TE HE PERDIDO

ES UNA PENA NO PODER RETENERTE

  • 7 de agosto de 2017









    Jamás pensé que tendría que escribir estas palabras. Jamás pensé que el amor que está reflejado en estas páginas cambiaría por no saber gestionar lo que nos rodea.  
                                                                                                                      




    Hoy me siento sola, pero tranquila. Ya no sufro pensando si estarás haciendo lo que me dices o si estarás disfrutando de la vida con lo que tienes en este momento. Tampoco tengo que estar sufriendo por lo nuevo que descubriré, y no es que fuera muy grave lo que descubría cada vez, sino que me sentía apartada de tu vida y en segundo plano; denotaba que tus sentimientos hacia mí habían cambiado tanto que ya no era merecedora de conocer lo que ocurría en tu vida, aunque no fuera importante, pero simplemente demostraba que compartías cosas con ella, que no considerabas interesante compartir conmigo. Era la demostración de que el vínculo que había entre nosotros se había resquebrajado.
                                                                                                                                                                                                   Y a base de ir conociendo cosas, ocurrió lo que ha ocurrido, que a día de hoy no te considero merecedor del amor puro y exclusivo que te brindé durante todo este tiempo. Un amor que parecía compartido por los dos, pero que ahora con frialdad y analizando muchos hechos, tengo la confirmación de que mi amor no era correspondido al 100%. No digo que no me amaras, pero jamás me amaste como yo a ti, con una dedicación plena. Te propusiste deslumbrarme con tus gestos y tu dedicación y lo conseguiste, pero eso ya hace mucho tiempo que pasó a la historia. Los últimos tiempos he tenido que compartir tus gestos de cariño con ella y eso es algo que no estaba dispuesta a hacer por más tiempo. Por mucho que te amara, necesitaba tener la certeza de que tu me amabas igual y eso hacía ya tiempo que no ocurría.
    Tengo que darte las gracias porque me enseñaste a amar de una manera nueva y me hiciste muchas veces hasta llorar de placer, un placer fruto únicamente del roce de nuestros cuerpos y la carga de amor que entonces sentíamos, sin ningún otro componente. No lo necesitábamos.
    Gracias también por haberme permitido disfrutar de tu hijo. Tienes que saber que desde el día que rompimos, sueño todas las noches con él. También con ella y hasta con su familia, pero con estos últimos todo es desagradable, por eso quiero quedarme solo con el recuerdo del niño, porque sueño que me abraza como solía hacerlo y, es curioso, me llena de besos en todos mis sueños. Gracias por este regalo y también por haberme permitido conocerte y disfrutar de ti. Eres el ser más bello que he conocido jamás.
    Te deseo mucha suerte en todo y salud para ti y toda tu familia y las personas que quieres. 
    ___________________________________

             




    Amor mío, aquí estoy, intentando conectar contigo para transmitirte mi amor y mi dependencia de ti. Me siento atada a ti y me gusta. Nada ni nadie me ha hecho tan feliz como tú. Estar a tu lado aunque sean unos minutos es como un manantial de agua fresca, todo en ti es natural, todo en ti es sinceridad y belleza. Mi ángel, sabes que daría mi vida por poder estar siempre a tu lado. Me desviviría por hacerte feliz, porque te sintieras el hombre más amado y deseado,  porque eso es lo que eres, dudo mucho que alguien ame con la intensidad y la entrega que yo te estoy amando desde hace dos años. Nuestra llama no se apaga, mi vida, y eso es por algo, eso es una señal de que nuestro amor perdura y de que el profundo sentimiento de respeto y adoración están latentes aunque pase el tiempo.
    Mi ángel, quiero prometerte que pase lo que pase, estarás siempre en mi corazón. Serás mi secreto más preciado, mi niño mimado, mi amor  tierno y delicado, pero tan hombre a la vez. Nunca pasará a un segundo plano el hombre que me mima, me cuida, me retiene con fuerza cuando la furia me hace perder el control, sufre cuando ve mi mirada triste, rÍe conmigo, me anima en los momentos delicados, me hace mujer con pasión y besos llenos de ternura y se entrega a mi cada día como si se fuera a acabar el mundo.
    Gracias, mi bien, por tantas cosas que me das, sabes que cuentas con mi admiración y respeto y que mis pensamientos están a cada segundo dedicados a ti. ¿Tienes idea de lo que es no ser dueña de mi misma? pues eso es lo que soy, mi vida cuelga de la tuya, como en el organigrama de una empresa, yo soy un apéndice subordinado de ti, y me encanta sentirme así, porque nunca antes la vida de alguien me pareció tan fascinante como la tuya, nunca antes envidié tanto todo lo que rodea a una persona,  nunca antes necesite el aliento de alguien como necesito el tuyo, nunca antes sentí que el corazón se me sale y va en tu busca cuando te siento lejos.
    Esa soy yo, la mujer que te ama con tal dedicación, adoración y cariño que es capaz de entregar su vida a cambio de la tuya.
    Con todo mi amor, mi suu, no dejes de amarme nunca, mi vida, porque moriría. 









     
    contador de visitas

    pagina web gratis