Esquina1 Esquina2
Bufete de Abogados y Notarios de El Salvador. BANES
Condominio Metro España, Edificio B, Local 3 B, Tercera Planta
 San Salvador, San Salvador
Telefax: 2221-2539

SUCESIÓN INTESTADA

1. CAUSAS QUE DAN ORIGEN A LA SUCESION INTESTADA.

Como ya es conocimiento de todos que la sucesión intestada es aquella en la que el causante de la sucesión no ha otorgado testamento alguno o “aquella que opera en virtud de llamamientos legítimos, sin intervenir la voluntad del causante expresada en su testamento válido.” O si bien lo hizo este no es válido por no estar apegado a derecho o porque sus clausulas ya no puedan tener eficacia. Es pues en estos momentos nuestro objeto de estudio esas causas que motivan la sucesión intestada.

En virtud al art. 981 de nuestro código civil entendemos pues que las leyes serán las que reglaran pero no lo hizo conforme a derecho o si bien sus disposiciones no han tenido efecto como antes se menciona. En caso pues de que esto suceda se aplicara lo regulado en el art. 988.

El motivo o causa más común que da pie a este tipo de sucesión intestada, abintestato o legitima, es que el causante no haga testamento, siendo pues intestada toda la sucesión. También podríamos observar el caso en que el causante disponga solamente de un parte de sus bienes y no de la otra por lo tanto será su sucesión parte testada y parte intestada o abintestato como lo reconoce el art. 953 en tal caso de los bienes que el causante no halla dispuesto como sabemos será la ley la que se encargue de su repartimiento.

El segundo motivo como antes lo mencionábamos es que el causante otorgo testamento pero este no lo hizo conforme a derecho, entonces la sucesión también se vuelve intestada. Entonces un testamento sin observancia de las solemnidades que la ley establece deberá ser declarado nulo, al esto suceder quedara la sucesión como intestada.

Como tercer causa que da lugar a este tipo de sucesión tenemos que las disposiciones testamentarias no pueden surtir efecto como por ejemplo los herederos o legatarios son indignos por las causas reguladas en los art.969 y siguientes. O por incapacidad de estos en virtud de lo dispuesto en los art.964. o bien porque el heredero o legatario ha fallecido antes del causante.


1.2 DERECHO COMPARADO.

1.2.1 Derecho Mexicano.
En primer lugar hablaremos del derecho mexicano el cual llama a la sucesión intestada, legitima o abintestato para nuestra legislación únicamente como legal, en el art. 1599 el cual dispone que la sucesión será legal en los casos, que el testamento no se hizo, es nulo o perdió validez; cuando el testador no dispuso de todos sus bienes que también esta en nuestra legislación cuando es parte testada y parte intestada; cuando no se cumplas la condición puesta al heredero; y cuando el heredero muere antes del testador. Todos estos casos regulados igualmente en nuestra legislación.

1.2.2 Derecho Español.
Dentro de la legislación española también encontramos la sucesión intestada en el Capitulo III del Código Civil Español a partir del art. 912 y regula cuatro causas por las que se habrá lugar la sucesión intestada en primer lugar al igual que nuestra legislación cuando no se hizo testamento, cuando este es nulo o a perdido su validez, en concordancia también con lo dispuesto en la legislación mexicana; también sera intestada cuando existe testamento pero este no dispone de la totalidad de los bienes por lo tanto la parte de que el causante no ha hecho repartición sera intestada; cuando el heredero no cumple con la condición impuesta, o este muere antes del testador, o la repudia sin tener sustituto o sin lugar a derecho de acrecer, y cuando el heredero es incapaz, podemos ver que la legislación española va de la mano con tanto con la mexicana como con la nuestra al darle lugar a la sucesión intestada en los mismos casos que la legislación Salvadoreña.

1.2.3 Derecho Argentino.
En la legislación argentina encontramos regulada este tipo de sucesión a partir del art. 3545. y en la disposiciones generales del derecho de sucesión nos menciona que habrá lugar a la sucesión legitima o intestada en caso de que el causante no disponga de sus bienes. Pero no encontramos causas taxativas de los motivos que dan lugar a la sucesión intestada. Cosa que en nuestra legislación es completamente diferente puesto tenemos ya reguladas las causas por las cuales habrá lugar a la sucesión intestada.

