Esquina1 Esquina2


Una Filosofia Practica para la Vida Diaria


Mauricio Almaraz

(156) 469 - 1651

Ciudad Autonoma de Buenos Aires

yo_soy54@hotmail.com

crea tu página web gratis

 

Mi foto

Editorial Señora Porteña
Editorial de Libros de metafísica

 

Rubén Cedeño



 20 años de Metafísica en Argentina

Por Fernando Candiotto




Fernando Candiotto Nació en la ciudad de Córdoba, Argentina, en el año 1972. Inició sus estudios de Metafísica a los 18 años con Graciela Costantino, Directora de la Editorial Metafísica Plateada. Posteriormente, a través de Rubén Cedeño, hace contacto con el Grupo Metafísico Sede Central de Caracas, por medio del cual se suma a trabajar directamente con la Línea Discipular de Conny Méndez. Actualmente dicta conferencias de metafísica en las ciudades de Buenos Aires, Córdoba, La Plata, Mar del Plata, San Isidro, Morón, San Pedro, Necochea y Arrecifes; y en otros países como Uruguay, Paraguay, Perú, Venezuela y España. Sostiene un programa semanal de radio en la F.M. Station, y el magazine mensual de la metafísica en Buenos Aires. En el año 1998 fundó la Editorial "Señora Porteña”, la cual dirige desde entonces, y donde ha publicado más de 49 títulos sobre temas relacionados con la Nueva Era, textos que exporta a Estados Unidos, Australia, España, Colombia, Ecuador, El Salvador y demás países hispanoparlantes.





PRIMER VIAJE


Rubén Cedeño llegó por primera vez a la Argentina costeándose su pasaje y gastos personales, en el mes de diciembre de 1987, junto a un grupo de estudiantes metafísicos de México, con quienes había recorrido parte del Perú, dándoles las explicaciones metafísicas pertinentes en los lugares de importancia arqueológica y espiritual. A los pocos días de su llegada, algunos empleados de la conocida Editorial Kier –especializada desde hace más de cien años en literatura esotérica y espiritual le organizaron las primeras conferencias de Metafísica en nuestro país, en un local ubicado a escasos metros del Congreso de la Nación, en la céntrica Avenida Callao. Causalmente, 16 años después se establecería, a pocos metros, la sede del Grupo Metafísico de Buenos Aires y la Editorial Señora Porteña, sitio que continúa ocupando hasta el presente.
Para esta época, la metafísica en Argentina distaba de ser lo que es hoy. Los únicos libritos que circulaban eran "Metafísica 4 en 1” de Conny Méndez, las "Selecciones Metafísicas” de Carola de Goya, y las "Cartas Metafísicas Principios” de Rubén Cedeño, pero en la mayoría de los casos, como fotocopias que los interesados en la materia realizaban de los escasos ejemplares que llegaban a nuestro país, pues estos títulos no se publicaban en la Argentina. En los meses siguientes, una editorial de la ciudad de Buenos Aires comenzaría a plagiar las obras de Conny Méndez y de Rubén Cedeño, ante la creciente demanda por parte del público por saber más de las enseñanzas metafísicas.



