TE HE PERDIDO

ES UNA PENA NO PODER RETENERTE

  • Aquella mañana amaneció gris pues estabas lejos y no sabía si podría hablar contigo. Salí de casa con poco ánimo y al ratito ahí estabas tú. Oir tu voz fue como un bálsamo para recuperar la paz interior para entonces perdida por mis temores, los mismos que ahora sufres tú, mi amor, pero mientras hablábamos me dijíste: vas a recibir un mensaje... y ahí estaba, la rosa más linda que jamás he visto, impregnada de tu aroma y de tu amor. Gracias, mi amor, gracias por hacer especial cada momento de mi vida contigo. Gracias por regalarme estos detalles tan especiales. Gracias, mi vida, por ser como eres. Yo no puedo enviarte una rosa, pero te envío con estas palabras todo un jardín lleno de brotes de amor, para que nuestro amor se vaya renovando y nunca pierda intensidad.

    contador de visitas

    pagina web gratis