Hospital Psiquiátrico Dr. Diego Alcorta                                          
Av. Belgrano (s) S/N
                Santiago del Estero                                                                                Tel. (0385) -4315040
                                                                                                                                                (0385) -4314774




menu
NUESTRO HOSPITAL
  • ¿Quién fue Diego Alcorta?
  • Historia del Hospital Psiquiátrico Dr. Diego Alcorta
  • Autoridades y Jefes de Departamentos del Hospital - AÑO 2010

¿Quién fue Diego Alcorta?

Nuestro Hospital lleva un Nombre que nos llena de orgullo y que aún es fuente de inspiración para muchos otros, "Diego Alcorta". En este apartado recordaremos la vida y la obra de este compatriota ilustre.
Diego Alcorta nació en Buenos Aires el 11 de Noviembre de 1801, hijo de Juan Bautista Alcorta, de nacionalidad española, natural de Guipúzcoa, y María Elena Ramírez, porteña. Era el menor de cinco hijos y se crió en un ambiente de probreza material pero rico en valores espirituales. 
Conoció pronto la adversidad, pues quedó huérfano de padre cuando era niño. Cursó sus estudios primarios en la escuela de Francisco Argerich y fue luego becado en el Colegio de la Unión del Sur, donde tuvo como profesores a Juan Crisóstomo Lafinur (1797-1824) en filosofía, quien despertó su interés por esta disciplina, y a Avelino Díaz en matemáticas, quien le aconsejó que cursara la carrera de medicina. Su condiscípulo y amigo de la infancia Manuel Belgrano, sobrino del general, se matriculó en jurisprudencia.
En aquella época los estudios médicos duraban cuatro años y comprendían las siguientes materias: Anatomía y Fisiología, dictada por Francisco de Paula Almeyra (1791-1870), Instituciones Médicas, a cargo de Juan A. Fernández, Clínica Médica y Quirúrgica, por Francisco Rivero, y Nosografía, cuyo titular era Cosme Mariano Argerich (1758-1820). Durante su época de estudiante, en 1824, Diego Alcorta fundó, junto a un grupo de condiscípulos, la “Sociedad Elemental de Medicina”, demostrando en plena juventud su espíritu de progreso y de emulación. Alcorta fue su presidente y su compañero Martín García (1801-1873) su secretario. Cada uno de los quince socios fundadores tenía un número de orden, que equivalía a un sitial académico. Entre ellos se encontraba Juan José Montes de Oca (1806-1876), primer promedio de su promoción, y futuro profesor titular de Clínica Quirúrgica y Decano de la Facultad de Medicina. En la mencionada sociedad se llevaba un diario de sesiones, que se extiende desde el 26 de Junio hasta el 16 de Diciembre de 1824. Se realizaban sesiones semanales en la que cada uno de sus miembros exponían diferentes temas. Así, Alcorta expuso sobre afecciones patológicas combinadas de los órganos, y sobre las variedades del pulso arterial.
Alcorta fue nominado practicante mayor rentado del Hospital General de Hombres, el que estaba ubicado en la actual calle Humberto 1º, frente a la Iglesia de San Pedro Telmo, lo que ayudó a mejorar su precaria situación económica. En 1827 finalizó sus estudios médicos con altas calificaciones, siendo el segundo promedio de su promoción. Como carecía de los doscientos cincuenta pesos necesarios para costear su diploma, solicitó por nota al rector Valentín Gómez la eximición del arancel. Alcorta recibió el título de doctor en medicina en la Iglesia de San Ignacio. Su tesis, titulada “Disertación sobre la Manía Aguda”, consta de veintidós páginas y está archivada en la Biblioteca de la Facultad de Medicina de Buenos Aires. Fechada en el año 1827, es la primera tesis de doctorado sobre psiquiatría. Basado en el estudio de seis pacientes internados en el Hospital General de Hombres. Está inspirada en los trabajos de Philippe Pinel (1755-1826), célebre alienista francés, y precursor en el tratamiento humano y bondadoso de los psicóticos, a quienes liberó de sus cadenas en los hospicios de Bicetre y Saltpetriere. Autor del libro “Traité médico- philosophique sur l´alienation mental ou la manie”, Paris, 1801, clasificaba las enfermedades mentales en cuatro grupos: 1) melancolía, 2) demencia, 3) manía y 4) idiocia. Además de un psiquiatra eminente, Pinel fue un gran clínico y sistematizador, su trabajo, publicado en 1798, titulado “Nosographie philosophique ou la méthode d´analyse apliqué a la médicine” fue la Biblia de la Escuela Médica de Paris. Su compatriota Javier Bichat (1771-1802) le reconoció la idea original de buscar en los tejidos la localización de las enfermedades.
Poco después de graduado Alcorta sufrió una afección aguda que su discípulo Juan María Gutiérrez (1809-1878) calificó como un “ataque al pecho”, dada su juventud, puede especularse que se trató de una pericarditis aguda reumática, y menos probablemente una insuficiencia coronaria. Fue auxiliado por su amigo y condiscípulo Manuel Belgrano, sobrino del prócer, quien lo alojó en su casa, siendo cuidado por su hermana María Josefa, con quien contrajo enlace el 15 de Abril de 1828, celebrándose la ceremonia en la Catedral.
