Provincia de Yarowilca

  • PROVINCIA DE YAROWILCA Tiempo y Clima en Huánuco

    Perú
    www.huanucorumbos.webs.tl www.sanrafael-ambo.webs.tl www.explorerperu.com www.peruhuanuco.com www.myatours.blogspot.com/

    PROVINCIA DE YAROWILCA "Tierra de los indómitos Yaros"


    LEYENDA DE HUANACOG PUNTA

     

    En los alrededores de la laguna de Laquiacocha, altiplanicies de la comunidad campesina de Rahua-Huancachaca, vivía una hermosa pastora llamada Antuca, cuidaba sus ovejas. Era la hija del curaca Cashamarca, jefe máximo del ayllu de los andinos de Chupán. En otra laguna llamada Pucagocha moraba también Ichic Ollguy, de aspecto tan feo pero de actitud romántico. Este un día se había enamorado perdidamente de la doncella. Y éstano le correspondía, más bien trataba de alejarse y ocultarse entre los abrigos de la puna brava. 

     

    Cierto día Antuca se hallaba pastando sus animales por los pajonales de Pallgapampa. Ichic Ollguy hizo aparecer las frutillas de lasabrosa Ushpanca donde había rociado sus lágrimas y gotas de su sangre.Inocentemente la pastora. Antuca saboreó la dulce frutilla y quedó embarazada.Pasado los nuevos meses dio luz a un robusto niño con genio y figura de Ichic Ollguy. 

     

    Antuca adoraba mucho a su hijo pero odiaba al padre delniño. Un día Antuca con su hijo a la espalda pastaba su rebaño sin darse cuentaque por su tras se acercaba para darle un abrazo de amor el joven enamorado. Aldar la vuelta Antuca vio a Ichic Ollguy y de miedo emprendió veloz carreracruzando cerros, quebradas y ríos. Le vencía el cansancio, y al notarle ya fatigada las yerbas, flores, pájaros, sapos y más animales daban ánimo y valora la mujer que se escapaba de las manos de Ichic Ollguy. 

     

    Antuca sacando todas sus fuerzas llegó a las faldas de loscerros que quedan en el distrito de Chuquis, allí descansó para lactar a suhijo y también se puso buscar los piojos que les fastidiaban la cabeza de suhijo. Cuando Ichic Ollguy se aprestaba extender sus brazos para abrazarla, alcerrar y abrir los ojos del perseguidor, Antuca y su hijo se convirtieron en uncerro dando la forma de una mujer sentada abrazando a su hijo y a la vezdespiojándole. Hoy los campesinos del lugar le llaman al cerro Huanacogpunta. Desde el cerro Curipunta, parte alta de Rahua, se nota nítidamente un cerro en forma de una mujer despiojando a su hijo. 

     
    Fuente: Versión de Licario Cabia Adriano, publicada en laRevista "Apuntes de Historia de la provincia de Yarowilca N° 3 (1999).

    LEYENDA DE CUMARAC

    El joven guerrero Cumarac, hijo del dios Tullu Callpa, protector de los chupasinos, fue hecho prisionero por los chawis o chavinillos,después de una sangrienta y desigual lucha entre estos dos pueblos por quítame de tierras. 

     

    Los guerreros chawin, con el rehén en sus manos para escarmiento de los chupasinos le conminaron al joven guerrero a morir en Estaca Machay. Este lugar sumamente elevado, sirvió a los incas para arrojar desde lacima a los sentenciados a la pena capital.

     

    Su cuerpo sería arrojado desde la cumbre en presencia de suspartidarios. Con este fin, el guerrero fue conducido hasta el lugar más alto del cerro y allí fue encerrado en una habitación, atados de pies y manos. 


    El dios Tullu Kallpa, al ver que su hijo iba morirmiserablemente, infundió valor y coraje en el cuerpo de Jinaga, indio chupasinoque se caracterizaba por su arrojo y temeridad. Jinaga, aprovechó la oscuridadde la noche para escalar por el precipicio clavando estacas en la dura peña y asu vez sosteniéndose de unas sogas trenzando de paja. Así subió hasta la cumbre sin ser visto por los chawis y utilizando el mismo camino de regreso libertó a Cumarac. 

     

    El guerrero una vez libre, con la ayuda de Tullu Kallpa,reorganizó a sus tropas dispersas y ese mismo amanecer atacó por sorpresa a loschawis, derrotándolos luego de una feroz y esforzada lucha.

