organizador de los sindica tos capitalistas;finalmente, Rsiao ben, uno de los dirigentes del Partido y uno de losseis firmantes de la primera resolución para la formación delPartido, y que falleció hace poco tiempo, después de una largaenfermedad.

Lamayor parte de los miembros del Hsin Min Hsuer Hui pereció en elcurso de la contrarrevolución de 1927[…]

Entréa la Escuela Normal en 1912 y salí en 1918. Durante mis añospasados en la Escuela Normal de Changsha, gasté 160 dólares,contando mis numerosos derechos de inscripción.

Deesta suma he debido gastar un tercio en periódicos, porque losabonos me costaban cerca de un dólar por mes; además comprabalibros y diarios en los kioskos. Mi padre me maldecía por estasextravagancias. Llamaba a esto "perder dinero en papel perdido”.Pero yo había adquirido el hábito de la lectura y de 1911 a 1927 nocesé de leer los periódicos de Pekín, Shanghai y Hunan.

Mimadre murió en el curso de mi último año de estudios.

Yosentía menos deseos que nunca de volver a mi hogar. Decidí ese añoir a Pekín. Muchos estudiantes de Hunan proyectaban viajar haciaFrancia a estudiar, según la consigna "estudiad, aprended”, queFrancia utilizaba para conquistar a la juventud china durante laprimera guerra mundial. Antes de abandonar China, estos estudiantesdecidieron aprender el francés en Pekín.

Participéen la organización del movimiento y entre los grupos que partieronal extranjero se encontraban muchos estudiantes de la Normal deHunan, los cuales se convirtieron más tarde en famososizquierdistas. Hsu Teh-lih sufrió igualmente la influencia delmovimiento, aun que tenía más de cuarenta años, abandonó supuesto de profesor en Hunan y partió a Francia. Se hizo comunistadespués de 1927.


BIBLIOTECARIOEN PEKIN

Acompañéa Pekín a algunos estudiantes de Hunan. Pero, a pesar de haberparticipado en el movimiento y pudiendo apoyarme en el Hsin Min HsuehHui, no quise ir a Europa.

Sentíaque no sabía lo suficiente sobre mi país y que podía utilizar másútilmente el tiempo en China. Los estudiantes que deseaban ir aFrancia, aprendieron francés con Li Shitsun, actual presidente de laUniversidad de Chung-fa. Yo no hice lo mismo: tenía otros proyectos.

Lavida en Pekín me pareció muy cara. Llegué a la capital con dineroprestado por mis amigos y debí por eso buscar trabajo. YangChin-chi, que fue mi profesor de Moral en la Normal, había sidonombrado profesor de la Universidad Nacional de Pekín. Le pedí queme ayudase a conseguir empleo y él me presentó al bibliotecario dela Universidad, Li Ta chao, que fue uno de los fundadores delPartido Comunista chino y más tarde asesinado por Chiang Tso-ling.Li Ta-chao me empleó de asistente de bibliotecario con la hermosarenta de dólares al mes.

Misfunciones eran tan humildes que la gen te no reparaba en mí. Una demis tareas consistía en escribir los nombres de la gente que veníaa leer los diarios; pero para la mayoría de ellos yo no existíacomo ser humano. Entre los que venían a leer conocí a personajescélebres del Renacimiento, a hombres como Fu Su-mien, Lo Chia Lung yotros que me interesaban mucho.

Tratéde conversar con ellos sobre problemas políticos o culturales, peroeran hombres muy ocupados. No tenían tiempo para escuchar a unbibliotecario asistente que hablaba el dialecto del sur.

Sinembargo, no me desanimé. Me inscribí en la Sociedad de Filosofía yen la de Periodismo, para poder seguir los cursos de la Universidad.En la Sociedad de Periodismo encontré a otros estudiantes, talescomo Cheng Kung-fo, que fue más tarde alto funcionario de ChiangKai-shek; a Tan Pin Chang, que fue comunista y después miembro de loque se llamó "tercer partido”, y a Chao Piao-ping, quien meayudó bastante. Chao era profesor en la Sociedad de Periodismo. Eraun liberal, un idealista ferviente y de un carácter encantador. Loasesinaron por orden de Chang Tso-ling en 1926.

Enla época en que trabajaba de bibliotecario conocí a Chan-Kuo-tao,que es actualmente vicepresidente del P.C.; a Kang Pei-cheng, que seunió al Ku Klux Klan en California; y a Tuan Hsi-pen, hoyviceministro de Educación en Nankín.

Fueen esa época cuando conocí a Yang Kai-hui, de quien me enamoré.Era hija de mi antiguo profesor de Moral, Yank Cheng-chi, que tuvomucha influencia sobre mí en mi juventud y que se convirtió en miverdadero amigo en Pekín.

Meinteresaba cada vez más por la política y mis opiniones eran más ymás radicales. He hablado ya del comienzo de esta evolución; peroen este momento estaba todavía indeciso, buscaba el camino —comose dice—. Leí varios folletos anarquistas que me influencia ronmucho. Con un estudiante llamado Chum Hsunpei que venía a yerme,discutíamos sobre el anarquismo y sus posibilidades en China. En esaépoca estaba de acuerdo con mucho de lo que ellos proponían.

Lascondiciones de vida en Pekín eran miserables y —por contraste, labelleza de la vieja capital era una compensación deslumbradora—.Vivía en una pieza junto con siete arredantarios más. Cuando nosacostábamos todos, apenas si había espacio para respirar. Sentía amis vecinos de cada lado cuando que ría darme vuelta. Mas, en losparques y en el dominio del viejo palacio descubría la prima veraprecoz del Norte, contemplaba abrirse las flores de los ciruelosmientras crecía la solidez del hielo en el Mar del Norte. Miraba loscauces más allá de Pei Hai, con cristales de nieve colgando de susramas y recordaba la descripción que hizo el poeta Chen Chang, quehabló de los árboles de Pei Hai, semejante con sus joyas deinvierno a "diez mil melocotones en flor”. Los innumerablesárboles de Pekín me llenaban de asombro y de admiración.

Acomienzos de 1919 fui a Shanghai con los estudiantes que partíanpara Francia. No tenía más que pasaje hasta Tientsin y no sabíacómo llegar más lejos. Pero bien dice un proverbio chino que el"cielo no retrasa nunca a un viajero”: un empréstito de diezdólares de otro estudiante que había recibido un poco de dinero desu escuela en Pekín, me permitió tornar boleto hasta Pu-Kou.

Enel camino de Nankín me detuve en Chu-fu y acudí a ver la tumba deConfucio. Vi el arroyuelo donde los discípulos del filósofo bañabansus pies y el pueblito donde vivió de niño. Se dice que plantó unárbol famoso cerca del templo que le está dedicado y fui a verlo.Me detuve también cerca del río donde vivió Yen Hmi, uno de losdiscípulos célebres de Confucio y vi el lugar de nacimiento deMencio. En el curso de ese paseo escalé el Tai-Shan, monte sagradode Chantung, donde el general Feng Yuhsiang se retiró para escribirsu obra patriótica.

Devuelta a Pu-Kou no tenía dinero ni boleto. Nadie tenía dinero paraprestarme. No sabía cómo abandonar la ciudad.

Perolo más trágico es que un ladrón me robó los zapatos.

¡Caramba!¿Qué iba a hacer? Una vez más pensé que "el cielo no retrasanunca a los viajeros”, y tuve la gran oportunidad. Cerca de laestación encontré a un antiguo amigo de Hu-nan, que se reveló como"mi ángel bueno”. Me prestó dinero para comprar un par dezapatos y suficiente para adquirir pasaje para Shanghai. Sólo asípude terminar mi viaje, vigilando —claro— mis zapatos nuevos.

[…]Finalmenteascendí al Tai Shen desde donde vi la tumba de Confucio. Estas eranhazañas que me parecían dignas de ser agregadas a mis aventuras deHunan.

[…]Recuerdoun episodio de esta lucha que tuvo lugar en 1920. El Hsin Mim HsueHui organizó una manifestación para celebrar el tercer aniversariode la revolución rusa. Nos arrestó la policía.

Algunosmanifestantes quisieron izar la bandera roja y se lo impidió lapolicía. Protestaron diciendo que según el Artículo 12 de laConstitución (la de entonces), tenían el derecho de reunirse,organizarse y hablar; pero los policías no se dieron por enterados.Respondieron que no estaban allí para que se les enseñara laConstitución, sino para obedecer las órdenes del gobernador ChaoKeng Ti. Desde este momento me convencí cada vez más que sólo elpoder político de las masas, obtenido por una acción de masas,garantiza la realización de reformas constructivas. En el curso delinvierno de 1920 organicé políticamente a los trabajadores porprimera vez y comencé, después de esto, a sufrir la in fluencia dela teoría marxista y la revolución rusa.


NACEEL PARTIDO COMUNISTA CHINO

Durantemi segunda visita a Pekín, leí mucho sobre los acontecimiento enRusia y traté de procurarme la escasa literatura que podíaencontrarse entonces en China. Tres libros, sobre todo, meconmovieron y me dieron fe en el marxismo, del cual —una vez que lohube adoptado como interpretación correcta de la historia— no mehe separado jamás. Estos eran: El ManifiestoComunista,traducido por Cheng Wang-tao, primer libro marxista que se publicóen China; Lalucha de clases,de Kanstbei y una Historiadel socialismo,de Kirkupp.

