Esquina1 Esquina2
SU ASISTENTE MARY                                        

                                                                                                                                                                                                                                                                                                   TRANSLATOR OF PAGES WEB翻譯網頁ВЕБСТРАНИЦЕ ПЕРЕВОДЧИКصفحات الويب المترجم
वेबपेजट्रंस्लैटरpáginas web tradutor


                                                                             

ᐅOírmusica de laépoca.Volumen— Era una de las canciones favoritas del “Centauro”, no fumaba, no tomaba, le gustaba el jaripeo y monta de toros.

PANCHO VILLA EN MONTERREY, NUEVO LEON

A finales de 1914 los representantes del alto comercio, la industria, la banca y las finanzas se presentaron ante el General, para ofrecerle en señal de amistad y agasajo -un banquete- organizado en debida forma. El centauro lo recibió con muestras de cordialidad y escuchando lo que decían los regiomontanos:

-Sr. General Villa, nos honra darle la bienvenida a nombre del comercio, de la industria y de los bancos. Sabemos que usted es un hombre liberal o sea que respeta la libertad de otros hombres; sabemos que es hombre justo, que no castiga a quien no lo merece; sabemos que es hombre de buenos impulsos revolucionarios, que sólo busca el bien del pueblo. Por eso, le traeremos nuestro saludo, Sr. General y le decimos que esta ciudad de Monterrey es también amante de las libertades, de la justicia y del bienestar de todos sus moradores, pequeños y grandes, pobres y ricos.

Complacido Villa con tales conceptos que también encuadraban con su amor por el pueblo, a su "raza”, expresó jubiloso que la riqueza se originaba con el sudor y el sacrificio de los de abajo para satisfacer, muchas veces, la vida fastuosa de los magnates y que entonces era muy justo que éstos propiciarán el desarrollo de los desheredados que carecen de techo, de alimentos y de salubridad en su miseria y desamparo.

Enseguida los de Monterrey, para rubricar tan feliz acontecimiento, le ofrecieron un banquete con todas las de la ley.

-¿Y cuánto costaría dicho banquete? Preguntó Villa-

Cabildearon los regiomontanos y luego repusieron:

-30, 000 pesos, Sr. General.-

-30, 000 pesos...mmm… 30, 000. No Señores. ¿Cómo voy a comer semejante suma y mis hermanitos sufriendo a hambre y privaciones? Cáiganse ustedes con la lana y usted, Sr. Gobernador, lo era el General Raúl Madero, me la manda comprar de maíz y frijol que deberá ser repartido entre los muy pobres, a razón de un almud de maíz y un cuarterón de frijol por familia. Al fin que ustedes tienen mucho que comer en sus casas y yo también tengo harto que comer en la mía.

Por la tarde de ese mismo día, los adinerados de la Sultana del Norte ofrecieron una fiesta de toros que el Centauro aceptó gustoso -siempre que la entrada fuera gratuita para el pueblo-


HECHOS POCO CONOCIDOS

El 8 de diciembre de 1914. Villa tuvo un gesto hermoso y poco conocido del público lector.

En México hacía un frío invernal que calaba los huesos. En plena madrugada el guerrillero, acompañado de algunos Dorados abordó su automóvil y se dedicó a recoger niños abandonados que se encontraban en el hueco de las puertas que tiritaban de frío.

Reunió hasta 60 indigentes y pocas horas después, repletos sus estomaguitos de chocolates y bombones que Villa personalmente les compró en las dulcerías de postín, fueron enviados a Chihuahua en tren especial en donde el centauro ordenó se les instalara confortablemente y se les diera escuela.

Por eso y por su calidad de defensor de la libertad y de la justicia social, fue el más querido General. Que rallaba en la idolatría.

LA FOTOGRAFÍA DE VILLA Y ZAPATA EN LA SILLA PRESIDENCIAL
Cuando Villa Y Zapata entraron Triunfantes a la ciudad de México en 1914, se dirigieron al Palacio Nacional, fueron hasta el salón donde estaba la silla presidencial y se pusieron a discutir quién se sentaba en ella:
Villa decía:
-Que la tome zapata-
Zapata decía:
-No, que se siente Villa-
Villa decía:
-Zapata-
Zapata decía:
-No tú-
Villa decía:
-No, tú, bueno… Pues mejor Felipe Angeles, como ése era intelectual-
Y Felipe Angeles decía:
-No, que la tomes Zapata-
Y Zapata:
-No, pues que Pancho Villa se siente...

Y ahí estuvieron discutiendo largo rato, hasta que Zapata y Felipe Angeles que agarran a Villa y que lo sientan. Y es cuando se sentó. Quince días nos dilató el gusto de ser Presidente Pancho Villa.

Martín Gallardo
Guerrillero zapatista que fue testigo presencial de este hecho, aunque posteriormente se trajo otra silla para Zapata. Y es así que ambos aparecen en la tan famosa fotografía. 

