Reiki en Uruguay

Cursos y tratamientos de reiki sistema Gendai


Busca un lugar cómodo y tranquilo donde sentarte o acostarte.

Trata de que, al menos durante unos quince minutos, nadie te interrumpa.

 

Puedes poner una música suave que sea de tu agrado.

 

Comienza observando tu cuerpo.

Haz un recorrido mental, desde la cabeza a los pies, buscando zonas en tensión o incómodas.

Procura relajarlas a través de la exhalación.

De ser posible practica respiración abdominal.

Al inhalar tu abdomen se expande, se contrae al exhalar y allí eliminas toda molestia, toda tensión.

 

Cuando te encuentres listo/a para comenzar, eleva tus manos hacia el cielo con la intención de conectarte con la Luz más pura del Universo.

Mantén los brazos elevados unos segundos prestando atención a las sensaciones en las manos, que están recibiendo esta Luz a través de los dedos.

 

Baja lentamente las manos y déjalas descansar sobre piernas, si estás sentado/a,

o a los lados del cuerpo si estás acostado/a.

 

Imagínate a la Luz que te envuelve, te rodea completamente.

Comienzas a inhalar y a exhalar de esta Luz. Puedes imaginártela blanca o del color que más te agrade.

 

Al inhalar lleva mentalmente Luz al órgano o zona del cuerpo que necesite sanación.

Al exhalar, la Luz se expande y libera a esa zona u órgano de todo mal.

Repite este paso varias respiraciones.

Procura respirar en forma relajada, sin sobreesfuerzo.

 

Puedes complementar el ejercicio llevando tus manos sobre el lugar que estás llevando sanación,

imaginando que la Luz también sale a través de tus manos.

 

No es necesario esfuerzo mental alguno.

Con la intención basta.

 

Luego continúa buscando partes del cuerpo que necesiten sanación y aplica el mismo procedimiento.

 

Para finalizar agradece mentalmente por la energía recibida.


                                                                  

Reikigendai@hotmail.com
https://www. facebook.com/daniel.heber
Enviar email contador de visitas

pagina web gratis