JORDI ROMERO

CANTANTE Y PIANISTA

  • Sant Sebastià 35-2
    08291
    Ripollet
    (Barcelona)
    España

    Tel:649092336

    Email: jrfalque@hotmail.com

    4.ACTIVIDAD PEDAGÓGICA




    Breve apunte acerca de las diferencias entre el pianista repertorista, acompañante y correpetidor


    Para definir las diferencias entre estas tres disciplinas sería necesario saber que el pianista repertorista es el pianista que analiza las características del o de la cantante desde el punto de vista psico-físico, referido a sus posibilidades técnicas; amplitud del espectro vocal, carácter para afrontar el tipo de personaje adecuado a ellas, tesitura para ajustarse a las diferentes categorías vocales, con el fin de construir un repertorio (número de piezas vocales de diferentes estilos) que ayude en su formación integral y permita la definición de una personalidad artística. El repertorista a través de una formación técnica en la materia, una experiencia profesional de muchos años y el análisis crítico-constructivo hace que todos estos aspectos alcancen el nivel adecuado para que, posteriormente, dentro de una concreción y coherencia a la hora de presentar el trabajo hecho, pueda materializarse en el momento de la audición pública.


    El pianista acompañante; aunque el término pueda parecer peyorativo dentro de la profesión,  ocupa a aquel pianista que desarrolla un trabajo de preparación con el cantante adecuándose a la personalidad de éste y ciñéndose al aspecto interpretativo. El pianista acompañante alcanza un alto grado de protagonismo en el caso de música de cámara cuando pasa a un plano de igual importancia interpretativa que la del propio cantante.

    Las parejas artísticas entre cantante y pianista de acompañamiento son habituales y han dado lugar al crecimiento creativo que ha llenado la historia de la música vocal ejemplos de esto son los pianistas; Gerald Moore, Félix Lavilla, Miguel Zanetti y un largo etcétera.


    El pianista correpetidor; fundamentalmente encontramos la figura del correpetidor en los teatros de ópera o zarzuela. Un trabajo que se realiza con intensidad en la preparación musical de roles a representar. El correpetidor ocupará el lugar de la orquesta en los ensayos (de ahí el término "répétiteur”) utilizando la reducción para piano de la obra a representar, ya sea en aquellos de índole individual, en el trabajo de conjuntos o con el coro (si lo hubiere) también en el ensayo escénico, previamente a los ensayos generales con orquesta y en los ensayos llamados "a la italiana” donde participa todo el elenco.  


    Ni que decir tiene que estas tres disciplinas pueden ser realizadas por la misma persona, aunque en los últimos años se haya ido hacia una especialización por estilos, épocas e incluso por idiomas.




    El repertorio vocall:


      De un tiempo a esta parte la necesidad por parte del cantante de la figura del repertorista ha crecido, seguramente gracias a la formación técnica por parte de los pianistas, la especialización en algunos países como Inglaterra o Alemania y el amor que sentimos hacia las obras vocales. Las indicaciones a nivel técnico e interpretativo pueden ser indispensables para la formación del cantante. Por una parte, escoger las piezas musicales más adecuadas a la voz ya sean; canciones (chanson, lied, songs.. dependiendo del pais del compositor), oratorio, ópera o zarzuela que se adapten mejor a las características personales, tienen una gran importancia de cara a un futuro donde la salud vocal puede marcar la cualidad de una carrera profesional llena de éxitos.

       Ni que decir tiene que no tiene sentido el trabajo del repertorista si no es como complemento de un trabajo técnico intensivo desde los primeros años con el profesor de canto. En todas las escuelas de música se sigue este ejemplo, no solamente en la asignatura de canto, si no también en la del resto de instrumentos. Los numerosos cursos a lo largo de nuestra geografía pueden servir de ejemplo para realizar posteriormente una continuada labor de formación y ayudarán a obtener consciencia del trabajo a seguir.

      También la preparación de roles operísticos, la preparación de conciertos e incluso el trabajo de música de cámara que requiere la canción ofrece la oportunidad de un desarrollo artístico más intenso con el repertorista.




    El trabajo individualizado con el repertorista


    Para introducirnos en la materia y los elementos que conforman la lección o clase con el repertorista, empezaremos a definir los pasos a seguir.