 

La Revolución Mexicana fue una de las últimas guerras que se utilizó el caballo

“Sobre la Olas” del Guanajuatense Juventino Rosas, músico violinista fue representante del Vals Mexicano murió en la pobreza en Fondeadero de Batabanó, Cuba, por falta de apoyo y recursos económicos fue enterrado por el pueblo de esa nación, actualmente sus restos descansan en La Rotonda de los Hombres Ilustres en México, D.F.

PANCHO VILLA EN SALTILLO, COAHUILA.

El 20 de mayo de 1914 Villa entró victorioso a la ciudad de Saltillo, Coahuila,  despues de lanzar su ofensiva, al mando del General J. Robles,  por el lado contrario el derrotado jefe de los Huertistas General Joaquín Maas,  en completo desorden huyeron a galope de la ciudad. El pueblo humilde de Saltillo salió a las calles y le prodigó un recibimiento jubiloso.

El Centauro Del Norte mandó llamar a los comerciantes saltillenses a quienes reprendió severamente por la hospitalidad que habían brindado a los Huertistas. Uno de ellos, manifestó valientemente:

-Sr. General, nosotros somos hombres de bien, no nos metemos en la política. Nosotros queremos el triunfo de la Revolución, que es causa justa y vengadora. Pero mandan las leyes de la guerra que el hombre indefenso no puede guiarse por el consejo de su voluntad, sino por la voluntad de quienes empuñan las armas. Así se comprende, que hayamos dado nosotros la contribución de nuestra ayuda a las tropas de Victoriano Huerta, las cuales, según nuestros propios sentimientos, protegen una mala causa, y por eso estamos aquí a decírselo, seguros de que usted no se entenderá y nos excusará, y que no descubrirá en nuestros actos culpa merecedora de castigo.

Villa escuchó con mucha atención aquellas palabras hicieron buen efecto en su ánimo.

-Señores, contestó, acojo con mucho gusto esto que ustedes me vienen a decir, pues creo en la verdad de sus palabras. Cuando así no fuera, su disposición a congraciarse con la causa del pueblo los limpia de los hierros pasados, siempre y cuando en el futuro tengan ustedes bastante corazón para que las amenazas de nuestros enemigos no los obliguen. Digo, que si yo los culpara, los culparía tan sólo del delito de su debilidad, que ahora no quiero afearles. Estén pues seguros que nada les va a pasar, y sepan que yo no soy hombre sanguinario y cruel, como me pintan en su rencor los partidarios de Victoriano Huerta. Les declaró que tengo por buena su confesión, y que no les impongo pena por su auxilio a las tropas de los usurpadores, sino que en verdad estimó que hicieron eso contra la inclinación de su ánimo. Pero siendo también verdad que ya están aquí las tropas del pueblo, y que esta causa nuestra, es la que ustedes protegen con su simpatía, espero que ahora hablarán entre sí y resolverán de su voluntad propia haber que ayuda pueden darle, y que vendrán otra vez delante de mí y me dirán: Sr. General Villa, queremos el triunfo de su causa, y para que se ayude y la ayude, aquí le traeremos estos cuatro reales

Salieron contentos los comerciantes por el buen trato que les dio Villa y al día siguiente se presentaron con el revolucionario diciéndole:

-Sr. General, aquí le traeremos los cuatro reales que pudimos reunirle. Se trataba de 72 mil pesos uno sobre otro.


LA CANCION PROSCRITA - LA CANCIÓN PROHIBIDA

"En la plaza, la banda del regimiento tocaba El Pagaré la canción que hizo la revolución de Orosco. Esta era una parodia de la original, aludía al pago que Madero le hizo a su familia por $ 750, 000.00 por gastos de guerra en cuanto subió a la presidencia; se había esparcido como un fuego sin control por toda la república y tuvo que ser suprimida por policías y soldados. "El Pagaré" aún ahora es un tabú en la mayoría de los círculos revolucionarios, y he oído que han fusilado a algunos hombres por cantarla; pero ahora en Jiménez, Chihuahua, había permiso para todo…

Pero "El Pagaré" es una tonada llena de ritmo y vivacidad, y bajo la luz de cientos de foquitos danzaban en la plaza una doble procesión dando vueltas alegremente...”

John Reed


Cuando la mujer dice me caso; y la mula no paso: la mula pasa y la mujer se casa. En recuerdo a la voluntad de acero de las mujeres mexicanas de la revolución. Lucharon hombro con hombro. Hubo Generalas, Coronelas, inclusive regimientos de mujeres.

MUJERES VALIENTES DE LA REVOLUCION MEXICANA

El 9 de marzo de 1916 Pancho Villa invadió la población de Columbus, Nuevo México, EUA, entonces los norteamericanos para castigar la osadía del famoso guerrillero de Durango, enviaron una expedición punitiva para capturarlo, incursionando por el norte de nuestro país, profanando la soberanía de México e hiriendo en lo más sensible el sentimiento de la dignidad nacional.

