Esquina1 Esquina2
Bufete de Abogados y Notarios de El Salvador. BANES
Condominio Metro España, Edificio B, Local 3 B, Tercera Planta
 San Salvador, San Salvador
Telefax: 2221-2539

ACCIONES Y OBLIGACIONES DE LOS HEREDEROS

1. PAGO DE DEUDAS HEREDITARIAS.
Es ya de nuestro saber que se hereda tanto los derechos como las obligaciones del causante, mas bien dicho pues, heredamos sus bienes y sus obligaciones para con otros, entre otras las deudas que este tenía antes de su muerte, las cuales son llamadas deudas hereditarias que deberán ser pagadas por los herederos a prorrata de sus cuotas o sea según el porcentaje de la herencia que ha recibido así será la parte que deberá pagar, será pues proporcional a lo recibido como herencia. Cabe aclarar que olvidemos o dejemos a un lado el hecho de que el heredero acepto su herencia con beneficio de inventario en tal caso pagara siempre a prorrata y no más allá de lo heredado.

El pago a prorrata del que estamos hablando tiene excepciones, en primer lugar cuando se trate de un usufructo cuando le deja a una persona este y a otra la nuda propiedad, será entonces por disposición de la ley el nudo propietario quien está obligado a pagar las deudas que recaigan sobre la cosa fructuaria, y obviamente contra él se deberán dirigir los acreedores. Ahora bien si este (el nudo propietario) no paga puede hacerlo el usufructuario y este será subrogado por la ley en la acción del acreedor contra los herederos. En otras palabra si el paga la deuda el tendrá después el derecho que tenía antes el acreedor a cobrar al que estaba obligado a pagar y en su momento no lo hizo y por lo cual él lo pago.

Respecto de los coherederos estos solamente tienen la obligación de pagar las deudas de manera conjunta, y como este tipo de obligaciones se consideran separadas cuando uno de los coherederos no pague la cuota de la deuda que le corresponde no grava a los otros, ya que estos únicamente estarán obligados a pagar la cuota que les corresponden. Pero a toda regla general hay una excepción; por regla general los coherederos insolventes no gravan a los otros pero hay una excepción que tendrá lugar cuando varios bienes inmuebles estén gravados con hipoteca y se adjudiquen a distintos coherederos, ya que en este caso el acreedor hipotecario podrá dirigirse a uno solo que posea uno de esos inmuebles exigiéndole a este el pago total de la deuda; luego este podrá exigir a los otros deudores hipotecarios la parte o cuota que a estos les correspondía pagar de la deuda, no el total puesto que el también debe aportar una cuota de la deuda, en otras palabra a la hora de cobrar en la división de lo que a cada uno le correspondía pagar deberá tomarse en cuenta el mismo ya que le también estaba obligado desde el principio a pagar parte de esa hipoteca.

Existe también la responsabilidad solidaria la cual la ley establece cuando en la partición los herederos o sus representantes y el partidor, no forman el lote suficiente para cubrir las deuda, en tal caso debido a la insolvencia que se suscita habrá lugar a dicha responsabilidad, por lo cual la insolvencia de una persona si grava a las otras.

También puede darse que el causante tuviese una deuda solidaria entonces el conjunto de herederos deberán de considerarse como una sola persona que responderá solidariamente a la deuda que el causante tenia sin perjuicio que estos sean responsables de la cuota de la deuda que corresponde a su porción hereditaria. Podemos hablar en este mismo sentido que ocurra que el acreedor renuncie ya sea de manera tácita o expresa a la solidaridad exigiendo a los herederos del deudor solidario fallecido únicamente el pago de la parte que a su deudor correspondía en la deuda solidaria la cual deberá ser pagada a prorrata por todos los heredero. En conclusión “ Ya sea, pues que a los herederos se les reclame el total de la deuda, en virtud de la solidaridad, o la cuota que a su causante correspondía, ese total o esa cuota se divide entre ellos a prorrata”.

