Fenómenos de la Percepción - Creatividad - Conciencia

página 14


La importancia de la mujer en la sociedad

Sin duda alguna la persona que más marca nuestra vida es nuestra madre. Desde la elección que ella hace de quien va a ser nuestro padre, el momento de nuestro nacimiento, las circunstancias, y como nos recibe en su vientre… ya están marcando nuestra vida…

El transcurso de su embarazo, el parto, la crianza del nuevo bebé… y el largo camino hasta la independencia como adulto, está prácticamente marcado sobretodo por la madre.

Cada uno de nosotros conserva diferentes recuerdos de su madre, malos o buenos, pero ella es quien nos da la vida y confort o desconfort a los años más importantes de nuestra formación como personas. Pero dado que no hay escuelas de madres esto queda librado a lo que ella puede hacer por nosotros. Salvo casos excepcionales las madres no aman a sus hijos, ellas son quienes más se preocupan por ellos. Pero dado que muchas madres no reciben el apoyo suficiente de su pareja, familia y sociedad, se encuentran solas en esta difícil  e inigualable tarea de cuidar esa vida que trajeron al mundo. No hay nada que se compare en importancia como la tarea de la madre en la vida de un ser humano.

Es imprescindible tomar una profunda conciencia de esto para que todas las madres puedan tener la guía y el apoyo necesario para cumplir con su incomparable tarea.

La sociedad en su conjunto debe comprender que los niños que vienen al mundo son seres que pertenecen a la sociedad, además de a su propia familia. Por lo tanto es imprescindible empezar a establecer formas de educación para la vida, de esta función básica de ser madre y padre, a las cuales todos los ciudadanos puedan acceder.

Esta es nuestra primera escuela, mamá y papá.

La mujer ocupa un lugar central en la familia, esté esta conformada de la manera que esté. La mujer tiene la función más importante en la crianza de los niños por lo tanto la importancia de la mujer en la sociedad debe ser elevada al nivel que le corresponde.

El rol de la mujer y de la madre está casi totalmente denigrado en una sociedad patriarcal donde predominan los valores del poder, la fuerza, el éxito social ya sea material o de prestigio, todos valores negativos, que en general se orientan a la competitividad e incluso pleito por su obtención y que opacan la importancia del amor, la generosidad, el altruismo, la bondad, que son los valores que posibilitan la vida en el planeta, valores que en general son transmitidos mayormente por mujeres.

La “cultura del odio” está basada en esos valores negativos que han tomado una fuerza descomunal en nuestra sociedad actual. Esto también ocurre por la orientación individualista y egoísta de quienes los sustentan en su mayoría hombres que se contraponen a la predisposición de la mujer a lo colectivo, a la comunicación sensible y afectiva, por su capacidad para ser madre ya lo trae de alguna incorporado en su naturaleza, sin desmedro que esta dotación biológica por si misma puede no ser suficiente y puede ser mejorada por la educación.

Esto expresado como una generalización a los efectos de la brevedad de la explicación en esta página, no implica que todos los hombres sustenten esos valores y todas las mujeres  los que aquí se expresan, pero son características genéricas de los sexos y sus predisposiciones naturales que deben ser estudiadas a fondo a los efectos de tomar conciencia DE CUALES SON LOS VALORES QUE MANTIENEN LA VIDA Y CUALES LA DESTRUYEN. 

El hecho de que debamos procurar obtener nuestro sustento material, no debería implicar el  llegar a extremos de tener que dañar o enfrentarse a otros.

Esta actitud destructiva quizás provenga del instinto de supervivencia básico que está arraigado en nuestra parte más primitiva similar a la de los animales, pero que como seres humanos poseemos la capacidad de encontrar las vías para lograr  “multiplicar los panes” y no pelearnos por mendrugos.

Pero para ello debemos ser capaces de incorporar VALORES DE VIDA que hagan posible esto en nuestra práctica cotidiana.

Imitar la bondad, generosidad, altruismo que tuvo nuestra madre hacia nosotros y reproducirlo hacia los otros seres humanos es el punto de partida.

para escuchar la canción "Como pájaros en el aire"

dedicada a las madres, haga clic sobre el siguiente código:

                                                                                      El Pibe (película de Charles Chaplin)

  

Marilena Molinaro Ortega
molinaromarilena@yahoo.com
contador de visitascontador de visitas

pagina web gratis