Habiendo quedado vacante la cátedra de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires por renuncia del canónigo Juan Manuel Fernández de Agüero en 1827, el gobierno de Manuel Dorrego (1787-1828) llamó a concurso de oposición para cubrir la vacante. Diego Alcorta se presentó junto con otro competidor cuyo nombre se desconoce. El concurso tuvo lugar en la Iglesia de San Ignacio, ante un jurado constituido por los doctores Agrelo, Aguirre, J. A. Fernández y C. Argerich, estos dos últimos profesores del departamento de Medicina. Alcorta fue designado profesor. El interés de Alcorta por la Filosofía fue despertado posiblemente por su maestro Juan Crisóstomo Lafinur (1797-1824), quien había obtenido la cátedra de Ideología en 1820. Basando su enseñanza en los conceptos de John Locke (1632-1704) y Etienne de Condillac (1714-1780), fue el precursor de la reacción contra la enseñanza puramente escolástica de la filosofía.
De las lecciones de Filosofía de Diego Alcorta nos han quedado apuntes tomados por sus discípulos en 1835, los que han sido publicados recientemente en Buenos Aires. Todo indica que la cátedra de Alcorta fue un centro de atracción, tanto para sus alumnos como para otros espíritus inquietos, que deseaban conocer sus enseñanzas. El curso de Filosofía constaba de tres partes: 1) Metafísica, 2) Lógica y 3) Retórica. El pensamiento filosófico de Alcorta estaba fundado en el Sensualismo de John Locke y en los conceptos de Etienne de Condillac, principal exponente de Locke en Francia. Condillac fue el mentor filosófico de la Enciclopedia, y mantuvo una amistad con Voltaire (1694-1778), Rousseau (1712-1778) y Diderot (1713-1784). Condillac afirmaba que la sola sensación externa sobre nuestro organismo era el principal mecanismo que origina nuestros estados concientes. Esta filosofía sedujo a muchos espíritus durante los siglos XVIII y XIX, entre los que podemos citar a Antoine Destutt de Tracy (1754-1836), quien elaboró la doctrina llamada Ideología y Pierre Cabanis (1757-1801), profesor de medicina en la escuela de Paris, quien se interesó en las relaciones entre los procesos fisiológicos y los psicológicos.
Diego Alcorta tuvo un paso fugaz por la política. Fue electo para la Legislatura de Buenos Aires por el partido de San Isidro en 1832. Oponiéndose a la re-elección de Rosas, renunció en 1834, en los siguientes términos:
“Vivir constitucionalmente es una necesidad vital en nuestra sociedad. La vida constitucional es un derecho adquirido por el pueblo argentino. Concentrando el poder en un solo individuo, provoca a más revoluciones, porque un puñal o una pistola hacen desaparecer un orden social reconcentrado en un solo hombre”.
Anticipándose en veinte años a los Constituyentes de 1853, Alcorta elaboró un proyecto de Constitución con Mateo Vidal y Justo García Valdés. Era democrática y liberal, y declaraba que la provincia de Buenos Aires no sería nunca el patrimonio de una familia. El que intentase sojuzgarla será reputado como atentador contra la soberanía del pueblo. Declaraba la libertad de cultos, de prensa y de pensamiento. Proclamaba el derecho a ser protegido en el goce de su vida, reputación, libertad, seguridad y propiedad, así como la igualdad ante la ley. El proyecto, lamentablemente, fue encarpetado. El blanco y celeste de los próceres iba a ser reemplazado por el rojo de los mazorqueros.
Aún hoy conmueve la admiración de sus discípulos. Entre sus testimonios deseamos citar el de José Mármol (1817-1871), quien en su obra “Amalia”, publicada en Montevideo en 1851, así se expresa sobre su maestro:
“... Cada joven de nuestros amigos, cada hombre de la generación a que pertenecemos y que ha sido educado en la Universidad de Buenos Aires, es un compromiso vivo, palpitante, elocuente, del doctor Alcorta... Somos sus ideas en acción, somos la reproducción multiplicada de su vida patricia, de su conciencia humanitaria, de su pensamiento filosófico. Desde la cátedra, el ha encendido en nuestro corazón el entusiasmo por todo lo que es grande, por el bien, por la libertad, por la justicia. Nuestros amigos, que están hoy con Lavalle, que han arrojado el guante blanco para tomar la espada, son el doctor Alcorta, Frías es el doctor Alcorta en el ejército, Gutiérrez, Irigoyen, son el doctor Alcorta en la prensa de Montevideo.”
El análisis de la vida y la obra del doctor Diego Alcorta nos señala un camino para seguir. Cuando el ambiente científico e intelectual de Buenos Aires estaba sumergido en la oscuridad de la ignorancia y en las tinieblas de la tiranía, Alcorta dictó una cátedra de Filosofía en la que la libertad individual y la dignidad personal, dos de los bienes más preciados del hombre, fueron valorados y ensalzados. Aunque su vida fue breve y cargada de sufrimientos físicos, su pensamiento límpido brilló como una viva luz, que iluminó a sus discípulos y los alentó a cultivar esa noble cualidad del ser humano: la libertad creadora.