Cuando uno de los herederos sea deudor o acreedor del causante, tendrá en caso de que sea acreedor, acción contra sus coherederos para que le paguen siempre a prorrata el resto del crédito, y decimos el resto puesto que el también está obligado como heredero a pagarse al mismo la parte que le correspondería como si el mismo no fuese el acreedor, y viceversa en caso de que este sea deudor para entender mejor esta situación expongamos un ejemplo: existen cinco herederos Marcela, Edgardo, Alex, Shatnam y Rhina y Marcela es acreedora del causan por cinco mil dólares como heredera es deudora de mil al igual que el resto de sus coherederos y se los debe a sí misma. Y en caso de que ella fuera deudora del causante por esos cinco mil dólares, seria acreedora de ella misma por mil y los otros cuatro herederos son sus acreedores por mil cada uno y tienen acción para exigírselos.
En cuanto a los legatarios también están obligados al pago de deudas hereditarias, lo cual operara cuando al momento de abrirse la sucesión no exista en esta lo para pagarlas y lo harán a prorrata de sus legados, y lo que le corresponde a otro legatario cuando este se encuentre insolvente no grava al resto, ya que hacia los acreedores es conjunta dicha obligación subsidiaria. El art. 1244 establece algunos legatarios que no contribuyen a ese pago y son a los que el testador les ha exonerado de manera expresa de hacerlo entre estos podemos mencionar los legados para obras de beneficencia pública, los legados con los que el testador cumpla alguna obligación alimenticia y los legados con causa onerosa.

Cabe aclarar en este tema que si los acreedores no consiguen satisfacer el pago de la deuda que el causante tenia con este y ahora los herederos respectivamente podrá disponer de las vías legales correspondientes para cobrar el crédito.


1.1 DOCTRINA.
Para comenzar a dar una noción doctrinaria sobre este tema nos debemos ubicar inicialmente en lo que es un concepto de deuda hereditaria, Guillermo Cabanellas en su Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual la define como: “La contraída por el causante y no pagada aun en el momento de su muerte. Al pago de la misma están afectados los bienes del causante, y a ello contribuyen proporcionalmente todos los herederos.” Como podemos observar en la definición presentada de lo que es la deuda hereditaria, esta comprende lo que es una deuda adquirida por el causante en vida, y que al momento de su deceso se encontraba insolvente, pero debido a dicha insolvencia quedan afectados los bienes del causante, a fin de garantizar el pago de dicha obligación por parte de sus bienes, esto debido a que con la muerte del causante no cesan sus obligaciones para con sus acreedores, ya que estos han otorgado créditos con la esperanza de que estos le sean pagados obteniendo un porcentaje de interés o sin el, en fin el punto medular en esta definición es que las obligaciones del causante no se extinguen con su muerte y es por ello que el derecho civil se encarga de proteger los derechos de los acreedores, gravando los bienes del causante a fin de que los herederos se encarguen de extinguir la obligación del causante ya sea con los bienes que han heredado o con propios a fin de proteger los bienes que han heredado, ya que puede darse el caso en que un causahabiente decida cancelar una hipoteca que recae sobre una casa que heredo de su padre, con dinero propio que no es parte de la herencia que ha recibido, esto talvez con la finalidad de conservar dicha casa que podría tener un valor mas sentimental que económico para el causahabiente, pero dentro de la definición estudiada podemos observar la concurrencia de otra característica de lo que son estas deudas, y es que los herederos responden ante los acreedores en cantidades proporcionales a la herencia recibida, esto con el fin de equilibrar las responsabilidades, así el heredero que recibió un mayor porcentaje debe pagar en proporción a lo recibido para que esto no afecte al heredero que recibió una parte menor ya que si la deuda se repartiera en razón de la cantidad de herederos esta podría ser incongruente y afectarle a uno que haya recibido menor cantidad o porcentaje de la herencia, a manera de ejemplo podemos mencionar que se diera el caso en que haya cuatro herederos siendo el caso que el primer heredero reciba un 40% de la herencia, y los otros tres un 20% cada uno, y al cobrar el acreedor cobrara un 25% de la deuda a cada uno, seria desigual el trato ya que el primero recibió mas que los demás y a los otros se les cobraría en manera desproporcional y hasta podría darse el caso en que lo recibido de la herencia no alcance a cubrir lo que se le esta exigiendo, es por ello que para iniciar este tema debemos ubicarnos en un noción de lo que es el concepto de deuda hereditaria.
Ahora bien si observamos mas profundamente lo que es el pago de deudas Hereditarias podemos ver que esta es una especie de figura procesal ya que el pago es una acción por parte del deudor tendiente a satisfacer las pretensiones del acreedor es por ello que podemos decir que el pago de deuda hereditaria viene a finalizar la relación acreedor deudor creada por el causante, pero esta se supone debe ser cancelada con los bienes del mismo pero debe ser realizada por los mismos en proporción a lo recibido al momento de la partición de la herencia, ahora al observar lo que indica la doctrina respecto a lo que es el pago de deuda hereditaria podemos observar que la mayoría de tratadistas hacen mención sobre las reglas para el pago de las mismas y esto es variante respecto a la legislación de cada país ya que en cada país pueden haber disposiciones distintas que regulen dicho pago no hay doctrina que exprese o explique directamente lo que es el pago de deudas tanto Eduardo Zannoni como Jorge Maffia hacen una explicación de lo que seria el pago como un proceso que se debe realizar para darle liquidez a la herencia y ambos explican las reglas impuestas por la legislación para el pago de las deudas hereditarias, lo que si podemos observar es que en lo expuesto por la doctrina encontramos que la s legislaciones pretenden que el pago de las deudas del causante sean repartidas proporcionalmente y que se la de el trato merecido a cada acreedor ya sea que tenga un crédito privilegiado o no, también dentro de lo expuesto por la doctrina podemos observar que las legislaciones buscan darle un papel mas interviniente al acreedor a fin de que este pueda proteger de la manera mas conveniente sus derechos ante los herederos.

