Esquina1 Esquina2

VERDADEROS CREYENTES EN JESUCRISTO 

        MAY 21 2011 EL JUICIO FINAL

                                            ¿APOCALIPSIS 22:18?

menu

El Plan del Juicio Divino                        

      Ahora que hemos sido capacitados, por la misericordia de Dios, para conocer más claramente el plan del juicio Divino, como también la cronología de la historia, debemos hacer el intento de expresarlo lo más lúcidamente posible. Tenemos que asegurarnos de que todas nuestras conclusiones hayan salido de la Biblia y que están en completa armonía con todo lo que se enseña en ella.

      En el año 11,013 A.C. Cristo, como Hijo de Dios, creó este universo. Debido a que la Biblia nos dice que el Hijo es el Creador, podemos saber que la muerte de Cristo, como Cordero desde la fundación del mundo, sucedió definitivamente antes de la creación. El creó a nuestros primeros padres, Adán y Eva, a imagen y semejanza de Dios, para que gobernaran la creación. Ellos eran perfectos en todo aspecto. Ellos y sus descendientes, como hijos de Dios, estaban destinados para estar con Dios eternamente en gloria y felicidad supremas. Fueron creados con un cuerpo, con aliento de vida, y con un alma o esencia espiritual.

   Y Dios comenzó a darles leyes por las cuales habían de vivir en la felicidad más grande, y también, comenzó a poner a prueba la fidelidad de ellos hacia Dios. Una de las primeras leyes que les fue dada fue que si alguna vez desobedecían a Dios, morirían (Génesis 2:17).

    Dios es Dios infinito que conoce en el detalle más minucioso el futuro de cada una y de todas las cosas. Dios sabía que poco después de la creación, el hombre le desobedecería. Por tanto, aun antes de que eso sucediera, Dios hizo provisión para que una porción de la raza humana, que eventualmente nacería de nuestros primeros padres, Adán y Eva, fuera rescatada de la muerte, que es el castigo por el pecado, demandado por la ley de Dios.

     En el proceso de llevar a cabo este programa de rescate, Dios mismo sería glorificado maravillosamente a medida que todos Sus atributos y características inigualables fueran exhibidos. Serían exhibidos no tan sólo a la humanidad, sino también a todos los principados y potestades, de los cuales no sabemos nada, pero que están en existencia debido a los esfuerzos de Dios en toda la eternidad pasada

(Efesios 3:10-11). Leemos en 2ª Tesalonicenses 1:10:

    Cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

      Poco después de haber sido creados como seres perfectos, nuestros primeros padres (en cuyos lomos existía toda la raza humana) desobedecieron a Dios. Por tanto, ellos y toda la raza humana que nacería de ellos, deberían haber sido ejecutados como pago por el pecado. Sin embargo, debido a que Dios ya había pagado los pecados de muchos de los descendientes de Adán y Eva, la muerte física no podía ser instantánea. Tuvieron que continuar vivos el tiempo suficiente para dar a luz hijos.

     Estos hijos tuvieron que vivir lo suficiente para dar a luz hijos, etcétera, hasta que todos los individuos que Dios había elegido hubieran nacido y rescatados de la sentencia de muerte que resultó de sus pecados. Puesto que muchas de las personas elegidas para ser salvas de sus pecados no nacerían sino hasta unos 13,000 años después de la creación, el mundo tenía que continuar por ese tiempo.

    Por tanto, es cierto que nuestros primeros padres, y toda la raza humana queeventualmente nacería de sus cuerpos, murieron en el sentido de que ya no tuvieron vida en Cristo, lo cual llamamos la vida espiritual. Y también recibimos la sentencia de la muerte física en el momento en que Adán pecó. Y, no obstante, Dios hizo la provisión para el hecho de que todos tendrían que permanecer vivos físicamente y tener un alma o esencia espiritual funcionando por una duración de tiempo que terminaría entre el tiempo inmediatamente después de la concepción hasta más de 900 años de existencia física. Pero espiritualmente todos estaban muertos. La vida en Cristo, que se convierte en vida eterna cuando la persona elegida es salva, no es parte de la existencia de los que no son salvos. La infección del pecado que entró en la raza humana cuando Adán y Eva pecaron, fue pasada a todos y cada uno de sus descendientes. El pecado reina tanto en sus cuerpos como en sus almas. La Biblia insiste en que la raza humana está muerta en el pecado. La evidencia de esta muerte espiritual es que no hay persona alguna que no haya pecado excepto Jesús (Romanos 5:12; 2ª Corintios 5:21; 1ª Pedro 2:22). Cada pecado causa que la sentencia de muerte física sea más firmemente pronunciada contra el pecador.