El General Phershing, era el Comandante en jefe del cuerpo expedicionario, estableció su cuartel general en la COLONIA DUBLAN en las proximidades de Casas Grandes, Chih., desde el cual lanzó varias columnas hacia el sur, con la consigna de capturara al centauro del norte y llevarlo vivo o muerto a los EUA.

Una de estas columnas compuesta de 100 dragones, a las órdenes del mayor Frank Tompkins creía en que el recibimiento del pueblo sería halagador.

Pero al llegar a Parral, Chih., e introducirse hasta la plaza de armas, la presencia de los invasores provocó una violenta manifestación. Hasta el general Carrancista Ismael Lozano, jefe de la guarnición de la plaza, protestó por el arribo de las tropas yanquis.

Una vez que el General Carrancista abandonó la ciudad, una tumultuosa manifestación anti yanqui, liderada por ELISA GRIENSEN, miembro de una distinguida familia Parralense, poseída del más hondo sentimiento de indignación al ver a los gringos se puso a la cabeza de la multitud he inyectaba animo y bríos a los exaltados manifestantes, quienes gritaban a los gringos ¡VIVA VILLA! ¡VIVA MÉXICO!, y lanzando todo tipo de gesticulaciones y maldiciones a tan indeseables huéspedes exigiéndoles su retiro inmediato.

Hasta las orillas de la ciudad nuestra heroína logró desalojar Parral, al frente de la multitud, los civiles hicieron fuego contra los fugitivos del tío Sam, rodando por el suelo sin vida, un cabo y varios soldados del ejército norteamericano.


El pueblo de Parral Chih., dio la espalda a V. Carranza y junto con ellos -todo México- era el 2° presidente pos revolucionario -que quedaba sin el apoyo popular- Madero y Carranza, menospreciaron este elemento formidable, pero en ambos casos les costaría la vida más tarde, pues quedaban en manos de sus enemigos encubiertos

Cuando Carranza, abandonó la ciudad de México D.F., aparecieron panfletos repudiando su gestión, estaba en manos de A. Obregón, quien dijo: "Si no consigo que me elijan Presidente, será porque no quiere don Venustiano. Pero antes que el viejo barbón falsee las elecciones, me levantaré en armas contra él.” La creación de Carranza se volvía en su contra. Debemos recordar que después de la derrota de Villa-Zapata, fue elegido como presidente, en unas elecciones señaladas como poco higiénicas.

Tiempo después Obregón con el apoyo de Adolfo de la Huerta, se reveló contra Carranza el 23 de abril de 1920 los rebeldes dieron a conocer el Plan de Agua Prieta, que acusaba a Carranza de haber traicionado la revolución, Carranza trató de huir de la ciudad de México a Veracruz con su gobierno. Los ataques de los rebeldes al tren presidencial obligaron a Carranza a internarse en las montañas de la región de Puebla. Los rebeldes le dieron alcance a él y a su acompañante en la remota aldea de San Antonio Tlaxcaltelongo, donde pasaba la noche y lo mataron.                                                                          


EL ATAQUE NOCTURNO EN GOMEZ PALACIO, DGO.

Hasta ahora, los ejércitos mexicanos siempre habían llevado consigo cientos de mujeres y niños de los soldado; Villa fue el primer hombre que en las forzadas marchas de los cuerpos de caballería, dejó a las mujeres atrás. Hasta este momento ningún ejército mexicano había abandonado su base, siempre se había mantenido cerca de la vía del tren y de los trenes. Pero Villa sembró el terror entre el enemigo al abandonar sus trenes y enviar todos sus efectivos sobre el campo, como lo hizo en Gómez Palacio, Dgo., Inventó en México la forma más desmoralizantes de la batalla: EL ATAQUE NOCTURNO.

…Uno de los problemas del ejército federal mexicano es que sus oficiales están saturados de teoría militar convencional. El soldado mexicano mentalmente aun están a finales del siglo dieciocho...


…Cuando el ejercito de Villa entra en la batalla no le estorban lo saludos, ni el rígido respeto por los oficiales, o los cálculos trigonométricos de la trayectoria del proyectil…


…Pero sabía que los guerrilleros no pueden ser conducidos ciegamente en pelotones por un campo en perfecta coordinación, que los hombres que pelean individualmente y por su propio entendimiento, son más valientes que largas filas que descargan desde las trincheras, fustigados por oficiales. Y cuando la lucha es más violenta, cuando una muchedumbre harapienta de feroces hombres morenos con bombas de mano y rifles corren por las calles que barren las balas en una ciudad emboscada, Villa ésta entre ellos como un soldado común y corriente…