1.2 DERECHO COMPARADO.
1.2.1 Derecho civil Argentino.
El pago de deudas en el derecho civil argentino esta regulado en los Arts. 3396 al 3403, a diferencia de nuestra legislación la argentina solo hace referencia a lo que es el pago y la forma en que se realizara y no hace referencia lo que son las cuotas que debe pagar cada heredero, es como si antes de la partición de la herencia se deben cancelar las deudas para Luego pasar a repartir la herencia liquida es por ello que los acreedores forman parte del el proceso de sucesión ya que ellos deciden si se hace la división de la herencia antes de liquidarla o después del la liquidación

1.2.2 Derecho civil Chileno.
El caso del código civil de Chile es muy diferente al argentino y muy pero muy similar al salvadoreño, es mas podríamos decir que son una reproducción idéntica del contenido de las disposiciones contenidas respecto al pago de deudas hereditarias, con la única diferencia que el código civil chileno lo regula a partir del Art. 1354 y nuestro Código civil lo hace a partir del Art. 1235, es por ello que solo haremos referencia a la similitud sin ahondar en una comparación ya que no surtiría mayores efectos o resultados comparar a iguales, pero si podemos concluir que así como pueden haber divergencias entre las distintas legislaciones pueden haber similitudes que permiten una mayor comprensión sobre lo que es el pago de deudas hereditarias.

2 PAGO DE CARGAS TESTAMENTARIAS.
Las cargas testamentarias son, aquellas obligaciones que se constituyen por el testamento mismo . Cuando el testador no hubiera gravado con ellas a alguno o algunos de los herederos en particular o a algún legatario, son una obligación de los herederos a satisfacer entre todos este tipo de obligaciones; la pagan todos como el testador haya dispuesto y sino ha dicho nada a prorrata de sus cuotas. En la partición puede imponerse a los herederos la obligación de pagar los legados de diferente modo, lo que también puede ocurrir por convenio de los herederos, y en estos casos los legatarios siempre pueden entablar sus acciones como manda la ley, como lo haya expresado el testador, o de conformidad a la distribución hecha por el partidor o por el convenio de los herederos.