NUESTRA HISTORIA
Un 10 de octubre de 1941 se firmó un decreto que marcó el comienzo de transformaciones importantes en el campo de la Psiquiatría en la provincia de Santiago del Estero, ya que, mediante el mismo se comenzó a ver las necesidades que no estaban siendo cubiertas en esta área.
Por aquel entonces el único sitio para albergar a personas con problemas mentales era el “asilo de alienadas”, que alojaba solamente a mujeres de la provincia con este tipo de trastornos, éste dependía de la Policía de la capital de Santiago del Estero,  es decir, no existían lugares específicos para tratar la problemática. Los varones de igual situación eran enviados a la provincia de Bs.As. para su internación en Hospitales que atendían tales afecciones. No cabía duda de que se requerían establecer debidamente el sistema de salud de toda la provincia. Se comenzó a vivir un contexto de renovación y de surgimiento de nuevos modelos interpretativos, nuevos aportes que por diversas vías encontraron en la enfermedad mental de santiago del estero un eje problemático que merecía una revisión profunda y cambios significativos en los servicios médicos allí brindados y organizar la asistencia sanitaria que se requería para estos casos.
Es así como el Gobernador de turno de la provincia, firma el decreto mediante el cuál  se crea el cargo de MEDICO DIRECTOR, quien “tendría la facultad de proponer todo lo que considere necesario para la eficacia de los servicios”. 
El Dr.  Nicolás Kosameh fue asignado en dicho cargo.
Es así como se considera esta fecha el inicio de una etapa nueva para la Psiquiatría en nuestra provincia.
 