SEGUNDO VIAJE


Poco tiempo después de su primera visita, Rubén recibió una invitación por parte de una facilitadora de Metafísica de la ciudad de Rosario para dar conferencias en dicha ciudad, pero como esta persona no contaba con medios para pagar el pasaje, Rubén comenzó a enviarle libros para que, con la venta de los mismos, pudiera pagarse el pasaje para su visita. De esta manera, Rubén retornó a la Argentina costeándose una vez más sus gastos en el mes de octubre de 1990. Las conferencias en Rosario se desarrollaron en el Patio de la Madera y en el Teatro Labarden, con una asistencia de unas 2000 personas que colmaron ampliamente la capacidad de las salas. A pesar del éxito de las conferencias, hospedado en la casa de la organizadora de las mismas, Rubén debió soportar casi quince días mal alimentado, durmiendo en una habitación con goteras; después de las conferencias, los anfitriones lo hacían caminar largas distancias hasta el lugar donde estaba hospedado, lo cual le producía intensos dolores debido a una reciente operación de la cual Rubén aún estaba convaleciente. Incluso un día en que se ausentó de la casa, sus propiedades, que se encontraban en la habitación, fueron violadas por quienes lo hospedaban.
Fue un día de estos, cuando encontrándose solo en esta casa, Rubén atendió un llamado que le hiciera un grupo de estudiantes de metafísica de Córdoba, quienes enterándose de las circunstancias en las que se encontraba, lo invitaron inmediatamente a dar una serie de conferencias, y pocos días después llegaron hasta Rosario a entregarle los pasajes correspondientes.
Las conferencias públicas en la ciudad de Córdoba se desarrollaron en la Cámara de Comercio con un lleno total, y al final de las mismas Rubén le entregó a los organizadores el acta de fundación del Grupo Metafísico de Córdoba. Entre los miembros fundadores estaba Graciela Costantino, la directora del Grupo, con quien comenzaría a estudiar Metafísica un año después, en Setiembre de 1991.
En este segundo viaje a la Argentina, Rubén visitó igualmente algunos países vecinos, como Paraguay y Uruguay, donde fundaría los grupos de Metafísica que este año 2010 cumplen también 20 años de existencia.



METAFÍSICA EN CÓRDOBA – PRIMEROS TIEMPOS


Algunos de los miembros del Grupo Metafísico de Córdoba comenzaron a viajar a los congresos internacionales de Metafísica que se organizaban en Caracas. En 1992, tuve ocasión de asistir al IV Congreso Internacional de Metafísica que se realizó en la capital venezolana durante la Semana Santa de dicho año, y fue allí donde conocí a Rubén. Recuerdo que en aquella ocasión, además de participar en las actividades metafísicas, tuvimos oportunidad de acudir a la presentación de la "Misa de mi Tierra”, compuesta por Rubén, en el Teatro de la Universidad Central de Venezuela, obra que contó con la asistencia de miles de personas y la participación de cientos de niños en escena. Esto despertó en mí una enorme admiración hacia Rubén, al percatarme de que no sólo era una personalidad importante dentro del ámbito metafísico y espiritual, sino que además, era un profesional exitoso en el mundo de la música académica.
En octubre de ese mismo año, Rubén regresó una vez más a la Argentina, pero esta vez invitado por el Grupo Metafísico de Córdoba. En esta oportunidad dictó un ciclo de charlas sobre la Metafísica que había aprendido directamente de Conny Méndez, ciclo que continuó meses después durante el mes de abril de 1993. Estas charlas eran transcriptas durante las noches por cuatro o cinco muchachos, entre los que se contaban Mario Aguilera y mi persona, quienes en esa época teníamos entre 18 y 20 años. Recuerdo que nuestro entusiasmo era tal, que casi no dormíamos trabajando en las transcripciones, para entregárselas impresas en la mañana siguiente a Rubén, quien las revisaba y nos las devolvía horas más tardes, para que agregáramos sus correcciones en el ordenador. Al finalizar este ciclo sobre la Metafísica de Conny Méndez, Rubén le propuso a Graciela publicar las transcripciones en un libro llamado "Así se enseña la Metafísica de Conny Méndez” –que sería el primer texto de Metafísica publicado legalmente en la Argentina– dando origen a la fundación de la Editorial Plateada. Nos llenó de una inmensa alegría la posibilidad de comenzar a publicar los libros con la enseñanza metafísica, que hasta entonces debíamos importar desde Venezuela, pues los mismos eran editados en ese entonces por Bienes Lacónica, la editorial fundada por Conny Méndez y dirigida en esa época por su nieto. Estos libros siempre resultaban insuficientes, pues la cantidad de gente que se acercaba a nuestras charlas eran cada vez mayor.