Los legados o asignaciones a título singular se pagan posterior que lo hayan sido las deudas hereditarias, puesto que las primeras son asignaciones por causa de muerte, mientras que las deudas son reducciones de la masa hereditaria, así como lo establece el Art. 1, 254 del Código Civil Salvadoreño, pero si se demuestra que la herencia no está excesivamente gravada pueden entregarse los legados inmediatamente, si los legatarios dan caución para el caso que tengan que contribuir al pago de las deudas en subsidio de los herederos, ya que acordémonos que estos no son obligados a contribuir al pago de alimentos o de las deudas hereditarias, sino cuando el testador destine a legados alguna parte de la porción de bienes que la ley reserva a los alimentarios, o cuando al tiempo de abrirse la sucesión no haya habido en ella lo bastante para pagar las deudas hereditarias. La caución mencionada con anterioridad no es necesaria cuando aparece de manifiesto que la herencia no tiene deudas, estableciendo por ejemplo, que los inmuebles no están gravados con hipoteca o que existe suficiente efectivo, etc.

2.1 PRELACIÓN DE LEGADOS.
Pero que sucede cuando el pago de las deudas haya absorbido el caudal relictu en una medida tal que no exista lo suficiente para pagar los legados, y que a la vez, los herederos hayan aceptado con beneficio de inventario o que aun habiendo ellos aceptado pura y simplemente, sean ellos también insolventes. Para el anterior problema está prevista una escala que establece la preferencia con que deben de ser pagados los legados para ello debemos de remitirnos al Art. 1, 256 del Código Civil Salvadoreño que reza de la siguiente manera “Si no hubiere lo bastante para cubrir todos los legados, el pago se hará en el orden siguiente:
1º) Los que el testador haya declarado preferentes; esto por seguir en primer lugar la voluntad establecida por el testador en el respectivo testamento, ya que de lo que se trata de establecer en algún momento es lo que quería el testador que se hiciera para después de su muerte.
2º) Los remuneratorios; estos son los que se hacen retribuyendo o remunerando servicios específicos prestados al testador, siempre que sean de los que se prestan mediante pago, como los de los médicos, abogado, etc. Doctrinariamente se ha establecido que en este caso por parte del testador hay una especie de deuda moral, la deuda de gratitud y debe de presumirse que quiso preferirlo en el pago antes que otros.
3º) Los de cosa cierta y determinada que forma parte del caudal hereditario. En este último orden hay que mencionar que si el testador da en vida al legatario el goce de la cosa legada, este legado prefiere a los otros de que no se ha dado dicho goce, cuando los bienes que el testador deja no alcanzan a cubrirlos todos. No se permite para este caso los legados de cuerpo cierto que no es de él testador, sino del obligado entregarlo, o de un tercero de quien deba adquirirse para el mismo fin.
2.2 DERECHO COMPARADO SOBRE EL PAGO DE LAS CARGAS TESTAMENTARIAS.
El Código Civil Argentino en su artículo 3, 795 establece al igual que el nuestro un orden de prelación de legados por cualquiera de las circunstancias anteriormente mencionadas. Este artículo dice de la siguiente manera “Se pagarán los legados de cosa cierta, después los hechos en compensación de servicios, y el resto de bienes….”
En el Código Civil Mexicano en su Art. 1, 414 manifiesta que “Si los bienes de al herencia no alcanzan para cubrir todos los legados, el pago se hará en el siguiente orden: I. Legados remuneratorios; II. Legados que el testador o la Ley haya declarado preferentes; III. Legados de cosa cierta y determinada; IV. Legados de alimento o de educación. V. Los demás a prorrata. Al igual que el nuestro hay un orden aunque este a diferencia del nuestro establece dos órdenes más, y que la posición de ubicación varia en cierta medida.
En el Código Civil Español en su Art. 887 establece “Si los bienes de la herencia no alcanzaren para cubrir todos los legados, el pago se hará en el orden siguiente: 1º Los legados remuneratorios. 2º Los legados de cosa cierta y determinada, que formen parte del caudal hereditario. 3º Los legados que el testador haya declarado preferentes. 4º Los de alimento. 5º Los de educación. 6º Los demás a prorrata.” La explicación sería la misma que se dio para la normativa mexicana, aunque hay que destacar que en este caso el legislador español ha sido más expreso al igual que el nuestro en establecer en su ordinal segundo que dentro del orden quedan establecidos los legados de cosa cierta, pero los que están dentro del caudal hereditario, excluyendo de está manera los legados de cuerpo cierto que no son de él testador, sino del obligado entregarlo, o de un tercero de quien deba adquirirse para el mismo fin.

