Catequesis en Radio

Escuela Radial de Catequesis Argentina

JUSTIFICACIÓN DEL PROYECTO
 

Las modernas tecnologías nos ofrecen posibilidades nunca antes vistas para hacer el bien, para difundir la verdad de nuestra salvación en Jesucristo y para promover la armonía y la reconciliación. (Jornada para las comunicaciones Juan Pablo II)

La cultura urbana es híbrida, dinámica y cambiante, pues amalgama múltiples formas, valores y estilos de vida, y afecta a todas las colectividades. La cultura suburbana es fruto de grandes migraciones de población en su mayoría pobre, que se estableció alrededor de las ciudades en los cinturones de miseria. En estas culturas los problemas de identidad y pertenencia, relación, espacio vital y hogar son cada vez más complejos.58 DA

Pero en esta reflexión en realidad lo que debemos destacar es el fenómeno humano es decir la vida del hombre concreto en esa ciudad.

Un hombre que vive una realidad ambigua: responsable de su propia construcción y sofocado en medio de ofertas que lo hacen un ser fragmentado

Un sujeto que vive su experiencia religiosa en un contexto de pluralismo religioso o de re-significación de las expresiones religiosas tradicionales.

Un hombre en un mundo abierto a la expansión tecnológica y de las comunicaciones, inserto en un mercado con la fuerza de la demanda y el consumo y la cada vez mayor diversificación de culturas, pensamientos e imaginarios urbanos.

Es por ello que el desafío es vivir una real inculturación del Evangelio, reconociendo, como en todos los tiempos, las semillas del Verbo que ya se encuentran en la cultura: en el lenguaje, en las construcciones y en la dimensión más profunda de los cada hombre, que permita descubrir su sentido más profundo y su vinculación con la economía Trinitaria: saber y poder vivir juntos en comunión en medio de la pluralidad y diversidad. La Iglesia en sus inicios se formó en las grandes ciudades de su tiempo y se sirvió de ellas para extenderse. Por eso, podemos realizar con alegría y valentía la evangelización de la ciudad actual. Ante la nueva realidad de la ciudad se realizan en la Iglesia nuevas experiencias, tales como la renovación de las parroquias, sectorización, nuevos ministerios, nuevas asociaciones, grupos, comunidades y movimientos. Pero se notan actitudes de miedo a la pastoral urbana; tendencias a encerrarse en los métodos antiguos y de tomar una actitud de defensa ante la nueva cultura, de sentimientos de impotencia ante las grandes dificultades de las ciudades.514 DA

Por ello a la luz de Aparecida pensamos que la catequesis hoy es promover una lectura teológica de la ciudad, en un permanente discernimiento, para construir caminos misioneros y pastorales en medio de la interculturalidad, la multiculturalidad y las diferentes ofertas religiosas.

En medio de esta realidad y nuevos paradigmas, la Iglesia está llamada a ser respuesta a todos los hombres y especialmente en las situaciones de pobreza y exclusión. Los obispos reunidos en la V Conferencia queremos acompañar a los constructores de la sociedad, ya que es la vocación fundamental de la Iglesia en este sector, formar las conciencias, ser abogada de la justicia y de la verdad, y educar en las virtudes individuales y políticas. Queremos llamar al sentido de responsabilidad de los laicos para que estén presentes en la vida pública, y más en concreto "en la formación de los consensos necesarios y en la oposición contra las injusticias 509 DA

En tal sentido se hace necesario que LA FORMACION DE CATEQUISTAS proponga diferentes espacios y herramientas que respondan a los retos que hoy los hombres y mujeres asumen en su vida diaria.