     

    Actualmente, en Estaca Machay, ubicado a la margen derecha de la carretera que conduce de Huánuco a La Unión, todavía se aprecian las estacas clavadas sobre las rocas como mudo testigo del arrojo y la valentía de Jinaga. 

     
    Fuente: NIEVES FABIAN, Manuel. "Mitos y Leyendas de Huánuco” 5ta Edición. Ediciones Rikchary, Huánuco(2001:51)
     
    LEYENDA DE HUAMASH Y LACSHAHUARINA

    1. Huamash y Lacshahuarina eran dos tiernos amantes. Huamashera un buen mozo y sincero; mientras Huarina poseía una belleza extraordinaria;era admirada por muchos pretendientes y vivía en un lujoso "palacio” en la cimade la Cordillera Central (alturas de Chavinillo y Jacas Chico).Huamash,fingiendo valentía, la llamó para un encuentro romántico. La engreída al oír lavoz de pretendiente se transformó en un cerro tomando la forma de una corona ysu "palacio” en una cadena de cerros, que tiene la apariencia de enormesedificios. Frente a este rechazo Huamash también se encolerizó y se convirtióen un cerro gigante, demostrando su amor eterno. Por eso están frente a frente contemplándose eternamente.

    Fuente: Versión recogida por Víctor Domínguez Condezo y publicada en "Jirkas Kechwas: Mitos Andinos de Huánuco y Pasco” (2003) 

     

    2. Lacshahuarina era un joven acaudalada, natural de Chavín.Mantenía relaciones amorosas con el joven Pillco, más poderoso de Huarina.Pillco la obligó que viniera a visitarle. Ella viajó con 100 llamas y 200arrieros, cargada en andas de oro. Al llegar a las pertenencias de Huamash fueacosada de amores por este joven, pero ella se negó a todo requerimiento. Anteeste desaire, de un hondazo, hizo caer un proyectil de oro sobre la cabeza deHuarina y, toda la caravana de Huarina en forma de corona. Hasta ahora el joven Pillco espera la llegada de la pretendida. 

     

    3. Antiguamente las personas se trasladaban con llamas ymulas. Lacsha y Huarina de Huari eran hermanas muy hermosas y se fueron arealizar sus compras a Pillco (Huánuco), además de Juan Huamacino como tambiénJulián Huaracino. Estas personas se conocieron en Pillco debido a queintercambiaban sus productos con muchas personas. Lacsha y Huarina seconocieron con Juan Huamacino, como también con Julían Huaracino ellos sepusieron a conversar muy amenamente, Juan Huamacino era de Huamalies y JuliánHuaracino era de Huaraz y decidieron regresar a sus haciendas ese mismo día.Caminaron juntos hasta llegaron a enamorarse, pero los viajeros tenían quehacer llegar sus productos ese mismo día, ya la noche no se dejaba de esperar,caminaron todos las herraduras juntas hasta Kichqui al pie de Jacas Chico,desde ahí se dividieron. Julián iba a Huaraz, Juan por Huamalies y las dosmujeres hasta Ayapiteg. Lacsha y Huarina cantaron llorando muy triste. Ayhualay Julián Huaracino, Ay hualay Juan Huamacino. Miró Julián Huaracino yquedó convertido en piedra conjuntamente con sus animales que hasta laactualidad se observa. De igual manera el Huamacino miró y quedó convertido enpiedra con sus animales que hasta hoy se observa. Como también Lacsha y Huarinaquedaron convertidos en piedra al igual que sus animales. Hoy son cerrosubicados en la parte más alta de los cerros de Yarowilca. Los pobladores afirman si confías en los cerros, ellos te ayudan en todo lo que necesitas. 

    Fuente: Recogido por el profesor Edilberto Celis Ricra (2012)

    LEYENDA DE MULA WAGANAN
     

    En una ocasión cuando los comuneros de Chawi, que así se leconocía antiguamente a los de Chavinillo, se proponían llevar arena de lasorillas del río Marañón para realizar una obra comunal, en el momento quellenaban los costales, uno de ellos al echar un soberbio lampazo se topó con unobjeto metálico, que resultó ser una campana. Aún sin salir de su asombro llamó a todos los presentes, quienes cuidadosamente escarbaron hasta llegar a la base y la sorpresa fue mayor cuando encontraron unido a la primera otra campana mucho más grande.