3. BENEFICIO DE SEPARACIÓN DE BIENES
En el derecho Civil sucesorio, existen medios para evitar que los acreedores del de cujus, concurran junto con los acreedores del heredero, ello provocaría una inseguridad, ya que verían disminuida la garantía patrimonial que representaba para ellos el patrimonio del causante .
Es justamente por lo anterior que existe esta figura dentro del Derecho Civil Sucesorio, llamado Beneficio de separación de bienes o separación de patrimonios, el cual es un derecho que tienen los acreedores del difunto, para pedir que no se confundan los bienes de la herencia con los bienes del que hereda.
Para tener una definición mas clara de esta figura, citamos el art. 1258 de nuestro Código Civil, el cual expone lo que anteriormente afirmábamos, es decir separa, dividir, o mas bien individualizar y determinar aquellos bienes que eran del difunto deudor y sobre los cuales recaerá esta figura en beneficio de los acreedores, sin embargo hay autores que sostienen que en realidad no existe tal individualización como es el caso de Guillermo Borda quien manifiesta que “en el fondo, todo se reduce a establecer una preferencia, en virtud de la cual los acreedores de la herencia y los legatarios tienen derecho a ser pagados con prelación respecto de los acreedores personales del heredero ”, mientras que otros autores siguen sosteniendo que hay una efectiva individualización de los acervos del causante y del heredero .
Ahora que ya tenemos alguna noción de el beneficio de separación de bienes conviene hablar sobre otros aspectos, tales como, las personas facultadas o con el derecho a pedir este beneficio. De la lectura de nuestro código, en el articulo que anteriormente citábamos, vemos que dice “lo acreedores hereditarios y los acreedores testamentario podrán pedir”, es decir entonces esos son los únicos facultados para pedir dicho beneficio según nuestra legislación, pero según doctrina y según la ley de otros países, también tienen el derecho de pedir este beneficio los legatarios, cosa que nos parece un tanto absurda, puesto que no necesita pedir este beneficio, ya que este es dueño del bien desde el momento de la apertura de la sucesión y la aceptación del legado. A los acreedores y legatarios beneficiados con esta figura en doctrina se les llama separatistas . Es importante dejar claro que no tienen este derecho los acreedores del heredero, puesto que justamente por ello existe esta figura como lo mencionábamos al inicio de este sub tema.
Es importante ahora saber cuando procede y cuando no este beneficio, y la respuesta la encontramos en nuestro Código Civil en el Art. 1260 el cual impone además de que no haya prescrito, dos condiciones para que pueda pedirse este beneficio y ellas son, 1) cuando el acreedor ha reconocido al heredero por deudor y 2) cuando los bienes de la sucesión han salido de las manos del heredero o se han confundido con sus propios bienes.
Ahora bien para obtener este beneficio, la respectiva petición debe hacerse en juicio sumario, ante un juez de primera instancia del lugar donde el causante tuvo su ultimo domicilio es decir, el lugar donde se abrió la sucesión, contra el heredero o herederos, el juez en su resolución, deberá especifica de manera clara y precisa los bienes que quedan separados. Si los bienes son inmuebles deberán haber sido previamente anotados en el Registro pertinente, así mismo con la sentencia en el momento oportuno, si son bienes muebles debe pedirse su secuestro .
Finalizada todo lo anterior, es decir con el patrimonio que era del causante, pueden pasar dos cosas, la primera es que se satisfaga completamente la deuda que se tenia con los acreedores hereditario o testamentarios y quede algo de los bienes que en su oportunidad fueron separados, en este caso que sobre algo, se agrega al patrimonio del heredero, y de este si se podrían cobrar los acreedores del heredero.
O puede suceder que no se satisficieron las deudas de los acreedores hereditarios y testamentarios, en este caso si el heredero no acepto herencia con beneficio de inventario, pasarían los acreedores a satisfacerse con los bienes del heredero, aquí si podrían oponerse los acreedores del heredero, puesto que verían afectada su garantía constituida por el patrimonio propio y original del heredero, así podrían pedir que se les pague a ellos con preferencia de los acreedores hereditarios o testamentarios.