John Reed


TOMA DE LA CIUDAD DE  ZACATECAS POR PANCHO VILLA

Batalla de Zacatecas

Lo que no pudo hacer Álvaro Obregón con unejército debidamente pertrechado, a él le tocaba tomar Zacatecas, donde se habíanrefugiado el ultimo ejercito de Huerta, después de la derrota de la Comarca Lagunera,  le estaba dando tiempo de recuperarse, (pues los gringos habíantomado Veracruz con una flota impresionante y esperaban refuersos para sostenerse. Ese momento era el decisivo, de vencer, morir o unirse a la traición, se trataba de unirse con los poderosos de ganar todo$ pues...)., Carranza le niega el carbón para que NO se muevan los trenes a Villa y sus tropas y le diceque no ataque Zacatecas,   NOOO ATAQUE ZACATECAS... NOoo...  pero Villa viendo la traición, colgó el teléfono, y junto con sus Dorados marchó para alla, detras de él todo el pueblo pobre de México, iban de toda la nación, convencidos de entregar sus vidas por un México mejor. Para Villa quedó claro la traición de Carranza-Obregón y su pacto secreto conlos gringos, quienes deseaban nuestro petróleo, Huerta fue el 2° tirano que tiraba Pancho Villa,. Al fin de la revolución,Carranza devolvió los posos petroleros a los gringos y las haciendasexpropiadas por Villa

 

 


Soldado de Leva=El ejército federal organizaba bailes en las plazas de las ciudades a una orden cerraban la 4 esquinas y apresaban a todos los hombres que hubiera ahí, inclusive niños, era forzoso y no había forma de darse de baja, era por tiempo indefinido, había muchos suicidios en las cuarteles. Pancho Villa liberaba a estos soldados y fusilaba a los oficiales.

JOHN REED ENTREVISTA A VENUSTIANO CARRANZA

Cuando la revolución de Madero estalló, Carranza, tomó el campo de batalla en una forma realmente medieval. Armó a los peones que trabajaban en sus grandes territorios y los condujo a la guerra como cualquier señor feudal. Cuando terminó la revolución, Madero lo nombró gobernador de Coahuila.

Ahí estaba cuando Madero cuando fue asesinado en la capital y Huerta usurpó la presidencia enviando una carta circular a los gobernadores de los diferentes estados, ordenándoles reconocer la nueva dictadura. Carranza se rehusó hasta a contestar la carta, declarando que no tendría ningún trato con un asesino y un usurpador. Emitió una proclama llamado a los mexicanos a las armas, proclamándose a sí mismo Primer Jefe de la revolución. Invitó a los amigos de la libertad a salir junto a él. Marchó desde su capital y tomó el campo de batalla, donde asistió a la primera lucha alrededor de Torreón.

Después de poco tiempo, Carranza salió con sus fuerzas atravesando la república desde Coahuila, donde las cosas ocurrían, hasta el estado de Sonora, donde nada ocurría. Villa había comenzado a luchar en el estado de Chihuahua; Urbina y Herrera en Durango; Blanco y otros en Coahuila y González cerca de Tampico…

Villa había sido electo por unanimidad, comandante en jefe del ejército constitucionalista, gracias a una junta extraordinaria de todos los líderes guerrilleros independientes, ante Torreón, un evento poco conocido en la historia de la revolución mexicana…

Pero en Sonora, Maytorena y Pesquería ya discutían sobre quien debería ser el gobernador del estado. Revoluciones amenazadoras se cernían sobre ellos. El propósito declarado de Carranza al cruzar hacía el occidente del país con su ejercitó, era resolver ésta disputa aunque esto no parece viable. Otras explicaciones aclaran que deseaba asegurar un puerto para los constitucionalistas en el accidente o que quería resolver la disputa sobre el rio Yaqui.

Se quedó ahí durante seis meses, sin hacer nada en apariencia, manteniendo un contingente de más de seis mil hombres excelentes, PRÁCTICAMENTE INOPERANTES; asistiendo a banquetes y corridas de toros. Estableciendo y celebrando innumerables días festivos nacionales y emitiendo proclamaciones.

Durante ese tiempo no se dijo ni una sola palabra sobre la cuestión de la tierra, hasta donde mi conocimiento llega. La tierra de los indios Yaquis, cuya expropiación es el punto más negro de toda la negra historia de Díaz, se convirtió nada más que en una promesa. Con respecto a eso, toda la tribu se unió a la revolución, unos meses después la mayoría regresó para comenzar de nuevo su desesperanzada campaña contra el hombre blanco.

Carranza hibernó hasta principio de la primavera siguiente. Cuando consideró que haber alcanzado su propósito en Sonora, volvió su rostro hacia el territorio DONDE SE LIBRABA LA VERDADERA REVOLUCIÓN.

Dentro de esos seis meses, el aspecto de los asuntos había cambiado. La parte norte de Nuevo León, y la mayor parte de Coahuila –el norte de México era constitucionalista- casi de mar a mar. Villa contaba con fuerzas bien armadas y disciplinadas: 10, 000 hombres. Entró en la campaña de Torreón, todo esto lo alcanzó casi individualmente. Carranza apareció solo para contribuir con las felicitaciones.

