Crónicas turísticas de Ayacucho - Perú

Autor: Lic. Angel Mendoza
Fotográfo y comunicador social
E-mail: gentito_27@yahoo.es

Ayacucho -Perú
2013
menu
crea tu página web gratis

TEXTO Y FOTOGRAFÍA: ÁngelMendoza Palomino

E-mail:angelcha27@hotmail.com

LAS TABLAS DE SARHUA: MILENARIA TRADICIÓN LLENA DE HISTORIA, HOY EN PELIGRO DE EXTINCIÓN.

Es jueves 27 de junio, una llamada telefónica me pone en contacto con Marcial Berrocal Evanán, quien sorprendido ante mi llamado no cree estar hablando con un periodista de Ayacucho. No lo conocía en persona, pero si había visto sus trabajos en el mercado artesanal Shosaku Nagase (ex penal de Ayacucho) donde tiene su puesto de artesanías en el stand 55-A.

Marcial me invita a visitar su taller en el distrito de Carmen de Alto y por teléfono me describe la dirección de su vivienda y las posibles formas de llegar sin perderse pese a que no existe una señalización adecuada para dar con él.

Estoy en Carmen Alto y nadie me da razón de la Avenida Ayacucho y menos del jirón Amauta 418 en Vista Alegre. Vuelvo a llamar y me describe de la misma forma que al inicio; se oye un silencio y luego me dice que lo espere en una de las avenidas por donde recorre la línea de transporte urbano Nº 8. Voy a paso lento y a lo lejos observo dos personas que vienen conversando muy a prisa; uno se despide y pasa por mi lado sin atisbo mientras el otro se acerca sin quitarme la mirada y me dice si era yo el que le llamó para hacerle una entrevista.

Camino a su casa muestra su primer reclamo por la falta de señalización de las calles y que así es difícil de ubicarlo. Al pasar por el umbral de la puerta, frente a mis ojos una retahíla de figuras y diseños en tonos ocres sobre tablas de todos los tamaños.

Es fruto de mis años de trabajo dice con mucho orgullo Marcial, tengo 38 años y llevo como veinte pintando. Gracias a este arte puede subsistir con su familia. Recuerda con nostalgia su natal Sarhua donde aprendió los secretos de las Tablas de Sarhua que más tarde en Lima lo perfeccionaría gracias a su hermano Carmelón Berrocal,uno de los pioneros de cambiar la tabla por Maguey en los años 90.

El arte lo lleva en las venas, ya que forma parte de una estirpe de artistas. Su hermano, su tío, y sus antecesores siempre se dedicaron a pintar la Tabla de Sarhua.

Mientras coge una tabla explica cuál es la forma correcta de interpretarlo y dice que se leen de abajo hacia arriba, empezando por la firma de quien hace el regalo (compadres,padrinos y testigos), seguido de imágenes de la Virgen de la Asunción y terminando en la imagen de la luna o las estrellas que simbolizan la vida eterna.

Las tablas se pintan por encargo de los padrinos durante la construcción de una casa para ser regalados a los compadres y este hecho se denomina "tabla apaykuy” que significa la procesión de las tablas pintadas. Tablas que se colocan entre la viga principal para que proteja el hogar y asegure el reconocimiento de la secuencia familiar, la genealogía del linaje.

Cada integrante de la familia debe verse reflejado en sus labores diarias como las actividades agrícolas, fiestas religiosas, mitos y leyendas. En la parte superior de la tabla deben ir los Apus, condores, el sol y la luna. Las tablas son pintadas con pigmentos naturales extraídos de la tierra y vegetales.

Se dice que las tablas más antiguas tienen cerca de 300 años y esta tradición se va perdiendo en el tiempo como es que hasta casi fines del siglo XX los comuneros aun obsequiaban vigas y tablones previamente decorados con motivos alusivos a la pareja y su familia como parte de los rituales y las costumbres del pueblo; actualmente ya no se ven en las casas de Sarhua. Hoy en pleno siglo XXI, la tradición se va perdiendo y los artistas sarhuinos han abandonado el pueblo para migrar a las ciudades como Lima y Huamanga y continuar con las tablas de Sarhua, pero desde otra perspectiva mucho más comercial con temáticas más contemporáneas y que pese a ello tiene una desventaja al ser considerado como "artesanía folklórica” y con poca acogida lo que le condena a extinguirse y borrar de la memoria de la gente y de las nuevas generaciones de sarhuinos.

Marcial dice que no se pone triste cuando ve que su trabajo no tiene acogida. No me quita el ánimo de seguir trabajando; es mi arte yo vivo por él y para él. Alguna vez Primitivo Evanán Poma, su tío, había señalado como pronosticando que algún día no habrán generaciones que dencontinuidad a este arte para salvarlo de la extinción.

Mientrasjuega con su hija Emili de casi 4 años de edad, Marcial, dice que le gustaría que ella sea una de sus herederas y siga alargando la práctica de este arte delas Tablas de Sarhua.

 

Quedaen manos de las autoridades, de los cónsules y embajadores el de promover labúsqueda de mercado, la exhibición y la venta de este tipo de arte y contribuira salir de la pobreza a los pueblos del interior del país.

E-mail: angelcha27@hotmail.com

pagina web gratis