La Literatura Tú y Yo

crea tu página web gratis

LÁGRIMAS DE COCODRILO

 

 
1. Me arrecha que me miren ¿qué me ven?, ¿nunca habían visto un cocodrilo? Todo el mundo viene y me__________, me jalan por la cola, me meten un ________ en la nariz. Sí, lo hacen ahora después que se me cayeron los ______. Algunos dicen que estoy ____, eso me desquicia y les grito: ________,______, _________. Yo estaba bien en la playa con Amatista, ella me cortaba las uñas, me cepillaba las escamas, me lustraba la cola.
 
2. Tenía un cuerpo __________ y yo la tranquilizaba con la cola cuando las rodillas le comenzaban a_________, ella me decía Ramón, y yo, ningún Ramón, cocodrilo, _________, cocodrilo. Cuando estaba en la playa estaba bien, a veces me escamaba o me volteaba ________ arriba para ver el cielo: era un cielo rojito, se iba incendiando, incendiando, hasta que el diablo metía sus _______ en el agua.
 
3. Yo con el diablo siempre me he entendido, es como un ________, nos sentamos, conversamos de las ___________ y de los cuernos que le pone su mujer con un _________; es un pobre diablo, él me dice, «mira Ramón, éste sí es el infierno».
 
4. Es una _______ seria cuando uno es de playa, porque se acostumbra a ese _________ blandito que le lame las plantas y uno va marcando sus_______ por aquella arena y después se voltea y le dice a Amatista por aquí pasé yo, ese rastro soy yo.
 
5. Ella me contestaba, tienes que hacerte un porvenir Ramón, en ________ busca trabajo en una ___________, y se me recostaba así, así pegadita, hasta que la cola se me iba ___________, ___________. ¿Y cuándo te vas mi amor? Y yo, ningún mi amor, cocodrilo, cocodrilo, cocodrilo.
 
6. Me vine por la ___________ arrastrando mi cola hasta que llegué _________, a la gente no le gustan mis escamas pero a la comadre Teotiste sí, ella me dijo: «si quieres te___________ en esta esterilla que donde caben ________ caben _________». Yo aplané el ______ con mi cola, el italiano me dijo póngase esas botas y túmbeme aquel cerro. Yo venía con mi cola, plaf, plaf, plaf, Paraulata con su pala y lo dejamos todo parejito plaf, plaf, plaf. Amatista decía, en _________ busca trabajo en una construcción, yo aplané la playa con mi_______ plaf, plaf, plaf.
 
7. Ahora me monto en ___________ y siempre la puerta me aplasta la cola ¿y qué ________ me miran? ¿por qué se ríen? y después esa tipa se________, se ____________, se le pone caliente esa _______, se mete mi cola verde en las ________ y empieza a brincar hasta que se queda tranquilita, toca el______ y se va. Éste es el infierno Amatista, me empujan, me ________ que me empujen, los _________ me pisan la cola y gritan ¡mira un cocodrilo! ¡un cocodrilo! Y yo, ningún cocodrilo, Ramón, Ramón, Ramón.
 
8. Por la noche me tiro en la ________ y tampoco puedo descansar, están todos revueltos en el _________ y cuando Pantaleón viene borracho siento a Teotiste, qué vaina es ésta digo, cállate corazón, y me agarra la _______ y la soba y la soba y la soba hasta que se _________, y la chupa y la chupa y la chupa hasta que se vacía.
 
9. veces me pongo a dar vueltas por ahí como si fuera________, casi ni arrastro la cola para que no me vean, cuando me canso entro en el ________ y pido una cerveza pero siempre hay algún borracho que me mira y se ________, me arrecha que me miren, se ____________ y grita: ¡un cocodrilo!, ¡mesonero, un cocodrilo!… pero si me dejan tranquilo escucho la __________
 
10. Voy por la__________ la noche llena de quietud. ¿Te acuerdas ________? cuando paseábamos por el ________, cuando tenía una cola _______ nuevecita, cuando te lamía la arena de los pies.
 
11. Y llega Paraulata y me dice: «Sécate esas lágrimas de cocodrilo, vamos a poner otra canción»: Yo tenía una luz que a mí me alumbraba y venía la brisa y suaz… y me la apagaba.
 
12. Voy arrastrándome por esas __________ en plena madrugada. No sé cómo subo esas escalinatas que nunca terminan plaf, plaf, plaf. Me tiro en la _________ y Teotiste viene calladita a sobarme la _________, cuando siente que está como muerta me da un chancletazo en la __________ y me dice: «tú también llegaste borracho desgraciado, eres más inútil que el ___________».
 
13. Ahora dicen que estoy _________loco, que vivo _______, que se me fueron los tapones: la verdad es que esta no es vida para un __________, yo soy de arena y sol, me gusta _______________ y que la vista se me pierda lejos, lejísimos, hasta donde la mirada se gasta en el agua. En la playa soy igual a todos, igual a Amatista y a los __________. Por eso escondo mi cola _______ debajo de la mesa y meto el espinazo dentro de esta franela.
 
14. Paraulata me dice, quítate ese complejo Ramón, y yo, ningún complejo, cocodrilo, __________, cocodrilo. Un día entré en el restaurant escondí bien la cola pero al ratico dijo una _________en la mesa de al lado «mi amor, no sientes un olor a __________» y desde el frente me miraron dos más y una le dijo a la otra en el oído, «huele a_________», y una vieja le dio un _________ a su marido y murmuró, «esto está hediondo a ___________».
 