En Hermosillo, Carranza se alejó de los grandes centros mundiales. Nadie sabía nada, excepto que podría estar preparándose para lograr grandes objetivos. Pero cuando el Primer Jefe empezó a desplazarse hacia la frontera norteamericana, la atención del mundo se centró en él, aunque en realidad todo esto reveló muy poco sobre tal hecho. SE ESPARCIERON RUMORES SOBRE LA INEXISTENCIA DE CARRANZA. POR EJEMPLO, UN PERIÓDICO DIJO QUE: "ESTABA LOCO” Y OTRO ALEGO QUE "HABÍA DESAPARECIDO”.

Yo estaba en Chihuahua, en este momento, mi periódico me envió estos rumores –ordenándome ir al encuentro de Carranza. Era un punto de gran excitación, por el asesinato de Benton. Todas las protestas y amenazas medio encubiertas de los gobiernos Estadunidenses y Británico convergieran sobre Villa. Al tiempo que recibí la orden, Carranza y su gabinete habían llegado a la frontera, rompiendo el silencio de seis meses de una manera sorprendente. La declaración del Primer Jefe, al Departamento de Estado norteamericano fue más o menos lo siguiente:

"Ustedes han cometido un error en dirigir las representaciones, en el caso de Benton, al General Villa. Debieron dirigirlas a mí, Primer Jefe de la Revolución y cabeza del gobierno constitucionalista provisional. El gobierno de los Estados Unidos no tiene por que dirigir, ni siquiera a mí, ninguna representación acerca del caso Benton, pues él era un ciudadano inglés, no he recibido ningún delegado de la Gran Bretaña, hasta que ocurra esto, no hare ninguna declaración ante ninguna otra embajada. Mientras tanto realizaremos una amplia investigación de la muerte de Benton. Los responsables serán juzgados debidamente conforme a la ley”

Me esperaba, un cónsul constitucionalista temperamental al final de la línea a quien le explique mi encomienda…sin embargo, todos se habían dormido; el propietario, apoltronado en la oficina, dijo que no tenía ni las mas vaga idea de los nombres de los caballeros hospedados ahí, o donde se alojaban -Si- había oído que Carranza estaba en la ciudad.

Fuimos por todo el hotel pateando puertas y mexicanos hasta que nos tropezamos con un caballero sin rasurar pero cortes. Dijo ser el recaudador de rentas de aduanas para todo México, bajo el nuevo gobierno; esté, a su vez, levantó al secretario de marina, quien fue con el secretario de la tesorería; el secretario de la tesorería por fin fue con el de hacienda, quien por ultimo nos llevó a la habitación de secretario de relaciones exteriores, el señor Isidro Favela. El señor Favela me dijo el Primer Jefe ya se había retirado y que no me podía ver. Pero que el mismo me haría llegar de inmediato una declaración de lo que Carranza pensaba sobre el incidente de Benton…

Me dijo también que yo podía ver al Primer Jefe por la mañana. Desde luego me recibiría.

Cuando tocamos caso particulares, me dijo que el Primer Jefe, no contestaría preguntas de este tipo. Todas deberían ESCRIBIRSE y someterse primero a él. Él las llevaría a Carranza y traería las respuestas. De esta manera. A la mañana siguiente escribí veinticinco preguntas. Las entregué a Favela, quien las leyó con cuidado.

-Hay varias preguntas aquí que el Primer Jefe no contestará. Yo le recomiendo que las quite.

-Bien, si él no las contesta dije- está bien, pero quisiera tuviera la oportunidad de verlas, aunque se niegue a contestarlas.

-NO dijo favela cortésmente- es mejor que las tache antes. Sé exactamente lo que él contestará. Verá usted, alguna de sus preguntas pueden predisponerlo para contestar otras y usted no quisiera que esto pasara ¿verdad?

-Señor favela dije- ¿está usted seguro de conocer lo que don Venustiano me contestará?

-Yo sé que no contestará estas- respondió, señalando cuatro cinco preguntas que abordaban específicamente la plataforma del gobierno constitucionalista: tales como la distribución de las tierras, las elecciones directas y el derecho de los peones al sufragio.

-Le traeré las respuestas en veinticuatro horas. Ahora las llevaré con el primer Jefe. Usted debe prometerme que no le hará ninguna pregunta. QUE SIMPLEMENTE ENTRARA A LA HABITACIÓN, ESTRECHARA SU MANO Y DIRÁ: ¿CÓMO ESTA USTED? Y DE INMEDIATO SALDRÁ.