Enel verano de 1920 me convertí, en teoría, y hasta cierto punto enacción, en un marxista.

Despuésde esta época fui realmente marxista. En ese año me casé con YangKai-Hui (fue ejecutada por Ho Chieng en 1930. Estudió en laUniversidad Nacional de Pekín, dirigente de la juventud durante laGran Revolución, etcétera). En mayo de 1921 me fui a Shanghai aasistir a una conferencia de fundación del Partido Comunista. En suorganización los papeles los desempeñaron Chen Tu-hsiu y LiFa-chao, ambos considerados entre los dirigentes intelectuales másbrillantes de China.

Bajola influencia de Li Fa-chao, cuando yo era asistente bibliotecario enla Universidad Nacional de Pekín, evolucioné rápidamente hacia elmarxismo, y la influencia de Chen Tu-hsiume inclinó igualmente haciaese camino. Durante mi segundo viaje a Shanghai discutí con Chen loslibros marxistas que había leído. Sus profesiones de fe me habíanimpresionado profundamente.

Noasistió nadie más de Hunan a ese histórico congreso de Shanghai.Entre los otros estaban Chang Ku-tao, Pao Hui-sheng y Chu Hu-hai.Éramos doce en total. En el mes de octubre de ese año la primerasección provincial del P.C. se organizó en Hunan y fui miembro deella.

Algunasorganizaciones se formaron en otras provincias y ciudades. EnShanghai el Comité Central del Partido comprendía a Chen Tu-hsiu,Chang Kuo-tao (que en los momentos en que escribo se encuentra con elEjército, en el frente), Chen Kung-po (que se hizo funcionario delChiang, después), Sun Yuan-lu, Li Han-tsen (asesinado en Wuhan en1927), Li Fa (fusilado después) y Li Sun. Entre los miembros deHupeh se encontraba Feng Pi-wu (ahora director de la escuelacomunista de Pao-an), Hsu Pei-hao y Su Yang. En la sección deSanshi, Kao Chung-yu y algunos líderes estudiantiles célebres. EnPekín estaba Li Ta-chao (más tarde ejecutado), Teng Sung-hsia,Chang Kuotao (en este momento vicepresidente del Consejo militarcomunista), Lo Chang-lun, Jen Jen-ching (que se hizo trotskista) yotros.

Entrelos estudiantes que se encontraban en Francia también se formó unPartido Comunista; su creación fue casi simultánea con el comienzode la organización en China. Entre sus fundadores estaban ChouEn-lai, Li Li-san y Shang Shenyu, la mujer de Tsai Ho-theng, la únicamujer china que participó en la fundación del Partido. Lo Man yTsai Ho-sheng estuvieron entre los fundadores de la secciónfrancesa.

UnPartido chino se organizó también en Alemania, aunque más tarde;entre sus fundadores estaban Chu Teh (comandante en jefe del ejércitochino, vicepresidente de la República)

KaoYu-han y Chang Shen-fu (actual profesor de la Universidad deStin-hua).

[…]Enel mes de mayo de 1922, el partido de Hunan, del cual era yosecretario, había organizado ya más de veinte sindicatos entre losmineros, ferroviarios, empleados municipales, impresores ytrabajadores de la casa de moneda. En ese invierno se formó unvigoroso movimiento de trabajadores. El Partido Comunista sepreocupaba en ese entonces particularmente de los estudiantes yobreros y se hacía muy poco acerca de los campesinos. La mayor partede las grandes minas y prácticamente todos los estudiantes, estabanorganizados. Hubo numerosas luchas en el frente de estudiantes yobreros.

Enel curso del invierno de 1922 Chao Henti, gobernador civil de Hurian,dio órdenes de ejecutar a dos obreros de la región: Huang Ai y PangYuan-ching. Esto dio origen a un gran movimiento de agitacióndirigido contra la autoridad civil.

HuangAi, uno de los ejecutados, era dirigente del ala derecha delmovimiento obrero, que se apoyaba en los estudiantes de la enseñanzaindustrial y que no estaban de acuerdo con nosotros; pero nosotroslos apoyamos en este asunto, así como en otros.

Losanarquistas tenían también influencia en los sindicatos, queestaban entonces agrupados en la Asociación Pan-hunanesa delTrabajo. Al transigir con ellos, negociábamos y lográbamos impedirque se emprendieran muchas acciones prematuras e inútiles.

Fuienviado a Shanghai para ayudar a organizar el movimiento contra ChaoHen-ti. Él segundo congreso del Partido estaba previsto para eseinvierno (1922) y tenía la intención de asistir. Pero extravié elsitio donde debía celebrarse, no encontré a ningún camarada yfalté a él.

Volvía Hunan y proseguí vigorosamente mi trabajo entre los sindicatos.Hubo numerosas huelgas en primavera por mejores salarios, por untratamiento más humano y por el reconocimiento de los sindicatos. Lamayor parte de las huelgas tuvo éxito. El 10 de mayo se aprobó unahuelga general en Hunan, laque constituyó la primera manifestación amplia del movimientoobrero en China.


JUNTOA SUN YAT-SEN

Eltercer congreso del P.C. tuvo lugar en Cantón en 1923 y tomó lahistórica decisión de entrar al Kuomintang, de colaborar con él yformar un frente único contra los militares del Norte.

Fuia Shangai a trabajar en el Comité Central del Partido.

Enla primavera siguiente (1924), fui a Cantón para asistir al primercongreso nacional del Kuomintang. Volví a Shanghai en marzo,desempeñando mi papel de miembro del Comité Ejecutivo del P.C. y demiembro de la dirección del Kuomintang de Shanghai. Los otrosmiembros de la dirección eran Wang Chin-wei (después títerejaponés) y Hu Hanmin, con quien trabajé para coordinar las medidastomadas por el Kuomintang y el P.C.

Enel verano se creó la Academia Militar de Wampoa.

Galenfue uno de sus consejeros y otros llegaron de Rusia. Así la alianzaKuomintang-P.C., adquirió las proporciones de un movimientorevolucionario en escala nacional.

[…]Alcabo de algunos meses habíamos formado más de treinta UnionesCampesinas, provocando la cólera de los propietarios, quienespidieron mi detención.

ChaoHeng-ti envió tropas a perseguirme y me escapé hacia Cantón.Cuando llegué allí los estudiantes de Wampoa acababan de vencer aYeng Hsinming, el militarista de Yunan, y a Lu Fsung-wai, elmilitarista de Kwansi. En la ciudad y en el Kuomintang reinaba elentusiasmo. Chiang Kai-shek había sido nombra do comandante del ler.Ejército y Wang Ching wei, presidente del Gobierno. Sun Yat-senmoría en Pekín.

Meconvertí en jefe de redacción de la "Semana Política”,publicada por el departamento político del Kuomintang. Esta revistajugó más tarde un gran papel en la campaña de ataque y descréditodel ala derecha del Kuomintang dirigida por Fai Chitao.

Recibítambién la tarea de formar organizaciones para el movimientocampesino y yo creé con este objeto, un curso que fue seguido porrepresentantes de 21 provincias, entre las cuales había estudiantesde Mongolia Interior.

Pocodespués de mi llegada a Cantón asumí la presidencia de la Comisiónde Propaganda del Kuomintang y fui candidato al Comité Central. LinPai-chu era entonces presidente de la Comisión Campesina delKuomintang y Fan Ping-chan, otro comunista, presidente de la Comisiónobrera.

Escribíacada vez más y asumía en el seno del Partido Comunistaresponsabilidades particulares en el trabajo campesino. Habiendotrabaja do y estudiado con los campesinos de Hunan, escribí sobreesta base dos folletos titulados:

"Análisisde las diferentes clases de la sociedad china”, uno, y el otro:"Los fundamentos de clase de Chao Eng-ti y nuestras tareas”. ChenTu-hsiu no estuvo de acuerdo con las ideas expresadas en el primerode esos folletos donde sostenía una política agraria revolucionariay la necesidad de una poderosa organización de las poblacionesrurales. Él impidió que se publicase en los diarios centrales delPartido. Apareció después en "El Mes Campesino” de Cantón y enla revista "Juventud China”. Mi segunda tesis apareció como panfleto en Honan.

Comencéen esta época a disentir de la política oportunista de Chen y nosseparamos poco a poco. Pero la lucha entre nosotros culminó en 1927.

Continuétrabajando en el Kuomintang de Cantón casi hasta el momento en queChiang Kai-shek intentó su primer golpe de Estado en 1926. Despuésde la reconciliación entre la izquierda y la derecha del Kuomintangy la reafirmación de la amistad entre el Partido Comunista y elKuomintang, fui a Shanghai en la primavera de 1926. El segundocongreso del Kuomintang tuvo lugar en mayo de ese año, bajo lapresidencia de Chiang Kai-shek. En Shanghai dirigí la seccióncampesina del P.C.; después fui enviado a Hunan como asesor delmovimiento campesino. Durante este tiempo, bajo la bandera unida delKuomintang y el P.C., comenzó la expedición al Norte.