      Usamos el término "muerte espiritual" al hablar de los que no son salvos; la Biblia se refiere a ellos como estando "muertos en pecados" (Efesios 2:5; Colosenses 2:13). Ellos han sido cortados de la vida en Dios en cuerpo y alma, que era la vida que tenían en el principio, antes de que Adán pecara. Recuerde que todos y cada uno de los seres humanos estaban en los lomos de Adán, así que cuando él pecó, todos pecamos (1ª Corintios 15:22). Aunque ellos han sido cortados de la vida en Dios, pueden continuar teniendo vida física (una existencia consciente), en cuerpo y alma. La vida física llega a su final cuando la persona muere, de manera que si la persona no llegó a ser salva, está muerta eternamente en cuerpo y alma. Para tener vida en Cristo, o tener vida eterna, al hombre le tienen que ser dados un alma nueva y un cuerpo nuevo.

    Esta vida en Cristo le es dada sin excepción a toda persona que ha sido elegida para salvación. Le es dada a la persona elegida en el momento que Dios aplica Su Palabra a la persona. En ese momento, el alma vieja y muerta es reemplazada por una nueva alma viva y eterna en la cual la persona jamás deseará pecar (1ª Juan 3:9). Ella continuará viviendo en su cuerpo físico muerto espiritualmente, pero tiene la garantía de que al momento del rapto, su cuerpo muerto espiritualmente será transformado instantáneamente en un cuerpo vivo eternamente "en Cristo" (1ª Tesalonicenses 4:13-17, 1ª Corintios 15:51-52).

    Tanto al individuo elegido, que quizá ha o no ha experimentado la bendición de una nueva alma resucitada, como al individuo que no es elegido, que se encuentra vivo con un alma funcionando, se les enseña, por medio de la Biblia, muchas cosas acerca de su situación pecaminosa, y también acerca de la naturaleza y características gloriosas de Dios. Vivimos en un mundo hermoso que está lleno de innumerablesplantas, animales, etcétera, que fueron creados por Dios y que exhiben grandemente

Sus poderes creativos gloriosos y majestuosos.

    Además, por medio de la Biblia, Dios da a la humanidad todos los detalles de Su plan misericordioso para rescatar a los que El ha elegido para salvación. Debido a que estamos viviendo muy cercanos al tiempo del fin, Dios está ahora revelando muchos detalles que describen Su plan para los años conclusivos y finales de la historia. En el libro titulado ¡Ya Casi Llegamos! hemos presentado, basados estrictamente en la Biblia, el horario exacto de cada evento final.

    Hemos aprendido que las congregaciones locales fueron la representación externa del reino de Dios en todo el mundo durante 1,955 años (33 D.C. a 1988 D.C.), y que luego en Mayo 21 de 1988 Dios terminó con ese aspecto de Su programa de salvación, y comenzó a preparar a las iglesias y al mundo para los eventos del final del tiempo.

    En esa fecha, Dios puso a Satanás en todas las iglesias, y le permitió gobernar en todas las iglesias en todo el mundo. Al mismo tiempo, Dios abandonó a las iglesias en lo que a salvación se refiere. También comenzó a dar a aquellos que permanecieron en las iglesias un poder engañoso, para que crean en la mentira (2ª Tesalonicenses 2:11). Además, los creyentes verdaderos fueron silenciados en las iglesias cuando fueron echados o cuando obedecieron la orden de Dios de salir de ellas. Estos son algunos de los medios que Dios comenzó a usar en las iglesias mientras prepara a la gente dentro de las iglesias a ser receptores del juicio de Dios.

