yoyotitulo
menu
HIPOACUSIA
Trastorno auditivo

hipoacusia

...rompiendo las barreras del silencio!
La hipoacusia se define como la disminución de la percepción auditiva, que puede ser:

    * Reversible cuando es posible devolverle al paciente mediante algún tratamiento la capacidad auditiva.
    * Permanente cuando no se puede mediante tratamientos devolver dicha capacidad.

La Cofosis o anacusia, significa la pérdida total de la Audición. Si es de un sólo oído, se expresa cofosis unilateral, si es de ambos, se expresa cofosis bilateral.

Se calcula que de cada 1000 nacimientos, 2 a 3  bebés  presentarán pérdida de la audición. Esto demuestra la importancia de evaluar si la audición es normal, a todos los bebés que nacen y antes de cumplir los  3 meses de vida.


Causas de la hipoacusia

Genéticas

    * Autosómicas recesivas (por ejemplo, hipoacusia profunda aislada, pérdida de tonos altos aislada, síndrome de LangeJerervellNielsen, síndrome de Pendred, síndrome de Usher).
    * Autosómicas dominantes (por ejemplo, hipoacusia profunda aislada, síndrome de Waardenbrug, síndrome de Treacher Collins, síndrome de Alport)
    * Recesivas ligadas al cromosoma X (por ejemplo, hipoacusia profunda asociada con daltonismo, síndrome tipo Alport)
    * Mitocondriales (por ejemplo, síndrome de KearnsSayre)
Adquiridas

    * Infecciones
    * Congénitas: toxoplasmosis, rubéola, citomegalovirus, herpes simple, sífilis
    * Meningitis bacteriana
    * Paperas
    * Mastoiditis
    * Hiperbilirrubinemia
    * Complicaciones de la prematuridad
    * Ototoxicidad
    * Antibióticos : kanamicina, neomicina, estreptomicina, gentamicina, vancomicina, otros  
    * Traumatismo de cráneo: rotura timpánica, luxación de los huesecillos, fractura del temporal
    * Trauma acústico
    * Deficiencias nutricionales

Malformativas

    *Microsomía hemifacial, síndrome de Goldenhar, síndrome de TreacherCollins, microotía, malformación de Mondini






Tipos de hipoacusia

En pocas palabras el proceso de audición se lleva a cabo de la siguiente forma: el sonido es conducido a través del oído externo y medio para llegar al oído interno, en donde finalmente va a ser percibido, codificado en impulsos eléctricos que por vía nerviosa llegan al cerebro.

            Según el momento del proceso auditivo donde se lleve a cabo el daño, existen tres tipos de hipoacusia:
•    Cualquier trastorno en la conducción entre el oído externo y medio, hacia el oído interno originará una hipoacusia de conducción o conductiva.
•    Cualquier trastorno en el oído interno, nervio auditivo o áreas cerebrales relacionadas con la audición originará una hipoacusia perceptiva.
•    Si se encuentran los dos tipos de daños explicados anteriormente, se denominará hipoacusia mixta.


Niveles de hipoacusia

Según sea el grado de pérdida se pueden dividir en: severas, moderadas y leves.

Hipoacusia severa

Con posibilidades técnicas adecuadas al diagnóstico puede hacerse en edad muy temprana (dentro del primer año de vida) pudiendo adoptar los recursos adecuados para su recuperación, generalmente equipando al niño con audífono.
Cuando no se toman los recaudos necesarios el niño no llega a la escuela común y su desenvolvimiento en la vida social es bastante difícil, su lenguaje no pasa de los recursos de comunicación concretos, válidos de sonidos vocales elementales y una mímica adecuada; las posibilidades operacionales de su inteligencia son limitadas.
Las características de un niño sordo son puestas en evidencia desde temprana edad, los ruidos y los sonidos corrientes no dan lugar al reflejo de orientación. Otra de las características se registra en el juego vocal, este puede originarse en la época habitual pero carece de armonía y modulación, esta falta de armonía se registra también en el llanto y en el grito.
El desarrollo del lenguaje se encuentra considerablemente bloqueado, por lo común dado que son niños de inteligencia normal estructuran un código compuesto tanto por emisiones vocales como por gestos que resuelven los problemas comunicativos más importantes y concretos.
Hipoacusia moderada
Se caracteriza porque:
•    Pueden o no despertarlos los ruidos.
•    Pueden o no presentar el reflejo de orientación, exento en cicunstancias de sonidos muy intensos, muy agudos o por el contrario muy graves.
•    Su llanto, su grito y más tarde su juego vocal se caracterizan igualmente por la falta de musicalidad y armonía.
•    Su inteligencia concreta es viváz, su actividad exploratoria es constante, su expresión es despierta.
•    Es capaz de elaborar un código adecuado para sus necesidades concretas por medio de la gesticulación y sonidos vocales inarticulados o poco articulados.
Hipoacusia leve

Estos niños llegan a la escuela con deficiencias leves del lenguaje, dado que carecen de una pérdida auditiva muy pronunciada su deficiencia del lenguaje puede pasar inadvertida.
Reaccionan ante los ruidos con un buen reflejo de orientación y en la edad adecuada diferencian voces familiares de las que no lo son.
En la escuela pueden ofrecer algunas actitudes que para una maestra sagaz pueden presentar indicios de su deficiencia; puede tratarse de un niño con tendencias agresivas o por el contrario predisposición a aislarse.
Sus actitudes son la de los niños hiperactivos en los juegos y en el salón, a no ser que haya un fondo de timidez en su personalidad que inhiba esta característica.
En el salón presenta labilidad de la atención que es ocasionada porque algunos estímulos auditivos escapan a su senso-percepción.
Si la maestra está prevenida para la posible existencia de niños con estas deficiencias buscará cuanto antes la ayuda técnica necesaria a fin de proporcionar la correspondiente corrección del trastorno.