EnHunan controlé las organizaciones campesinas en cinco hsien:Changsha, Li Ling, Hsiang Tang, Hung Shan y Hsiang Hsiang e hice miinforme al Comité Central, en el cual yo insistía en que deberíamosadoptar una nueva línea en el movimiento campesino.

Acomienzos de la primavera siguiente, cuando llegué a Wuhan, secelebraba allí una reunión interprovincial de campesinos. Asistí yexpuse mi tesis que proponía una nueva distribución de la tierra engran escala. A esta reunión asistieron Peng Pai, Fan Chihmin y doscomunistas rusos, York y Volen, entre otros. Se adoptó el acuerdo desometer mis pro posiciones al Y Congreso del Partido. Pero el ComitéCentral las rechazó.


INTENSIFICACIÓNDE LA LUCHA IDEOLÓGICA

Cuandoel V Congreso fue convocado en Wuhan en mayo de 1927, el Partidoestaba aún bajo la dirección de Chen Tuhsiu.

AunqueChiang Kai-shek había tomado ya el camino de la contrarrevolución ycomenzado sus ataques contra el Partido Comunista en Shangai yNankín, Chen estaba todavía por la moderación y por hacerconcsiones al Kuomintang de Wuhan.

Pasandopor encima de toda oposición, siguió una política pequeñoburguesa y oportunista de derecha. Me encontraba entonces muydescontento de la política del Partido, sobre todo en el aspectocampesino. Pienso hoy día que si el movimiento campesino hubiesesido organizado en una forma más completa y armado en vista de unalucha de clases contra los propietarios, el comunismo se habríadesarrollado más rápida y poderosamente en todo el país.

PeroChen Tu-hsiu se opuso violentamente. No comprendió el rol de loscampesinos en la revolución y subestimaba sus posibilidades en esaépoca. En consecuencia, el congreso celebrado en el alba de lacrisis de la Gran Revolución, descuidó la elaboración de unprograma agrario útil.

Misideas, que reclamaban una rápida intensificación de la luchacampesina no fueron discutidas, porque el Comité Central —quedominaba aún Chen Tu-hsiu— rechazó ponerlas en discusión. ElCongreso "esquivó el bulto” al problema agrario, definiendo alpropietario como "un campesino que posee más de 500 múes detierra”, base inapropiada e impracticable para el desarrollo de lalucha de clases y que no tenía en cuenta los caracteres particularesde la economía rural de China. Después del Congreso se organizó la"Unión de los Campesinos de China” de la cual fui el primerpresidente.

Haciala primavera de 1927, el movimiento campesino de Hupeh, Kuangsi,Fukien y sobre todo de Hunan, se puso muy activo, a pesar de latibieza del Partido hacia él y de la inquietud del Kuomintang. Altosfuncionarios y coman dantes de Ejército empezaron a pedir su supresión diciendo que la Unión de Campesinos era una unión de"merodeadores”, calificando de excesivas sus actuaciones yexigencias. Chen Tu-hsiu se había retirado de Hunan, haciéndomeresponsable de ciertos hechos que estaban sucediendo allí y seoponía violenta mente a mis ideas.

En abril el movimiento contrarrevolucionario comenzó en Nankín yShanghai, y Chiang Kai-shek organizó una masacre general de los trabajadores organizados. Las mismas medidas fueron aplicadas enCantón. El 21 de mayo tuvo lugar en Hunan la sublevación de HsuKo-hsiang. Decenas de campesinos fueron asesinados por losreaccionarios. Poco después, la "izquierda” del Kuomintang anulósu acuerdo con los comunistas en Wuhan y los "expulsó” delKuomintang y de un gobierno que dejaba de existir rápidamente.

Muchosdirigentes del Partido recibieron entonces la orden de abandonar elpaís, de asilarse en Rusia o en Shanghai o en otros lugares seguros.Yo recibí la orden de ir a Sechuán.

Convencía Chen Tu-hsiu de enviarme mejor a Hunan, como secretario del Comité Provincial, pero diez días más tarde me ordenó volver de prisa, meacusó de organizar un levantamiento contra Tang Shen-chi, quegobernaba entonces en Wuhan.

Losasuntos del Partido estaban en desorden. Casi todo el mundo se oponíaa la línea oportunista de Chen y a su dirección. La ruptura de laalianza de Wuhan iba a producir rápidamente su caída[…]


TRAS EXPLICAR LA SUBLEVACIÓN DE NAN CHANG Y SU PRIMERA ESTADÍA EN LA PRISIÓN, por su comportamiento revolucionario, Mao, explica cómo NACE EL EJÉRCITO POPULAR:


En setiembre habíamos logrado organizar un levantamiento muy amplio con las uniones de campesinos de Hunan y se constituyeron las primeras unidades obrero-campesinas del ejército. El origen de los reclutas era triple: las poblaciones rurales, los mineros de Hanvang y las tropas insurgentes del Kuomintang.
Esta primera fuerza militar de la revolución fue llamada "Primera División del Primer Ejército de Campesinos y Obreros”. El primer regimiento se constituyó con los mineros de Hanyang. El segundo se reclutó entre las milicias de campesinos de Ping Kiang, Lin Yang, Li Ling y otros dos hsien de Hunan; un tercero fue creado con una parte de los efectivos de la guarnición de Wuhan que se había rebelado contra Wang Ching-wei. Este ejército fue organizado con el acuerdo del Comité Provincial de Hunan, pero el programa general de este Comité y de nuestro ejército encontró la oposición del Comité Central del Partido que parecía, entre tanto, haber adoptado una política de espera más que de oposición activa.
Mientras organizaba el ejército e iba de los mineros de Hanyang donde los campesinos, fui hecho prisionero por los min-tuan que dependían del Kuomintang. El terror impuesto por el Kuomintang estaba en su apogeo y se fusilaba por centenares a los sospechosos de ser comunistas. Se dio la orden de llevarme al cuartel general min tuan donde debía ser fusilado.
Con algunas decenas de dólares que me prestó un camarada, traté de corromper a mi escolta. Los soldados rasos eran mercenarios que no tenían especial interés en que me asesinaran
y estuvieron de acuerdo de ponerme en libertad, pero el suboficial que los dirigía no quiso permitirlo. Decidí escapar, pero no tuve la oportunidad sino cuando estábamos a unos 200 metros del cuartel general min-tuan. En ese momento me solté y escapé a través del campo. Alcancé un sitio elevado por encima de un puente rodeado de hierba alta y me escondí hasta que el sol se ocultó Los soldados me persiguieron y forzaron a los campesinos a buscarme. Se acercaron a mí una o dos veces hasta el punto de que yo habría podido tocarlos, pero feliz mente no me descubrieron aunque a ratos perdí la esperanza seguro de que me detendrían. Finalmente cuando oscureció abandonaron la búsqueda. Partí al instante por la montaña, viajan do de noche. No tenía zapatos y me herí los pies profundamente. En mi camino encontré un campesino que me socorrió, me abrigó y después me condujo al distrito más próximo. Yo llevaba siete dólares que gasté en comprar zapatos, un paraguas y alimento. Cuando al fin salí sano y a salvo de las milicias campesinas, no tenía más que dos centavos en el bolsillo.
Con la creación de la nueva división, llegué a ser presidente del Comité del Partido encargado del frente y Yu Sha-Tu, comandante de la división de Whan, dirigió el primer ejército. Mas Yu había sido forzado por sus hombres a tomar ese puesto y desertó poco después para unirse al Kuomintang. Cuando escribo estas pá ginas trabaja para Chiang Kai-shek en Nankín.
El pequeño ejército conduciendo al movimiento campesino, se desplazó hacia el sur a través t de Hunan. Debió abrirse camino entre miles de hombres del Kuomintang, combatir a menudo y sufrir muchos reveses. La disciplina era débil, la formación política de un nivel muy bajo y ciertos elementos permanecían vacilantes entre los hombres y los oficiales. Hubo muchas deserciones. Después de la retirada de Yu Sha-Tu, el ejército fue reorganizado cuando llegó a Ning Ku. Cheng Hao fue encargado de dirigir las tropas que quedaban alrededor de un regimiento. Él mismo más tarde traicionó. Pero muchos de este primer grupo permanecieron leales hasta el final y están todavía hoy día en el ejército comunista, tales como Lo Yun-huicomisario político del primer cuerpo de ejército, y Yan Lu-su, hoy comandante de ejército. Cuando el pequeño ejército alcanzó al fin Ching-Kashan, no contaba sino con unos mil hombres aproximadamente.
Porque el programa del "Levantamiento de otoño”, no había sido autorizado por el Comité Central, puesto que el primer ejército había sufrido grandes pérdidas y porque desde el punto de vista de las ciudades el movimiento parecía condenado al fracaso, el Comité Central me des autorizó. No formé entonces más parte del bureau político, ni del Comité del frente del partido. El Comité Provincial de Hunan nos atacó igualmente llamándonos "el movimiento del pillaje”.
Mantuvimos, no obstante, nuestro ejército en Chingkangshan, convencidos como estábamos de que nuestra línea era correcta, y los acontecimientos que siguieron debieron justificarnos ampliamente. Nuevos reclutas se agregaron y las filas de la división fueron fortalecidas. Me convertí en comandante.

