La Casa del Ámbar

Llegado desde el Mar Báltico para usted una joya llena de sensualidad, historia y misterio.

HISTORIA Y COMERCIO

En la tumba del Rey Micerino, se encontraron muchas perlas de ámbar, y en el norte se han descubierto muchos objetos de succino pertenecientes a la edad, de piedra. Ámbar labrado y sin labrar se ha encontrado en los lugares lacustres de Suiza, en Alemania, en las cuevas de los pirineos, en las tumbas de la primitiva edad del hierro y el periodo etrusco de Italia. En nuestro país, también se han descubierto algunos objetos labrados de ámbar en la estación de Carmona. En Madrid, en el Gabinete de Historia Natural, se conservan una serie de 37 ejemplares de ámbar de distinto tipo de color que fue regalada por Vilanova. En las fábulas mitológicas de Faetonte, se ven citadas no solo la verdadera procedencia y naturaleza del ámbar, sino también las vías por las cuales llegaba el succino a los pueblos civilizados primitivos. El Erídano de la fábula era el Esquilo del Ródano, el Eurípide del Po, y los griegos recibían del Ródano el ámbar por mediación de los malinenses y los ligurios, y del Po por los etruscos y venecianos.
Según una tercera opinión, desembocaba en el mar del Norte o del noroeste y aquí se vislumbra ya una exacta representación del verdadero país del mismo.
Tales conocía la fuerza atractiva del ámbar frotado. Tácito sabía que los estonianos de la costa del mar de Suecia denominaban glesum al succino y recogían éste en las playas para venderlo luego a los romanos.
Según Plinio, el nombre de succino se deriva de succus por ser el jugo que resudaban los árboles.
En tiempos de Alejandro Magno, se emprendió un viaje de exploración para indagar en los países donde procedía el ámbar, el estaño y las piedras preciosas. Cuenta que el ámbar es arrojado por las olas en una isla del pueblo germano de los gutones llamada Ábalo.

lacasadelambar12

COMERCIO

El Emperador Nerón mandó una expedición a la costa prusiana de Sambia que marcó el inicio del comercio ambarino en la antigua Roma, eso explica el gran número de fabricaciones romanas en Prusia.
En el primer siglo de nuestra era, Oriente fue adquiriendo un predominio creciente en el comercio del ámbar, testimonio de ello son los numerosos objetos de adornos orientales (cúficos) la mayoria de los siglos X y XI. Los fenicios si bien no llegaban al mar Báltico si lo hacian a la costa occidental de la peninsula gímbrica donde adquirían ámbar por mediacion de comisionistas que bajaban por el Oder o el Vístula hasta Grecia.
En épocas anteriores el ámbar se intercambiaba por objetos de hierro y bronce y esto es seguramente el origen de utensilios etruscos y griegos mas antiguos encontrados en el norte.


Enviar email

contador de visitas

pagina web gratis