SIN PROCLAMARSE


Vale la pena mencionar aquí, que Rubén jamás se ha proclamado, ni pública ni privadamente, como sucesor de Conny Méndez. Sí ha afirmado siempre el haber estudiado con ella y ser su amigo, durante los últimos diez años en que Conny estuvo encarnada, y por eso siempre le ha profesado profundo agradecimiento. Esto pude comprobarlo poco después de conocer a Rubén, cuando en mi primer viaje a Caracas tuve la ocasión de visitar la Editorial Bienes Lacónica y conocer a quien era su director, Diego Gil Velutini, nieto de Conny Méndez, quien en ese tiempo era el editor de las obras de Rubén. En sucesivos viajes a Venezuela conocí asimismo a otras alumnas de Conny Méndez, como la Profesora Ana Mercedes Azuaje de Rugeles, la señora Olga Pucci e Itala Cordido de Longobardi, quienes participaban de estos congresos asistiendo y apoyando con mucho cariño la labor desempeñada por Rubén. En mi última visita a Venezuela, visitando la casa de la nieta de Conny, donde Rubén dicta regularmente charlas hasta el día de hoy, Lastenia nos mostró a un grupo de metafísicos argentinos el sillón en el que se sentó Conny el día en que le dio a Rubén su primera clase de Metafísica, e incluso me regaló una pieza de la vajilla en la que Conny tomaba el té con sus estudiantes, presente por el cual siempre le estaré agradecido y que guardaré como una reliquia de inapreciable valor.




EXPANDIENDO EN EL INTERIOR


Cabe mencionar aquí que en estos primeros viajes a la Argentina, Rubén Cedeño no sólo visitaba la ciudad de Córdoba para dictar estos seminarios; también recorría buena parte del interior del país, atendiendo prácticamente todas las invitaciones a dar clases, llegando incluso a Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, en el extremo sur del país. A propósito, Rubén llegó a Ushuaia pagando sus gastos, y el mismo día de su llegada, una empleada de la Biblioteca Municipal le organizó una conferencia.
Algo que mucha gente no imagina siquiera y desde que tuve conocimiento de ello ha sido un ejemplo a seguir, es que en cada uno de sus viajes, Rubén lleva siempre a mano una buena cantidad de libros para donar en las bibliotecas y para regalar a toda persona que demuestre interés por la enseñanza espiritual, como tan frecuentemente le sucede en los aeropuertos. Siempre que llega por primera vez a una ciudad, en cualquier parte del mundo, lo primero que hace es comenzar a decretar la expansión de la enseñanza en ese lugar, y se dirige de inmediato a la biblioteca más importante para dejar allí los libros de Metafísica, que se convierten, junto con sus decretos, en un foco de luz que comienza a actuar en los planos internos, despertando las conciencias de los habitantes quienes, tiempo después, comienzan a demandar la formación de grupos de Metafísica en el sitio donde viven.
A lo largo de estos 20 años difundiendo la enseñanza Metafísica en la Argentina, Rubén ha visitado y dictado charlas en las ciudades más importantes de este país, entre las que se cuentan: Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Santa Fe, Mendoza, San Juan, Salta, Jujuy, Tucumán, Posadas, Oberá, Formosa, Resistencia, Corrientes, Mar del Plata, Bahía Blanca, Neuquén, General Roca, Trelew, Ushuaia, Santiago del Estero, Catamarca, Deán Funes y Clorinda.




PENURIAS


No se piense que este trabajo ha sido fácil y placentero. En más de una ocasión, después de haber sido invitado a dar conferencias en una ciudad, y de haberse recogido la Donación Amorosa, Rubén ha tenido que salir de hotel pagando los gastos de su habitación y el taxi hasta el aeropuerto, ante la irresponsabilidad de sus anfitriones. En otras, ha sido alojado en habitaciones sucias, con malos olores, ruidosas, incluso en hoteles para parejas. Más de una vez, después de una conferencia, se ha ido a la cama sin cenar, pues, a pesar de ser vegetariano de nacimiento, sus invitantes lo llevaban a restaurantes donde sólo se servían carnes. A pesar de las innumerables penurias que ha debido soportar, ha continuado realizando esta labor durante 40 años, tal vez producto del perdón y olvido que la práctica de la Llama Violeta han producido en él.
Recuerdo una noche, en que después de dictar una charla en una ciudad del interior, Rubén me llamó en busca de ayuda y consuelo para comentarme algunas de las miserias que el grupo invitante lo estaba haciendo sufrir. Entonces le dije, conociendo lo que anteriormente le había ocurrido en esta misma ciudad: "Pero Rubén, no es la primera vez que te hacen eso. En los dos últimos años, te han hecho exactamente lo mismo. ¿No te acordás?”. Y él me respondió: "No, no me acuerdo. Es que hago la Llama Violeta y se me olvida todo. Por eso vuelvo”.