[...]


Del siguiente capítulo, llegando al término de "Mao, MI Vida", titulado ARMONÍA DE LA UNIDAD Y LA ESTRATEGIA, estraemos el siguiente fragmento, y los que siguen:


En esa época ejércitos comunistas se formaron en otras regiones de China. Levantamientos se
produjeron en el este y oeste de Hupen, en el curso del invierno de 1927 y fueron la base del establecimiento de nuevos distritos soviéticos. Ho Lung en el oeste, Hsu Haitung en el este, crearon sus propios ejércitos reclutados entre los obreros y campesinos.
El campo de operaciones de este último llegó a ser Oyuwan, donde fueron más, tarde Hsu Hsiang-chien y Chang Kuo-tao.
Fang Chi-mm y Hsiao Shih-ping, habían organizado también un movimiento a lo largo de la frontera noroeste de Kiangsi, en el curso del invierno de 1927v donde más tarde fundaron un soviet poderoso.

[...]Después de la fusión de nuestro ejército en Chingkanshan, éstos fueron reorganizados: así nació el famoso cuarto ejército comunista; Chu Teh tomó su mando y yo fui su comisario político.


[...]CONTRA EL GUERRILLERISMO
Nuestras condiciones de vida en la montaña se hicieron muy duras por la llegada de tanta tropa. Los hombres carecían de uniforme de invierno y los alimentos eran escasos. Durante meses nos alimentamos prácticamente de cala bazas. Los soldados descubrieron una consigna: "Abajo el capitalismo y las calabazas”. Es por que para ellos el capitalismo quería decir los propietarios y las calabazas de los propietarios.


EL PUEBLO SE ORGANIZA

Poco a poco, el trabajo del ejército comunista junto a las masas mejoró; la disciplina fue reforzada, una nueva técnica de organización se desarrolló. En todas partes los campesinos se orientaron a ayudar voluntariamente la revolución. En Chingkanshan el ejército había impuesto tres reglas sencillas a sus combatientes. Eran: obediencia inmediata a las órdenes recibidas; ninguna expropiación a los campesinos pobres;
entrega inmediata y directa al gobierno de los bienes confiscados a los propietarios, para que él disponga de ellos.

Después del congreso de 1928 se hicieron grandes esfuerzos para conquistar la ayuda de los campesinos y se agregaron ocho reglas a las tres anteriores:
1.— Cierre todas las puertas cuando  abandone una casa (las puertas de una casa en China se desenganchan fácilmente, se pone entre dos vigas y sirve de cama improvisada).
2.— Ponte las botas y coloca el petate donde te acostaste en su lugar.
3.— Se amable y cortés con la gente y ayudadia en cuanto podáis.
4.— Devuelve lo que te presten.
5.— Paga todo lo que eches a perder.
6.— Se honesto en todas las transacciones con los campesinos.
7. — Pague por todo lo que compra.
8.— No os ensuciéis y particularmente construid vuestras letrinas distantes de las casas.
Estas dos últimas reglas fueron agregadas por Lin Piao.
Estas ocho reglas se propagaron con más y más éxito y todavía hoy constituyen el código del soldado comunista que se recuerda y canta a menudo.
Otras tres consignas fueron enseñadas a1 ejército comunista y que se referían a su principal objetivo, luchar a muerte contra el enemigo; armar las masas y encontrar dinero para sostener la lucha.
Fue en esta época cuando se organizó el ler. cuerpo de ejército bajo el comando de Chu Teh y yo como comisario político. Este cuerpo se componía del 3er. ejército, del 4º ejército comandado por Lin Piao, y el 12° ejército, coman dado por Lo Ping-hui. La dirección política de signó una comisión del frente la cual yo presidía. Había entonces más de diez mil hombres en el ler. cuerpo de ejército que formaban diez divisiones. Además de esa importante fuerza, había numerosos regimientos locales e independientes,  guardias rojas y guerrilleros.
Aparte de la base política del movimiento, la táctica comunista explica en gran medida los éxitos militares. En Chingkanshan habían sido adoptados cuatro slogans que recuerdan los métodos de combate de los guerrilleros a partir de los cuales se había formado el ejército comunista. Éstos eran:
1.— Cuando el enemigo avanza nosotros retrocedemos;
2.— Cuando el enemigo hace un alto y acampa, nosotros lo molestamos;
3.— Cuando el enemigo trata de evitar una batalla, nosotros lo atacamos;
4.— Cuando el enemigo se bate en retirada, nosotros lo perseguimos.
Estas órdenes fueron combatidas al principio por muchos militares experimentados que no estaban de acuerdo con la táctica que ellas implicaban. Pero una larga experiencia probó que esta táctica era la buena. Cada vez que el ejército comunista se alejó de ella, por lo general sufrió derrotas.[...]Sobre esta base se desarrolló la maravillosa movilidad y la táctica de "ataques cortos” del ejército comunista.


LA PRÁCTICA MADRE DE LA VERDAD
Para extender el régimen de los soviets a otras regiones, el programa del ejército comunista preconizaba, en general, una progresión lenta más bien que un avance irregular a saltos, que no habría permitido una consolidación seria del régimen en los territorios ganados. Esta era una política pragmática, como lo era la táctica de que hablé más arriba, que había surgido de muchos años de experiencia tanto política como militar. Estas tácticas eran severamente criticadas por Li Li-san que quería se pusieran todas las armas en manos del ejército comunista y que los grupos guerrilleros fueran integrados en él. Li Li-san prefería atacar antes que consolidar el régimen; avanzar sin proteger la retaguardia; llevar a cabo asaltos espectaculares contra las grandes ciudades con la ayuda de levantamientos extremistas. La línea Li Li-san dominaba entonces en el seno del Partido, fuera de las regiones soviéticas, y tenía suficiente influencia para forzar hasta cierto punto el asentimiento de los miembros del ejército comunista, a pesar de la opinión de su comando militar. Consecuencia de esto fue el ataque de Changsha y también la marcha sobre Nanchang. Pero el ejército no aceptó movilizar sus grupos de guerrilleros ni descuidar la vigilancia de las retaguardias en el curso de estas aventuras.
En el otoño de 1929 el ejército comunista se desplazó hacia el Kiangsi del Norte, atacando y ocupando numerosas ciudades, infligiendo numerosas derrotas a los ejércitos del Kuomintang.


LA GRANDEZA TIENE UN ALTO PRECIO
La Comisión revolucionaria de los obreros y campesinos chinos se organizó más o menos en esta época y me eligió presidente. La influencia del ejército comunista era casi tan poderosa en Tunan como en Kiangsi. Los campesinos de Hunan conocían bien mi nombre pues se habían prometido fuertes recompensas a quien me capturara muerto o vivo, lo mismo que a Chu Teh y otros "rojos”. Mis tierras de Hsiang Tan ha bían sido confiscadas por el Kuomintang. Mi mujer y mi hermana, las mujeres de mis dos hermanos, Mao Tse-hung y Mao Tse-tan, y mi propio hijo habían sido arrestados por Ho Chien. Mi mujer y mi joven hermana fueron ejecutadas. Los demás fueron puestos en libertad más tarde. El prestigio del ejército comunista alcanzaba hasta mi aldea de Hsiang Tan; me han contado que los campesinos del lugar creían que yo volvería pronto a la casa donde había nacido. Una vez pasó un avión sobre sus cabezas y decidieron que era yo que volvía. Fue ron a advertirle al hombre que cultivaba entonces mi tierra que yo había vuelto para vigilar mi antigua granja, para ver si habían cortado los árboles. Si era así, yo exigiría una compensación a Chiang Kai-shek, decían ellos.


[...]A LA OFENSIVA
El ejército comunista entra entonces en un período de paz relativa y de ampliación. Su des arrollo fue muy rápido. El primer Congreso de los Soviets fue convocado para el 11 de diciembre de 1931. Se estableció el Gobierno Central de los Soviets, y yo fui su presidente. Chu Teh fue elegido comandante en jefe del ejército comunista. El mismo mes se produjo el gran levantamiento de Ningtú: más de 20.000 hombres del 289 ejército de ruta del Kuomintang se sublevaron y se unieron al ejército comunista. Estaban dirigidos por Teng Ching-tan y Tsao Pu-shen. Tsao fue muerto en el curso de un combate en Kiangsi, pero Tang comanda aún el 59 ejército comunista, pues el 59 cuerpo se formé con las tropas que llegaron a nosotros después de la sublevación de Ningtú.[...]Chen Cheng no quiso proseguir la campaña. Fue entonces cuando dijo que en su opinión, combatir a los
comunistas equivalía a "una sentencia de muerte”. Estas palabras le fueron trasmitidas a Chiang Kai-shek, quien separó a Chen Cheng del alto comando.