La hice la promesa y junto con otro periodista lo seguimos a través de la plaza de un hermoso y pequeño palacio municipal. Esperamos en el patio por un rato. El lugar estaba lleno de mexicanos que se consideraban si mismos importantes…

El general Obregón, comandante del ejército de Sonora, estaba delineando en voz alta los planes para la marcha hacia el sur, sobre Guadalajara. Tres días después saldrá para Hermosillo, y marcharía con su ejército cuatrocientos kilómetros en TRES MESES ATRAVES DE TERRITORIO AMIGO, aunque Obregón no había mostrado ninguna capacidad sorprendente para el liderazgo, Carranza lo había nombrado general en jefe del ejército del noroeste, con un rango igual al de Villa, junto a él se encontraba una mujer mexicana pelirroja y de buena apariencia , enfundada en un vestido talle princesa en satín negro, bordado con encaje negro, portando una espada al cinto.

Era LA CORONELA RAMONA FLORES, jefa del alto mando del general constitucionalista Carrasco, quien operaba en Tepic. Su esposo había muerto, siendo oficial en la primera revolución, dejándole una mina de oro. Con sus ganancias ella reclutó un ejército y se lanzó al campo de batalla.

Junto al muro yacían dos sacos de pepitas de oro para comprar en el norte armas…una puertita al final del corredor…y todo aquel que se paraba en la puerta era cuestionado de manera convencional…

-¿Qué cuarto es ése? –le pregunté al señor favela

- Es la oficina del Primer Jefe de la revolución -contestó

Esperé quizá una hora y durante ese tiempo noté que nadie entraba a la habitación, excepto el señor Favela y sus acompañantes. Por último vino a mí y me dijo:

- Muy bien. El Primer Jefe lo recibirá ahora.

Lo seguimos. Los soldados de la guardia presentaron sus rifles.

-¿Quiénes son estos señores? –preguntó uno de ellos.

-Está bien. Son amigos –contestó Favela y abrió la puerta.

Estaba tan obscuro adentro que al principio no pudimos ver nada. Las persianas de las ventanas estaban cerradas. A un lado había una cama, todavía sin arreglar. Al otro extremo se encontraba una mesita cubierta con sus papeles, sobre la cual estaba una charola que contenía los residuos del desayuno. Una cubeta de hojalata llena de hielo, con dos o tres botellas de vino estaba en una esquina. Cuando nuestros ojos se acostumbraron a la obscuridad, vimos la gigantesca figura enfundada en un traje caqui, don Venustiano Carranza, sentado en una gran silla. Era extraña la forma en que estaba sentado, con los brazos sobre los brazos de la silla, como si hubiera sido colocado para no volverse a mover. Parecía no pensar, no estar trabajando; uno no podía imaginarlo en esa mesa. Daba la impresión de ser un cuerpo enorme, inerte –una estatua-

Se levantó para darnos la bienvenida; una figura de altura prominente, parecía tener más de dos metros, noté con alarma que en este cuarto obscuro, portaba lentes obscuros y aunque de aspecto robusto, percibí que no se sentía bien; lo que uno se siente cuando ve a los tuberculosos. Esa diminuta habitación obscura, donde el Primer Jefe de la revolución dormía comía y trabajaba, de donde rara vez salía, parecía demasiado pequeña, como si fuera una celda.

Favela entró con nosotros. Nos presentó a cada uno con Carranza, quien sonrió con desgano, con una sonrisa sin sentimiento, inclinados un poco. Nos estrechó la mano. Todos nos sentamos. Indicándole al otro periodista, quien no hablaba español, Favela dijo:

-Estos caballeros han venido a saludarle por parte de los grandes periódicos que ellos representan. Desean expresarle el mayor éxito para sus propósitos.

-Carranza asintió otra vez y se levantó en cuanto Favela lo hizo, para indicarme que la entrevista había terminado.-

-Permítame asegurarles –dijo- mi más agradecida aceptación de sus buenos deseos-

Nuevamente estrechamos manos; pero cuando tomé su mano le dije en español: Señor don Venustiano, mi periódico es su amigo y el amigo de los constitucionalistas.

-Se quedó como antes, detrás de esa mascara de hombre. Pero en cuanto hablé dejó de sonreír. Su expresión seguía siendo vacía como antes, pero de pronto comenzó a hablar:


- Los Estados Unidos comenté que el caso de Benton no es asunto suyo. Benton era Británico. Contestaré a los delegados de Gran Bretaña, cuando acudan a mí con la representación de su gobierno. ¿Por qué no podrían acudir a mí? Inglaterra ahora tiene un embajador en la ciudad de México, que acepta invitaciones de Huerta a cenar, ¡se quita el sombrero ante él y hasta estrecha su mano!

Cuando Madero fue asesinado, los poderes extranjeros se reunieron en un lugar, como buitres sobre los muertos. Y se alegraron mucho del asesinato debido a que tenían unos cuantos sujetos, comerciantes deshonestos, que realizaba negocios sucios.

El Primer Jefe terminó diciendo tan abruptamente como había empezado, con la misma inmutabilidad de expresión. Pero apretaba sus manos y torcía sus bigotes. Favela, con prisa. Hizo un movimiento hacía la puerta.