GRUPO INTERNO


En 1993 algunos miembros del grupo interno de Graciela Costantino comenzamos a viajar a otras ciudades y provincias de la República Argentina, y en pocos años abarcamos prácticamente la totalidad del territorio nacional; oportunamente, comenzamos a invitar a Rubén a dar conferencias en estos nuevos grupos que surgían en las ciudades en las que impartíamos la enseñanza.
De este modo, desde un comienzo, el Grupo Metafísico de Córdoba tuvo bajo su responsabilidad el sostenimiento y expansión de la Metafísica en Argentina. Como miembros de familias económicamente acomodadas, al igual que Rubén Cedeño, desde un principio y hasta el presente hemos colaborado con la difusión de la Metafísica con nuestro dinero, fruto de nuestro trabajo y de las rentas provenientes de nuestros bienes. Entre los miembros de este Grupo citaré a su Directora, Graciela Costantino, hija de un próspero hacendado y hombre de negocios de la provincia de Santa Fe; al tiempo de ingresar en la Enseñanza, Graciela dirigía una escuela de yoga y una escuela de danza con más de 200 alumnos en la ciudad de Córdoba, que le aportaba importantes ingresos económicos. La creciente demanda por parte de la Metafísica la llevó en su momento a dejar de lado esta actividad para consagrar sus esfuerzos y medios económicos a la publicación de los libros de Metafísica, lo que le ha permitido generar una exitosa editorial que hoy cuenta con más de 350 publicaciones y que exporta este material a casi todos los países hispanoparlantes. Graciela ha dictado conferencias en las ciudades más importantes de la Argentina, como Córdoba, Río Cuarto, San Francisco, Carlos Paz, Santa Fe, Rosario, Villa Gobernador Gálvez, Paraná, Buenos Aires, Caseros, Jujuy, Salta, Tucumán, Formosa, Posadas, Corrientes, Resistencia, Roque Sáenz Peña, La Rioja, San Juan, Mendoza, Neuquén, General Roca, Bariloche, Ushuaia y Río Grande, donde es invitada con frecuencia a llevar la instrucción, además de haber dictado charlas en ciudades de Venezuela, España, Italia, Estados Unidos, Panamá, Perú, Bolivia y Paraguay.
También mencionaré a Gustavo Orchansky, miembro de una de las familias judías más conocidas y prestigiosas de la ciudad de Córdoba; su padre fue Rector de la Universidad Nacional de Córdoba; su madre, Decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba, Jueza y finalmente Vocal del Tribunal Superior de la Provincia de Córdoba. Durante años Gustavo colaboró con la Editorial Plateada; sostuvo desde sus comienzos los grupos metafísicos de la Patagonia Argentina y de Rosario. Desde hace 19 años trabaja para la Municipalidad de Córdoba en el área de Bromatología. Hoy en día dirige la Editorial Señora Quisquisacate, una Escuela Metafísica y una Asociación Civil en la ciudad de Córdoba; sostiene grupos en la ciudad de Córdoba y otras localidades del interior del país, como Jesús María, Bell Ville y Paraná; también ha dictado conferencias en España, Italia y Paraguay.
También es miembro de este grupo Mario Aguilera, cuya familia paterna, dueña de campos en la provincia de la Rioja, ha trabajado por generaciones para el gobierno provincial y nacional, contando entre sus miembros a diputados y senadores provinciales y nacionales, además de ministros y secretarios de gobierno. En su familia materna se cuentan exitosos hombres y mujeres de negocios. Cuando conoció la Metafísica, Mario cursaba estudios en la Facultad de Ingeniería; al poco tiempo cambió de carrera para especializarse en el diseño gráfico y aportar así sus conocimientos y habilidades profesionales a la publicación de libros y videos, tarea que aún desarrolla en la Editorial Plateada. Además, ha sido fundador y sostiene al presente los grupos metafísicos de Tucumán, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Chaco, Formosa, Corrientes, Salta, Jujuy y San Juan; además; ha dictado conferencias en ciudades de Paraguay e Italia, y es invitado regularmente a dar cursos en algunas ciudades de España.
Por último, Fernando Candiotto. Su familia materna, dueña de campos en la provincia de Santa Fe, se dedicó durante décadas a la actividad agropecuaria, y hoy en día vive de rentas. Su padre se desarrolló como empresario en el área metalúrgica, hasta hace poco más de un año, cuando se retiró para vivir de rentas. En el año 1997, fundó la Editorial Señora Porteña, en la ciudad de Buenos Aires, que a la fecha ha publicado más de 160 títulos. Director del Grupo Metafísico de Buenos Aires, ha fundado numerosos grupos metafísicos en el interior de la Provincia de Buenos Aires, y en Bolivia, donde sostiene conferencias regularmente en Cochabamba, La Paz, Santa Cruz, Oruro, Potosí y Sucre. Se ha presentado como conferencista de metafísica en ciudades de Venezuela, México, Estados Unidos, Perú, Brasil, Paraguay, Uruguay e Italia, y además, es invitado regularmente a dictar conferencias en diversas ciudades del interior de la Argentina, Bolivia y España.