LA GRAN MARCHA
La quinta campaña de exterminación comenzó en octubre de 1933. En enero de 1934, se reunió en Juichin, capital de los soviets, el segundo Congreso de los Soviets de China. Se hizo allí un recuento de las conquistas de la Revolución. Yo hice un largo informe, y fue en este congreso donde se eligió el Gobierno Comunista Central como existe hoy día. Poco después, comenzaron los preparativos para la Gran Marcha.
Esta se inició en octubre de 1934, justo un año después que Chiang Kai-shek lanzara su última campaña; un año de continuo combate, de luchas con grandes pérdidas para ambos lados.
En enero de 1935, el grueso de las fuerzas del ejército comunista, llegó a Tsun Ti, en Kweichow. Durante los cuatro meses que siguieron, el ejército estuvo casi constantemente en movimiento y se libraron violentísimos combates, atravesando los ríos más grandes, más profundos, más peligrosos de China, cruzando los pasos de las montañas más altas y peligrosas a través de las más inhospitalarias regiones, las estepas desérticas, el frío o el calor intenso, el viento, la nieve y las tempestades, perseguido por la mitad de los ejércitos de China, atravesando todos los obstáculos naturales y abriéndose paso a través de las tropas de Kwantung, de Hunan, de Szechuan, de Kansú y de Shénsi, el ejército comunista llegó por fin a Shensi del Norte en octubre de 1935 y se estableció en sus actuales bases del gran noroeste de China.
La marcha victoriosa del ejército comunista y su llegada triunfal a Kansú y Shensi con sus fuerzas vitales intactas, se deben, en primer lugar, a la justa dirección del Partido Comunista pero también a la gran habilidad, al valor, a la voluntad, a la fortaleza casi sobrehumana y al ardor revolucionario de los cuadros de base de nuestra población de soviets. El Partido Comunista de China ha estado siempre, está ahora y estará siempre agradecido al marxismo-leninismo y continuará luchando contra todas las tendencias oportunistas.
Esta firmeza es una de las razones de su fuerza invencible y la inevitabilidad de su victoria final. (1937).



FUERA DE ESTA OBRA, TERMINAMOS SEÑALANDO QUE COMO CONSTA EN LA ENCICLOPEDIA DE INTERNET MÁS SEGUDIA, entre 1949 y 1975 la esperanza de vida en CHINA, región comunista liderada por Mao, se duplicó: de 32 a 65 años.


A comienzos de los años 1970, Shanghái tenía una tasa de mortalidad infantil menor que Nueva York.

En una generación, la tasa de alfabetización subió de 15% en 1949 a 80-90% a mediados de los años 70.

Entre 1949 y 1976 China, el "enfermo de Asia", se transformó en una potencia industrial importante, con una tasa de desarrollo igualada solamente por los grandes auges de crecimiento de la historia.


Mao fallece el 9 de septiembre de 1.976.






Augusto César Sandino

(Niquinohomo, Nicaragua, 1893 - Managua, 1934)


SANDINO ES CONOCIDO POR SER UN ENORME Líder guerrillero, de nacionalidad verdaderamente nicaragüense, quien lucharía tenazmente contra la ocupación y la intervención norteamericana hasta obligar a los Estados Unidos a retirar sus tropas de Nicaragua. Tras su asesinato a manos del entonces jefe de la Guardia Nacional, Anastasio Somoza, Sandino se convirtió en el referente ideológico del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y de la revolución promovida por este movimiento que, años más tarde, acabaría con la dictadura somocista.


Augusto César Sandino

De origen muy humilde, trabajó como minero en Nicaragua, Honduras y México. En 1926 regresó a su país, ocupado desde 1916 por las tropas estadounidenses que defendían los intereses de las compañías fruteras de Estados Unidos. Optó por defender la autonomía nacional, afectada por el convenio Bryan-Chamorro y por la firma del tratado Stimpson-Moncada, por lo que reunió un grupo de guerrilleros y se alzó en armas.

Durante seis años combatió contra las tropas de diferentes gobiernos apoyados por Estados Unidos, al término de los cuales había logrado aglutinar a su alrededor a unos tres mil hombres y se había ganado la admiración popular. Organizada bajo su mando, la guerrilla rebelde se refugió en las selvas de Nueva Segovia, donde se convirtió en prácticamente invencible.

Al no lograr derrotarlo, el presidente estadounidense Herbert C. Hoover ordenó la retirada de las tropas desplegadas en Nicaragua, lo que, junto con la elección de Franklin D. Roosevelt como presidente de Estados Unidos, movió a Sandino a negociar con el gobierno de nicaragüense la deposición de las armas y el retorno a la vida civil (1933).

Sin embargo, su prestigio político continuaba siendo una amenaza para los dirigentes del país, por lo cual, tras aceptar una invitación para acudir al palacio presidencial, fue emboscado y asesinado por Anastasio Somoza, jefe de la Guardia Nacional y sobrino del ex presidente José María Moncada.


Con todo, la muerte del líder no significó la desaparición de su movimiento, y su nombre pasó a encarnar la lucha de liberación de Nicaragua. El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), alineación política creada en 1962, se constituyó como continuadora del ideario de Sandino y centró sus miras en el derrocamiento de los Somoza mediante la lucha armada, objetivo que logró en 1979.




 
SECUNDINO DELGADO


"Sólo por las Canarias y para los canarios”

"Qué importan los sacrificios si algún día llega a alumbrar nuestra Patria el Sol de la libertad".

"Soy inocente, un hombre de bien; no me juzguéis mal. Toda mi vida la he llevado olvidado de mí y sólo atento al dolor ajeno. Yo siempre he defendido a los débiles."


Hijo del herrero Secundino Delgado del Castillo y de María Rodríguez Hernández, nació hacia 1871 en Tenerife, una de las mayores y más pobladas islas de nuestro archipiélago afrinaco, Canarias.

En esa época es cuando comienzan a surgir en Tenerife, por cierto, organizaciones obreras y asociaciones de trabajadores; sin embargo, a pesar de que poco a poco se irían politizando, la función de estas primeras asociaciones era fundamentalmente asistencial y benéfica, influenciadas por la moral colonizadora y evangelizadora católica y cristiana (llegando a participar en ellas personas ajenas a la clase obrera, como comerciantes católicos y pequeño-burgueses republicanos que colaboran en dichas asociaciones concibiéndolo como una obra de caridad).

También ocupará un lugar importante el interés por la formación y educación de los trabajadores, en un contexto donde la inmensa mayoría de la población era presa del analfabetismo, a distancia de la burguesía ilustrada.


 

Durante su fase de emigración a Cuba, Secundino Delgado vive en un contexto donde la crisis de la cochinilla provoca que una gran parte de la población canaria se vea obligada a emigrar hacia América, siendo los puntos preferentes de destino tanto Cuba como Venezuela. Así Secundino Delgado, como muchos canarios, emigra a la isla del Caribe en 1885, marítimamente en larga y no fácil travesía.

 

En Cuba, Secundino va a sumarse a la causa de los independentistas cubanos, emancipándose del decadente y triste imperialismo españolista de regente monárquica, estableciendo contacto con sectores independentistas de perfil anarquista.

A comienzos de 1885, Secundino Delgado se establece en la boca del imperialismo de, concretamente en Tampa. Allí trabajará en una fábrica de tabacos, participando además en el Círculo de Trabajadores.

En Tampa participará en la redacción del periódico obrero El Esclavo, semanario de ideología anarquista que defendía la independencia de  la isla colonial española de Cuba.

El anarquismo políticamente tendrá una gran influencia en la ideología de Secundino Delgado, y en sus textos encontramos en ocasiones referencias a grandes teóricos anarquistas como Bakunin o Kropotkin.

 

En ocasiones se especula sobre si Secundino Delgado y José Martí (el prócer junto a Maceo, de la independencia de Cuba contra España) llegaron a conocerse.

Maceo y Martí bien bien merecían un apartado respectivamente en este ejemplar "OCTUBRE ROJO" de VolCán7. Si bien en otra edición especial de nuestra revista daremos a cuenta de la difusión de sus obra y pensamientos.

Aunque no hay ningún escrito que lleve a considerar la posibilidad de que Secundino y Martí hablasen personalmente, parece que Secundino asiste a alguno de los mítines públicos que Martí organizaba ya por entonces en Estados Unidos, para denunciar las tropelías del gobierno colonial de España en su patria, Cuba, donde sometían al exterminio a trabajadores, campesinos negros, mujeres y niños y niñas de toda edad, violadas y torturadas.

 

Secundino Delgado participará activamente en 1895 en la huelga de tabaqueros de Tampa, participando en las comisiones sindicales y siendo considerado uno de los cabecillas del conflicto, razón por la cual será detenido junto a otros activistas.

Posteriormente se traslada a Cayo Hueso y de ahí regresa a La Habana, donde trabajará como herrero en una empresa de transportes, continuando también su actividad política (razón por la cual será despedido). Con posterioridad será acusado por las autoridades coloniales españolas de la elaboración del explosivo utilizado en un atentado contra la Capitanía General de La Habana, si bien parece poco probable que hubiese estado implicado en esta acción en concreto.