¿Cuáles son los pronósticos de cada tipo de hipoacusia?


En general, las hipoacusias conductivas tienen mejor pronóstico, debido a que todas ellas son potencialmente reversibles. Aun en caso de no poder hacer ningún tratamiento o dar malos resultados éstos, tienen una ventaja comparativa superior a las h.perceptivas en cuanto al uso de audífonos. El tratamiento de las h.conductivas consiste en lograr que el sonido llegue con mejor intensidad al oído interno.
Las hipoacusias perceptivas en cambio, son permanentes y no tratables, excepto por el uso de audífonos o en algunos casos, el uso de implantes cocleares. En ellas, lo que falla no es la conducción del sonido, sino que cuando el sonido llega al oído interno, pueden suceder varias posibilidades:
•    Lesión del Oído interno: que el oído interno no tenga capacidad para percibirlo, por una lesión del órgano de Corti (que es el verdadero micrófono del oído),
•    Lesión en el nervio auditivo: que el oído interno funcione bien, pero el nervio auditivo que lleva la información del oído interno al cerebro, esté dañado,
•    Lesiones cerebrales: que el oído interno y el nervio funcionen bien pero estén dañadas las áreas cerebrales encargadas de procesar la información,
•    bien lesiones en todos los elementos citados.





¿Cómo ayudarlo positivamente en su desarrollo educativo?

•    Es importante que el niño esté diagnosticado por un especialista, el cual le realice las pruebas pertinentes para poder determinar el grado o nivel de hipoacusia que presenta nuestro alumno, para poder orientar a los padres hacia la toma de decisiones de la educación más acorde a la discapacidad de su hijo.

•    Luego de que se determina el grado de hipoacusia, la docente debe estudiar estrategias para poder mediar con este niño de la forma más eficaz y acorde posible, para facilitar su integración en su comunidad.

•    En el caso de que el nivel de hipoacusia es grave o severo, se tendrá que determinar si  se va a utilizar el lenguaje de señas, la intervención quirúrgica o la lectura de los labios; lo cual requiere una formación adecuada tanto de los docentes como de las personas que rodean al niño.

•    ¿Alcanza solamente con la buena voluntad y el amor que el maestro intente darle?, ¿Cómo debería conducirse el maestro con este tipo de niños? ¿Cómo ayudar al pequeño con limitaciones auditivas a socializarse con sus compañeros oyentes?

•    Si por el contrario el niño puede oír una selección determinada de sonidos, es importante estimular el reconocimiento de dischos estímulos y relaizar actividades que le permitan a los niños estimular y aprender a oír bajo sus propias posibilidades.

•    En cuanto a la socialización, si el niño no presenta problemas emocionales se podrá hablar abiertamente con el grupo sobre los significa tener una limitación auditiva, y se intentará estimular al alumno a que inicie un intercambio para que, paulatinamente, pueda responder a las preguntas de sus compañeros. Para lograr este vínculo es necesario que el docente ordene la clase de manera que las preguntas que se realicen sean formuladas de a una por vez y en un ambiente silencioso.

•    Si se logra este modelo de vínculo comunicacional en el aula, durante las actividades grupales el niño no tendrá mayores problemas pues sus compañeros ya sabrán cómo hablarle. Lo mejor para cualquier niño es hablar sin tapujos sobre lo que le sucede. Para un alumno que sufre de una limitación sensorial, decirle a sus compañeros "no hablen todos a la vez porque no entiendo nada" es una forma de asumir el problema y de evitar futuros trastornos emocionales. Poco a poco el niño hipoacúsico se irá integrando a sus compañeros durante las actividades grupales y elegirá participar en juegos que requieran de dos o tres participantes. En grupos pequeños entenderá las consignas del juego y sabrá cómo implementarlas.

•    Es importante recordar que este tipo de niño, por no poder acceder a la inmediatez del lenguaje, utiliza su cuerpo como vía de expresión y en ocasiones hace una descarga motriz más intensa y violenta que un niño oyente. Los conflictos psicológicos pueden ser más frecuentes en los hipoacúsicos leves que en los niños con sorderas graves ya que estos últimos, por no haber tenido nunca acceso al sonido, no añoran ni envidian algo que han perdido. El hipoacúsico leve, en cambio, se siente más cerca del oyente, y su deseo de emularlo lo hace competir con él.

REFERENCIAS:

  • American Academy of Pediatrics, Commit te on Psychosocial Aspects of Child and Family Health. Guidelines for Health Supervision II. Elk Grove Village, 1988.




Universidad de Carabobo
Facultad de Ciencias de la Educación
Departamento de Pedagogía Infantil y Diversidad

Carla Tortolero Enviar email  
Grecia García  Enviar email                  
                                                         

contador de visitas

pagina web gratis