Carmen Sánchez de Lema

Desenreda, procesa e integra

  • Av. de la Salud 23
    28411
    Moralzarzal
    (Madrid)
    España

    Tel:609000521

    EMDR

    EMDR Este método descubierto y desarrollado desde 1987 por la Dra. Francine Shapiro, se ha ido extendiendo, sobre todo en la última década, y consiste en usar estimulación bilateral en un protocolo especial, relacionado con los recuerdos de las situaciones traumáticas, que desencadena su desensibilización y el consecuente reprocesamiento de las mismas, acompañado de la desaparición de la sintomatología.
    Lo más llamativo del EMDR es la utilización de la estimulación bilateral, ya sea mediante movimientos oculares, sonidos o golpecitos (tapping) alternantes, con los que se estimula un hemisferio cerebral cada vez.

    El EMDR provoca un recorrido que transforma lo disfuncional en funcional.
    El procesamiento por lo general ocurre a través de una rápida progresión de conexiones intrapsíquicas durante la sesión de EMDR, después de cada set de estimulación.
    El procesamiento es la creación de nuevas asociaciones y conexiones del recuerdo con otras informaciones más adaptativas. El recuerdo se integra con el resto de las redes neurales en una red de memoria más amplia, no se queda enquistado.
    Esto se debe a la asimilación de informaciones adaptativas que se encuentran en otras redes.
    Como resultado, después de todas las asociaciones y recolocaciones, el recuerdo se guarda en un modo en el que ya no perturba. Y queda integrado en la memoria declarativa.

    El trauma

    el trauma
    El trauma es una herida psicológica que provoca una quiebra en la línea vital, es esa circunstancia a partir de la cual se establece con plena claridad un antes y un después en el transcurso de la vida de una persona.

    El trauma provoca una vivencia emocional especialmente perturbadora, de una intensidad tal que desborda la capacidad de procesamiento de nuestro aparato psíquico. Los distintos componente de la vivencia traumática : las sensaciones corporales, las emociones, los pensamientos, las imágenes, los sonidos, los olores, etc… quedan recogidos de forma desintegrada en diferentes redes de nuestra memoria, que después no puede acceder a ellos de la misma forma en que lo hace con el resto de recuerdos habituales, que pueden ser narrados de manera coherente, organizada e integrada con relación a nuestra trayectoria vital.

    Durante la vivencia de un hecho traumático, las respuestas bioquímicas activadas ( adrenalina, cortisol, etc. ) bloquean el sistema innato de procesamiento de la información del cerebro ( sistema que al igual que el sistema inmune está programado fisiológicamente para la salud ), aislando las informaciones respecto del trauma, cerrándolas en una red neural, encapsulándolas con las mismas emociones, creencias y sensaciones físicas que existían en el momento del hecho.

    La patología se crea entonces, cuando este sistema innato, fisiológicamente orientado a elaborar las informaciones con el objetivo de la autocuración, se bloquea, y el recuerdo del hecho traumático queda aislado del resto de las redes neurales de la persona y por lo tanto no se integra con el resto.
    Para desbloquearlo es para lo que usamos el EMDR.
          
              carsanlema@cop.es  contador de visitas

    pagina web gratis