El Dr.  Nicolás Kosameh se desempeñó en el cargo asignado a partir del 1º de enero de 1942,  y ya, para el año 1944 al Asilo se lo consideraba un Hospital Psiquiátrico Mixto. Tiempo después fue trasladado a otro domicilio ubicado sobre Avenida Gral. Belgrano, pero continuó  dependiendo de la Policía de la provincia. 
El 11 de enero de 1950 nuestro primer Director presentó su renuncia oficial. 
Quien lo reemplazó en el cargo fue el Dr. Juan Auad.
Pasaron los años y el ya denominado Centro Psiquiátrico fue incrementando, tanto personal como internos, y en el año 1960  pasó a depender del Estado Nacional, subvencionado por El Instituto de Salud Mental. 
En el año 1961 el Centro fue nombrado …
“Hospital Psiquiátrico Diego Alcorta”El mismo destinado tanto a hombres como a mujeres con problemas mentales, los cuales eran atendidos, en ese entonces, por:
un médico clínico, un jefe de enfermería, un jefe de unidad, un enfermero, una mucama y un peón de patio, por cada turno… 
Quienes se complementaban en las tareas de manera que sus 200 internos no sufran ninguna necesidad. 
Pasaron los años y el Hospital fue trasladado a un nuevo domicilio, ésta vez, sobre calle Sáenz Peña.En el año 1966 se hace cargo de la dirección el interventor Médico Psiquiatra Roberto García Tauser quien tuvo la dura tarea de refaccionar el psiquiátrico que había sido caracterizado por años como un depósito de personas, y una cárcel  por sus características edilicias, Con el objetivo de “humanizar” la vida de sus internos, quitó celdas, rejas y los muros que dividían a los hombres de las mujeres, con el propósito terapéutico de sociabilizar a estas personas. Tuvo la idea de formar el Equipo de Rehabilitación, jóvenes que tengan ganas de trabajar en equipo con los enfermos, acercar a los pacientes aislados y restablecer sus habilidades perdidas. 
La política que manejaba el Instituto de Salud Mental  era favorable y el Hospital contaba con todos los recursos requeridos, ambulancias, tractores, camas, armarios, bebederos, colchones, etc.A su vez, se tuvo la colaboración de la escuela del CONET que funcionaba como centro de labor donde los pacientes realizaban diversas actividades manuales, y  de CRUSAMEN , que es una institución civil de bien público sin fines de lucro, constituida por voluntarios que dedican su esfuerzo en pro de la Salud Mental. quienes en conjunto ayudaban a los pacientes del Hospital a mejorar su calidad de vida.
Es así como este equipo comenzó a trabajar con los internos y llegaron a participar de olimpiadas interhospitalarias y diversos eventos deportivos fuera de la provincia…Transcurrieron los años y el Dr. Raúl Camino  asumió la dirección del Hospital, dándole continuidad a la obra del Dr. García Tauser, a su vez puso en practica, por primera vez, las reuniones de “Comunidad Terapéutica”

¿Qué es la Comunidad Terapéutica?

Comunidad terapéutica es la estrategia por la cual se trabaja de manera conjunta el personal de salud y los pacientes, a través de reuniones que sirven de puente para manifestar problemáticas, sacar conclusiones y coordinar
posibles SOLUCIONES. 

En 1974 las inundaciones que se produjeron en Santiago del Estero causaron más de 90.000 evacuados y la mitad de su territorio fue cubierto por las aguas,
El Hospital Psiquiátrico se vió en la necesidad urgente de buscar un lugar de resguardo ante la inundación…Es por esto que todo el personal y los internos que en aquel entonces eran alrededor de 160, se trasladaron al Anexo del Hospital “Colonia Campo Contreras”, hubo muchísimas pérdidas materiales y los esfuerzos del servicio de salud para llegar al lugar eran enormes. El tiempo pasó y comenzó de a poco a reafirmarse el trabajo,  retornaron al lugar de origen 60 pacientes del sector agudo, quedando los pacientes crónicos en la Colonia. Allí comenzaron nuevamente a cultivar las tierras, se crearon talleres diversos y por trabajar en éstos, cada paciente recibía un peculio.
Al tiempo se descentraliza el Hospital, al pasar cada institución psiquiátrica a  depender de su respectiva provincia, la flota de vehículos es retirada y distribuida a otras dependencias. Al poco tiempo se comienza a notar la decadencia en la calidad de vida del paciente. El equipo de rehabilitación se disuelve y sus miembros pasan a cumplir otras funciones …
El CONET deja de trabajar con los internos en los talleres de laborterapia por falta de recursos, además se jubila gran parte del personal quedando despoblado el Hospital, se disuelve la Colonia y se unifican los sectores de agudos y crónicos. 
  En el año 1997 se habilita un nuevo edificio del Hospital Psiquiátrico con actual residencia en Ruta 9
 con la esperanza de iniciar un camino positivo para sus pacientes…
partir de ese momento hubo cambios significativos en cuanto a los adelantos tecnológicos. La estructura edilicia fue renovándose paulatinamente.
 Pasaron sucesivos directores que produjeron cambios ideológicos en cuanto a la asistencia integral,  entre ellos: Dra. Díaz Daviou,  Dr. Stoliar y Dra. Mocchi, que compartían objetivos en pos del bienestar de sus internos.
El 11 de junio de 1997 por iniciativa y pedido de la entonces directora Marta de Mocchi fue creada una institución educativa con la finalidad de trabajar aspectos educativos y de socialización con los pacientes, tiempo después recibe el nombre de Centro Especial Terapéutico Laboral (CETL)
A fines del año 2004 se realizó una convocatoria a diferentes profesionales del área de la salud y de las ciencias sociales, con el objetivo de integrar un proyecto que aspiraba a la recuperación y fortalecimiento de hábitos de aquellos pacientes aislados y hospitalizados. 
El equipo en un primer momento recibió el nombre de “Monitores”, quienes analizaron en profundidad otras estrategias para trabajar con los internos, rehabilitándolos  y preparándolos para la vida fuera de la Institución a aquellos pacientes con posibilidades de externación y conteniendo emocional y recreativamente, para mejorar la calidad de vida de los pacientes cronificados.
con el tiempo éste equipo se denominó “Rehabilitadores”.
A principios del 2008 el Sr. Ministro de Salud y Desarrollo Social, 
“Dr. Franklin Moyano” propone por primera vez, que una Licenciada en Psicología accediera a la dirección del establecimiento.
Propuesta que fue aprobada por el Sr. Gobernador de la Provincia 
“Dr. Gerardo Zamora”.
la nueva dirección fue asumida por la Lic. Inés Contreras de Magno, quien actualmente continúa ocupando dicho cargo. Su política de acción puso sobre el tapete nuevas lineas de acción que tienen como mirada principal al "Proceso de Desmanicomialización", estas nuevas perspectivas motivaron al equipo de Rehabilitación 
y sus lineas de acción fueron cambiando paulatinamente apuntando su labor tambien a procesos de desmanicomialización y a laintroducción de factores desmanicomializantes como El Arte, y a lainclusión de la mirada y perspectiva de los propios pacientes en cadaacción terapéutica, obteniendo resultados positivos que marcaron un antes y un después en la vida de los pacientes que integran los talleres de Rehabilitación.