    La Biblia advierte en 1ª Pedro 4:17 que "el juicio debe comenzar por la casa de Dios". Al mismo tiempo, a partir del 21 de Mayo de 1988, se le dio a Satanás mucha más libertad para provocar que el pecado se multiplique, no sólo dentro de las iglesias, sino también en el mundo no eclesiástico. Leemos en Apocalipsis 13:7:

Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación.

    En realidad, Mayo 21 de 1988 marcó el comienzo de un evento del final de los tiempos que ha de durar 23 años completos (8,400 días), terminando el 21 de Mayo del 2011. La Biblia llama a este período de 8,400 días un tiempo de "gran tribulación" (vea las páginas 54 y 55 de este estudio). Este período de 8,400 días de gran tribulación, en los cuales estamos hoy viviendo, es un tiempo cuando Dios está preparando a las iglesias de toda la superficie del planeta, y al mundo mismo, para el fin.

    Durante los primeros 2,300 días (Mayo 21, 1988 a Septiembre 7, 1994), casi nadie llegó a ser salvo. Sin embargo, debido a que habían todavía muchas personas elegidas que Dios aún no había salvado, en Septiembre 7 de 1994, Dios comenzó un enorme programa de salvación mediante el cual salvaría a todos aquellos individuos elegidos (Mateo 24:22). Esta cosecha de creyentes está siendo recogida totalmente de fuera de las iglesias. Esta continuará por 6,100 días, que son los días restantes de los 8,400 días del período de gran tribulación. En todo este período de 6,100 días, las iglesias y el mundo se están volviendo cada vez más pecaminosos mientras Dios continúa preparando para su final definitivo a aquellos que no fueron elegidos para salvación.

    Luego en Mayo 21, 2011, el plan de salvación para el mundo llegará un final repentino. Todos los que llegaron a ser creyentes verdaderos durante los 13,000 años previos y hayan muerto tendrán sus cuerpos resucitados transformados en un cuerpo espiritual glorificado. Ellos serán arrebatados (raptados) a la vista de todos los que no son salvos que estén sobre la tierra en ese momento. A la vez, todos los creyentes verdaderos que estén vivos en ese momento serán transformados simultáneamente y arrebatados para estar con Cristo por toda la eternidad. Ellos también serán arrebatados a la vista de los que no son salvos. Al mismo tiempo, los huesos, o cualquier clase de restos en las tumbas o en los océanos, o dondequiera que fueron enterrados los que no fueron salvos, saldrán (serán lanzados fuera de los lugares de sepultura), y serán diseminados sobre toda la faz de la tierra en preparación para ser completamente destruidos en Octubre 21 del 2011, cuando el universo entero será destruido por fuego (vea las páginas 45-47 de este estudio). También, la profanación de sus restos será la vergüenza final contra ellos a la vista de Dios y de los principados y potestades celestiales.

    Comenzando con Mayo 21 del 2011, y continuando por 153 días, la situación sobre la tierra será horrible. La Biblia dice que habrá llanto y crujir de dientes (Mateo

8:11-12, 13:42; Lucas 13:28). Ya no habrá ninguna posibilidad de salvación. Así que ya no habrá más misericordia. La Biblia describe este tiempo en un lenguaje tan espeluznante (Deuteronomio 28:16-68; Apocalipsis 9:1-21), que bien puede estar describiendo lluvia radioactiva nuclear o algo equivalente a eso. De todos modos, la muerte será visible por todas partes. Y luego vendrá el día final de la existencia de la tierra. Leemos en 2ª Pedro 3:10:

…los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

La Biblia nos dice que al final, la muerte y el infierno serán lanzados en el lago de fuego (Apocalipsis 20:14). Además Dios describe el fin de este mundo y da a la humanidad algunas ideas del futuro eterno glorioso que aguarda a los que Dios ha rescatado. Al mismo tiempo, por medio de la Biblia, Dios describe el carácter definitivo de la muerte que vendrá sin excepción a cada una de las personas a las que Dios no planeó rescatar de la muerte que absolutamente tendrá que venir sobre ellas por causa del pecado.