 

De su estancia en Venezuela, señalar que aunque en 1896 Secundino Delgado regresa a Canarias, residiendo unos meses en la capital de Tenerife, Santa Cruz, luego volver a emigrar, esta vez hacia Caracas, capital de la actual República Bolivariana de Venezuela, del comandante triunfal Hugo Chávez Frías, de lo cual nos hemos hecho eco en VolCán7 en el apartado de NOTICIAS INMEDIATAS.

En Caracas, también Secundino comenzaría a ocuparse de la "cuestión nacional canaria". La formación política e ideológica de Delgado tiene lugar en el exterior del Archipiélago, y a su regreso a las islas, decide volcar su lucha hacia la independencia de Canarias, aplicando la idea de "liberación de las naciones oprimidas”. Esta estancia en las islas será breve, pues ha de expatriarse de nuevo debido a los movimientos del general Valeriano Weyler para ordenar su ingreso en prisión. El genocida General Weyler es consciente del potencial revolucionario para las masas del canario Secundino Delgado, y ordena dicha persecusión y presidio.

 

Ya en Venezuela, Secundino comienza a establecer contactos con la colonia canaria que allí residía, con objeto de organizar un movimiento independentista canario y difundir estas ideas (a través de una publicación que se titulará El Guanche).


Esta vez las personas con las que toma contacto proceden de la pequeña burguesía republicana de la isla canaria LA PALMA, relacionadas también con la masonería: José Esteban Guerra Zerpa, quien había trabajado en el periódico El Time y fundado el Diario de AVisos (más tarde dejaría la dirección de este periódico, que evolucionaría hacia el conservadurismo); y otro personaje que se intuye que pueda ser Francisco Brito Lorenzo. Sin embargo, a pesar de que sus colaboradores no procedieran de este ambiente, Secundino mantendrá en esta etapa su discurso obrerista.


Se funda así el periódico El Guanche, con Secundino como director-redactor, el cual tendrá como lema "sólo por las Canarias y para los canarios”, debido a la prohibición que hacía la legislación venezolana sobre la participación extranjera en la política del país (que afectaba también a la difusión de propaganda); ello no impide, sin embargo, que Secundino continúe firmando artículos donde hable del internacionalismo, y del proletariado como "una sola familia”. Pero El Guanche de ningún modo se trata de un periódico obrerista, y de hecho parte de su financiación procede de los comerciantes isleños de Venezuela, por tanto no es igual el discurso de Secundino que el discurso populista e interclasista de algunos de los colaboradores. Por otro lado cabe destacar que los redactores de El Guanche apuestan decididamente por la independencia de Canarias, rechazándose explícitamente las propuestas autonomistas que resurgirán tras la  muerte de Franco, el dictador sanguinario español, siete décadas después y que hasta 2.012 perduran, con acérrimos defensores entre supuestos nacionalistas, como Coalición Canaria, una organización conservadora que ha gobernado políticamente de forma colonial y neocolonial bajo el imperialismo capitalista de Estados Unidos y de España, como nación europea en decadencia.

En el discurso de El Guanche también fueron habituales los ataques al caciquismo.

 

El periódico se publicaría en un contexto en el que la guerra en Cuba está muy presente, y ello se ve reflejado en el contenido del mismo, haciéndose continuos llamamientos a los canarios a no participar en el ejército español (ya desde El Esclavo el propio Secundino Delgado había hecho llamamientos a los "voluntarios forzados” de toda España a rebelarse contra su propio ejército y unirse a los revolucionarios obreros que luchaban por la independencia de Cuba). El Guanche no tuvo una difusión muy amplia, sin embargo causará una cierta preocupación en Venezuela, y Secundino Delgado fue encarcelado por las propias autoridades venezolanas. El Guanche seguirá sin embargo publicando algunos números más, con la dirección ahora de Guerra Zerpa.

 

La intervención militar de Estados Unidos en el conflicto de Cuba, Puerto Rico y Filipinas incidirá en el cierre definitivo de El Guanche. Esta intervención producirá un auge del españolismo, que afectará a la propia colonia canaria de Venezuela. A esto hay que añadir los temores de los propios redactores de El Guanche y del entorno del nacionalismo canario a que los norteamericanos invadieran Canarias. Si bien siguen atacando a España por su actitud en las regiones de las Antillas citadas, y en Canarias (acusándola además de ser la culpable del conflicto), debido a la coyuntura deciden suspender la publicación del periódico hasta que el conflicto quedara resuelto.

 

Secundino Delgado regresa a Canarias, tras ser expulsado de Venezuela en 1.898 (año de la independencia de Cuba definitivamente respecto a España).

 

Si bien, como ya señalamos anteriormente, desde la segunda mitad del siglo XIX comenzaron a aparecer organizaciones obreras en Canarias, será a partir de 1.900 cuando se produzca el despegue del movimiento obrero en las islas.

En estos momentos se estaban introduciendo los nuevos monocultivos tanto de plátanos como de tomates, a la vez que comienza a aparecer una tendencia a la proletarización agraria por el notable crecimiento del proletariado urbano. También tendrán una gran importancia las actividades portuarias en las capitales de Tenerife y Gran Canaria, Las Palmas, ya entonces las dos principales ciudades del archipiélago.

 

El periodista y tipógrafo José Cabrera Díaz promoverá la creación de asociaciones obreras, y la asociación de todos los gremios de trabajadores. Comienza así una incipiente conciencia de clase y la idea de unir a todos los trabajadores varones (si bien comienzan a aparecer tímidamente algunas reivindicaciones tendentes a la igualdad entre sexos, cercanas al llamado movimiento feminista). Se forma así la ASOCIACIÓN OBRERA DE CANARIAS, y su órgano de expresión, el periódico El Obrero. José Cabrera Díaz será el presidente de dicha asociación, en la que también participará Secundino Delgado.

 

Si bien en ésta había presencia de anarquistas (como Secundino Delgado) y socialistas, el posicionamiento de la asociación, o al menos de parte de sus dirigentes, tendían hacia el reformismo. Esto puede observarse en los artículos publicados en El Obrero, si bien ello no quiere decir que de vez en cuando se publicaran artículos y discursos con planteamientos más radicales.

De todas maneras la conciencia de clase no estaba todavía del todo formada en Canarias, y en la Asociación OBRERA podemos llegar a encontrar incluso a monárquicos (si bien posteriormente romperán con ella).

AUNQUE Secundino Delgado partía de una tradición cercana al anarquismo, y ya había defendido la lucha de clases con anterioridad, al ver que su discurso no logra calar lo suficiente en los trabajadores Canarios decide adaptarse en parte al discurso vigente en la Asociación Obrera de Canarias.

Por otro lado hay que seguir teniendo en cuenta la reacción españolista que tiene lugar tras el 98, lo que imposibilita que puedan defenderse planteamientos independentistas. A esto hay que sumar la dependencia económica de Canarias con respecto a Inglaterra, que ya es señalada por el propio Secundino.

 

Desde la Asociación Obrera de Canarias, Secundino y otras personas promoverán la creación de un partido obrero que se presentara a las elecciones. Surge así el que está considerado por muchos como el primer partido de tipo obrero de Canarias: el PARTIDO POPULAR AUTONOMISTA (PPA). De nuevo nos encontramos con que el discurso no es homogéneo, y se entremezclan los planteamientos interclasistas y moralistas, con otros donde se plantea la lucha de clases. Donde sí parece haber unidad de criterios es en lo que respecta a la cuestión del anticaciquismo. El PPA pretendía presentarse también como una alternativa al caciquismo.

 

El PPA se declaraba como autonomista, llegando a negar en varias ocasiones que fuera una organización que defendía la independencia de Canarias. Autores como Jesús de Felipe Redondo llegan a negar el carácter nacionalista del PPA, si bien admite que en él habían algunos nacionalistas como Secundino Delgado. De todas formas, el concepto que presenta este autor aquí de nacionalismo es bastante restrictivo, identificando este concepto con el nacionalismo que surge relacionado con el romanticismo.

 

El PPA se presentará a las elecciones municipales DURANTE 1.901,  sin lograr buenos resultados, obteniendo un concejal en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. La explicación de este fracaso electoral hay que buscarlas, por un lado, en la propia estructura política de la capital del Archipiélago Canario en esos momentos y, sobre todo, por la propia situación de la Asociación Obrera de Canarias conducida por el interés particular de Secundino Delgado, al terreno de la lucha electoralista cuando desde sus inicios había quedado meridianamente claro que la Asociación tenía un carácter apartidista, en parte producto del empuje de sus componentes más conservadores que temían que existiera un partido que se nutriera del voto obreros y, en parte también, por la impronta del anarquismo entre las clases trabajadoras de la ciudad.

No se hizo esperar el debate interno en la Asociación Obrera de Canarias que rápidamente se desvinculará totalmente del Partido Popular Autonomista. Esto explica que Secundino Delgado, privado del órgano de expresión de la Asociación, El Obrero, fundara un periódico con la cabecera ¡Vacaguaré!, el cual tendrá una vida muy efímera. Los redactores de este nuevo periódico eran Secundino Delgado y Manuel Déniz, entre colaboraciones de José Cabrera Díaz. Este periódico defenderá más o menos los mismos postulados que el PPA.