EDITORIALES

Con el paso del tiempo, y para satisfacer la demanda siempre creciente por parte del público metafísico, fueron surgiendo nuevas editoriales en este país, que en conjunto han publicado más de 400 títulos de las 470 obras escritas por Rubén Cedeño hasta el presente. Hoy en día estas editoriales son cinco: Editorial Plateada y Editorial Quisquisacate, de la ciudad de Córdoba; Editorial Señor del Aconcagua, de la ciudad de Mendoza; Editorial Señora Porteña y, recientemente, Lakshmi Studio, de la ciudad de Buenos Aires. Es pertinente mencionar aquí, que desde que publicáramos el primer libro de Metafísica en Argentina, Rubén ha colaborado económicamente con cada edición, aportando a veces el 25%, otras el 50%, y en alguna ocasión, hasta el 100% del costo de las ediciones. Habiendo cubierto sus gastos personales, Rubén invierte prácticamente el resto de sus ingresos en la publicación de los libros, láminas, videos y, en general, en la difusión de la Enseñanza. Después de 40 años realizando esta labor, continúa utilizando sus medios económicos para llevar la Metafísica por primera vez a ciudades y países de los cinco continentes.
Trabajador incansable como muy pocos, lo que se evidencia en su nutrida producción literaria y musical, en el centenar de conferencias que dicta anualmente, en su trayectoria profesional, su presencia es un estímulo para todos los que lo hemos conocido y hemos podido laborar a su lado durante todos estos años. Recuerdo unos diez años atrás, cuando Rubén aún no manejaba ordenador y escribía sus libros a mano, solía despertarme temprano en la mañana, a las 4 o 5, diciéndome: "Fernando, me siento un inútil. No estoy haciendo nada por la humanidad. Levántate que tenemos trabajo que hacer”; a los pocos minutos estábamos sentados junto al ordenador, y él comenzaba a dictarme. Yo pensaba para mis adentros: "Este hombre no duerme”, pues en verdad, creo que no pasaría en la cama más de 4 horas al día. A pesar de contar 20 años más que mi persona, lo veía y lo sigo viendo con una energía y vitalidad inagotables.

LOS VIAJES

En 1994, el Grupo Metafísico de Córdoba comenzó a invitar a Rubén Cedeño a realizar diversos viajes para que diera la instrucción en los lugares donde la misma había surgido originalmente, explicaciones que abarcaban no sólo el ámbito de lo metafísico y espiritual, sino también lo cultural. Es importante recalcar que en ninguna ocasión Rubén ha recibido pago alguno por esta labor instruccional, que siempre ha realizado desinteresadamente para mejorar la formación y elevar el nivel cultural de los facilitadores de Metafísica. Así se organizaron viajes a países como Egipto, Grecia, Israel, India, Italia, Estados Unidos, Inglaterra, España, Malasia, China, Tíbet y Buthán. En todas estas ocasiones, las alocuciones de Rubén fueron grabadas y posteriormente editadas en video, para que todo el público metafísico pudiera beneficiarse de la enseñanza, además de elevar su nivel cultural e intelectual. Con el tiempo, otros grupos de la Argentina y también del exterior hicieron lo propio, invitando a Rubén a realizar este tipo de viajes, y al presente, participan en los mismos decenas de facilitadores de diversas nacionalidades.


