Crónicas turísticas de Ayacucho - Perú

Autor: Lic. Angel Mendoza
Fotográfo y comunicador social
E-mail: gentito_27@yahoo.es

Ayacucho -Perú
2013
menu
crea tu página web gratis
Por: Ángel E. Mendoza                                                               E-mail: angelcha27@hotmail.com

LA DULCE MELODÍA DEL CHIRISUYA DE SALLALLI

LaChirisuya es un instrumento arraigado en la cultura andina desde hace más decinco siglos y acompaña algunas de las tradiciones populares de los pueblosindígenas en nuestro país.

En esta oportunidad la revista "Con Sentido” y susección Lente Mágico visitaron la cuna de la música popular andina del distritode Vinchos; Sallalli, pueblo tranquilo y muy acogedor que se ubica a menos deuna hora de la ciudad de Ayacucho en plena vía Los Libertadores, entre lascomunidades de Tranca y Arizona en el distrito de Vinchos.

Amanece nublado y es un día muy frío, estamos enSallalli y nadie sabe de nuestra visita, los alumnos se nos acercan y nosinterrogan si somos turistas, un poblador que nos pasa la voz y otro niño quenos saluda; no somos extraños, nos sentimos como en casa; así, nuestrapresencia se suma a la multitud que participa en la puesta de la primera piedradel proyecto riego por aspersión..

Han transcurrido casi 50 minutos desde que llegamosy a lo lejos escuchamos una dulce melodía muy aguda producida por uninstrumento que se hace irreconocible al oído, que viene acompañado de lossonidos de un tambor.

Minutos después hacen su aparición dos hombres debaja estatura, de avanzada edad ataviados con poncho y sombrero que hacen suingreso a la plaza principal de Sallalli en el distrito de Vinchos; uno llevaun tambor y el otro un tubo de plástico, no es una quena ni una flauta traversahechiza; es mucho más que eso; es la famosa Chirisuya, un instrumento musicalde origen europeo, pero arraigado por siglos en el Perú. El de la Chirisuya esMarcial Curi Bautista, que no recuerda su edad y el del tambor es CiriloBautista Janampa de 65 años y que desde hace 50 años interpretan esta melodía.

A simple vista son dos músicos campesinos comocualquiera de este lugar; pero su ritmo muy particular e indescriptible losdiferencia de los demás. Son los únicos que a pesar de sus años aún cultivanesta tradición y por ello no dudan en dar inicio a un pasacalle por toda laplaza donde se aúnan niños, jóvenes y ancianos.

La Chirisuya es un instrumentofundamentalmente ritual y solemne, utilizada para engalanar muchas actividadesde la vida rural del hombre, así como para la recepción de personajes ilustresque visitan la comunidad por primera vez. Quizá por un momento nos sentimospersonajes ilustres al vivir una experiencia inolvidable y al saber que sonpocos los lugares donde aún se preservan estas costumbres.

La gente comenta que son losúnicos en todo el distrito Vinchos y que pese a los concursos escolares para laejecución de esta melodía no ha surgido interprete alguno en este géneromusical.

El 03 agosto del año 2008 elInstituto Nacional de Cultura declaró PatrimonioCultural de la Nación al instrumento musical de viento Chirisuya, sin embargoen Ayacucho al parecer nadie se interesó y no se interesan en dar cumplimientoa esta Resolución; Marcial y Cirilo siguen olvidados.

Nosotros con nuestra presencia en el lugarpodemos reconocerlos como tales y además deleitarnos de las dulces melodías deestos dos grandes maestros de la Chirisuya de Sallalli.




La resolución directoral nacional N° 997/INCpublicada en el boletín de Normas Legales del diario oficial El Peruano indicaque la chirisuya, un instrumento de viento de la familia de los oboes, acompañalos momentos más importantes de celebraciones como la Fiesta del Agua en lacuenca alta del río Santa Eulalia y en otras regiones del Perú.

En la resolución se menciona que la ejecución dela chirisuya tiene mayor complejidad que la de otros instrumentos de viento,por lo que el ejecutante ha adquirido, en muchas regiones, el rango de maestroen el manejo del mismo, como triplero, chirisuyero o chirimiyero, según sea elnombre del local del instrumento.

En ese sentido, el INC que es necesario promover elconocimiento y la difusión de este instrumento musical de hondo significadocultural y grandes potencialidades en el mundo artístico y reconocer el valorde los conocimientos de sus fabricantes y ejecutantes, así como de lastradiciones a las que acompaña en la actualidad.

En poblados de losdepartamentos de Lima, Ayacucho, Huancavelica y Apurímac,se da la peculiaridad que adopta el nombre de "chirisuya”. Carlos Blanco,investigador español, escribe:

Resulta igualmente asombrosala influencia de un aerófono de origen árabe llamado "ghaita” o "chirimía”, (dela familia de los oboes, que se transplantó a España conocida actualmente como"dulzaina”), viajando posteriormente a América, presumiblemente por intermediode los jesuitas, para adaptarse entre indígenas peruanos en las regiones delAyacucho y Apurímac, quienes la hicieron propia construyéndola de idénticamanera y conservando el nombre de "chirimía” o de "chirisuya”, buscando eljuego humorístico de palabras con las últimas sílabas del nombre: "mía” -"suya” (4). Carlos Blanco Fadol. Instrumentosmusicales del mundo. Albacete, 2001, p. 7

E-mail: angelcha27@hotmail.com

pagina web gratis