Profesora General Básica con Mención en Trastornos del Aprendizaje

PROFESOR

EN CASA

OTROS TRASTORNOS

Temas de esta página

  • retraso mental u oligofrenia                      
  • oligotimia 
  • disotomía intelectual
  • sobredotación intelectual
  • apraxia
  • dispraxia
  • inestabilidad motriz

RETRASO MENTAL U OLIGOFRENIA

 

Se trata de ciertas limitaciones en el funcionamiento mental y en las destrezas para la comunicación, cuidado personal y adaptación social, marcando un desarrollo madurativo y de aprendizaje lento.

El retraso mental no va ligado exclusivamente a un C.I. bajo, sino a todo impedimento psíquico que no permita la adaptación de la persona a la sociedad, por lo tanto el retraso mental abarca:

 

  • Deficiencia intelectual: supone un déficit en el desarrollo de las funciones intelectuales, es decir, un déficit en la capacidad de adquirir conocimientos formalmente
  • Inadaptación social: fallas en las habilidades para las competencias sociales y falta de habilidades para vivir en forma autónoma.

La definición más acertada que incluye todos estos aspectos es el que postuló la Asociación Americana de Retraso Mental en 1992:

"El retraso mental hace referencia a limitaciones sustanciales en el desenvolvimiento corriente. Se caracteriza por un funcionamiento intelectual significativamente inferior a la media, junto con limitaciones asociadas en dos o más de las siguientes áreas de habilidades adaptativas:

  • comunicación
  • cuidado personal
  • vida en el hogar
  • habilidades sociales
  • utilización de la comunidad
  • autogobierno o autodeterminación
  • salud y seguridad
  • habilidades académicas funcionales
  • ocio o tiempo libre
  • trabajo"
  • deficiencia mental

    En el marco educativo el retraso mental se manifiesta desde las habilidades intelectuales y académicas con dificultad en el proceso de aprender, variable según la gravedad del cuadro; puede ser hereditaria, congénita o adquirida.

    La Organización de la Salud ha definido la siguiente clasificación, según la evaluación de C.I.

    Retraso mental limítrofeC.I. entre 70 y 85 
    Retraso mental débil o ligeroC.I. entre 50 y 69
    Retraso mental moderadoC.I. entre 35 y 49
    Retraso mental severoC.I. entre 20 y 34
    Retraso mental profundoC.I. inferior a 20
                                                                                

     

    OLIGOTIMIA

     

    Una vez definida la Oligofrenia, cabe destacar la especificación de la Oligotimia.

    La noción de Oligotimia o pseudo retraso denuncia la existencia de un cuadro equivalente al de la debilidad mental en personas en que el potencial intelectual es normal y se ve bloqueado por problemas emocionales, culturales, sensoriales, etc. Me refiero aquí a aquellos factores que impiden  al niño adaptarse al medio, haciéndolo funcionar deficitaria y retrasadamente.

     

    Podemos clasificar el retraso en tres grupos:

     

    • Pseudo retraso mental por déficit del medio sociocultural: El desarrollo mental necesita constantes estímulos del medio, aportados por las experiencias vividas con los otros, dando sentido a las adquisiciones intelectuales. Si esto no sucede pues el medio familiar es frustrante, el medio sociocultural es precario, el proceso cognitivo se bloquea. 
    • Pseudo retraso por inhibición de las posibilidades receptivas: Una perturbación afectiva de cierta importancia repercute sobre el desarrollo mental, inhibiéndolo. En este caso, las apariencias de retraso mental son ligeras, pero las dificultades en las adquisiciones escolares pueden ser muy importantes, por inhibición de la posibilidad receptiva. 
    • Pseudo retraso relacionado con trastornos específicos: Se encuentran aquí retrasos en el aprendizaje de la escritura, ortografía, cálculo debidos a dificultades que el niño encuentra en estas funciones.

    Los trastornos aislados de la adquisición del lenguaje dan lugar a repercusiones sociales y escolares  similares a las de la debilidad mental, pero que no comprometen un verdadero déficit intelectual.

     

    DISARMONÍA INTELECTUAL

    La Disarmonía intelectual se presenta en los niños como un gran desorden del funcionamiento intelectual, sin comprometer el C.I., pero alterando las aptitudes  cognitivas que denotan esa capacidad intelectual.

    El potencial intelectual no está comprometido, pero la aplicación del mismo es deficitaria. Generalmente la Disarmonía intelectual va acompañada de desestabilizaciones de las funciones cognitivas.

    Este tipo de trastornos tiene origen en trastornos emocionales o desajustes pedagógicos que desestabilizan las aptitudes del niño y la madurez específica del aprendizaje.

     

    A diferencia del niño con retraso mental, la Disarmonía es temporal y puede no implicar todas las áreas del conocimiento. Entonces, el docente se encontrará con niños que durante parte del año han sido buenos alumnos y, de repente, comienza a descender su nivel de rendimiento; o bien, niños que en años anteriores no padecieron trastornos de aprendizaje y actualmente no pueden responder a los contenidos esperados.

    En cualquier año escolar en que se encuentre el niño, puede producir inhibiciones en el aprendizaje, falta de motivación, negativismo, mal humor y dificultades en la planificación y organización de la tarea.

    El grupo familiar pasa a ser un medio de contención y descarga de conductas que la Disarmonía produce.

    Nos encontramos entonces con niños que en casa se niegan a trabajar, lloran y hacen berrinches; no desean ir al colegio y expresan que no les interesa.