LOS CONGRESOS


Desde 1992, se realizan anualmente, en la ciudad de Córdoba, los Congresos Internacionales de Metafísica, a los que acuden alrededor de 700 personas, no sólo de la Argentina, sino de distintos países de América y Europa, y que cuenta entre sus disertantes, además de Rubén Cedeño, a los más destacados facilitadores de la Metafísica mundial. En los Congresos Internacionales realizados en Córdoba a lo largo de todos estos años, se le ha facilitado al estudiantado la totalidad del Programa de Estudios Metafísicos en sus diversos niveles, lo que le ha asegurado a los estudiantes y facilitadores que han asistido a los mismos, una base, una plataforma, una formación que es hoy observable en los frutos que toda esta labor ha dado.

LOS FRUTOS

A comienzos de este año 2010 se cuentan en la Argentina 125 facilitadores de Metafísica debidamente acreditados, y una cantidad aún superior de facilitadores no acreditados, que trabajan de acuerdo a nuestros lineamientos. Esto da una cifra de unos 350 grupos de Metafísica que se reúnen semanalmente a facilitar la Enseñanza Espiritual, 15 Escuelas de Metafísica y 9 Asociaciones Civiles. Además de esto, se sostienen 8 páginas web, incluyendo la página de la Sede Central de la Metafísica; la Televisión Metafísica (TVM) y Radio Metafísica Aconcagua (Rameac), que transmiten por Internet las 24 hs del día; Televisión Plateada, que transmite por Internet; dos periódicos mensuales de reparto gratuito; y programas de radio y televisión en distintas ciudades.
Facilitadores de Metafísica formados en la Argentina sostienen actualmente grupos de Metafísica en ciudades de diversos países, como es el caso de Sebastián Wernicke, quien dicta conferencias en Los Ángeles, Anahaim, Las Vegas y Boston, en los Estados Unidos; Ensenada, Rosarito, Tijuana, Puebla, Monterrey, San Luis Potosí, Dolores Hidalgo, Salamanca y Guadalajara, en México; y en San Salvador, en El Salvador; además de dirigir Ediciones Loto Dorado, con sucursales en cinco países, una página web en inglés y una en castellano. También contamos a Raúl Micieli, quien sostiene los grupos de Metafísica en Bérgamo, Milán, Torino, Assisi, Roma, Módena, Bari y Rímini, en Italia; París, en Francia; Ginebra, en Suiza; Bruselas, en Bélgica; y, recientemente, en el Congo, en África; además, dirige la Editorial Itálica, con más de 50 títulos publicados en italiano, además de traducciones al francés y una página web en italiano. También son facilitadores formados en Argentina: Diego Stancampiano, con grupos en Granada, España; Sonia Silva, con grupos en Málaga, España; Mauro Vitali, quien sostiene grupos en Lima, Cuzco, Puno, Arequipa y Trujillo, en el Perú; Natalia Cepeda, quien sostiene la metafísica en Boston, Estados Unidos; y Azucena Maldonado, quien dirige el Grupo Metafísico de Las Vegas, Estados Unidos, y la página web de dicho grupo.
Lo aquí enumerado es sólo parte del fruto que 20 años de trabajo de Rubén Cedeño junto a los facilitadores y grupos de la Argentina, han dado a la expansión de la Enseñanza Metafísica, no sólo en este país, sino en buena parte del mundo, labor que ha sido realizada con mucho trabajo, entusiasmo, dedicación, esfuerzo y sacrificio personal por parte de todos los que han participado.
Que la Magna Presencia de Dios "YO SOY” y la Jerarquía Espiritual de Shamballa bendigan el bien en toda esta labor, para que la misma continúe creciendo por la Iluminación, Ascensión y Liberación de todo el género humano. Que así sea.


¿PODEMOS PRESCINDIR DEL MAESTRO?
Por Fernando Candiotto


        Debido a un errónea interpretación de conceptos vertidos por algunos Grandes Maestros de la humanidad, ocasionada tal vez por la falta de discernimiento sobre el sentido de sus palabras, algunas personas han llegado a creer que es posible prescindir de gurús, maestros o facilitadores espirituales en el proceso de vivenciar la espiritualidad, e incluso a considerarlosun obstáculo para la realización del ser en uno. Veamos a continuación, cuánta verdad o falsedad puede haber en esta proposición.