2. EL ORIGEN DE LOS BIENES PARA REGLAR LA SUCESI0N INTESTADA O GRAVARLA CON RESTITUCIONES Y RESERVAS.

Según algunos autores, las instituciones que a continuación estudiaremos son “sucesiones forzosas” y ello por que cuando se atiende al origen de los bienes para la sucesión, no todas las personas (como estamos tratando en sucesión intestada, atendemos al art. 988 C.C) que están llamadas a suceder, podrán suceder en esos bienes que tienen gravadas restituciones o reservas.

La restitución, tal como lo dice Zannoni, pesa sobre el donatario cuyo dominio se resuelve , es decir que la restitución opera cuando un donatario fallece sobreviviéndole la persona que le hizo la donación del bien es decir, el donante, es el caso que sobre ese bien donado pasara nuevamente a formar parte del patrimonio del donante.
Para ilustrar de mejor manera procederemos a explicar tal institución con un ejemplo.
María le Dona un terreno en Chalatenango a su nieto Rubén, pasan los años y Rubén cae gravemente enfermo, y este muere intestado, se abre la sucesión de Rubén y son llamados a aceptar o repudiar herencia los padres de Rubén y la viuda de este. Todos los anteriores tendrán derecho en partes iguales a la herencia que dejo Rubén, únicamente no tendrán derecho respecto del terreno que María le dono a Rubén, el cual por la institución de la Restitución, regresara al patrimonio de María.

Respecto a la Reserva, esta institución según juristas Españoles obliga a ciertas personas a no disponer libremente de ciertos bienes, ello debido a su procedencia, así mismo se debe de asegurar la transmisión mortis causa de esos bienes en favor de determinadas personas. Los sujetos de esta institución son el reservatista y reservatario.
Esta institución la podemos dividir en dos, según la legislación española de la que trataremos más adelante, y esta se pude dividir, en Ordinaria y Extraordinaria.
La primera esta referida al caso en el cual una persona viuda, volvió a casarse, teniendo hijos del primer matrimonio por el cual enviudo, esta persona tendría la obligación de reservar los bienes que recibió de su primer cónyuge fallecido a favor de los hijos procreados con este, es decir que si el viudo o la viuda que volvió a casarse y tenia hijos del primer matrimonio, al fallecer los bienes que dejaba y provenían del primer cónyuge, solo podrían ser heredados por los hijos comunes. Por ejemplo, María y Juan están casados, procrean a Oscar, pero acontece un accidente de transito en el cual fallece Juan, este le deja a María una casa en San Salvador, un terreno en el Cuco y una Finca en Juayúa, a los años María contrae nuevas nupcias con Vicente, ellos procrean a Laura y a Fátima. Al morir María, su cónyuge Vicente y sus hijas Laura y Fátima, no tendrán derecho sobre la casa, el terreno y la finca, sobre estos únicamente tendrá derecho Oscar, ya que María recibió estos bienes de Juan, quien fuese el padre de Oscar.

Según algunos autores esta institución fue creada para proteger a los hijos del primer matrimonio, y para lograr este objetivo es necesario que “el cónyuge bínubo conserve los bienes en su poder, manteniéndolos fuera del comercio o sin poder gravarlos o transmitirlos, para que ellos será heredados por los hijos de su primer lecho” .
La Reserva extraordinaria, tiene otra finalidad, y ella es que los bienes no caigan en manos extrañas, sino que esos bienes queden siempre dentro de la familia. Este se da cuando han habido donaciones o sucesiones de descendientes hacia ascendientes, según la legislación española que regula esta institución se debe de estar dentro de tercer grado y pertenecer a la línea de donde los bienes proceden.

Para explicar esta reserva utilizaremos el siguiente ejemplo: Pedro tiene dos hijos, Eduardo y Santiago, este último contra nupcias con Carolina, de ese matrimonio procrean a Manuel y a Víctor. Resulta que muere Santiago y le transmite a su hijo Manuel, quien a su vez muere transmitiéndole a su madre Carolina, luego de ello también fallece Víctor dejando como hija a Verónica. Cuando muere Carolina los bienes sujetos a reserva pasaran por partes iguales a Eduardo y Verónica, pues ambos están dentro del tercer grado respecto de Manuel.

2.1 LAS INSTITUCIONES DE RESTITUCION Y RESERVA EN NUESTRO ORDENAMIENTO JURIDICO.
Ahora es conveniente referirnos a nuestro ordenamiento jurídico, el cual no asume estas instituciones, pues tal como lo podemos inferir de la lectura del Art. 982 C.C. En nuestra legislación no se atiende al origen de los bienes para reglar la sucesión intestada o gravarla con restituciones o reservas.