    Ya que Dios nos ha enseñado cada vez más claramente los detalles del plan de rescate Divino, hemos aprendido en base a la Biblia que los pueblos del mundo pueden dividirse en varios grupos. Estos grupos son como sigue:

1. Los que no son elegidos, es decir, los que no fueron escogidos para ser

salvos, y que nunca serán salvos, y que han muerto antes del día del

juicio.

2. Los que son elegidos, a los cuales Dios tiene que salvar porque fueron

escogidos para ser salvos, y que están vivos, pero que todavía no han

llegado a ser salvos.

3. Los que son elegidos y ya llegaron a ser salvos y que al presente están

vivos en este mundo.

4. Los que no son elegidos y que no han muerto.

5. Los que son elegidos y han muerto.

Los no elegidos que murieron antes del Día del Juicio

Muchos individuos, antes del principio del tiempo, no fueron elegidos por Dios para que fueran salvos. Sólo Dios sabe quiénes son ellos. Ellos viven en este mundo por un tiempo, y luego mueren. Mueren sin darse cuenta de que su muerte fue una ejecución vergonzosa frente a los ojos de Dios y de los principados y potestades celestiales. Cada vez que pecaban, avergonzaban a Dios y quedaban cada vez más

bajo la maldición de Dios.

    Además, cuando murieron, esos individuos pudieron haber tenido cierto pesar de que ya no podrían disfrutar las buenas cosas de este mundo. Sin embargo, si murieron en un accidente o mientras dormían, ni siquiera experimentaron su pérdida.

    No se dieron cuenta de que su muerte significaba que era absolutamente imposible que recibieran la herencia magnífica que pudo haber sido suya debido a que fueron creados para ser hijos de Dios. Debido a que todo individuo sin excepción estaba en nuestro primer padre Adán, cuando éste fue creado, todos fuimos creados con el derecho de primogenitura del primer hijo nacido. Ese derecho de primogenitura incluía la herencia de la vida eterna. Pero era condicional. Es semejante a la situación con Esaú. Si Esaú no hubiese pecado rechazando su derecho de primogenitura, que era suyo por razón de haber sido físicamente el primer nacido, aquél hubiera seguido siendo suyo. Si Adán y Eva no hubieran pecado, ellos habrían retenido su derecho de primogenitura para siempre. Es decir, nunca hubieran sido destituidos del reino de Dios. Al igual que Esaú, los individuos que mueren sin ser salvos han vendido su primogenitura por un plato de sopa. Podemos considerar el plato de sopa como representando la gratificación instantánea que el pecado puede dar. Esta comenzó con el pecado de Adán.

    Por eso, aunque estos individuos murieron sin ninguna conciencia del castigo enorme que pagaron por sus pecados, esto no cambió el hecho de que ellos pagaron ese castigo. Ese castigo fue la pérdida de sus derechos de primogenitura, que es el reino de Dios. Esto demuestra muy vívidamente la misericordia magnífica de Dios.

     Sin embargo, aunque están muertos y nunca jamás volverán a tener existencia consciente, Dios aún no ha terminado con ellos. Sus huesos, o cualquier resto de sus cuerpos muertos, saldrán de sus lugares de sepultura el 21 de Mayo del 2011, que es la fecha del rapto, y también es el primer día del Día del Juicio. Sus restos serán esparcidos como mugre o estiércol sobre la tierra, de manera que quedarán expuestos a la profanación más vergonzosa por los buitres, los perros, los gusanos, etcétera. Por última vez, serán avergonzados repugnantemente ante los ojos de Dios y de los principados y potestades celestiales.

      Finalmente, en Octubre 21, 2011, último día del Día del Juicio, sus restos, junto con la tierra y el universo entero, serán quemados por medio del fuego y destruidos para siempre.