 

Al año siguiente Secundino Delgado es detenido, acusado por el Ministro de la Guerra, el general Weyler, de fabricar el explosivo utilizado en el atentado contra la Capitanía General de la Habana en 1896. Trasladado a la cárcel Modelo de Madrid... donde será visitado por el anarquista Fermín Salvochea y Nicolás Estévanez.

Este periodo de prisión sería luego relatado por el propio Secundino en su libro "¡Vacaguaré...! (Vía-Crucis), publicado en el Yucatán con el seudónimo de Antonio Rodríguez López (poeta palmero que había publicado el relato "Vacaguaré”, con la historia de Tanausú y la princesa Acerina).

En esta etapa el discurso de Secundino vuelve a acercarse al anarquismo y al independentismo. A su salida de prisión tras ser puesto en libertad sin cargos, escribirá dos relatos para la publicación anarquista Revista Blanca.

 

Delgado regresará a Canarias y años más tarde durante un tiempo estará viajando por el continente americano, visitando a Nicolás Estévanez en La Habana y publicando en México el ya mencionado "¡Vacaguaré! (Vía-Crucis)”. En 1.910 vuelve a su Canarias.

En esta época mueren su hijo y su hija, y al poco tiempo, en 1912, moría Secundino Delgado a causa de una tisis pulmonar, siendo su residencia en la Calle Progreso, del barrio Duggi, en la capital tinerfeña.


 
 

La obra escrita de Secundino Delgado se limita a una serie de artículos, algunos poemas y relatos literarios y una obra autobiográfica. En su pensamiento se halla presente una cierta influencia anarquista, si bien éste no aparecerá igual de claro a lo largo de toda su vida. También el propio Secundino hablará de influencias de Pi y Margall.

Otra característica de Secundino es el romanticismo que se hallará siempre presente en sus textos, un romanticismo cargado a la vez de pesimismo, como se observa en sus cuentos y relatos literarios.

No hay un "guanchismo” propiamente dicho en Secundino, sino una reivindicación romántica de su figura, considerándose heredero moral de la lucha de éstos, no heredero biológico. También se debe tener en cuenta el carácter internacionalista de Secundino, y de la unión de liberación nacional con la liberación social.

 

Para terminar habría que señalar una serie de elementos que se le atribuyen falsamente a Secundino Delgado.

 

Uno de ellos es la bandera azul con las 7 estrellas blancas, que ha llegado a ser denominada como la "bandera de Secundino”; sin embargo Secundino no tuvo nada que ver en la elaboración de dicha bandera, y es muy poco probable que llegara a utilizarla. Se trata en realidad de una bandera que fue ondeada en el Ateneo de La Laguna a inicios del veinte.

 

El otro elemento es la fundación del Partido Nacionalista Canario...

El PNC se funda en 1924 en La Habana, Cuba, años después de que Secundino hubiese muerto. Si bien se autoproclamarían como herederos del pensamiento de Secundino Delgado, en realidad las propuestas capitalistas y burguesas del PNC poco tendrían que ver con las ideas de Secundino, a pesar de que el partido fuera fundado por un antiguo colaborador de éste, José Cabrera Díaz, quien si ya los planteamientos que defendió en la Asociación Obrera de Canarias llegaron a ser calificados de reformistas, los planteamientos que defenderá en Cuba ya sí que no tienen ningún elemento obrerista.

Por otro lado en el caso de Cabrera Díaz nos encontramos con que empieza a defender la independencia (el PNC de Cuba era abiertamente independentista) cuando sale de Canarias.

El periódico del PNC, El Guanche (Segunda época), sin embargo llegará a publicar un texto donde se defendía la independencia desde un punto de vista marxista, de la necesidad de una liberación nacional unida a una liberación social, y volviendo a señalarse el hecho de la dependencia de Inglaterra que ya fuera señalado en su día por Secundino.


 

Queda como uno de los más preclaros próceres defensores del nacionalismo canario, con enorme protagonismo en Cuba, por lo tanto, Secundino Delgado Rodríguez.

Ninguna institución cultural de nuestras islas podrá obviar la figura de este otro de los canarios que se formaron en América y desde la que lucharon por los ideales que consieraban más apropiadas para sus islas africanas y tan malamente administradas por España y su viejo sistema caciquil.

Desde los inicios del siglo XX, canarias y canarios residentes en América que captaban la opresión caciquil del sistema social imperante en estas Islas, pensaban la viabilidad de un Estado canario independiente de España, al igual que los, por aquellos momentos, emancipados de Cuba, Puerto Rico o Filipinas. En 1924 se constituyó en La Habana el partido Nacionalista Canario, que no tuvo gran aceptación, por falta de verdadero conocimiento, en las propias Islas Canarias ni en su política partidista de ámbito español, si bien constituyó un referente histórico que ha encauzado ideales nacionalistas.

Secundido Delgado señalamos que había nacido en Tenerife, pero concretamente en la calle San Lucas de la ciudad capital Santa Cruz, en 1867, aunque viviera mucho tiempo en el pueblo de Arafo.

Marchó a Cuba muy jóven, como tantos otros canarios de su época, buscando mejores condiciones de vida, que como a tantos canarios y a tantas canarias les era negada en su propia tierra, consecuencia del caciquismo y fórmulas imperantes. Allí entra en contacto con revolucionarios cubanos y canarios unidos por un mismo ideal en torno a la libertad de aquella isla antillana.

Luchó toda su vida, a través de los ideales del progresismo y de la independencia nacional que adquirió en Cuba, por su pueblo canario con el objeto de que despertara de aquel largo letargo de injusticias que le obligaban a emigrar o a malvivir en una sociedad injusta y clasista.

Más tarde aquel inicial independentista canario intransigente, desde Florida y Cuba, tornó su ímpetu en los últimos años de su vida para convertirse en un moderado autonomista, tal vez desengañado por las circunstancias que le tocó sufrir, culminando en su detención el 2 de marzo de 1902 por órden del General Weyler, que dispuso su prisión en una cárcel de Madrid. Lo que aquel general, dignificado como Marqués de Tenerife, no pudo llevar a cabo desde La Habana a pesar del intento en 1896, si lo logró desde su puesto de mando en Madrid, como ministro de la Guerra.

Lamentables fueron los últimos años de su vida. Aquella órden se cumplió y Secundino fue detenido por la Guardia Civil, cuando se hallaba en su casa de descanso de Arafo. Conducido a pie hasta la prisión de Santa Cruz de Tenerife, para seguidamente ser trasladado a la Modelo de Madrid.

Se llevaron a cabo gestiones para su liberación especialmente por el consulado de los Estados Unidos, que representaba los intereses de Cuba en España dada su nacionalidad cubana. No obstante fue internado en la Cárcel Modelo de la capital de España, donde permaneció casi un año sin recibir el auto de procesamiento, motivo de la detención, ni ser sometido a juicio. Con la intermediación de otro gran canario, Nicolás Estévanez, se logró su libertad.

Durante su estancia en prisión adquirió o agravó la enfermedad pulmonar que padecía y que causó más tarde su muerte, 4 de mayo de 1912, en la casa donde habitaba en la Calle Progreso de Santa Cruz de Tenerife y posiblemente, por contagio, la de sus hijos Darwin y Lila.

El asunto había trascendido a la prensa madrileña y a toda la de España y al propio Congreso, donde ningún diputado supo dar razones de aquella injusticia.

Hoy en día, y por mor de la aparición de nuevos e inéditos documentos que han aflorado a la luz, las investigacion y recopilación que historiadores canarios llevan a cabo acerca del personaje, vamos conociendo nuevos rasgos de la vida de esta mártir del nacionalismo canario.

El profesor Manuel de Paz Sánchez en homenaje a la revista ROA, dedica a Secundino Delgado el siguiente panegírico

"... al hacer públicos estos materiales, atendemos con gusto a la sugerencia del editor de esta ROA, de cara a contribuir al conocimiento de nuestro pasado histórico mediante la aportación de fuentes inéditas acerca de un fenómeno que, en los últimos tiempos y por diversas circunstancias científicas y socio-políticas-culturales, ha interesado a buen número de estudiosos y profesionales de la historia".

Fue el padre indiscutible del nacionalismo canario ( como en Cuba fue apostol de su independencia otro canario: José Martí Perez , el "hijo de la Isleña"). Aquella frase que se le acuña, "...todo por y para la libertad de los pueblos y de los hombres", es de apliación en las Canarias del siglo XIX y principios del XX. Aquel grito que lanzaba Secundino era apremiante y necesario, y que podía haber hallado eco en la decada de los años 30, si otras circunstancias políticas tranformadas en guerra civil española, el eximperio en decadencia, no hubieran truncando aquel buen deseo ya suficientemente arraigado entre los canarios y entre las canarias.

Estamos pues ante la presencia de un insólito personaje que jugándose su bienestar y prosperidad, por sus ideales prefirió denunciar el mal que aquejaba a las islas y a los isleños, muy a sabiendas de lo que estaba arriezgando en semejante empresa. Conociendo el peligro de un enfrentamiento a la dura administración española, repetía frecuentemente "Qué importan los sacrificios si algún día llega a alumbrar nuestra Patria el Sol de la libertad".