     

    La alegría entre los comuneros fue indescriptible ycumpliendo las creencias de sus antepasados para que no se escaparan ni sevolvieran chúcaros, disfrazaron de varón a la campana más grande y de mujer ala más chica. Seguidamente cargaron a la primera sobre una mula y lo condujeronhasta Chavinillo y entre la alegría de chicos y grandes lo amarraron en latorre de una iglesia, luego retornaron por la campana disfrazada de mujer. Al igual que la primera, cargaron sobre la mula e iniciaron el retorno, perocuando se hallaban en plena cuesta, la mula comenzó a corcovear tratando dearrojar la carga y por más que le sujetaban con las sogas no quiso dar un pasomás. En un momento estiró el pescuezo hacia arriba y con relinchos ahogados semejantes a los del caballo, comenzó arrojar abundantes lágrimas y como enloquecida trepó sobre una piedra grande al costado del camino y como por encanto, en un abrir y cerrar de ojos, desapareció con carga y todo. 
     
    Los hombres desconcertados, por más que corrieron en todasdirecciones para ubicar el animal, no consiguieron nada. Al iniciar el rastreo,en el lugar donde desapareció, hallaron incrustada sobre la piedra las huellasprofundas de sus cascos. No pudieron explicarse cómo pudo haber sucedido esto.Temerosos de que les pasara algo se fueron a la población. Los más ancianos,sabedores de la noticia dijeron: -"¡Seguro tayta jirka sia molestado!”–"¡Nuemos hacho ofrenda pues!” –"¡D’el era, por eso sia recogido!” 
     
    Y para aplacar la ira del jirka acordaron chacchapar duranteuna semana.Así fue, pero en el séptimo día, cuando la luna brillaba en todo suesplendor, ante el terror de los chacchadores, la mula apareció relinchando ycorcoveando sobre la piedra con la carga en sus espaldas e instantes despuésvolvió a desaparecer. Desde aquella fecha, ese lugar recibió la denominación de Mula Waganan y hasta hoy en día se conserva la piedra donde se puede observarlas huellas de los cascos del animal. 
     
    Fuente: NIEVES FABIAN, Manuel."Narraciones Andinas” Huánuco” Ediciones Rikchary, Huánuco (1991:30-31)
     

    LEYENDA DE YAYA HUANCA

     

    En el distrito de Cáhuac, provincia de Yarowilca, hay una piedra de forma cilíndrica de más de un metro de altura conocido como Yaya Huanca. Esta piedra es respetada y considerada como sagrada, nadie se atreve aburlarse de ella. Para quienes lo han visto dicen que tiene vida porque a veces toma la forma de una persona. 

     

    La historia de Yaya Huanca se conoce desde el siguientedes de el siguiente acontecimiento.

     

    En una estancia, una noche se escuchó un quejidoestremecedor: Ay, ay, ay,... Justo…Justo! -era el anciano que llamaba a su hijo- No tengo nada que dejarte, peroquédate con el eucalipto que es tan viejo y el único del pueblo, y quédate conYaya Huanca que es herencia de mis abuelos. Diciendo esto expiró.

     

    Al transcurrir el tiempo, el eucalipto se hizo más gruesoaún. En la soledad de su choza, de tarde en tarde, el hijo se sentaba bajo lasombra del eucalipto, vigilado por Yaya Huanca. Masticaba su coca y a pesar deintentar encontrar el sabor, no lo conseguía, siempre las hojas eran amargas.Él no se explicaba el porqué.

     

    Una de esas tardes al contemplar su choza y comprobar queestaba tan vieja decidió construir una nueva. Tenía paja y soguillas, lo quefaltaba eran los listones de madera. El eucalipto era la solución, no habíaotra salida. Decidió derribarlo. En ese instante el cuerpo se le estremeció, apesar de ella, empuño el hacha y cerrando los ojos descargó furibundoshachazos. El árbol al caer a tierra comenzó a sangrar. Incrédulo y sorprendidono supo qué hacer. Nuca había visto sangrar a un árbol. De inmediato pensó quequizás sería la maldición de su padre o tal vez de Yaya Huanca. Para conjurar el mal arrojó a la piedra sagrada hacia el barranco, la cual, cayó rodando al fondo del precipicio y se quedó mirando hacia arriba como tramando vergüenza. 