-Los caballeros están agradecidos por haberlos recibido- dijo nerviosamente. Pero don Venustiano no le prestó atención. De pronto comenzó otra vez, su voz variaba de tonos desde el más grave hasta el más agudo:

-Estas naciones cobardes pensaron que podían asegurarse ventajas al ponerse a las órdenes del gobierno usurpador. Pero el rápido avance de los aliados de la constitución les mostró su error. Ahora se encuentran en un predicamento-

Favela estaba frenético.

-¿Cuándo comienza la campaña de Torreón? –Preguntó intentando cambiar de tema-

-El asesinato de Benton se debió a un vil ataque a Villa por un enemigo de la revolución –rugió el Primer Jefe, hablando cada vez más alto y con más rapidez.- Inglaterra, el obligo del mundo es incapaz de tratar con nosotros a menos que se humille al enviar a un representante ante los constitucionalistas. Así es que trató de usar a los Estados Unidos, como la garra de un gato. Más vergüenza para los Estados Unidos -grito, agitando los puños- ¡que se permite unirse con estas potencias infames!

El infeliz Favela arriesgó otro intento para boquear el peligroso torrente. Pero Carranza dio un paso hacia delante y levantando su brazo derecho, grito:

-Les digo que si los Estados Unidos intervienen en México con este insignificante pretexto , la intervención no logrará lo que intenta, sino que provocará una guerra que, además de sus propias consecuencias, imprimirá un profundo odio entre los Estados Unidos y toda Latinoamérica; ¡un odio que pondrá en peligro todo el futuro político de los Estados Unidos!

Dejó de hablar con tono exaltado, como si algo desde adentro hubiese cortado su discurso. Traté de pensar que aquí estaba la voz que había levantado a México lanzando rayos contra sus enemigos; pero solo alcance a percibir la imagen de un hombre ligeramente senil cansado e irritado.

Salimos a la luz del día, con el señor Favela explicando agitadamente que no publicara lo antes hablado o, cuando menos que le dejara ver el informe. Me quedé en Nogales uno o dos días más. Al día siguiente de mi entrevista, el papel mecanografiado donde había anotado mis preguntas, me fue entregado; las respuestas estaban redactadas en cinco diferentes tipos de letras manuscritas...                                                                  


TOMA DE OJINAGA, CHIHUAHUA

El 22 de diciembre de 1913, tras la famosa batalla de TIERRA BLANCA, El General Francisco Villa, toma los dispositivos del caso para llevar a cabo la toma de Ojinaga, defendida por Mercado, Salazar, Orosco y Caraveo.

Ordena que la columna revolucionaria se ponga a las órdenes del General Pánfilo Natera (Jefe De La División Del Centro) integran el cuerpo expedicionario: Generales José Rodríguez; Toribio Ortega; Coronel Faustino Borunda; Trinidad Rodríguez; la artillería a cargo del Coronel Servín y Coronel Luis Díaz Couder.

Nueve días hacen en su movilización la columna de Natera y en ese término se suceden peripecias como el enconado ataque de los jefes Caraveo y Alatorre, quienes son derrotados perdiendo armas en cantidad muy considerable.

Las fuerzas de la División Del Norte atacan Ojinaga el 1. º de enero de 1914. El inicio de la acción se realiza con bríos, pero con incoherencia en los movimientos de asalto y, a los tres días de operaciones ineficaces, se declara la derrota para las fuerzas de Natera, con un saldo de 80 muertos y 135 prisioneros que son fusilados en Ojinaga.

La opinión General de los derrotados en el sentido de que el fracaso se debió al descuido intencional de Toribio Ortega.

En Ciudad Juárez, Chihuahua, Villa recibe la noticia del revés sufrido por sus tropas.

Con la fulgurante rapidez que lo caracteriza, se pone al frente de las brigadas que comandan Rosalío Hernández y Maclovio Herrera dirigiéndose inmediatamente a Ojinaga.

Al llegar a la ex hacienda de San Juan, encuentra parte de las fuerzas derrotadas a las que reorganiza levantándoles la moral. Escucho opiniones e informes y hace notar que Natera cumplió con su deber y que Ortega procedió con manifiesta torpeza. Luego arenga a la tropa diciendo entre otras cosas:

"Muchachitos, vamos de nuevo al ataque y, en esta vez, no veremos ni el polvo a los federales. Ya estoy aquí; alégrense y tengan confianza porque NO SE VOLVERÁ A LLEVAR OTRA GALLINA EL COYOTE. Nadie puede dar un paso atrás. Los valientes avanzarán porque están sostenidos por su Valor y los cobardes también avanzarán, porque saben que si retroceden; o se detienen, tendremos que matarlos sin compasión, tenemos hora y media para tomar Ojinaga. 

¡¡¡ADENTRO MUCHACHITOS!!!