En Cuba colabora con los "rebeldes" en la guerra contra el ejército español de ocupación, y donde pronto será un "elemento peligroso", para los servicios de información del ejército colonial. Acusado de coparticipar en un atentado con explosivos en el edificio del Palacio del Gobierno en La Habana, ha de salir de Cuba y regresar a Tenerife, su isla natal, a principios de mayo de 1896; pero como quiera que el Capitán General era Valeriano Weyler, militar vinculado a Tenerife, y recien nombrado para el mando en la Isla, conocedor de su paradero le denuncia por telegrama a las autoridades militares de Canarias, que le perseguirán insistentemente.

Secundino tendrá que huir de su tierra, transcurridos unos nueve meses de su llegada de la isla de Cuba, con la ayuda de numerosas buenos canarios tinerfeños y portuarios que le esconden en un barco con dirección a Venezuela. En Caracas, a los pocos meses y en unión de otro gran patriota palmero, José Esteban Guerra Zerpa (fundandor del periódico nacionalista DIARIO DE AVISOS de Santa Cruz de la Palma), editan la revista quincenal, independiente y noticiosa de las Islas Canarias, EL GUANCHE, de la que sólo se publicaron cinco números por la presión que el embajador de España en Caracas ejerció sobre el presidente venezolano, general Crespo, para que dispusiese el cierre inmediato de la misma y prohibiese toda clase de organizaciones canarias de tipo nacionalista en aquel país. Con estas medidas se da al traste, tanto con la revista, como con el incipiente "Club patriótico para la propagación de los ideales que defiende El Guanche", que no eran otros que concienciar a los canarios residentes en Venezuela, en el camino de las aspiraciones que tenían proyectadas para las Islas Canarias. Tan "peligroso" llegó a ser Secundino Delgado que para erradicar totalmente cualquier brote de esta índole que afectase a los intereses españoles, llegó a ser expulsado de aquella República hermana por órden expresa del mismo presidente y dictador General Crespo.

Después de una breve estancia en Curazao, donde al parecer coninuó publicando su revista EL GUANCHE, aspecto sin confirmar, pasa a Nueva York donde conoce a otro patricio descendiente de canarios, hijo de Leonor Pérez Cabrera, tiñerfeña de nacimiento: José Martí Pérez, hombre polifacético de vasta cultura y emprendedor, enfrascascado en su proceso emancipador de España para su patria cubana.

Secundino reside en Nueva York donde su espíritu patriótico y de regeneración social y político por la que lucha, hace que esté en constante demanda de todo lo que entiende que perjudica a Canarias y a sus hijos. De ahí que su incansable pluma no cesa en denunciar las tropelías que en el solar patrio se cometen.

Finalizada la guerra de Cuba con su plena independencia, lo encontramos nuevamente en Santa Cruz de Tenerife, alternando su residencia en su pueblo querido de Arafo. Seguirá colaborando en medios escritos, como ya había hecho en EL GUANCHE y EL ESCLAVO, y participará en el semanario VACAGUARE, que se publica en La Laguna, hasta 1902 en que la autoridad española dispone su cierre, y aunque aparece como director el jóven Manuel Déniz Carballo, todo apunta a que el verdadero promotor era Secundino. Igualmente colabora como redactor en el semanario EL OBRERO, que se edita en Santa Cruz de Tenerife, igual que en la revista ARTE Y LETRAS y en EL DIARIO DE TENERIFE.

Por estas fechas publica cuatro cuentos que titula: Alegrías y Penas, Clary, Mi Peral y El mejor de los mundos. En 1903 publicará Un golfillo canario.

En 1904, hallándose en la ciudad de Yucatán, publicará su autobiografía bajo el pseudónimo de Antonio Rodríguez López, con el título VACAGUARE (Vía Crucis), vocablo que usaron mucho los antiguos guanches, especialmente en La Palma, durante la defensa de continuos ataques durante más de cien años conocidos, antes que rendirse o caer prisioneros de los castellanos, cuya traducción del idioma aborígen era "quiero morir".

Este ilustre tinefeño, amante de su tierra como nadie, nacionalista de pro, tenía claro que había que acabar de una vez con las rencillas y discordias que gentes sin amor por Canarias fomentaban en las Islas para provecho de sus intereses personales y de dominio. En este ideal nos dejó escrito: "...despreciad con valor la prensa venal y asalariada que fomenta la discordia entre las Islas, nuestra Patria, con el fin de dividir al pueblo para que el lobo debore con paciencia y gusto su víctima...La emancipación y el mejoramiento de esta Patria, no lo esperemos de esos sabios de librea que asisten a las Cortes para hacer la venia al amor....¡¡ Ah !!, el día que se nos caiga la venda, estas siete joyas volverán a ser como el nombre que llevaban..."

En el periódico VACAGUARE, puntualiza lo siguiente: "...que nuestro periódico, aunque vea la luz propia en Tenerife, no es un periódico tinerfeño, sino un periódico CANARIO; que todos los desmanes, todos los errores, todas las injusticias que en nuestras islas se realicen, sea de donde sea, en ciudad, villa, pueblo, villorio o caserío, todo lo haremos público, sin temores de ninguna especie; que anhelamos el bienestar que por derecho y ley natural corresponde disfrutar los hijos de estos siete hermosos peñones, y que tras ellos marchemos, puesta nuestra confianza en la razón que nos asiste, y en la indudable creencia que tenemos de que no habrá un solo canario honrado que no secunde la misión que nos hemos impuesto...y finalmente arengaba con su sempiterna frase: Pueblo de las Islas Canarias... ¡Viva nuestra autonomía!"

El periódico LA PRENSA de Tenerife, publicó en su número de fecha 28 de junio de 1936, una magnífica de apología de carácter editorialista sobre Secundino y su ideal para estas islas, cuyo artículo, que aparece sin firma pero reflejando una justa semblanza de nuestro patricio, dice: " Secundido Delgado representó en Tenerife, durante toda una época, el patriotismo más fervoroso y exaltado. No había cuestión de interés para el país que él no recogiera, entregándose de lleno a su defensa o repulsa según la índole que presentaba, sin medir en la lucha la calidad e importancia del enemigo, ni el alcance de las propias fuerzas.

Todo por Canarias, todo por Tenerife, pudo ser el lema de su blasón, de vivir las épocas heróicas de la caballería. Pero vivió Delgado en otros tiempos mucho menos hidalgos, en los que su esforzado temple, aún por los que más le admiraban y querían, se tachaba de "quijotismo" y sufrió incomprensiones sin cuento y solo, enteramento solo, hubo de soportar las consecuencias de una ruda persecución.

Con su generoso afán con su soberbio fervor patriótico, llegó a América, al expatriarse, Secundino Delgado, y luchó sin descanso hasta hasta la muerte. Como su permanencia en Canarias, al llegar a Caracas, primer punto de su residencia en tierras de América, participó en asambleas, mítines y reuniones de la colonia isleña; preogonó el entusiasmo de sus ideales y fundó como portavoz de sus empeños, una revista quincenal "El Guanche", en colaboración con otro canario, José Guerra, desde la que dio el grito de independencia que habría de ser cifra de los fervores y afanes de toda su vida.

Violentas, rudas, implacables, fueron sus campañas desde las columnas de "El Guanche", logrando en poco tiempo formar una importante legión de adeptos a su idea; pero, cediendo a presiones del Ministro de España en Caracas, el presidente de Venezuela, general Crespo, hubo de decretar su expulsión del teritorio y Delgado hubo de marchar a Curazao, donde prosiguió su cruzada generosa, con el mismo entusiasmo y el mismo ciego afán.

Más tarde hubo de regresar a Tenerife, y ya aquí, en el rescoldo de la hoguera, se ocupó de avivar llamas dormidas, publicando en unión de Cabrera Díaz, Tomás Morales y Díaz Carballo, su famoso "¡Vacaguaré!". Grito de rebeldía y liberación guanche, que hizo suyo, como lema del empeño formidable a que dedicara todos los anhelos de su vida.

No logró la libertad del terruño adorado y, en cambio, perdió la suya. Por orden del general Weyler, a la sazón ministro de la Guerra, Secundino Delgdo fue detenido y encerrado en la Cárcel Modelo de Madrid.

Poco después murió y lo curioso es que su nombre, casi olvidado en Tenerife, al que todo lo sacrificó, incluso su vida generosa, se recuerda con cariño y admiración en América, y de modo especial en Venezuela, donde realizó su más intensa y vibrante campaña, y en Cuba, donde todavía viven algunos colaboradores de su formidable pero incomprendido empeño." (este artículo de LA PRENSA como se indica más arriba, se publicó en el año1936). En el transcurso de su detención , Secundino relata la vergüenza que tuvo que sufrir al caminar esposado y escoltado por guardias civiles al desembarcar en Cádiz, cual si fuera un criminal traído de las colonias, un monstruo sanguinario y cruel, por lo que estuvo tentado a gritar, relata: "Soy inocente, un hombre de bien; no me juzguéis mal. Toda mi vida la he llevado olvidado de mí y sólo atento al dolor ajeno. Yo siempre he defendido a los débiles."


Enviar emailcontador de visitas

pagina web gratis