Equipo de Asesoría Técnica a los Consejos

DDR 06 de Izúcar de Matamoros, Puebla

  • Domicilio del DDR:

    Km. 3.5 Carretera Izúcar de Matamoros - Cuautla S/N
    C.P. 74443
    Col. Amatitlanes
    Izúcar de Matamoros, Puebla, México.








    La Estrategia de Desarrollo Territorial (EDT) 2012

    La Estrategia de Desarrollo Territorial que se impulsa en el país está sustentada en la concepción teórica del Enfoque Territorial del Desarrollo Rural (ETR), cuya finalidad es el fortalecimiento del capital humano y social del conjunto de actores del territorio, que a su vez, generan cambios en el capital económico. Se tiende también a una transformación productiva que propicie la competitividad de los territorios rurales, para alcanzar mejores niveles de bienestar de la población.


    La conceptualización de territorio en el marco de este enfoque se hace de manera integral considerándolo como una totalidad que abarca la dimensión ambiental, económica, social y cultural. El territorio así es un elemento central en la construcción de la política pública para las sociedades rurales, en tanto se pretende forme parte de una nueva visión que concretice acciones para el desarrollo rural con sustentabilidad.


    El territorio se concibe como una construcción social de carácter histórico, como una unidad espacial compuesta por un tejido social propio, que se encuentra asentada en una base de recursos naturales particular, que presenta ciertas formas de producción, consumo e intercambio, y que está regida por instituciones y formas de organización, también particulares.


    El territorio se reconoce con carácter multisectorial. Bajo esta consideración, la intervención pública busca el diseño y ejecución de sus políticas a partir de considerar la diversificación productiva con base en el aprovechamiento de las funciones que pueda proveer el territorio encontraposición a una visión sectorial (León, Menéndez y Fernández, 2011).


    En esta propuesta es relevante considerar también la multifuncionalidad del territorio para su desarrollo económico, que como proceso participativo busca potenciar los acuerdos de colaboración entre los distintos actores públicos y privados. Al mismo tiempo, de buscar la instrumentación de iniciativas económicas que tomen en cuenta el capital natural local como las oportunidades que otorga la dimensión global (León, et al., 2011).


    El ETR apunta a cambiar el eje articulador de la política de desarrollo del foco de las estrategias sectoriales, donde el objeto de la política es el proceso productivo o de la cadena, a la primacía de las estrategias integrales donde el foco lo constituye el espacio multidimensional (económico, social, político, ambiental, cultural) (Sepúlveda, 2003: p117).  Esto implica la necesidad de operar cambios en los procesos de gestión y aplicación de los instrumentos de la política; por ejemplo los mecanismos de planificación, ejecución y evaluación.


    Bajo estas consideraciones, la operación de la Estrategia de Desarrollo Territorial es un proceso que conlleva a la superación de los persistentes problemas de rezago que enfrentan las sociedades rurales en el país y se distingue por elementos que consideran:

    - La gestión de políticas públicas de manera descentralizada y la institucionalización de la participación ciudadana.
    - La participación y negociación de los actores locales para propiciar cambios en las reglas de relaciones (económicas, sociales e institucionales) que generen condiciones para la competitividad del territorio (sistémica y económica).
    - El cambio de foco en la unidad de interés; "de la unidad productiva a la unidad territorial. Pasar de la empresa al territorio; de la riqueza privada a la riqueza social; de las rentas privadas a las rentas sociales” (Cordero et al., 2003).
    - El énfasis en la transversalidad y articulación de los instrumentos de desarrollo.


    El objetivo de la estrategia es desarrollar e incrementar la competitividad territorial a partir de una visión integral del territorio en su dimensión ambiental, humana, social y económica, considerando que los procesos de innovación y mejora de la competitividad están basados en el desarrollo de las capacidades de los actores locales. Es por ello, que un eje de intervención de la Estrategia de Desarrollo Territorial se orientará al proceso de gestión de las capacidades y habilidades necesarias para que los actores locales estén en condiciones de sustentar y mantener las acciones de mejoramiento emprendidas, no solo las ligadas a los encadenamientos productivos, sino también a otros espacios de toma de decisión y conducción de las propuestas de desarrollo definidas en el territorio.


    Siendo así, las instancias de participación y gestión en un territorio están representadas por los Consejo Municipales y Distritales de Desarrollo Rural Sustentable (CMDRS y CDDRS), los Comités Sistemas-Producto, las organizaciones de productores, las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), las Instituciones de Educación Superior (IES), entre otros. Éstas serán fundamentales en el logro de alianzas necesarias que contribuyan a fortalecer la capacidad de los actores locales para llevar a cabo proyectos territoriales bajo la óptica de integralidad de los territorios y encaminados a propiciar la elaboración de Agendas Territoriales (AT), que resulten expresión del pensamiento estratégico adquirido en el proceso de desarrollo de capacidades en los actores locales.


    Lo que se pretende a final de cuentas, es el desarrollo armonioso del medio rural, no solo traducido en un mayor crecimiento y una mayor generación de riqueza, sino en:

    a) Una mayor cohesión social, como expresión de comunidades y sociedades unidas por la equidad, la solidaridad, la justicia social, la pertenencia y la adscripción y

    b) Una mayor cohesión territorial, como expresión de espacios, recursos, sociedades e instituciones insertos en tejidos que conforman regiones, naciones o espacios supranacionales que los definen como entidad cultural, política y socialmente integrada y diferenciada. (Sepúlveda, 2003: p.94).



    En suma, la Estrategia de Desarrollo Territorial impulsa nuevas formas de organización de los procesos de desarrollo. En esencia, la meta es lograr la mayor eficiencia en la gestión de cada uno de los agentes que participan en el territorio. Esto se expresa en modelos de cooperación local, definidos estos como una estrategia que busca la construcción de alianzas entre socios a fin de movilizar la voluntad colectiva al logro de un bien común. Se fundamenta en principios de confianza, gestión deconocimiento, comunicación y autonomía, los cuales permiten la autogestión de las comunidades, la introducción del pensamiento estratégico y la formulación de un proyecto local consensuado que conduzca a un pacto o contrato colectivo en el que los procesos de rendición de cuentas y de control social ocupen un lugar destacado.



    Equipo de Asesoría Técnica a los Consejos (EATC)




    Ponte en contacto
    eqterritorial2_izucar@hotmail.com

    contador de visitas

    Siguenos

    Blogger logo

    pagina web gratis