     

    Al poco tiempo don Justo comenzó a sentirse mal. Las piernas se le doblaron, las manos se le encogieron y se le formaron costras en losojos.

     

    Invalido y sin auxilio de nadie, un día, de hambre searrastró hasta el patio de su choza y al perder el equilibrio en la pendientecayó rodando hacia el barranco junto a Yaya Huanca. Allí, murió arrojandosangre.

     

    Todos decían que la muerte de don Justo era obra de Yaya Huanca. Desde aquella vez es muy temida y respetada. 

     

    Yaya Huanca es una piedra a quien se leatribuye vida. «Yaya» es aquel que posee conocimientos, sabiduría. Es conocidocomo el padre o anciano de la comunidad. También significa macho, reproductor,«Huanca», es una piedra cilíndrica, alargada, que destacan su figura entre lasrocas. Para muchos es la representación del Auquish o Aukillo. 

     
    Fuente: NIEVES FABIAN, Manuel. "Mitos y Leyendas de Huánuco” 5taEdición. Ediciones Rikchary, Huánuco(2001:58)
     
    LEYENDA DE ACHKAY

    Érase una vez el día más triste de un trabajador de Garu, éste se fue a trabajar al lugar denominado Acobamba, frente a Chacabamba. Justo en este día que no era laborable para toda la gente de Garu (se celebraba el día de los Yaros, el 24 de junio). El trabajador no respetó el mencionado día,ya que con sus dos toros se encontraba trabajando o arando pero antes que se inicie el trabaja los toros le dijeron al dueño: tayta kanan junaqa fiyumi aruy (señor, hoy es malo trabajar), entonces les contestó el señor: Ustedes no saben. Luego comenzó a trabajar, horas después a su frente de éste trabajador venía una señora vestida de rojo llamada Achkay, ésta señora cruzaba el río Marañón sujetando las aguas con su hilado; tan pronto como la observó, la mujer se le acercó al trabajador y cuando estuvo a su lado y le dijo: tayta japaloykiqa imanirtaq arunky? (señor ¿por qué trabajas solo?), el señor contestó: nuqaqa japallamy aru! (¡yo solo trabajo), y luego la señora dijo: yanapaykullashayky ary chauraja? (entonces ¿te ayudo?), tras esta contestación el hombre se mostró inalterable y continuó su labor. Al cabo de unos segundo la señora no tardó enreaccionar sacándole el testículo izquierdo y empezó a comérselo aun chorreandode sangre; pese a este acto inhumano el trabajador no dio muestras de dolenciasolo atinó a darse cuenta que le faltaba un testículo; entonces dijo señoraespere un rato y cuide los toros ya que a hacer mis necesidades, durante estetiempo el trabajador aprovechó para darse a la fuga a Garu pues en este lugarse realizaba una gran cantidad de gente. El señor comenzó a contar su desgracia, y tan pronto como lo hacía minutos después llegó la señora buscándolo a él, preguntando: quwacata rikashkanky chula runta kamy karqaq; entonces los hombres le dijeron: busca a su esposo – allí está – entonces la señora se dirigió hacia él y comenzó a llorar el trabajador; enseguida prepararon un hueco profundo, agua caliente, piedras calientes, y en el hueco cruzaron manteles entre palos y le dijeron: siéntate allí para que tomes matrimonio,la señora obediente de tal proposición se sentó y cayó al hueco, enseguida lo llenaron de piedras, agua caliente y más tierra y desapareció la mujer.  


    Fuente: Recogida por el Lic. Luis Marino Serrano Anticona


    LEYENDA DE YUNKA WARMI
    El centro arqueológico de Garu está ubicado en las faldas del Huaychaupunta, en Choras, distrito de Chavinillo, provincia de Yarowilca.Se cuenta que en el camino de ingreso a la ciudadela de Garu había una piedraen forma de mujer. Estaba sentada, con su hija recostada sobre sus faldas y al costado otra piedra en forma de animal.  

     

    Los chorasinos al encontrar la figura, curiosos, acordaronllevarlo al pueblo; en efecto, desplegando grandes esfuerzos lo trasladaron.Por la noche, en sus sueños, se les presentó la misma mujer amenazándoles enlos siguientes términos: «Por culpa de ustedes tengo mucho frío y me siento sola. Estoy lejos de mi pueblo y si mañana, al amanecer, no me devuelven, todos ustedes morirán».   

