Esquina1 Esquina2

 

 

NUESTRA  SEÑORA   DE   LA  BALA

Baluarte espiritual del oriente de la ciudad de México y patrona de Iztapalapa

                                   virgen de la bala

(Más de 350  años de historia y veneración)

crea tu página web gratis

PRESENTACIÓN Y OBJETIVO

El motivo principal de esta página es difundir la información más general sobre esta fascinante imagen y su devoción. Ante la falta de datos y por lo difícil que es publicar un libro en México, decidí crear este espacio para satisfacer aquellos que siempre me han mandado sus preguntas y no he podido responderles, para quienes tampoco me han localizado y quieran conocer sobre dicha advocación. El motivo porque no encontraban fotografías ni información fidedigna, es porque la escultura se creía extraviada desde 1969, año en que el investigador Gonzalo Obregón la había reportado como desaparecida.

   El estudio iconográfico así como iconológico y monográfico, de esta escultura, fue mi tema de investigación de tesis de licenciatura llamada "Nuestra Señora de la Bala, virgen protectora del oriente de la Ciudad de México” (UNAM, 2007), donde logré reportar su redescubrimiento y sacarla de su anonimato; además hacia el 2005-06 salieron algunos artículos y reportajes en los medios de comunicación donde no se me daba ningún crédito.

   En el 2008 el Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH me otorgó la mención honorífica dedicada a la mejor tesis de licenciatura en Historia y Etnohistoria , "premio Francisco Javier Clavijero”, por ello dicha información trascendió a los medios de comunicación como periódicos, revistas y páginas web, a donde se difundieron varios malos entendidos. No obstante, de antemano quiero agradecer a tod@s aquell@s que dedicaron un espacio en sus columnas para difundir información sobre mi investigación.

   En primer lugar he de comentar que todos los datos historiográficos que he encontrado sobre la imagen de Nuestra Señora de la Bala, apuntan a que la escultura que he estudiado es la original, y no a una copia como se ha venido manifestando. Hasta ahora no existe otra imagen igual en el país, además, a través de un estudio estilístico e iconográfico pude demostrar que ésta data del siglo XVII. Por otra parte, actualmente soy maestro en Historia del Arte, así que no ostento el título de "doctor” como se ha venido manifestando, por otra parte el INAH me otorgó la mención honorífica a mi tesis de licenciatura y no el primer lugar (como arriba mencioné).

   Las confusiones también se circunscriben en lo siguiente, la escultura no permanecía desaparecida desde 1901, en que efectivamente la robaron de la capilla del hospital de Jesús Nazareno, que se encuentra en la avenida Pino Suarez, sino que en esa ocasión fue encontrada en el Monte de Piedad, quizá por el Padre Rosendo Pérez Yniestra quien decidió llevarla a la parroquia de San Lucas Evangelista en Iztapalapa en 1913, luego en esa población vivió todo tipo de suertes hasta perderse de la memoria colectiva, por eso el historiador Artemio de Valle Arizpe en su cuento literario sobre la Virgen de la Bala la describe como una pintura. De hecho, varios investigadores de arte y antropólogos especializados en fenómenos religiosos creían desaparecida la imagen, incluso la mayoría ignoraba dicho tema.

  Cuando me encontraba realizando mi tesis, me percaté de tal situación, así que decidí averiguar el porqué se desconocía esta advocación tan importante para la cultura, la vida religiosa y la historia de la medicina en México, pues su culto virreinal junto con el de San Lázaro y San Roque fueron antecedentes para el tratamiento de la lepra en México. Entonces, me di cuenta que la escultura se creía desaparecida desde 1969, pues en ese año Gonzalo Obregón la había reportado como extraviada en su artículo: "Los cuatro Baluartes de México”, y lo reiteró en su libro "La capilla de los Medina Picazo” de 1971, desde entonces no se había declarado contundentemente que la Virgen de la Bala la habían regresado de forma anónima al santuario del Señor de la Cuevita en Iztapalapa hacia la década de 1970.

  También es necesario apuntar que algunas personas como los cronistas José Estrella y Jorge de León Rivera ya sabían sobre su paradero, inclusive escribieron artículos en el siglo XX sobre la imagen; sin embargo, nunca tomaron en cuenta (o no se percataron) que todavía permanecía en calidad de extraviada, incluso no se sabía a qué tipo de advocación pertenecía la Virgen de la Bala.

Es por ello que en mi tesis referí el "hallazgo”, o redescubrimiento de la talla; como antes mencioné. Sin más espero que este espacio les guste . Por cierto otros medios han bajado fotos de los sitios que he publicado y no dan el crédito de dónde las obtuvieron, favor de hacerlo.


Atentamente: Naín Alejandro Ruiz Jaramillo, maestro en Historia del Arte.

Este sitio está en construcción, así que los datos se irán actualizando y agregando más.

       

 

 

Para cualquier cosa relacionada con este espacio y su contenido, así como para contacto, favor de escribir al siguiente correo electrónico: izcander@gmail.com

                                                contador de visitas

Esquina3 Esquina4

pagina web gratis