La Exhortación Apostólica Post Sinodal Christifidelis Laici nos muestra esta realidad
Es necesario entonces mirar cara a cara este mundo nuestro con sus valores y problemas, sus inquietudes y esperanzas, sus conquistas y derrotas: un mundo cuyas situaciones económicas, sociales, políticas y culturales presentan problemas y dificultades más graves respecto a aquel que describía el Concilio en la Constitución pastoral Gaudium et spes. De todas formas, es ésta la viña, y es éste el campo en que los fieles laicos están llamados a vivir su misión. Jesús les quiere, como a todos sus discípulos, sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt. 5, 13-14). Pero ¿cuál es el rostro actual de la "tierra" y del "mundo" en el que los cristianos han de ser "sal" y "luz?" Es muy grande la diversidad de situaciones y problemas que hoy existen en el mundo, y que además están caracterizadas por la creciente aceleración del cambio. Por esto es absolutamente necesario guardarse de las generalizaciones y simplificaciones indebidas. Sin embargo, es posible advertir algunas líneas de tendencia que sobresalen en la sociedad actual. Así como en el campo evangélico crecen juntamente la cizaña y el buen grano, también en la historia, teatro cotidiano de un ejercicio a menudo contradictorio de la libertad humana, se encuentran, arrimados el uno al otro y a veces profundamente entrelazados, el mal y el bien, la injusticia y la justicia, la angustia y la esperanza.

Del Evangelli Nuntiandi

Evangelizar significa para la Iglesia llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma humanidad: "He aquí que hago nuevas todas las cosas" (46). Pero la verdad es que no hay humanidad nueva si no hay en primer lugar hombres nuevos con la novedad del bautismo (47) y de la vida según el Evangelio (48). La finalidad de la evangelización es por consiguiente este cambio interior y, si hubiera que resumirlo en una palabra, lo mejor sería decir que la Iglesia evangeliza cuando, por la sola fuerza divina del Mensaje que proclama (49), trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en la que ellos están comprometidos, su vida y ambiente concretos.

... y de sectores de la humanidad

Sectores de la humanidad que se transforman: para la Iglesia no se trata solamente de predicar el Evangelio en zonas geográficas cada vez más vastas o poblaciones cada vez más numerosas, sino de alcanzar y transformar con la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad, que están en contraste con la palabra de Dios y con el designio de salvación.

La catequesis

A propósito de la evangelización, un medio que no se puede descuidar es la enseñanza catequética. La inteligencia, sobre todo tratándose de niños y adolescentes, necesita aprender mediante una enseñanza religiosa sistemática los datos fundamentales, el contenido vivo de la verdad que Dios ha querido transmitirnos y que la Iglesia ha procurado expresar de manera cada vez más perfecta a lo largo de la historia. A nadie se le ocurrirá poner en duda que esta enseñanza se ha de impartir con el objeto de educar las costumbres, no de estacionarse en un plano meramente intelectual. Con toda seguridad, el esfuerzo de evangelización será grandemente provechoso, a nivel de la enseñanza catequética dada en la iglesia, en las escuelas donde sea posible o en todo caso en los hogares cristianos, si los catequistas disponen de textos apropiados, puestos al día sabia y competentemente, bajo la autoridad de los obispos. Los métodos deberán ser adaptados a la edad, a la cultura, a la capacidad de las personas, tratando de fijar siempre en la memoria, la inteligencia y el corazón las verdades esenciales que deberán impregnar la vida entera. Ante todo, es menester preparar buenos catequistas —catequistas parroquiales, instructores, padres— deseosos de perfeccionarse en este arte superior, indispensable y exigente que es la enseñanza religiosa. Por lo demás, sin necesidad de descuidar de ninguna manera la formación de los niños, se viene observando que las condiciones actuales hacen cada día más urgente la enseñanza catequética bajo la modalidad de un catecumenado para un gran número de jóvenes y adultos que, tocados por la gracia, descubren poco a poco la figura de Cristo y sienten la necesidad de entregarse a El. 18 -19 - 44


 
                      Nos escuchamos los Miércoles 15.30h. y Sábados 8h. 
                      sintonizá radio La Barca  FM 88.3
                                           http://www.fmlabarca.org.ar/reproductor/index.html


                escuelaradialdecatequesis@gmail.com
                  
                        ¡¡¡... Y que nadie se quede fuera de este pago!!!
                 

                                                                   
contador de visitas

pagina web gratis