Esquina1 Esquina2

Casa Salud Óscar

reiki            

Centro de Salud y Bienestar

San Sebastian de los Reyes

Madrid

Tras la terapia anticancerígena

Las células nerviosas podrían ayudar a regenerar glándulas salivares

 

Las células nerviosas podrían ayudar a regenerar las glándulas salivares tras la terapia anticancerígena, según un estudio de los Institutos Nacionales de la Salud en Bethesda (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Science'.

   Los nuevos descubrimientos realizados por los investigadores sobre cómo se desarrollan las glándulas salivares en ratones podrían sugerir nuevas vías para regenerar estas glándulas en los pacientes de cáncer expuestos a radiación en cabeza y cuello.

  Los investigadores explican que la mayoría de personas le es familiar la idea de que la actividad nerviosa controla el funcionamiento de las glándulas salivares, un concepto que se remonta a los experimentos clásicos de Pavlov, que condicionó a sus perros para que salivaran al sonido de una campana.

   Ahora, un siglo después, la investigación dirigida por Sarah Knox muestra que los nervios afectan a la producción de saliva mucho más pronto de lo esperado, incluso durante el desarrollo embrionario.

   Como otros órganos, las glándulas salivares se desarrollan por un proceso en el que las señales entre las células del epitelio y sus alrededores regula el desarrollo de nuevos gérmenes de glándulas. Los nervios llamados ganglios se condensan alrededor de estos gérmenes de glándulas al día siguiente de que aparezcan.

   Los investigadores informan ahora de que esta actividad de señales nerviosas preserva una población de células progenitoras epiteliales, capaces de producir nuevas células de glándulas, que se mantienen en las glándulas adultas. Un sistema similar también opera en la próstata en desarrollo.

   En un artículo que revisa los resultados del estudio, Jason Rock y Brigid Hogan de la Universidad de Duke en Durham (Estados Unidos) apuntan que un efecto secundario de la terapia de radiación de los tumores de cabeza y cuello es un daño irreparable a las glándulas salivares, que produce xerostomía (boca seca), un trastorno que limita gravemente la calidad de vida de los pacientes y que en la actualidad es incurable.

   Rock y Hogan sugieren que los investigadores podrían algún día ser capaces de estimular la regeneración de las glándulas salivares después de una administración local de fármacos que aumentaran el tipo de señalización glial que el trabajo de Knox describe o mediante la estimulación del crecimiento glial.

 


 

Primera causa de cegeuera

Tres millones de españoles, en riesgo de padecer DMAE

 

Tres de cada diez españoles mayores de 55 años, unos tres millones en total, están en riesgo de padecer degeneración macular asociada a la edad (DMAE), la primera causa de ceguera y discapacidad visual severa en España, que en la actualidad afecta a unas 300.000 personas. Sin embargo, la mitad de los afectados no sabe que tiene DMAE y no recibe ningún tratamiento, advierte la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), que celebra su congreso nacional en Madrid.

   La DMAE es una enfermedad degenerativa de la zona central de la retina, la mácula, responsable de la agudeza visual. Esta dolencia es la principal causa de ceguera legal entre las personas de más de 50 años en el mundo occidental.

   Según explica el doctor José Luis Encinas, secretario de la SEO, a menudo el paciente acude a la consulta tras notar que al mirar objetos con líneas rectas, los ven distorsionados o con una mancha central, aunque no siempre hay síntomas.

   En el Congreso Nacional de la SEO, según Encinas, se presentan resultados positivos a largo plazo (3 años) de los fármacos utilizados para tratar la DMAE. "Los antiangiogenicos administrados en inyección intraocular han permitido modificar el curso de la DMAE hacia una vía de notable mejoría, al permitir estabilizar el cuadro clínico en un 40 por ciento de los casos y lograr mejorar la visión en un 20 por ciento de los pacientes tratados", destaca.

   Estas cifras, dice, podrían incrementarse con nuevas fórmulas de administración del tratamiento. "La utilización de nanopartÍculas como sistema de liberación de fármacos que aumenten su efecto terapéutico en la DMAE es actualmente una técnica en vías de investigación que sin duda ofrece un futuro de alto interés científico, siendo en este momento un proyecto", apunta.

   "El procedimiento --explica-- propone encapsular en sistemas coloidades agentes activos, en este caso fotosensibilizantes, logrando  mayor concentración en los neovasos subretinianos de la DMAE e intensificarían por tanto su acción terapéutica. Se ha comprobado en el tratamiento de tumores que la Terapia Fotodinámica es más efectiva cuando los agentes fotosensibilizantes son liberados a partir de nanoparticulas".

FÁRMACOS DE LIBERACIÓN MÁS SOSTENIDAS, EL RETO

   Otro de los retos de la investigación en patologías de la retina, como la DMAE, la retinopatía diabética, el edema macular y la trombosis retiniana venosa, es conseguir fármacos con una liberación más sostenida.

   Para el doctor José García Arumí, jefe del Servicio del Oftalmología del Hospital Valle Hebrón, de Barcelona, "los pacientes tienen que recibir una inyección en los ojos cada mes para mantener la agudeza visual".

   El doctor Brian Berguer, del Retina Research Center, de Austin (Texas, Estados Unidos), que habla de estos temas en el congreso de la SEO, señala que, en estos momentos, "se está trabajando en implantes intravitrales con una liberación lenta, que permitan mantener el tratamiento al menos 6 meses, y con sistemas de sobreexposición de las células retinianas a los medicamentos, para que el resultado sea mejor".

AVANCES EN EL TRATAMIENTO LÁSER PARA DIABÉTICOS

   En lo que sí se ha logrado un avance es el tratamiento con láser a los pacientes diabéticos (que se aplica en combinación con las inyecciones), gracias a un nuevo tipo de aparato, el Pascal.

