locutor miguel villamarin

L a L o c u c i ó n e s u n a P a s i ó n!!

Diálogos de Paz


El señor presidente Juan ManuelSantos y su partido Político (partido social de unidad nacional) pasarían a lahistoria como los grandes, al lograr la paz del país que lleva más de 50 añosde violencia.


Por otra parte habrá partidos contrariosa este a los cuales no les interesa que este acontecimiento se lleve a cabo ymenos si no es por parte de su mesa de trabajo, llegando así a indisponer apersonas quienes son fieles seguidores suyos.


Estos seguidores que en parte estáncansados de promesas que nunca se cumplen, más aun con un proceso de paz que ya se ha intentado. En esta ocasióninicio el 4 de septiembre de 2012, pero el 17 de noviembre de 2014 fueronsuspendidas, dejando una vez más a la comunidad con la incertidumbre y elpresentimiento que en otra oportunidad le han fallado.


De igual forma, También haypersonas que apoyan este proceso, cansados de tanta sangre inocente derramada yde tanto sufrimiento en las vidas de persona que han tenido la terribleoportunidad de vivir la guerra en vivo y en directo.


Todo esto trae consecuencias, paranadie es un secreto de la cantidad desmesurada de dinero que mueve la guerra através del pie de fuerza y medios logísticos necesarios para contrarrestar lasacciones terroristas de las FARC. Siendo lo que más está desangrando económicamenteel país.


A esto se suma el dineroinvertido en los diálogos sin saber si en esta ocasión se llegue a un acuerdo ono, ni que tan convenientes  sean losacuerdos a los que lleguen los mandatarios sin haber tenido en cuenta la opiniónpublica.


Aun así, la violencia que havivido el país es lo que impulsa a todos y cada uno de los que creen y apoyanel dialogo de paz, pues no quieren seguir escuchando y/o viendo todo lo que leha tocada apreciar en esta lucha que parece imparable.


Lucha que aun estando en un proceso de la tan anhelada paz,se continúa viviendo en un territorio en el cual cualquier persona puede ser víctimade actos de violencia como secuestros, muertes, extorsiones y demás hechosmacabros que se nos pase por la mente.


Ahora, se ha sembrado una duda eincertidumbre por parte de las personas que no están de lleno comprometidas enlos diálogos de paz, hay quienes dicen que es una mentira manipulada por elgobierno pero más aún por el grupo subversivo.


Esta palabra, manipulación naceporque según lo anunciado a la comunidad habría un cese al fuego, el cual solohan visto por parte de las fuerzas militares y de policía pero no por parte delas fuerzas armadas revolucionarias de Colombia, quienes sigue realizandosecuestros y masacres en el territorio nacional.


Para terminar, usted sabrá siapoya o no este proceso por el cual pasa nuestra patria. Pero lo que sí lepuedo decir es que la paz inicia en nuestros corazones, en nuestros hogares,trabajos y demás sitios  que frecuentamos.



PASCUAL GUERRERO

¿Pasión o Decepción?

 


 

 

Entrar al estadio pascual guerrero en Santiago de Cali hace 18 años era algo fascinante, de lo cual muchas personas querían disfrutar por alguna vez en sus vidas, debido a lo apasionante que era y lo mucho que se podía compartir con la familia.


De ello, recuerdo que mi padre cuando yo tan salo tenía 10 años de edad acostumbraba a llevarme a estos espectáculos de fútbol, que solían llevar a cabo en este maravilloso escenario en cada liga o copa que se disputara.


También, sería imposible recordar estos eventos y no nombrar que en esa época las personas lo único que llevaban a este lugar era alimentos,radio de baterías para escuchar la transmisión en vivo, una espuma con el escudo del equipo preferido para sentarse e instrumentos para hacer barra.


 Además el comportamiento era ejemplar desde el momento en que sonaba el Himno Nacional De La República De Colombia, a lo cual todos los espectadores respondían colocándose en pie.  Y lo único que se escuchaba en este recinto era la letra de dicho símbolo patrio.


Luego, al terminar el Himno, las personas seguían de pie abrazándose de emoción, aun sin conocerse entre sí, tras la salida de cada uno de los jugadores que conformaban su equipo preferido al cual ellos iban a acompañar.


Y, es que  no daba para más, pues era emocionante verlos salir con la expectativa de ganar, algo que era muy fácil de creer por la clase que tenían en el momento de jugar cada partido, ya que lo hacían con todo su esfuerzo y como se dice: ¡sudaban la camiseta!


Algo semejante ocurría cuando sin llevar ni siquiera 10 minutos del primer tiempo anotaban su primer gol, todo el público se paraba de una forma eufórica a gritar Gol, dándose hasta besos y celebrando por ser hinchas del maravilloso equipo al cual ellos acompañaban.


Así mismo gritaban coros, se enojaban, saltaban y hacían la inolvidable ola de tribuna a tribuna, como si sus corazones los uniera sin necesidad de haber hablado para ponerse de acuerdo en que momento lo harían;  Pero cuando la realizaban les salía de lujo.


Finalmente el árbitro del partido miraba su reloj y tocaba su silbato dando la señal que el primer tiempo había terminado. Los jugadores aplaudían mirando al público que les había dado ánimos y de igual manera el público lo hacía con ellos por el gran espectáculo presentado.


En ese momento, daban 15 minutos de descanso al equipo, pero también era tiempo en el cual la hinchada se disponía a compartir con su familia y las personas de alrededor  los alimentos que cada quien había llevado al lugar para apaciguar el apetito.


Después de descansar y compartir, salían de nuevo al terreno de juego los deportistas y los árbitros,  a dar continuación al segundo tiempo el cual marcaría el final de la competición fuera cual fuera el resultado, pero siempre dejando satisfechos a los asistentes.


De este modo, daba inicio a los restantes 45 minutos, en los cuales la gente no paraba de alentar a su equipo sin tan siquiera llegar atener en cuenta la idea de sentirse cansados en algún momento, ya que la motivación era enorme por ver ganar su equipo favorito.


Siendo esta el motor que los ayudaba a resistir de principio a fin con el mismo cariño al prójimo y entusiasmo que siempre llegaban a cualquier fecha de la copa o liga en la cual estuvieran disputando un puesto,pero ante todo el respeto.


Por último, el juez central determinaba dar por terminado el encuentro en el cual ganaran o perdieran, siempre se conservaban los valores morales y éticos, hasta el momento de la salida siendo un ejemplo, sin riñas ni lanzar insultos a ninguna persona.


En resumen, invito a los lectores de este texto a que comparemos y recapacitemos, si hoy por hoy las cosas pueden volver a ser como antes y sinos convendría o por el contrario, nos perjudicaría. Dependiendo de que buscamos en un estadio ¡Pasión o Decepción! 








Enviar emailcontador de visitas

pagina web gratis