La web de humor...

de Óscar Antón

crea tu página web gratis
. Número 01 (madrugada del 28 al 29 de Julio del 2007)
La puerta del León

(Óscar intenta abrir la puerta del León, no lo consigue y se apoya)
Óscar:
"Pues habrá que avisar al tiioooooooooo...."
(mientras se cae porque la puerta se abre sola).


. Número 02 (13 de julio de 2007)
Oscar y el McAuto (1)

Óscar llega al Mac auto y coloca el coche demasiado lejos de la ventanilla, lo que provocó la risa tremenda de la mujer dependienta, cuando éste, tras incluso casi salirse por la ventana, se bajó del coche para coger la bolsa:
Óscar (a la dependienta):
"Una bolsa de hielos"
La dependienta se va a por la bolsa, Óscar mira a Álex, que estaba sentado en mi asiento de co-piloto y a Miki, que estaba detrás, en la parte derecha.
Óscar:
"Creo que me he puesto demasiado lejos de la ventanilla"
Miki (asintiendo): "Yo creo que sí"
Llega la dependienta con la bolsa y estira el brazo todo lo que puede, Óscar hace lo mismo desde el coche.
Óscar:
"Ains, no llego….. Espera un momento"
Óscar se baja del coche para coger la bolsa.
Óscar (riéndose):
"Gracias"


. Número 03 (14 de julio de 2007)
Oscar y el McAuto (2)

Óscar y sus compañeros llegan de nuevo al Mac auto y tras el fallo del dia anterior de dejar el coche muy lejos de la ventanilla, Óscar no quiere cometer ningún error otra vez.
Óscar (acercándose a la ventanilla):
"Ésta vez no pienso ponerme tan lejos"
Se va acercándo el coche, lentamente, a la ventanilla y parece que esta vez se va a conseguir, pero de repente... CRASH
El coche se acercó tanto que se dió un golpe majo en el foco izquierdo con un poste de hierro que había bajo la ventanilla!.
Óscar:
"Uy, me he acercado demasiado"
De nuevo fuimos víctimas del Mc auto, aunque en este caso las risas provocadas fueron más salvajes.


. Número 04 (Agosto de 2007)
Oscar y el McAuto (3)

El temor del Mc auto cada vez era más grande, pero no nos quedaba más remedio que ir, ya que los hielos eran muy baratos. Esta vez, la espera era más larga, ya que habia una cola de coches que hicieran que perdieramos el tiempo ahí y que Óscar se chiscara un poco. Aunque por fin, llegamos a la ventanilla ya famosa.
Dependienta (alegre y feliz recibiendo a un cliente):
"Hola"
Óscar (muy serio y con cara de pocos amigos, una especie de Clint Eastwood amenazador): "Una bolsa de hielos".
La dependienta se aleja rápidamente y va a por la bolsa. Óscar mira a Miki, que está descojonándose a lo bestia.
Óscar (a Miki):
"¿Qué pasa? ".
Miki (repitiendo el gesto de Óscar): "Una bolsa de hielos"
Óscar: "¿Lo he dicho así? ".
Miki (riéndose): "Sí".
Óscar se queda pensativo ya que no se dió cuenta de la manera en la que lo dijo. La dependienta se acerca con la bolsa de hielos, atemorizada.
Óscar (sonriéndo de oreja a oreja):
"¡Gracias!"
La cara de la dependienta tras éste último gesto, no tiene nombre.


. Número 05 (Septiembre de 2007)
Oscar y el McAuto (4)

Ésta vez, fuimos al Mc auto Sergio y yo. Era por la tarde y se discutía si se abría por la noche o no la ventanilla. Nos acercamos hasta allí:
Dependiente:
"Hola"
Óscar: "Hola, ¿abrís por la noche?".
Dependiente: "Sí, hasta las 12".
Óscar: "Vale, ¡gracias! ".
Pisando el acelerador, nos fuimos lentamente mientras que, de reojo, vimos al dependiente empanadísimo.


. Número 06 (18 de julio de 2009)
Oscar y el McAuto (5)

Tras más de un año sin incidencias, por fin sucedió algo nuevo en el Mc Auto. Íbamos en el coche de Miki (él conducía, Robus de co-piloto y yo atrás), cuando llegamos a la ventanilla
Miki:
"Hola, una bolsa de hielos."
Dependienta: "Sí, pero ahora sólo lo damos si tenéis una bolsa de plástico vosotros".
Nos quedamos mirando los tres confundidos. Pero entonces le dijimos que teniamos nosotros una bolsa en el maletero, asi que Robus se bajó para dársela. Una vez hecho esto, le dijo a la dependienta que esperara, que iba a por otra
bolsa ya que queriamos dos.
En esto, la dependienta nos dijo que aparcáramos el coche a un lado del carril, que ya saldría su compañero a darnos las bolsas. Tras esto:
Óscar:
"Pues nada, a esperar".
Robus: "Vaya bobada, ahora tenemos que traer las bolsas nosotros"
De repente, llega el dependiente con las citadas bolsas. Bajo la ventanilla para recogerlas, pero al ver que ninguno de los dos somos capaces de pasarlas por ahí, me dispongo a abrir la puerta para conseguirlas. Al fin las metí dentro del coche.
Óscar:
"Gracias. Gracias"
Miki arranca, el dependiente se nos queda mirando raro y nos vamos.
Robus:
"¿Hemos pagado?"
Óscar: "Ostras, es verdad. Pues me parece que no"
(comienzan las risas)
Miki:
"Si ya me parecía a mi, anda vámonos de aquí antes de que nos pillen"
Óscar: "Al menos les he dado las gracias"
Miki: "Si y encima dos veces. Al menos has sido generoso con el tio"
Las risas y el cachondeo duraron un largo rato. Con lo cuál empezamos la noche con buen pie.
info@oscaranton.es © 2011 - 2015
contador de visitas

pagina web gratis