Fenómenos de la Percepción - Creatividad - Conciencia

Página 8

La PreguntaOriginal.
¿Que es crear? 
¿Que es la creatividad?


Esta pregunta fue el hilo conductor que desembocó en la investigación llevada a cabo con grupos de forma sistemática desde el año 1990 al 1995, a tiempo completo.

La pregunta sin embargo nació en mi desde pequeña, ya que para mi la creatividad era algo que brotaba de mi interior o que estaba en mí y me hacía actuar o sentir, en fin, el contacto con las otras personas que se extrañaban, rechazaban, reprimían, criticaban, admiraban o compartían esta cualidad; me hizo comprender al cabo de unos años, que no todos experimentábamos la vida dela misma forma. La mayoría de las personas, en su fase adulta, decían no poseer tal cualidad, pero a lo largo de las conversaciones que sosteníamos, decían que en algún momento de su vida, ellas también habían sido así y luego por disímiles motivos, eso se había truncado. La mayoría de esas personas conservaban (cuando lograban sacarlo a flote), un doloroso recuerdo de esta mutilación y siempre terminaban diciendo...en realidad me hubiera gustado ser...(esto nunca coincidía con lo que efectivamente eran)...bailarina, poeta, violinista, pintor, etc.

Eran realmente pocas las personas que se dedicaban o dedican a la tarea o profesión que REALMENTE LES GUSTA. O aún más, hayan hecho de su vida lo que realmente querían hacer.

Estas reiteradas oportunidades de hablar con las personas de algo que a mí me interesaba tanto y a ellos/as les aliviaba compartir su experiencia con alguien que comprendía la magnitud que había tenido para ellos , me fue llevando al convencimiento de que la creatividad es una cualidad inherente a todo ser humano, en mayor o menor escala, con mayor o menor capacidad de realización, pero todos poseemos esa cualidad.


¿Que sucedía entonces? ¿Porqué unos pocos estaban destinados a desarrollarla o hacerla efectiva?

En un principio siempre asocié la creatividad a la creación artística. Incluso en el año 90 cuando implementé los talleres donde pondría en práctica el método creado por mí para desarrollar la creatividad; si bien había implementado una novedosa forma, que incluía al cuerpo, al vacío, el silencio, así como la estimulación permanente de la imaginación; el objetivo principal seguía siendo que las personas se reencontraran con su caudal creativo  y pudieran materializarlo en expresión artística de la clase que fuera.

Pero en la investigación de campo, en los hechos, se abrió una perspectiva diferente, la respuesta que llegó a mi pregunta ¿que es crear? fue abrumadoramente mayor de lo que yo sospechaba.
Encontré más respuestas que preguntas tenía yo formuladas. La riqueza de la experiencia era tal, que no sé como ordenarla de forma coherente en palabras para poder transmitir la profundidad de la sabiduría que se abrió ante nosotros (los que experimentábamos) y lo inabarcable de este conocimiento.

 
Tal tarea no es posible ya que es una forma de conocimiento irreductible, solo se accede por la práctica. Pero recurriendo al lenguaje de la palabra que tan mal conozco, intentaré transmitir lo que sucedía en esas prácticas experimentales.

Paulatinamente, lo cual en un principio me hacía sentir frustrada, aparecían resultados importantes...pero no solamente los previstos. Yo soñaba con que estas personasse convirtieran en realizadores artísticos exquisitos y a la mayoría de ellos dejó de interesarles estrictamente este tema y resolvieron como por arte de magia: problemas de salud, de relación de pareja, sexuales, de independencia, crecimiento y otros de lo más variados. Mi frustración iba en aumento ya que cada vez estaba más lejos la posibilidad de que el método diera resultado para que la gente creara arte.

Hasta que un día comprendí que estas personas HABÍAN HECHO CONTACTO CON SU CAUDAL CREATIVO, pero lo dirigían a resolución de situaciones que obviamente eran LAS MÁS IMPORTANTES para ellos en ese momento.

La resolución de estas situaciones, generaban en sus vidas mayor libertad, mayor capacidad de placer y mayor expresión de su verdadera forma de ser, su si-mismo.

No del todo contenta me resigné y di por satisfecha deque no llegaran a ser grandes artistas pero por lo  menos...eran más libres, más felices, más ellos mismos.

Cambié de óptica y consideré que en realidad, quizás la obra más importante que uno pueda realizar en esta vida como creación es...uno mismo.

Consideré que si uno llega a crearse a si mismo hasta que su ser se manifieste totalmente, la calidad de lo que uno haga,va a estar supeditada a lo que uno es. Entonces SER  es más abarcativo y más importante que hacer, ya que la fuente de la cual surge la "obra" que uno realiza es el resultado del ser. 