     

    Ni bien amaneció, y al conocer que todos habían tenido lamisma revelación, temerosos que la terrible sentencia se cumpliera, en eseinstante, devolvieron a su lugar. Un anciano, con profunda devoción y creencia,contó el siguiente relato: «Ella es YunkaWarmi. No se sabe cuándo llegó, pero vino de la selva. Era valiente y fuertecomo un varón. Su hermosura robó el corazón de Tayta Garu, por eso lo hizo suesposa. Solita valía por muchos hombres, y fue con ella que la ciudadela de Garu comenzó a florecer. Los Panatahuas, envidiosos de esta grandeza planearonatacar por sorpresa. Así fue. Una noche de luna cruzaron Ayapiteg y acamparoncerca de Chawi. Yunka Warmi era mujer especial, adivinaba lo que iba pasar. Poreso, esa noche no tenía sueño y ordenó a sus guerreros que redoblaran lavigilancia. Los Panatahuas, que como zorros, sin hacerse sentir habían llegadoa Garu, pensando que estaban dormidos, ordenaron el ataque. Yunka Warmi saltócomo el puma y con todos sus guerreros los emboscó, dándoles muerte a susatacantes. Desde aquella vez, todos respetaban a Yunka Warmi. Su belleza unidoa su coraje se regó por las comarcas más lejanas. Por eso, para vivir eternamente, quedó convertida en una piedra con su hija en sus brazos.» 

     

    Yunka Warmi significa mujer procedentedela selva o lugares cálidos.

     
    Fuente: NIEVES FABIAN, Manuel. "Mitos y Leyendas de Huánuco” 5ta Edición. Ediciones Rikchary, Huánuco(2001:59)
     

    LEYENDA DE JAJRASH

     

    A poca distancia del distrito de Obas hay un cerro llamado Jajrash que tiene fama de ser chúcaro y vengativo. Las personas y los animalesque pisan sus tierras son ocultados misteriosamente y jamás vuelven a aparecer.Desaparecen como si hubiesen sido tragados por la tierra.  

     

    En vista de que ya era imposible criar animales y por elpeligro que corrían sus propias vidas, los obasinos resolvieron llevar a unsacerdote a fin de que en el mismo Jajrash celebrara una misa y desencantara aljirka. En efecto, cuando el cura juntamente con su sacristán inició la misa,desde el interior del cerro salió un perro negro y lanudo que furiosamente sepuso a escarbar la tierra y en el momento que aulló desaparecieron el cura y elsacristán. Por más que los obasinos trataron de ubicar no lograron conseguir,más cuando ya se iban, al voltear el rostro, frente a Jajrash, vieron la figura petrificada del cura en actitud de celebrar misa, a quien hoy lo conocen con el nombre de Padre Gaga. 

     

    Desde que ocurrieron estos hechos, Jajrash dejó de ser uncerro arisco; sin embargo, sale de vez en cuando para burlarse de las gentes,causándoles pérdidas, sufrimientos y a veces hasta les quita la vida.

     

    En una ocasión, dos niñas fueron a pastar sus ganados y comoen Jajrash había muchas jaramullacas, las niñas, entretenidas, se pusieron acoger, luego decidieron descansar. Cuando después de un repentino sueño se despertaronya estaban tres o cuatro cuadras más abajo. Asustados volvieron al lugar a versus ganados y ya no encontraron ningún. Como alocadas corrientes de un ladopara otro en busca de sus animales y ni rastros pudieron ver; entonces, sepusieron a llorar a gritos. Al atardecer, cansadas de tanto buscar, cuandoperdidas las esperanzas ya se iban a sus casas, allí sobre el Jajrash estabanlos ganados así como los habían dejado. Se supone que por el llanto de las niñas se compadeció el jirka. 

     

    Otro día, don Graciano Cori, cuando iba de viaje a Pariancaspara regresar ese mismo día, madrugó, y al pasar por el Padre Gaga se leapareció un jinete cabalgando un hermoso caballo blanco. El susto le llegóhasta los huesos y sin decir palabra alguna cruzó ante la mirada del jinete quese había colocado a un costado del camino. Por la tarde llegó afiebrado a sucasa, los dientes empezaron a tiritarle y más por la noche empezó a arrojarsangre y murió. Las gentes decían: "¡Ha sido encanto del jirka!”.

