Iglesia en Salida

Hacia las periferias del mundo


MAGISTERIO DE LA IGLESIA




 

El magisterio de la Iglesia (latín MagisteriumEcclesiae) es la expresión con que la Iglesia Católica se refiere a la función yautoridad de enseñar que tienen el Papa (magisterio pontificio) y los obispos queestán en comunión con él.


Dice el Catecismo de la Iglesia Católica:"El oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral oescrita, ha sido encomendado sólo al Magisterio vivo de la Iglesia, el cual loejercita en nombre de Jesucristo" (DV 10), es decir, a los obispos encomunión con el sucesor de Pedro, el obispo de Roma."


Dentro delmagisterio eclesiástico se distinguen:


El magisteriosolemne (o extraordinario): es el ejercido por un concilio ecuménico opor el papa cuando define ex cathedra una doctrina de fe. Según ladoctrina católica, el magisterio solemne es infalible (no puede contener error)e incluye las enseñanzas excathedra de los papas y de los concilios convocadosy presididos por él.
el magisterio ordinario:también llamado magisterio ordinario y universal, es el ejercidohabitualmente por el papa y por los obispos que se hallan en comunión con él ensus respectivas diócesis; también por los concilios en cuestiones de índolepastoral (que no involucran enseñanzas infalibles), y por las conferenciasepiscopales.

Aunque seinsta a los fieles católicos a creer y proclamar no solo el magisterio solemne,sino también el magisterio ordinario, cabe que decisiones ulteriores delmagisterio alteren o contradigan el contenido anterior de este último.


Dice el Código de Derecho Canónico: Se ha decreer con fe divina y católica todo aquello que se contiene en la palabra deDios escrita o transmitida por tradición, es decir, en el único depósito de lafe encomendado a la Iglesia, y que además es propuesto como revelado por Dios,ya sea por el magisterio solemne de la Iglesia, ya por su magisterio ordinarioy universal, que se manifiesta en la común adhesión de los fieles bajo la guíadel sagrado magisterio; por tanto, todos están obligados a evitar cualquierdoctrina contraria. (Canon 750, libro III)








 

"Tarde te amé, Oh Belleza siempre antigua, siempre nueva. Tarde te amé. 
Tú me has llamado, y me has llamado insistentemente, y has suprimido mi sordera.
 Tu has brillado con luz y has puesto mi ceguera a volar! Tu has emanado fragancia, y me he quedado sin aliento, y he suspirado por ti. 
Te he conocido, y he tenido hambre y sed de Ti.  Tú me has tocado, y he sido encendido por tu paz.” 
                                                                                                                Confesiones de San Agustín, Capítulo 1.                                                                                                                                                                                                       
                                   
                                                                                                                                                                                                            
                                                                                                                                                

             
                                                                                                                                                                                                                    contador de visitas

pagina web gratis