Iglesia en Salida

Hacia las periferias del mundo

Los tiempos litúrgicos



Son por orden de aparición en el año litúrgico, que comienza a fin de noviembre

principio de diciembre



Adviento: cuatro semanas, su color original es el salmón, aunque se reemplaza

normalmente por el mismo morado de la Cuaresma.





Navidad: hasta el domingo siguiente a Epifanía, unas tres semanas, no tiene un

color propio del tiempo, sino que en general predomina el blanco, de solemnidad,

o el rojo, en las celebraciones de mártires (inocentes, san Esteban).




Tiempo ordinario: en total son unas 32 o 33 semanas, según el año,

aunque siempre se numeran de 1 a 34, y las que se pierden quedan en medio. Su

color propio es el verde, aunque en solemnidades o fiestas tienen el color que

corresponda a la celebración (blanco o rojo); los domingos, aunque son solemnidad

se celebran con verde, para marcar cierta diferencia con los domingos pascuales.







Cuaresma: interrumpe el Tiempo ordinario en alguna de las semanas de la 6 a

la 11, depende en cada año de cómo caiga la Pascua. Dura 40 días contados desde

el miércoles de ceniza hasta el domingo de Ramos, los dos inclusive, es dcir, casi

6 semanas, más la semana santa. El color es el morado/violeta, a salvo siempre

las solemnidades, que se celebran en blanco en cualquier tiempo, o rojo si son

solemnidades de martirio.





Pascua: siete semanas enteras, el color propio es el blanco. La primera semana

tiene la peculiaridad de que se celebra todos los días como si fueran el mismo

domingo de Pascua.  Termina en Pentecostés, cuyo color es el rojo (que es el color del

martirio y del Espíritu).


Terminado el Tiempo pascual se retoma el ordinario en la semana que
correesponda, perdiendo una o dos, según el año. El cálculo se hace tomando el
inicio del siguiente Adviento y contando el domingo anterior como domingo 34,
de allí para atrás, hasta Pentecostés.



Resumiendo los colores:



Blanco: solemnidades

Rojo: martirio y Espíritu Santo

Morado: penitencial (Cuaresma, Adviento, Difuntos)

Verde: tiempo ordinario



Hay un color litúrgico más, que es el azul-celeste, que se usa (optativamente) en celebraciones de la Virgen.


El color negro para difuntos se reemplaza por el morado, pero no  está oficialmente abolido, y lo mismo el salmón del Adviento, como ya indiqué, que puede ser que también no estén abolidos  pero, ni el negro ni el salmón se utilizan con frecuencia.




"Tarde te amé, Oh Belleza siempre antigua, siempre nueva. Tarde te amé. 
Tú me has llamado, y me has llamado insistentemente, y has suprimido mi sordera.
 Tu has brillado con luz y has puesto mi ceguera a volar! Tu has emanado fragancia, y me he quedado sin aliento, y he suspirado por ti. 
Te he conocido, y he tenido hambre y sed de Ti.  Tú me has tocado, y he sido encendido por tu paz.” 
                                                                                                                Confesiones de San Agustín, Capítulo 1.                                                                                                                                                                                                       
                                   
                                                                                                                                                                                                            
                                                                                                                                                

             
                                                                                                                                                                                                                    contador de visitas

pagina web gratis