     

    Cuentan que Jajrash frecuentemente juega a las apuestas conKunyag, otro cerro ubicado al frente, en el distrito de Pachas. Para lascompetencias, generalmente se valen de los vientos, heladas, lluvias ygranizos. Las victimas siempre son los humanos. La apuesta que más de las veces se verbal siempre tiene el siguiente tenor: "El cerro que lograra atemorizar e hiciera huir a pleno sol del día a los hombres que labran la tierra, será el triunfador”.

     

    El perdedor paga en especies, frecuentemente lo hacen conganados, siendo sus animales preferidos los venados. Estos son arrojados ahondazos desde sus dominios hasta llegar a las cumbres del vencedor. Debajo de Jajrash brota un puquial, de cuyasaguas aseguran haber visto salir toda variedad de animales, quienes al sentirla presencia de alguien, en contados segundos vuelven por el mismo lugar.Cuando el Jajrash simpatiza y le guarda confianza a alguien que le convida su coquita, entonces en retribución le obsequia sus animales arrojándolos por el puquial. 

     

    Fuente:  NIEVES FABIAN, Manuel. "Narraciones Andinas” Huánuco”Ediciones Rikchary, Huánuco (1991:41-43)

     

    LEYENDA DE PADRE RUMI

     

    Don Luishy, el morador más antiguo de Pampamarca, murió a laedad de 130 años. Era considerado como el "tayta” del pueblo. En su juventud había servido a la patria como soldado del ejército durante cinco años.   

     

    Don Luishy, ya hecho licenciado, al volver a Pampamarca, sepasaba enamorando a las muchachas. Era intrépido y valiente, no tenía miedo anadie. Hasta el Teniente Gobernador del pueblo creía que los licenciados eranautoridades a quienes debían obedecer. Don Luishy salía todos los días por las calles y los campos carabina en mano simulando matar a toda gente que encontraba a su paso. 

     

    Un día cuando caminaba por las alturas del pueblo, con la cabeza erguida protegida por un poderoso casco, al llegar a Tomaj Ragra, lugar donde se encuentra Padre Rumi, repentinamente escuchó una voz nítida y taladrante que surgió de entre las nubes: 

     

    - Hijo: mírame y fíjate bien. Escuchamis palabras. Desde tu regreso al pueblo te estás portando mal. Atemorizas y teburlas de las gentes. Te crees el único en Pampamarca. Hasta te has olvidado demí. De hoy en adelante ayuda a las gentes y nunca hagas el mal. 

     

    Don Luishy sorprendido por lo inesperado de las palabras sedijo: ¿Cómo?, ¿quién me habla?, ¿Quién seatreve a acusar a un licenciado? ¡Quisiera encontrarme frente a frente para acabarlo a puntazos y culatazos con esta carabina, y no pasaría nada! 

     

    La voz replicó: Conozcotu pensamiento. Sé lo que estás diciendo. Ya me acabaste a puntazos yculatazos. Tú eres muy pequeño para verme. Aún no te tengo cólera, pero cuídate. 

     

    Don Luishy, pensando que algo fatal podría ocurrirle ysuponiendo que aquella voz podría ser alguien más fuerte que él, se dijo parasí: "Esta vez no hablaré ni en favor nien contra. Seguramente es el Jirka” 

     

    Para desagraviar la ofensa, de inmediato se dirigió alpueblo en busca de coca, cigarro y shacta para obsequiarle al Jirka y asícontentarle. Grande fue su sorpresa al no hallar a Pampamarca, en su lugar aparecióante sus ojos una ciudad moderna como las que había visto al ir a servir a lapatria, pero sin ningún habitante. Cuando aún no salía de su asombro, por unade las calles distinguió a un anciano que avanzaba con pasos lentos. Vestía una polaca fina y se sostenía sobre un bastón de oro. 

     

    Don Luishy, acostumbrado al respeto a sus mayores y a ladisciplina, se cuadró y le saludó militarmente, a su vez se apresuró preguntar:Señor, ¿cómo se llama usted? ¿qué lugares éste?... quienes viven aquí? 

     

    El anciano no se hizo esperar y contestó: Esta ciudad no tiene nombre y ningún mortalsabe de su existencia. Yo soy el dueño. Es el fruto de mi sacrificio y mi lucha durante siglos…  

     

    El licenciado aún incrédulo de lo que veía y escuchaba,dijo:Señor, yo soy Don Luishy dePampamarca. No sé cómo he llegado a este lugar tan lejano. Sólo recuerdo que caminaba por las alturas de mi pueblo, cuando escuche una voz que reprochaba mi conducta.Tú has llegado aquí guiado por mí –respondió el anciano, luego continuó- Esa voz que escuchaste fue mía.  