        En la mayoría de las áreas de la vida, se trate del arte, la ciencia, la literatura o cualquier otra rama, la forma más fácil, rápida y segura de aprender es procurar un buen maestro que domine esa disciplina, quien pueda transmitirle al estudiante sus conocimientos y guiarlo en el estudio y aplicación del mismo, hasta que el estudiante logre la maestría. Esto es un hechoque observamos claramente en los sistemas de enseñanza primaria, secundaria y universitaria de todos los países del mundo, donde, a pesar de cualquier avance tecnológico, el maestro o profesor continúa siendo un factor indispensable en el proceso de aprendizaje. Aún más cierto resulta esto en algunas disciplinas como el estudio de un instrumento musical, el ballet o el aprendizaje de un idioma, donde el logro de la maestría se vuelve sencillamente imposible sin la ayuda de un maestro; y no de cualquier maestro, pues no importa los talentos y capacidades innatas del estudiante, si no se cuenta con un buen instructor capaz de desenvolver correctamente dichos talentos en el estudiante, los mismos pueden resultar dañados y hasta mutilados. Pero en cualquier caso, podemos concluir, al menos en el mundo externo, sin un buen maestro, no hay maestría.

        Si observamos ahora la vida de los más reconocidos maestros en el ámbito de la enseñanza espiritual, encontramos que todos ellos han contado con la ayuda y asistencia de maestros espirituales, en algunos casos instructores físicos, en otros, ascendidos, y en la mayoría, de ambos.

        Si tomamos como ejemplo al Maestro Jesús, encontramos que, según nos informa la Madre María en sus "Memorias…”, una de las principales responsabilidades de San José fue la de actuar como instructor físico de su hijo, instruyéndolo y entrenándolo durante su niñez y adolescencia, hasta que Jesús estuviera en capacidad de contactar directamente a su Gurú, el Señor Maitreya; y como podemos leer entrelíneas en la citada obra, la propia Madre María participó en gran medida de la instrucción y entrenamiento de su hijo durante esos primeros años.

        En el caso del Señor Gautama, los textos sobre su vida nos informan que durante los siete años de búsqueda que antecedieron a su Iluminación, Siddharta Gautama estudió con dos de los más grandes maestros físicos encarnados en la India en ese momento. Y como leemos en sus discursos, compilados en "Delicias del Señor Gautama”, el propio Señor del Mundo nos informa de la asistencia que recibió de su Gurú, e incluso del Arcángel Gabriel en el mismo momento de su Iluminación.        Algunos de los que pregonan la necesidad de apartarse de maestros e instructores, libros y escuelas, para alcanzar la liberación, se apoyan para esto en dichos de Krishnamurti, sin reparar que el propio Krishnamurti tuvo sus maestros espirituales físicos, Charles Leadbeater y Annie Besant; y como Maestros Ascendidos, a Lord Koot Hoomi, el Señor Maitreya y el propio Buddha Gautama. De su relación con el Señor Buddha hasta sus últimos años, da cuenta Pupul Jajakar en su Biografía de Krishnamurti, donde afirma haber sido testigo física, junto a su hermana, de la realidad de esta relación. Además, durante su vida, Krishnamurti se ocupó de que su enseñanza fuera publicada en libros y videos, y se aseguró de que esta actividad continuara después de su desencarnación; y para ello, él mismo creó una fundación, como estructura básica necesaria para poder llevar adelante esta tarea durante su vida física y después de la misma. Por otra parte, es evidente que para todos los que asistían a sus conferencias, se hallaban a su lado, estudiaban e investigaban su enseñanza, Krishnamurti era su maestro espiritual físico.

