locutor miguel villamarin

L a L o c u c i ó n e s u n a P a s i ó n!!

¿QUE ES STORYTELLING?


Cuando existía una sola marca de jabón, no era necesario publicitarla. Como todo el mundo necesita jabón, la gente iba a la tienda y compraba el único que había. Como bien decían los abuelos, el buen paño en el arca se vende.

 


 

Pero luego aparecieron tres marcas de jabón. Comenzó la competencia y comenzó el marketing. El primer publicista anunciaba sus jabones como los más suaves y delicados para su piel. El segundo publicista ponderaba el perfume de los suyos. Y el tercer publicista destacaba que sus jabones eran los más económicos. Los clientes escuchaban la propaganda y compraban el que mejor les parecía.


Después, aparecieron en el mercado veinte clases de jabones, de diferentes texturas, olores y precios. Cincuenta clases, cien clases. Y los anaqueles de las tiendas y supermercados estaban repletos de las más diferentes marcas de las empresas jaboneras.


¿Cómo hacer marketing en medio de esa selva de jabones? ¿Cómo captar la atención del cliente con tanta oferta? Jabones líquidos, jabones sólidos y espumosos, jabones humectantes, jabones dermatológicos, jabones terapéuticos, jabones de leche, jabones de avena, jabones de concha de nácar… Basta. Si eres el creativo de una marca de jabón, ¿qué cualidades jabonosas podrás resaltar? ¿Qué tiene tu jabón que no tengan los otros?


Los publicistas, impacientes, insistieron en un estilo de publicidad bastante simplón y autoritario.Entre y compre a los mejores precios, beba esta gaseosa, pruebe las mejores salchichas de la ciudad, calzado de cuero de máxima calidad…En los promos e identificaciones de los medios de comunicación también decíamos:Transmite Radio Cristal, la mejor, la primera, la primerísima en el dial…


Pero a nadie le gusta que le den órdenes ni que le digan qué debe comprar, qué radio tiene que escuchar ni qué ideas profesar. Los verbos imperativos, como de abuelita fastidiosa, no funcionan en el hogar ni en el mercado.


¿Y si juntamos producto con estatus? Anunciamos el jabón pero la chica se está bañando en una tina super elegante. Publicitamos la salchicha pero el ejecutivo se la está comiendo dentro de un auto último modelo. No vendo el producto, sino la imagen de ascenso social.


En ésas estaban los marketeros cuando se dieron cuenta de algo tan evidente como olvidado. Entendieron que la gente no compra un producto por imposición ni porque le cacareen sus bondades. Tampoco lo compra por ascensión (a veces, nos frustramos más viendo una opulencia inalcanzable). El mejor anzuelo es la emoción que en la gente despierta dicho producto. Había nacido el storytelling.


Expliquemos esto mejor. Vivimos en un mundo saturado de estímulos visuales, auditivos, sensoriales. Cada día, a través de la radio, de la televisión, de revistas, en la internet, en nuestro correo electrónico y el whatsapp, nos llegan centenares, miles de mensajes que reclaman nuestra atención. No es posible atenderlos todos. Hay que elegir. ¿Por qué elegiría este jabón y no el otro?


Los publicistas modernos, como dijimos, descubrieron una piedra filosofal. Un camino nuevo para asegurar sus ventas. El camino de los relatos emocionantes.


No solo se hacen para vender, también se hacen para hablar de valores, aquí les dejo mi primer Storytelling.



AMALOS COMO A TUS PROPIOS HIJOS.





Enviar emailcontador de visitas

pagina web gratis