    • La audición;


    para definir las características técnicas, psico-fisiológicas y las posibilidades vocales del o de la cantante; tesitura, técnica, color de la voz se llevará a cabo una audición en la cual se valorará el trabajo y formación realizados con el maestro de canto. Esta audición puede ser excluyente. Si existen problemas técnicos no resueltos, se aconsejará solucionarlos antes de iniciar las clases de repertorio. También se requerirá el visto bueno de un especialista en foniatría.


    • Primeras clases;


    Estudio de las primeras piezas musicales;

    Corrección musical; detección de errores, el legato, los matices, acentos, agógica y pulsación.

    Adecuación respiratoria; símbolos, las frases y subfrases musicales.

    Texto; idioma del texto, vocales y consonantes, relación con el aire y el fiato. Ejercicios de declamación, fonética aplicada.


    Ejemplos; trabajo sobre las obras del Vaccai, canciones barrocas o renacentísticas.


    • Clases avanzadas;


    Preparación de un repertorio de canción,oratorio, ópera o zarzuela.


    Corrección musical; Fraseo estilístico. La forma musical de la chanson y el lied. Canción española y catalana. Diversas épocas y compositores. El oratorio como base para la impostación y corrección musical. La romanza y el aria. Evolución del aria a través de las épocas. Aria da capo.

    Desarrollo técnico y respiratorio; adecuación de la voz al género; diferencias dinámicas, abertura y copertura según las necesidades. La importancia del fiato en el oratorio. Trabajo sobre las cadencias. "Messa di voce” y "sul fiato”.

    La interpretación; Aproximación a las características de los personajes a interpretar. Diferencias estilísticas desde el renacimiento a nuestros días. Dramaturgia y textos poéticos. La ópera de cámara, ópera "buffa”, el "bel canto”, la "operetta”, la zarzuela. De Wagner a nuestros días. Adecuación del idioma a la vocalidad. Fonética aplicada.



    • Clases para profesionales


    La finalidad del trabajo de repertorio es la adquisición de una personalidad artística definida por el tipo de voz, la presencia física e incluso por el carácter del o de la cantante.

    Descubrir nuestra personalidad a través de la voz, no es solamente un objetivo musical, sino que, propiciado por otros maestros de canto también puede ser terapéutico. (Consultar cursos de canto).


    Preparación para la audición, el concurso, el recital o los personajes dramáticos.

    La elección de la obra a presentar a la audición que mejor pueda definir y poner de relieve nuestras cualidades vocales e interpretativas puede dar lugar a nuestros éxitos futuros, así como la planificación de estrategias que nos lleven a superar las diferentes pruebas en el caso de los concursos que pueden llegar a ser una plataforma para la consecución de nuestros objetivos profesionales o la preparación de un programa de concierto donde podemos plasmar todo nuestro potencial artístico a través de las obras que mejor sirvan para una comunicación con el público.

    Preparación de roles no solamente referida a la actuación solista, es imprescindible el trabajo con una perspectiva total de la obra y sus diferentes intervenciones de; conjuntos, "recitativos”, textos.., tanto para papeles protagonistas como secundarios.


    Supervisión técnica. A lo largo de nuestra carrera la evolución de la voz, los retos técnicos, ponen en riesgo muchas veces nuestras aptitudes. Estar permanentemente alerta en lo que se refiere a la salud vocal puede hacer que nuestra vida profesional se prolongue. La detección por parte del repertorista de pequeños vicios, tics o maneras que impiden un correcto fluir de la voz ayudará a mantenernos "sanos”. Incluso la desviación por el hecho de afrontar un repertorio no adecuado puede suponer un bloqueo que nos impida sentirnos cómodos en nuestro canto.


    Puesta en escena. Una buena imagen es importante a la hora de presentarnos delante del público. La posición del cuerpo, el poder sentirnos relajados, el saber utilizar el gesto adecuado para enfatizar una frase, una palabra. Explicar una escena con pocos movimientos para ayudar a entender un personaje fuera del contexto teatral, son objetivos para la comunicación y nuestro desarrollo como artistas.




      

      Jordi Romero; preparación de roles, acompañamientos para concursos, preparación de conciertos, seguimiento y consultas técnicas. Clases individuales y en grupo.

    Enviar emailcontador de visitas

    pagina web gratis