2.2 DERECHO COMPARADO

2.2.1 Derecho Chileno y Derecho Colombiano
En la actualidad, en ordenamientos jurídicos como el de Chile y Colombia, ya no existen estas Instituciones, de restitución y reserva, al igual que en nuestro código y cabe decir que con iguales o similares palabras, así el Código Civil de la república de Chile, en el Libro III denominado “De las sucesiones por causa de muerte”, en el Titulo II, Reglas relativas a la sucesión intestada. En el art. 981 que reza de la siguiente manera: “la ley no atiende al origen de los bienes para reglar la sucesión intestada, gravarla con restituciones o reservas”. La misma disposición encontramos en el Código Civil de la República de Colombia, en el Art. 1038.
Y así comparando con otras legislación, nos damos cuenta que esa misma disposición la encontramos en la mayoría de legislaciones modernas.

2.2.2 Derecho Español
La excepción es el Código Civil de España, el que para el caso de nuestra investigación, fue la una legislación que encontramos tuviere reconocidas y en vigencia tales instituciones.
En el Código Civil Español, encontramos regulada la institución de la restitución, en el Titulo III denominado De las sucesiones, Capitulo II, Sección Quinta de las legítimas. Art. 812 , según tal disposición los ascendientes (es decir, padre, madre, abuelo, abuela, bisabuela etc.) excluyendo a otros parientes (sean hijos, hijas, hermanos, hermanas etc.) sucederán en los bienes donados por ellos, a sus descendientes, cuando estos hayan muerto antes que ellos (ósea antes que los ascendentes).
Por otra parte encontramos, la institución de la Reserva, en sus dos formas ya antes estudiadas, es decir la Reserva Ordinaria y la Reserva Extraordinaria, la primera de estas se encuentra en mismo Titulo que la Restitución, Capitulo V, Disposiciones comunes a las herencias por testamento o sin el. Sección segunda, De los bienes sujetos a Reserva. En los artículos 968-980, siendo los mas relevantes los artículos. 968 , 969 y 980 por cuanto en estos se contempla la regla de la Reserva que hemos explicado en el trabajo y cuando procederá, siendo las demás disposiciones dirigidas esclarecer la concurrencia, procedimiento y finalización de este tipo de Reservas.
Y Finalmente es en el Art. 811 , donde encontramos las Reservas extraordinarias, explicada anteriormente.

3. EL SEXO Y LA PRIMOGENITURA EN LA SUCESION INTESTADA.
El presente tema es un resabio de lo que son las sucesiones en la antigüedad refiriéndose sobre todo a lo que son los sistemas monárquicos en los cuales se constituía heredero al primogénito del rey en caso de muerte, esto debido a razones políticas mas que nada, ya que se pretendía guardar una línea ideológica en el manejo de las naciones luego de la muerte del rey, este principio de primogenitura y sexo como genero, se refiere a que dándose la muerte del causante los bienes pasan a ser heredados por el hijo primogénito el cual es definido por Cabanellas como: “El primer hijo o el hijo único de una persona” con esta pequeña definición podemos observar lo que seria un hijo primogénito refiriéndose a la situación de ser el primer hijo procreado en este caso por el causante o sea que ocupa el primer lugar en tiempo, es el mayor de los hijos del causante, pero el mismo Cabanellas en su definición hace un apartado en referencia a la primogenitura en lo político y menciona lo siguiente: “En las monarquías hereditarias la primogenitura regula la sucesión de la corona, con preferencia o exclusiva a favor de los varones ” en este apartado referido podemos observar lo que se refiere al sexo como genero y que al respecto se le da preferencia en la sucesión a los hijos varones dándose el caso, que aun cuando hubiere una hija que fuera primera en tiempo pero hubiere un hijo menor al momento de la sucesión, este tendría el derecho reservado en razón del sexo, es por ello que son términos distintos y que uno prevalece ante el otro dando prioridad a lo es el sexo ya que un hijo varón tiene el derecho reservado sobre una hija hembra aun cuando esta fuese mayor que el varón. Lo que podemos concluir sobre estos temas es inicialmente que un hijo primogénito es el primer hijo procreado por el causante, y el sexo en la sucesión intestada se refiere a que un hijo varón prevalece en derecho sobre una hija hembra, por lo cual el varo tiene un derecho reservado aun cuando este fuere menor que la hija hembra.