   "Antes se requerían tres sesiones de tratamiento con lo que ahora logramos en una sola sesión y en menos tiempo. Este láser nos permite impactos más rápidos, de milisegundos, y el paciente experimenta menos dolor", sostiene este experto.

   La diabetes es una de las causas de enfermedad de la retina. Se estima que la posibilidad de que una persona diabética llegue a perder la vista es de 20 a 40 veces superior al resto de la población por cataratas, glaucoma, retinopatía y neuroftalmopatía irreversible y bilateral.

   Por eso, los oftalmólogos reunidos en Madrid recomiendan a los diabéticos realizarse revisiones periódicas para controlar el estado de su ojo y así realizar un diagnóstico precoz.
 
MACROBIÓTICA

 

Hace relativamente corto tiempo que la macrobiótica ha empezado a divulgarse en occidente y sin embargo, en oriente se practica hace más de 3000 años.

 

Es grande el abismo existente entre lo que es la macrobiótica realmente y la filosofía sobre la que nace y la información errónea que suscita su nombre, tantas veces señalando a una filosofía estricta, prohibitiva y hasta sectaria.

 

La macrobiótica no es más que una forma de vivir y alimentarse respetando y comprendiendo la naturaleza, de modo que entre el ser humano y ella se acorten las distancias.

 

El primer registro en el que se hace referencia a la palabra macrobiótica, se encuentra en los escritos de Hipócrates (padre de la medicina occidental). En su ensayo "Aire, agua y lugares", Hipócrates utiliza esta palabra para describir a personas sanas y longevas. Erodoto, Aristóteles, Galeno y otros clásicos también usaron la palabra "macrobiótica", refiriéndose a un estilo de vida y alimentación que mejoraba la salud y fomentaba la longevidad.

 

A finales del siglo XVIII, Wilhelm von Hufeland (1762-1836) con su obra "Macrobiótica o el arte de prolongar la vida", renovó el interés sobre el tema.

 

Pero es un siglo más tarde y gracias a Japón, que se revivió de nuevo la macrobiótica. Fué Geroge Ohsawa quien adoptó este término, para definir a una filosofía de vida inspirada en la teoría china del Yin / Yang. Geroge Ohsawa tras padecer una grave enfermedad y optar por un cambio de alimentación, basado en la ingesta de cereales integrales, sopa de miso, algas marinas y otros alimentos tradicionales, experimentó un proceso de autocuración y fue este acontecimiento el que hizo que dedicase el resto de su vida, a un profundo estudio y divulgación de la macrobiótica. La macrobiótica nació a partir de la escucha y la sincronización con la naturaleza y de aquí el descubrimiento de dos fuerzas opuestas pero complementarias, el Yin y el Yang.

 

Esta filosofía es sencilla y flexible, basada en la dinámica Yin / Yang. Por lo tanto la salud es el equilibrio entre el Yin y Yang, llevado a cabo a través de la alimentación y de la vida.

 

La teoría Yin / Yang afirma que nada puede ser aislado de su relación con la totalidad, Yin y Yang son relativos, algo puede ser Yin en relación con otra cosa y Yang en relación a una tercera.

 

El Yin es la ladera sombría de una montaña y representa las cualidades del frío, la oscuridad y pasividad, cuya energía es centrígufa (se aleja del centro, parte de la tierra y se expande hacia el cielo); el Yang en cambio representa a la ladera soleada de la montaña y sus cualidades son la calidez, luminosidad, actividad y movimiento, caracterizado por energía centrípeta ( se dirige hacia el centro, parte desde el cielo y se contrae hacia la tierra).

La alimentación es uno de los pilares fundamentales de la macrobiótica, así que la energía de los alimentos se clasifica también según la teoría Yin /Yang, de forma que encontramos alimentos de energía Yin ( frutas, especias, miel, azúcar, verduras de hoja...) y otros por el contrario Yang ( leche, queso, pescados...). Según la macrobiótica la alimentación idónea es la que consigue un equilibrio entre el Yin /Yang y este equilibrio, se obtiene evitando los extremos e integrando en la alimentación una mayor proporción de alimentos neutros, es decir alimentos equilibrados entre estas dos energías, tales como cereales integrales, semillas y legumbres.

 

Por lo tanto, considerando las características personales, del ambiente, del clima y de cada situación se buscará un equilibrio a través de la alimentación. Por ejemplo en invierno (Yin), es aconsejable el consumo de alimentos más Yang tales como cereales integrales, alubias, manzanas, frutas secas, algas marinas etc... ya que estos alimentos aportan la fuerza y el calor necesario para afrontar el frío. Por el contrario, en verano (yang), preferiremos alimentos Yin tales como verduras, frutas, melón, sandía etc... caracterizados por una elevada proporción de agua, que afrontará las perdidas de liquido debidas a una exposición al calor.

 

En la alimentación macrobiótica, también se aprecia una cierta influencia de la medicina tradicional China en la división del cuerpo en cinco órganos ( correspondiente a la teoría de los cinco elementos en MTC). Así, que según la energía del propio alimento, este favorecerá o dañará al órgano correspondiente. De aquí, si un individuo padece una patología determinada puede ayudar y mejorar su situación ingiriendo alimentos que favorezcan el equilibrio del órgano que se haya afectado. En grandes rasgos podemos decir, que el hígado se favorece de alimentos tales como el chucrut, disminución de la cantidad de sal, poca cocción de los alimentos, el cuzcuz y verduras escaldadas o al vapor. En cambio, el pulmón agradecerá alimentos secos, picantes y algo salados.



contador de visitas                                                    EMAIL: oskimak@msn.com

Esquina3 Esquina4

pagina web gratis