     

     

    ajedrez

                SOBREDOTACIÓN INTELECTUAL

     

    Los niños con sobredotación intelectual son aquellos que poseen una capacidad intelectual superior a la media, tienen un alto nivel de creatividad y gran dedicación a las tareas escolares y extraescolares.

     

    Características que definen al niño con sobredotación intelectual

    • Motivación intrínseca
    • Habilidad para el procesamiento y la asimilación de la información
    • Uso efectivo de técnicas de estudio y estrategias de aprendizaje
    • Creatividad innata

    La Organización Mundial de la Salud considera como superdotado al niño que obtiene un C.I. de 130 o mayor, unido al factor creatividad y motivación innata por aprender.

    escribiendo 2

    APRAXIA

     

    Es un trastorno de la eficiencia motriz. El niño no podrá realizar algunos gestos o movimientos. Forma parte de un síndrome psicomotor y neurológico.

    Como apraxia propiamente dicha, es difícil detectarla en el colegio, ya que resultará del diagnóstico diferencial.

     

    En el colegio, el niño apráxico sólo se pone en evidencia en las clases de Educación Física, en donde aparece como torpe, lento o inhábil.

    En dichas clases especiales será el niño que nunca es incluido en un grupo de competencia o como acompañante de la destreza física, o bien, será el protegido, aquel al que todos perdonan y ayudan.

    En la tarea escolar se observará la misma conducta motora inadecuada, será el niño que no logra organizar sus materiales, su mochila, el que no participa de las actividades manuales o estéticas y, sobre todo, el niño al que le cuesta mucho el manejo del cuaderno y la escritura.

     

    DISPRAXIA

     

    Se refiere a la falta de organización del movimiento. Como en la apraxia, el niño puede ser de inteligencia normal y no sufrir ninguna lesión cerebral. Pueden intervenir diferentes trastornos; resaltan los trastornos motores o visuales y los afectivos o de comportamiento.

    Los niños dispráxicos  son incapaces de ordenar un movimiento en relación con su propio cuerpo, de la misma forma que no pueden adaptar sus movimientos a un objeto exterior.

    Esta impotencia es debida a un mal conocimiento del propio cuerpo, del espacio interior y del exterior.

    En la escuela, el campo de dificultad aparecerá en su mala ubicación y uso de su lugar de trabajo y sus materiales (mal manejo del cuaderno, lápiz, goma, pizarrón, etc.)

    En las clases de Educación Física y en los juegos del patio también evidenciarán esta dificultad

     

    DISPRAXIA

    TRASTORNOS

    MOTORES

    TRASTORNOS

    VISUALES

    TRASTORNOS

    EMOCIONALES

    TRASTORNOS

    DE CONDUCTA

     

     

    INESTABILIDAD MOTRIZ

     

    Se trata de una agitación continua y desordenada, sin un objetivo útil en relación con una tarea.

    El niño presenta necesidad de movimiento y de contacto excesivo, que no puede satisfacer.

    A menudo son niños muy emotivos, resultando difícil sus relaciones.

     

    Se pueden distinguir dos tipos de inestables motores:

    • Los que padecen un trastorno genético o neurofisiológico posiblemente hereditario o traumatismos orgánicos.
    • Aquellos cuya inestabilidad está más relacionada con traumatismos psicoafectivos, o que pueden estar relacionados con una inseguridad y una inestabilidad del medio.

    Esta última es la que más interesa dentro del contexto de estudio.

    La separación o la ausencia de los padres y la inseguridad del medio de vida o del entorno, contribuyen a esta falta de maduración psíquica y motriz.

     

    Dentro del ámbito escolar, nos encontraremos con un niño sumamente difícil de manejar. Es  aquel que está constantemente agitado, no logra quedarse quieto y perturba la clase.

    Estos niños no se mantienen sentados y, por lo tanto, no responden a la tarea escolar, no prestan atención y no se concentran.

    Sus cuadernos suelen ser incoherentes en cuanto a la ubicación espacial y a la secuencia de tareas.

    Las fallas escolares despiertan en el niño otras atracciones tales como ser líder, ser gracioso, hablar constantemente y dificultar la tarea de otros niños y de la clase en general.

    En cuadros más severos, esta inestabilidad dentro del marco escolar despierta en el niño cierta agresividad, producto de la gran actividad impulsiva y la imposibilidad de compartir con los otros la clase.

    jugando

     

    Desde el punto de vista motor, al estar siempre agitado, presenta a menudo tics, tartamudez y otros trastornos del lenguaje. Su coordinación motriz está perturbada y su relación con los objetos sufre su falta de control tónico-motor.

    Afectivamente, nos encontramos ante un niño hiperemotivo, generalmente se opone a todo, rechaza constantemente y, por lo general, monta en cólera.

    Todas estas características de gran impulsividad para actuar, frecuentemente van acompañadas de agresividad, que puede volverse sobre sí mismo.

    Unida al trastorno  motor podemos encontrar otra patología, como es el caso de los niños inestables, de capacidad intelectual o de inteligencia fronteriza o normal baja; tienen una adaptación escolar muy problemática.

    En la adolescencia esto se combina con la delincuencia juvenil.

    En el marco de las funciones intelectuales, el niño inestable posee una atención lenta e inestable.

    SUBIR

    Angélica Vera                                                                  contador de visitas

    contáctame a angelica.profesorabasica@gmail.com

    VISITA TAMBIÉN http://www.actiweb.es/matematicaselementales/ 

    Profesora de Educación Básica

    Mención en Trastornos del Aprendizaje

    pagina web gratis