3.1 DERECHO COMPARADO CON EL CÓDIGO CIVIL CHILENO Y EL CÓDIGO CIVIL COLOMBIANO.
Primero que todo debemos recordar que nuestro Código Civil, es una fiel copia del Código Civil Chileno, el cual proviene a su vez del Código Napoleónico, es por ello que las disposiciones son prácticamente iguales, tanto así que no difieren incluso en su redacción, es entonces que en el Titulo XII denominado Del beneficio de separación, Art. 1378-1385, del Código Civil Chileno encontramos esta figura regulado de la misma manera que nuestro código regula en los art. 1258- 1264.
En el Código Civil Colombiano encontramos la misma redacción que el código Chileno, en el Titulo XII, denominado Del beneficio de separación, art. 1435-1444.

4. CASO PRÁCTICO
Como nuestro tema de investigación es un tanto matemático, ya que este trata sobre lo que son el pago de las deudas dejadas por el causante, el pago de los gastos que conlleva la sucesión y la división de los bienes a fin de asegurar las pretensiones de los acreedores del causante planteamos el siguiente caso práctico.
El día veinticuatro de marzo de dos mil siete fallece el señor José Antonio Carcamo, el cual deja como un patrimonio un total de doscientos mil dólares de los Estados Unidos de America, Don José en días anteriores había otorgado un testamento abierto ante los oficios de un notario en el cual designaba como herederos a su Esposa y a sus hijos, y dejo establecidos los porcentajes en que se repartiría su herencia de la manera siguiente: a su esposa un 40% y a sus hijos que son tres un 20% a cada uno para formar el 100% del patrimonio, pero resulta que don José para financiar un negocio se convirtió en deudor de un banco dándose el caso que al momento de su fallecimiento este quedo debiendo un total de cien mil dólares ya sumados los intereses, entonces para poder liquidar esta deuda los herederos deben cancelar en relación a lo que recibieron, y esto es que de ochenta mil dólares que son el cuarenta por ciento que recibió la esposa, deberá pagar cuarenta, mil y cada hijo deberá pagar veinte mil de los cuarenta mil dólares que recibió cada uno por el veinte por ciento que les corresponde a fin de lograr cancelar el cien por ciento de la deuda generada por su padre en vida, pero la sucesión también han generado gastos en lo correspondiente a los tramites generados y este gasto asciende a os dos mil dólares, el cual también deberá se repartido en manera proporcional pero en atención a este la esposa deberá pagar ochocientos dólares y los hijos cuatrocientos dólares cada uno para lograr cancelar dicha deuda, pero se da el caso que la esposa en vista que ella es quien ha recibido la mayor parte en la sucesión decide cancelar esta ultima deuda de los dos mil dólares por completo librando a sus hijos de dicho pago.




BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

 CABANELLAS, GUILLERMO. “Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual”, tomo III, Editorial Heliasta, Buenos Aires Argentina, 1997.
 ROMERO CARRILLO, ROBERTO, “Nociones de Derecho Hereditario”, Segunda Edición, San Salvador, El Salvador.
 ZANNONI, EDUARDO, “Manual de Derecho de las Sucesiones”, Editorial Astrea, Buenos Aires, Argentina, 1999.

LEGISLACIÓN
 CODIGO CIVIL SALVADOREÑO
 CODIGO CIVIL ARGENTINO
 CODIGO CIVIL CHILENO


Enviar email

contador de visitas
Esquina3 Esquina4

pagina web gratis