15. Después pasó el mesonero tapándose la nariz con una servilleta y me piso la cola; entonces para no arrancarle la canilla de un mordisco, salí arrastrándome y me perdí por la avenida, plaf, plaf, plaf.
 
16. ¡Ay Amatista, esto está lleno de ___________trampas para _________! Lo peor es que ya no puedo regresar, se me perdió el camino, me encandilan mucho las __________ del centro comercial, me gusta subir y bajar la escalera mecánica aunque algún _________ me tuerza la cola, para colmo ya hasta prefiero las ___________ a los camarones.
 
17. . A veces pienso en regresar a la quebrada y esperar las lluvias, perderme contigo en el __________, escamarme en la arena, volver a ser Ramón. Ya hasta miedo me da quitarme la___________. A veces sueño que a las palmeras se las llevó el viento. Me despierto ________, me toco las escamas y digo: no está muerto cocodrilo, estaba de_________, todavía puedes aguantar, todavía te quedan dos _________.

 

 
 
LA VALLA
 
18. Desde la tarde que me suspendieron la incomunicación y salí del ___________ para recibir en el patio un poco de ________ y de brisa salobre, la valla adquirió su dimensión de reto. Cuando regresé al ________ya me había penetrado la obsesión de la fuga.
 
19. Mi corazón no estaba resignado a soportar la ___________del tiempo detenido. Por eso, el reto de la vida tenía la forma de esa cerca metálica, de no más de _______metros de altura, enclavada en el patio de la _________.
 
20. Del otro lado se encontraba la continuidad del tiempo y la promesa de una libertad _______ y _______. Era mi deber intentarlo. Cada vez que salía al ________ durante esa hora vespertina, mi intención se fijaba en tratar de _________ cuál podía ser el punto más _________ de la valla, según la colocación del guardia (el puma) y el momento más propicio para __________.
 
21. . Era una ___________ que requería de tres elementos para ser perfecta: ingenio, __________y testículos. Para no considerar la acción descabellada, debía __________ también la mala suerte. Por ese motivo escogí, para intentarla, el día más beneficioso de mi calendario: el _______.
 
22. Entre mi propósito de__________(y seguramente el de otros compañeros que caminaban _________ por el ________) y su feliz consumación, se interponía la dura y atenta mirada del puma que siempre mantenía la ____________________ sin asegurador. Era un hombre en el que fácilmente se podían apreciar la ________ y la rapidez de _________.
 
23. Por su aspecto físico resultaba un llamativo________ racial: una piel ________, curtida por el mucho ________, ojos grises de ________ y el pelo _________. La única ocasión que me aproximé con temeridad hasta la línea límite, marcada a unos dos metros antes de la valla, se escuchó _____________________(Supe por otros prisioneros más antiguos, que alguien al intentar saltarla, recibió una ráfaga en las piernas).
 
24. Después del ____________ hice algunos esfuerzos por ____________ con el guardián, tratando, de este modo, de ________ su atención, pero el puma no permitía el dialogo ni siquiera a distancia. Estaba hecho para ese ________, sin remordimientos.
 
25. Lo máximo que obtuve de él, fue que en un día de _________ me lanzara un _________ a los pies desde su puesto. Durante________ años, mi plan de _________ se quedó en la audacia de lo imaginado.
 
26. Por mi _______________ fui transferido del calabozo a una celda colectiva, hasta que el __________ puso fin a la espera y obtuve la costosa _________ de forma legal y burocrática. Regresé así a la normalidad calumniada que tanto despreciamos. De nuevo el tiempo había recuperado su perdido sentido y mis ______________ comenzaron a adaptarse nuevamente a la prisa de la ciudad.
 
27. La memoria de los días _____________ se fue desdibujando. Pero una _______, durante un sueño intranquilo, reapareció la valla con su______. Al principio logré asimilarlo como uno de esos __________ recuerdos que con mucho empeño logramos finalmente desgrabar. Pero la misma_________ comenzó a repetirse cada vez más intensa, hasta transformarse en un _______ alarmante que surgía en cualquier _________.
 
28. . Eso me hizo detestar mi _______: la libertad no era más que una simulación, porque yo había quedado prisionero de la ________ y del miedo a ________. Una mañana decidí visitar la ________ y solicité hablar con el puma (__________, era su nombre).
 
29. Me recibió ____________ y hasta mostró agrado cuando le dije que tenía buena readaptación a la nueva vida, que me desempeñaba como _______________ y estaba a punto de __________.
 
30. También a mí me sorprendió favorablemente no encontrar en sus ojos ___________. Volví a verlo en varias ocasiones y se estableció entre nosotros una relación __________. Una vez lo esperé hasta que terminó sus obligaciones, conversamos un rato y yo le ofrecí como regalo______________________, Antes de irme, con recelo le pedí un favor, él estuvo de acuerdo y comprensivo con mi ____________.
 
31. Cuando entramos al _________, su mano descansaba con afecto en mi ________. Después él se colocó en su __________, mientras yo (exactamente como lo había pensado durante años) me trepé por la _______ y salte hacia el otro lado del _______.
 
32. . Al caer, sentí una ________________. Me di vuelta para despedirme, y apenas tuve tiempo de ver la ____________ mirada del puma que me apuntaba con el ________. —Lo siento —dijo antes de disparar— yo también esperé mucho tiempo esta oportunidad.
La Literatura Tú y Yo
Enviar email contador de visitas

pagina web gratis