Feliz de haber llegado a esta conclusión, me dí por satisfecha, ya que simultáneamente, fui observando cuales eran los mecanismos que aprisionaban al ser, como se desarticulaban  y como se iba amplificando la conciencia hasta límites insospechados.

Pero...cuando las personas o yo misma, llegábamos al máximo de expansión que podíamos lograr en ese momento, se hacía cada vez más obvia la distancia de sensibilidad con las otras personas, familia, trabajo, sociedad, que no participaban de la experiencia.

Por un lado esto generaba una cierta angustia o preocupación en las personas por sentirse "distintos" o "aislados" de la masa, pero por otro lado su sensación personal era de mayor bienestar, por lo tanto en la mayoría de los casos luego de una cierta inseguridad, idas y venidas, optaron por proseguir con su camino personal. Cuando esto sucedía, increíblemente, sin que ellos hicieran nada voluntariamente, comenzaban a surgir cambios en los integrantes de su familia, sus relaciones de trabajo o grupos en los cuales participaban.

Paralelo a estas situaciones, yo iba descubriendo con muchas dificultades propias de este país, que en otras áreas (disciplinas) y en otros países, había personas que hacían cosas similares a lo que hacíamos en estos talleres.

Al principio la información era limitada ya que no llegaban ni libros, ni revistas, era gente que viajaba y traía algún material o me contaba que había visto tal o cual cosa. Algunos pocos libros llegaron a mis manos y unos pocos profesionales de otras disciplinas venían de otros países a Montevideo a dar cursillos o talleres. Me topé con alguno de ellos sin querer y participé de sus talleres. La mayoría trabajaba en el área médica. Cual no fue mi asombro cuando "vi" que los ejercicios que yo "había creado" o inventado para amplificar la percepción del volumen, el espacio y el color, eran usados en estos talleres para la "sanación" o el "autoconocimiento".
Éstos médicos o profesionales de la salud le daban a estos ejercicios una"explicación" que difería mucho con la "explicación" que yo le daba a lo que hacía, pero lo curioso era la similitud de los ejercicios mismos, salvando algunas diferencias.

Yo me pregunté: ¿o ellos están haciendo arte o yo medicina????? Me parecía asombroso y absurdo.

Ellos  no tenían la intención de lograr creadores, ni yo tenía la intención de curar, pero intencional o no, habíamos llegado por diferentes vías al mismo...territorio.

¿Era invasión de territorios? ¿Ellos invadían el arte o yo la ciencia?

No, no era eso. todos estábamos en ...EL MISMO TERRITORIO, de donde surge arte, ciencia, religión o lo que sea. Estábamos en...NOSOTROS MISMOS, en el territorio previo y común a cualquier manifestación cultural posterior: el humano.  
    

Comprendí que la creatividad se puede manifestar en cualquier terreno, ciencia, arte, religión, sociedad. Una teoría científica es una obra creativa de la conciencia humana. Una corriente filosófica, religiosa o espiritual también es el producto de la creatividad humana. Todo lo que hacemos los humanos es creación, lo que generamos como"cultura" es creación inherente a nosotros mismos. Las vacas no generan cultura en el mismo sentido que nosotros, ni los leones, ni el agua.

Amplié mi visión de la creatividad. Ya no era una cualidad inherente al ARTE, luego ya no era inherente a "los artistas": ES INHERENTE A LA ESPECIE HUMANA.

Luego pensé, bien esta capacidad es inherente a los humanos, la naturaleza no"crea" obras de arte, ni "ciencia", ni"religión". Pero curiosamente la naturaleza es quien nos creó a nosotros y...¿ quien creó a la naturaleza? 


Demás está decir que me apasioné leyendo teorías de los astrónomos y físicos sobre el origen del universo y las investigaciones atómicas y sub-atómicas, la energía, etc. Ellas daban una respuesta intelectualmente cabal a mis intuiciones, llegando a la siguiente secuencia visual:

una explosión  (del vacío) creó el Universo, éste las galaxias, éstas los planetas y éstos en el caso de la tierra: la vida biológica, entre ellos la especie humana y ésta la "cultura".

Lo obvio, es que la creatividad es una cualidad "de lo existente" (que es indefinible e inabarcable) y como tal se manifiesta en todo el universo, por ende en la 
especie humana.

                                                                                             

  

Marilena Molinaro Ortega
molinaromarilena@yahoo.com
contador de visitascontador de visitas

pagina web gratis