NUESTRAS AUTORIDADES Y JEFES DE SERVICIO

DIRECCION: LIC. INES CONTRERAS DE MAGNO


DPTO. DE ADMINISTRACION: LUIS FIOTTO

DPTO. DE HABILITACION: MARIO PALLARES

DPTO. JURIDICO: DR. WALTER JEREZ

DPTO. PSICOLOGIA: LIC MARY CONSTANTINIDI

DPTO. PSIQUIATRIA

DPTO. MEDICOS RESIDENTES: DR: DANIEL MAMANI

DPTO. COMPRAS Y SUMINISTROS: RUBEN URZAGASTE

DPTO. ODONTOLOGIA: DR: GUILLERMO BRUNO

DPTO. FARMACIA: FCO: JOSE LECUONA

DPTO. ESTADISTICA: JOSE CESCA

DPTO.PERSONAL: MIRTA SILVA

DPTO. CONTABLE: C.P.N. MIRTA JORGE

DPTO. AUTOGESTION: ELENA GOMEZ

DPTO. MESA DE ENTRADA: PABLO VILA

DPTO. SERVICIO SOCIAL: T.S. FABIANA ZAMUDIO

DPTO.SUPERVICION DE ENFERMERIA:
  • AMELIA DIAZ
  • LIC. CARLOS REGATUZO
  • HUMBERTO JUAREZ
  • MERCEDES MALDONADO
DPTO.BIENES PATRIMONIALES: EDUARDO MATOUCK

DPTO.LABORATORIO: BIQ. IRMA RIOS

DPTO. ALIMENTACION: LIC. LEONOR CRUZ

DPTO. DEPOSITO: RAMON PONCE

DPTO. LAVADERO Y ROPERIA: VIVIANA HERRERA

DPTO. MANTENIMIENTO
  • SECTOR INTERNO: ADOLFO LEGUIZAMON
  • SECTOR ADMINISTRATIVO: RAMON ZERDA
DPTO. ENFERMERIA. JEFES DE UNIDAD:
  • FABIAN CORBALAN
  • DANIEL BRAVO
  • RAQUEL MERLETI
  • MARIA JULIA GALLARDO
  • JORGE DIAZ
  • DANIEL OLIVERA
  • JULIO RUIZ
  • EDUARDO ROLDAN
DPTO. REHABILITACION: PROF. ESTELA MARY GASTAMINZA











Contador de visitascontador de visitas


IDEA Y PUESTA EN MARCHA:Prof. Sylvana M. Quintero

COORDINACIÓN: Dirección del Hospital
 

Colaboración:  Personal de Rehabilitación y Administrativo

pagina web gratis