Al amanecer del día 10 de enero, la plaza de Ojinaga sufre el nuevo asalto de la columna Villista. El ataque furioso. Truena la fusilería y la artillería del Coronel Servín hace estragos en los baluartes federales. Villa, como un auténtico Centauro de leyenda, vuela raudo por la línea de fuego animando a sus soldados:

¡ADENTRO MUCHACHITOS!

En una hora escasa, los federales son aniquilados y sus jefes huyen internándose en los Estados Unidos. Villa jadeante pero satisfecho, exclama:

¡¡¡ASÍ SE TOMAN LAS PLAZAS MUCHACHITOS!!!

 


Para agrandar clic al centro

ARMAS EN LA REVOLUCION MEXICANA DE 1910

    Después de la Victoria de Pancho Villa en la Campaña Militar en "La Comarca Lagunera" o "LA LAGUNA” que consistió básicamente con la toma de las 3 ciudades hermanas: Lerdo; Gómez Palacio ambas de Dgo.; Torreón, Coah., (que culminó el 3 de Abril de 1914) Los Norteamericanos se desesperan y vienen personalmente por el Petróleo Mexicano, a los pocos días desembarcan en Veracruz, sale a la Luz, la mano negra que movía a Victoriano Huerta, se muestran ante el mundo, pese al armamento fantástico que dotaron al dictador, lo mejor de la tecnología de su época (algunos de los prototipos serían usados posteriormente en la 1a. Guerra Mundial), cayó ante la Valentía y el Genio Militar de Pancho Villa y sus Dorados y la plebe que se les unía. Causaron asombro, los trenes blindados y artillados llamados "El Niño” y "El Chavalito” y los que se presentan abajo son de acuerdo a las características narradas por Jhonn Reed, igual que la "Trampa Mortal del Cerro de la Pila” que es una recreación aproximada.


    La batalla de Gómez Palacio fue la más larga y sangrienta desde 1910 según el General Eugenio Aguirre Benavides de la División del Norte;  el resultado fue insospechado para ambos bandos, iban de sorpresa en sorpresa.

    Antes que llegaran los revolucionarios a la ciudad, el ejército federal, había desmantelado la vía de ferrocarril que venía de Chihuahua; desde Gómez Palacio, hasta un poblado a 5 kilómetros llamado El Vergel, para frenarlos, y obligar a los rebeldes a bajar de sus trenes y conducirlos sobre una planicie debidamente preparada, justo para abatirlos con la temible artillería, inclusive había túneles subterráneos para atacar a los revolucionarios por la retaguardia; cerraron los canales de irrigación (en este caluroso semidesierto) y solo dejaron aquellos que estaban envenenados, y diversas trampas tendidas;  entre ellas El Cerro de la Pila aquello fue una matanza muy grande, los insurgentes trataban inútilmente de volar el "Cerro Mortal”, con bombas en mano (bolsas de cuero con varios cartuchos de dinamita),  7 veces  lo intentaron y 7 veces fueron repelidos y casi ninguno volvía con vida y los que lo hacían era en malas condiciones, Gómez Palacio estaba preparada para ser la tumba de los "Dorados" y detener el contingente mayor  de Pancho Villa, y cumplió su objetivo, sin embargo, las vías fueron restablecidas poco a poco por un grupo de dragones chinos y otros que venían con Villa, trabajarón a marchas forzadas, por lo que tardaron varios días; cuando la artillería llegó, ahí empezó la verdadera batalla, los cañones rebeldes se unieron al coro de truenos, relámpagos y vomito de acero. 

Niños Gómez Palatinos indicaban con sus pequeñas manos donde estaban los pequeños fortines y de donde provenía el fuego mortal a los revolucionarios, muchos de ellos fueron aprehendidos y colgados con los adultos o fusilados en esta comarca,  por el ejercito federal (puedes ver algunas fotografías de ellos en la web). Por lo que se les rinde este Homenaje en recuerdo de su valentía. Lucharon y murieron al lado de su familia de su libertad (Y LA DE TODOS LOS MEXICANOS) en esta región hace un siglo.                                                                           


                                                                

El Gobierno de Venustiano Carranza, fue contradictorio pasó de la lealtad a la traición,  permitió la entrada del ejercito Norteamericanos quienes gobernaron e impusieron su ley, además les dio nuevas concesiones petroleras; la ley agraria nunca se ejecutó, inclusive devolvió las tierras a sus antiguos caciques. Su sucesor Alvaro Obregon fue pura traición y muerte, todos los pozos petroleros mexicanos pasarón a manos de los norteamericanos, a cambio de reconocer su gobierno, (con esto anuló la Constitución de 1917), además recibió apoyo militar y económico.   Mató y mandó asesinar a miles todo por dinero y poder. Vazconcelos lo llamó traidor a la Patria.




E-Mail                            Watch live video from Saint Seiya on es.justin.tv        

 


      

contador de visitas

Esquina3 Esquina4

pagina web gratis