Lo comentado hasta este punto nos permite observar que estos grandes Maestros, antes de recibir instrucción y entrenamiento directo de un Maestro Ascendido, fueron instruidos previamente por uno o varios maestros espirituales físicos. Lo que resulta lógico, pues, como explica el Maestro Saint Germain: "La persona o el estudiante que busca contactar un Maestro Ascendido en cuerpo tangible, sin la preparación que se necesita, se encuentra en la misma posición de un niño de kindergarten, queriendo entrevistarse con un profesor universitario e insistir en que le enseñe el abecedario”.Es por esta razón, que los propios Maestros Ascendidos se sirven de estudiantes más avanzados en el sendero espiritual –ya sean aspirantes, probacionistas, discípulos o iniciados–, para que instruyan a aquellos que se encuentran por debajo de ellos en la escala evolutiva.De esta manera, los estudiantes que fungen como facilitadores de la Enseñanza espiritual, le prestan un servicio al Maestro instruyendo a sus compañeros menos adelantados y guiándolos en los primeros pasos que estos dan en el sendero de Ascención, preparándolos para la hora en que estén listos para trabajar y ser instruidos directamente por un Maestro Ascendido. Sería para el Maestro un gasto inútil de energía, realizar una tarea que podría ser ejecutada por un facilitador físico.

        Se cuentan en los anales de la espiritualidad, algunos casos memorables en los que un maestro espiritual físico – es decir, un maestro espiritual que aún no es un Maestro Ascendido– con su instrucción y entrenamiento ha sido capaz de conducir al discípulo, no sólo hasta los pies del Maestro, sinoal portal mismo de la Iluminación y la Ascensión, como es el caso de Marpa con Milarepa; y el de Ramakrishna con Vivekánanda. En el caso de Marpa, no sólo capacitó a Milarepa para alcanzar la Iluminación, sino que poco le faltó para que su discípulo se convirtiera en un Buddha Cósmico.
        Citar como ejemplo a todos los Maestros Espirituales de la humanidad que han tenido, a su vez, un maestros, sería enumerarlos a todos, pues no conocemos aún cuál fue el Maestro Espiritual que pudo prescindir de un instructor para alcanzar tal Maestría. Lo mismo, por supuesto, vale para todos los que han llegado a destacarse en cualquier disciplina en la vida.

        Por supuesto, esto no significa que es suficiente tener un buen instructor para ser un buen estudiante y lograr el dominio de un arte. Parafraseando a Krishnamurti en elprefacio del libro "A los pies del Maestro”, así como mirar la comida y decir cuán sabrosa es no satisface al hambriento, igualmente, no basta escuchar o leer las palabras del maestro; hay que ponerlas en práctica.

        Al poner en práctica una enseñanza en particular, como cuando estamos aprendiendo a escribir, llega un punto en que el conocimiento se vuelve parte de nosotros y se convierte en una manera de actuar, de hacer las cosas o de vivir; en este punto, el conocimiento se ha transformado en sabiduría. Una vez que esa sabiduría ha sido alcanzada, no necesitamos que el maestro esté a nuestro lado día a día recordándonos lo que ya hemos aprendido, corrigiendo errores que ya no cometemos o guiándonos hacia donde hemos llegado. Pero si el estudiante es un ser agradecido, guardará gratitud por siempre hacia ese maestro que le facilitó esa porción del saber, pues sin él, nunca hubiera alcanzado tal sabiduría.

Cabe aquí, para finalizar, citar estas palabras del Maestro Saint Germain:
"A pesar de que al estudiante le es recomendado mirar siempre, sin jamás olvidarlo, hacia su propio Ser Superior; sin embargo, no se ha obtenido un sólo logro en el cual no haya existido la asistencia de aquellos que están más adelantados. Como no hay sino un solo Dios, una sola Presencia y Su Actividad Todopoderosa, resulta que aquel más adelantado sólo es un poco más del Ser Divino en Acción”.
"En toda actividad donde la Luz está expandiéndose, los menos avanzados están siendo educados siempre por los más adelantados. Incluso la Hueste Ascendida que ustedes conocen tiene a aquellos que están más avanzados que ellos mismos, quienes son sus instructores”.
Es decir, ni siquiera los Maestros Ascendidos pueden prescindir, en su proceso evolutivo, de contar con la instrucción, asistencia y entrenamiento de sus propios Maestros. Sin maestros no hay maestría.

yo_soy54@hotmail.com

"Que tu Visita sea Bendecida"           contador de visitas
Esquina3 Esquina4

pagina web gratis