     

    Don Luishy, al reconocer al Tayta Jirka, atemorizado sedispuso someterse a la prueba más dura que podría proponerle. En efecto, el Jirka con voz sentenciosa le dijo: -Luishy,¿podrías casarte con mi hermana? - ¿Quién es tu hermana, señor? –contestó- Ya la conocerás –dijo- 

     

    En seguida llegaron dos hermosas jóvenes ataviadas con lasmás ricas prendas. Luishy se decía para sí: ¿Y mi mujer?, ¿Y mis hijos? La más joven de las hermanas que le había leído el pensamiento le dijo: -Te doy la libertad para que puedas ver por última vez a tus hijos, con la única condición de que no te juntes con tumujer, en caso contrario, morirás.  

     

    Luishy, al aceptar esta condición, apareció en el lugardonde había estado días antes. Tomó el camino de retorno a su pueblo. Al encontrarse con sus familiares pudo comprobar que había estado ausente durante veinte largos años. Sin saberlo habían transcurrido los años hechizados por los encantos del Jirka. 

     

    Sus familiares ya las gentes que ya lo daban por muerto nosalían de su asombro al verlo con vida y rodeado de cuantiosa fortuna. Enbreves minutos guiado por la emoción contó su encuentro con el Jirka y lascondiciones en que había salido. Sus familiares y los curanderos, para hacer romper el compromiso, a partir de ese día empezaron a bañarle con agua de ruda remojada.  

     

    Una de aquellas noches de constante pesadilla, en sus sueñosescuchó la voz de la hija del gran anciano:"Luishy, no debí dejarte ir, te has burlado de mí y de mi padre. La capa que cubre tu cuerpo impide que mis poderes te alcancen; sin embargo, como castigomorirán tu mujer y tus hijos y tú tendrás que pagar tus culpas por muchas añosen esta tierra”. 

     

    La tristeza lo consumió y la juventud se fue con ella. Esemismo año murió su mujer, luego sus hijos, atacados de la más rarasenfermedades. Él, por su parte, siguió viviendo por muchos años, contando a las generaciones de Pampamarca el castigo de Padre Rumi.  

     

    Fuente: NIEVES FABIAN, Manuel. "Mitos y Leyendas de Huánuco” 5taEdición. Ediciones Rikchary, Huánuco(2001:60-61)
     
    LEYENDA DE ITIGAGA DE PACHACHACA

    Pachachaca se ubica al pie de la estancia de Cóndorpampa en el pueblo de Vilcabamba. Allí una madre de familia tenía una chacra de papas en plena maduración. Una mañana la madre con su bebé dormido en su espalda sedirige a sacar papas para preparar el almuerzo del día. Como el bebé estuvodormido puso amorosamente bajo la sombra de un arbusto espinoso y luego se pusoa cosechar papas en un costado de la chacra. Pasando media hora aproximadamenteescuchó el llanto de su hijo, llanto que venía desde las orillas del río. Sinembargo la mamá continuó sacando las papas pensando que el llanto era el ruidoque emitía el arroyo. Una vez llenada la sereta con papas la madre se dirigióal lugar donde había dejado su hijo. Al no encontrarlo se puso a llorar.Temerosa ella se dirigió al lugar de donde prevenía el llanto del desaparecido.Al llegar halló una cueva y allí notó una roca tan igual a un bebé dormido. Alno encontrarlo por ningún lado la madre afligida se fue a su casa. Cada vez quepor el lugar pasan los viajeros escuchan el llanto de una criatura y en lacueva conservan su figura en roca. Por eso la denominan Iti Gaga, roca en miniatura.  


    Fuente: Recogida por Teódolo Cámara Brioso (1982)

    www.huanucorumbos.webs.tl - Copyright © 2005 - 2015. Derechos Reservados. Diseñado por Luis M. Serrano Anticona

    Para sus comentarios y sugerencias escribir al Libro de Visitas o e-mail: antologia_luis@hotmail.com

    Ciudad de Huánuco - Perú. Eres el visitante N°

    contador de visitas

    pagina web gratis