Los elegidos que aún no han sido salvos

Hay individuos viviendo sobre esta tierra que fueron elegidos para ser salvos, pero en este momento, todavía no son salvos. Debido a que son elegidos de Dios, y Cristo es el Cordero inmolado desde la fundación del mundo, el castigo de los pecados de este grupo de personas fue pagado mucho antes de que nacieran. Por tanto, Dios no puede destruirlos. Todavía están muertos espiritualmente, pero están vivos físicamente con un alma funcionando, tal como la situación que se da con los que no son elegidos de Dios, y que eventualmente serán destruidos para siempre.

    Sin embargo, ya que los pecados de todos los elegidos han sido cubiertos por la muerte de Jesús, Dios tiene que salvarlos (tiene que perdonarlos), antes que mueran físicamente o antes del rapto, que ocurrirá el 21 de Mayo del 2011. En el momento que son salvos, vienen a formar parte del grupo de individuos salvos que serán arrebatados por Dios en Mayo 21 del 2011.

Los que son salvos y al presente viven en este mundo

Este grupo de individuos continúa haciéndose más grande porque Dios está hoy salvando a una gran multitud que no puede ser contada. A ellos se les ha dado un alma nueva, resucitada y eterna. Si ellos mueren antes de Mayo 21, 2011, en su existencia espiritual que vive eternamente, estarán reinando en el cielo con Cristo instantáneamente. En Mayo 21, 2011, sus cuerpos muertos saldrán de las tumbas como cuerpos espirituales eternos, los cuales serán arrebatados (raptados) para estar con Cristo. Así, por toda la eternidad, serán una personalidad completa, cuerpo y alma, que vivirá y reinará con Cristo.

    Si ellos todavía están vivos en Mayo 21, 2011, se les dará instantáneamente un cuerpo que vive eternamente. Y serán arrebatados al cielo para estar con Cristo eternamente.

Los no elegidos que todavía estén vivos en Mayo 21, 2011

Este grupo de individuos, que es muy grande, normalmente habrían oído la advertencia de que el fin del mundo ya casi llega. Sin embargo, no le pusieron atención.

  No le pusieron atención porque no creyeron que la Biblia es la Palabra de Dios. O no le pusieron atención a la advertencia porque implícitamente confiaron en las enseñanzas de su iglesia, de que Cristo vendría como ladrón en la noche, y consecuentemente no necesitaban estar preocupados de que lo que creían eran falsas enseñanzas acerca del regreso de Cristo. O muy probablemente, en su amor por este mundo, no pusieron atención a la advertencia porque no querían que este mundo terminara.

   Por más de 1,900 años, la Biblia enseñó que Cristo vendría como ladrón en la noche, y El no ha regresado. Por lo tanto, mucha gente piensa que es razonable creer que El no volverá por lo menos en unos 100 años, para poner fin a este universo.

     Consecuentemente, ellos pueden tener la certeza de que continuarán disfrutando de este mundo durante los años que normalmente esperan vivir. Pero cuando se da una fecha exacta, una fecha que está a pocos años en el futuro, eso es completamente inaceptable para ellos. En consecuencia, no quieren escuchar en absoluto la información que ahora hemos recibido de la Biblia.

   Como castigo adicional para los individuos que han oído la advertencia y se rehúsan a hacer caso, este grupo de individuos entrarán vivos, físicamente, en el período horrible de cinco meses llamado el Día del Juicio, que comienza con el rapto e los creyentes verdaderos el 21 de Mayo, 2011. Ellos verán gente siendo raptada mientras ellos mismos son dejados atrás. Estarán llorando y crujiendo sus dientes enojados contra Dios. Además, por un período de cinco meses, estarán sujetos a un dolor terrible causado por plagas que comenzarán con un enorme terremoto que ocurrirá el primer día. Si ellos mueren durante este período de cinco meses, y probablemente muchos morirán, sus cuerpos muertos ensuciarán la tierra. Finalmente,en Octubre 21, 2011, el universo entero, incluyendo la tierra y todas sus obras, seránquemados y jamás volverán a la vida.

          FAMILYRADIO                21 DE MAYO DEL 2011(EL FINAL)
 
contador de visitas
Esquina3 Esquina4

pagina web gratis