COFRADÍA DE LA

INMACULADA CONCEPCIÓN

ANDÚJAR

SALUDA DE LA HERMANA MAYOR

          A los cofrades y fieles de María Inmaculada.

          Se me brinda la oportunidad de poder dirigirme a todos, y daros la bienvenida con motivo de la andadura de nuestra página web.

          La publicación de esta página, facilita de una forma sencilla, información concerniente a los actos y cultos de nuestra titular; cuenta con una reseña histórica y se complementa con algunas fotos relacionadas con el tema escrito.

          Pero su lectura no debe ser solamente un cauce de información, vamos a ir añadiendo nuevos apartados para que sea algo más, un canal de evangelización y de unidad religiosa para todos los cofrades y fieles, muy necesario actualmente en estos tiempos de falta de espiritualidad por los que atravesamos.

          Espero que el que acuda esta página vea en ella un escaparate en el que se refleja nuestra Cofradía, y a través suyo, se nos conozca más, consiguiendo así que aumente la devoción al Dogma de la Purísima Concepción.

          Agradezco el esfuerzo y dedicación de nuestro hermano y secretario Juan José García, creador de nuestra página, al igual que a los demás miembros de la Junta Directiva que tengo el honor de presidir, ya que sin la ayuda y colaboración de todos no podrían realizarse ni éste ni ningún otro asunto relacionado con los objetivos de la Cofradía.

          También mi agradecimiento a las personas que han colaborado desde fuera de la Hermandad de forma desinteresada, ya que sin su ayuda no habría sido posible alcanzar algunos de los proyectos llevados a cabo para el engrandecimiento de la misma.

          Y cómo no agradecer a las Monjas Trinitarias, que además de animarnos en las funciones, nos aconsejan y ayudan en nuestra labor.

          Un abrazo fraternal a todos en María Inmaculada.

                                                                                                       Encarnación López Álvarez

                                                                                                              Hermana Mayor

 

---------------------------------------------------------------------

 

INTRODUCCIÓN

 

La tradición es la memoria del pasado que resurge a través del tiempo, enlazándose con él, uniendo el pasado y el presente; las aspiraciones e ideales de unos hombres, que ya pasaron, con el ideal del hombre presente. Y todo para mantener vivo un acontecimiento.

Para hablar de la Cofradía de la Inmaculada Concepción, tenemos que remontarnos muchos años atrás. No es algo nuevo, y es preciso reconocer que la veneración de este dogma ha sido, y es, una de las más representativas de nuestra ciudad, por sus valores tradicionales, históricos y de servicio en favor del pueblo.

Mirando el pasado, sus orígenes coinciden con la fundación del Convento de la Purísima Concepción, de monjas Trinitarias calzadas, en el año 1.587. El capitán D. Martín de Valenzuela, veinticuatro de esta ciudad, costeó las obras de la Capilla Mayor del Convento. En esta Capilla (cuentan las crónicas del Convento), en el lado del Evangelio había una Purísima Concepción de talla a quien todos los sábados se decía una Misa cantada a la que asistía el referido Capitán junto con sus soldados, como hermanos de una Cofradía que al morir el Capitán se extinguió.

Casi un siglo después, en 1.680, una monja de la Comunidad, la Venerable Madre Lucía Yáñez, mediante una visión, vaticinó una epidemia de cólera morbo que asoló a numerosas poblaciones. Mientras rogaba a María Santísima ante un cuadro de su Inmaculada Concepción (situado en el retablo del Altar Mayor). Ésta le habló y le dijo el remedio para aplacar la epidemia:

oLa reforma del estado eclesiástico.

oEl destierro de las comedias y representaciones ilícitas.

oLa celebración anual del día y fiestas de la Octava de la Purísima Concepción de María en su expresado templo de religiosas.

Todo esto fue comunicado por la Madre Lucía a D. Pedro Soldado, Regidor de esta ciudad, y como siendo así que los dos últimos puntos son los que incumbían al Ayuntamiento, los puso en práctica sin tardanza; y está ligado a ellos por voto solemne. Asistiendo desde entonces todos los años a dicha solemnidad la Corporación en pleno.

La devoción popular por la Inmaculada fue aumentando con el paso de los años, hasta que en el año 1.980 con motivo de la celebración del III Centenario del vaticinio del cólera por la Madre Lucía Yáñez, un grupo de cristianos, animados por la Comunidad de monjas Trinitarias, escuchamos con respeto las lecciones que el pasado nos brindaba, y quisimos asumirlas. Para ello pensamos con detenimiento en la conveniencia de sacar la Imagen en procesión, por lo que creímos indispensable la creación, o más bien el renacer, de una Cofradía que pudiera canalizar los cultos y las celebraciones de una manera más estable y en consonancia con las más recientes disposiciones de la Iglesia.

Expusimos la idea, que recibió una buena acogida por parte de numerosos hermanos. Se constituyó una Junta Directiva, al mismo tiempo que se prepararon los Estatutos por los que habíamos de regirnos, y se solicitó el permiso del Obispado que aprobó los mismos según decreto dado en Jaén el 6 de Diciembre de 1.982, con el número de Registro 245/82 en la Secretaría del Obispado, hasta la publicación del nuevo Código de Derecho Canónico.

Nuestro fin principal es dar testimonio de nuestra fe mariana, mediante la veneración de la Inmaculada Concepción de María.

Imitando a nuestra Madre creemos y queremos ser sembradores del Evangelio de Cristo Jesús, Señor Nuestro.

 

Domicilio:

Granados, 1 - 23740 - ANDÚJAR

contador de visitas

pagina web gratis