En nuestra legislación estos temas no tienen mayor relevancia respecto al derecho sucesorio, ya que el mismo art. 983 del Código Civil establece que en la sucesión intestada no se atiende a lo que son el sexo o la primogenitura lo cual a su vez entraría en concordancia con lo establecido por el art. 36 de nuestra Constitución, ya que este articulo debe ser interpretado en forma extensiva haciendo de esta manera una inclusión a que los hijos son iguales sin importar su sexo o edad en relación al tiempo en que fueron procreados, es por ello que los hijos son llamados en igualdad a la sucesión intestada, por lo tanto tienen iguales derechos sobre la sucesión a la que son llamados.

El único caso en el que podemos hacer uso de lo que seria la primogenitura seria en el mencionado por Roberto Romero Carrillo en su obra Nociones de derecho Hereditario, y este plantea el caso posible en el que el causante deja como heredero al hijo primogénito de un amigo pero se da la situación en que el amigo a legitimado a un hijo que es mayor a un hijo legitimo, en este caso se daría prioridad al hijo legitimo ya que este es el primogénito real del amigo del causante y por lo tanto no puede convertirse en heredero el hijo legitimado aun cuando fuere mayor en edad que el legitimo, pero este caso a la vez esta haciendo referencia a una sucesión testada por lo tanto queda fuera de la esfera de lo anteriormente planteado.

3.1 DERECHO COMPARADO
Al respecto del tema en estudio debemos hacer apuntes sobre lo señalado en los ordenamientos jurídicos civiles de otras naciones con respecto a si hay alguna preferencia en el derecho de sucesión que apunte a las características de sexo u orden en tiempo en que deben concurrir los herederos para tener acceso a la herencia, debemos hacer un apunte importante en razón de estos temas de importancia y es que por la misma evolución del derecho a través del tiempo están figuras han llegado a ser derogadas ya que en la actualidad se tiene por iguales a los hijos frente a sus padres y no hay preferencias determinadas por el derecho en razón del sexo o edad.

3.1.1 Derecho Español
Para iniciar haremos la comparación con lo establecido por el derecho civil español el cual en el articulo 931 del Código Civil establece textualmente lo siguiente: “Los hijos y sus descendientes suceden a sus padres y demás ascendientes sin distinción de sexo, edad o filiación”, el articulo es lo suficientemente claro al establecer la igualdad de los hijos al momento de la sucesión intestada y cierra la posibilidad a que en caso de muerte intestada haya preferencias hacia alguno de los hijos en razón de sexo o edad, haciendo una comparación con lo dispuesto por nuestro Código Civil hacemos referencia a lo dispuesto por el articulo 983 el cual establece lo siguiente “En la sucesión intestada no se atiende al sexo ni a la primogenitura” , con esto podemos observar que nuestro código establece lo mismo que el español solo que en manera de redacción distinta pero con una dirección similar ya que lo que se pretende es la no exclusión de los hijos en razón de sexo o edad para acceder a la sucesión.
3.1.2 Derecho Mexicano
Ahora para hacer otra comparación observaremos lo dispuesto por la legislación mexicana, la cual establece en el articulo 1607 del Código Civil mexicano, establece los siguiente: “si ala muerte de los padres quedaren solo los hijos, la herencia se repartirá entre todos por partes iguales” con lo anteriormente expuesto podemos observar que en el caso de muerte sin que hayan mas herederos que los hijos estos sucederán en partes iguales sin mencionar alguna preferencia hacia alguno de ellos en razón del sexo o la edad, por ello mismo podemos decir que la disposición es similar a las anteriores ya que otorga igualdad a los hijos al momento de la sucesión.

4. LOS ÓRDENES DE LA SUCESIÓN INTESTADA.
La vocación sucesoria entendida como la aptitud que adquiere una persona en razón de un vínculo familiar o de afinidad que se creo en vida entre el causante y el causahabiente, es la razón por la cuál éste último es llamado a suceder. Al tratar el presente trabajo de la sucesión intestada o legítima, la vocación sucesoria o causa de la sucesión en este caso sería las personas que al fallecimiento del autor de la sucesión serán llamadas a sucederle respecto de la clase de parentesco (causante-causahabiente) que ha establecido previamente la ley.

Cuando el Código Civil en el Art. 988 establece el tipo de parientes que tienen derecho a la sucesión legítima, lo hace formando con ellos varios grupos, que esquematiza bajo una numeración correlativa, estos grupos son denominados Órdenes . Las órdenes de sucesión, “es aquel grupo de parientes que excluye a otro conjunto de parientes de la sucesión, pero que, a su vez, puede ser excluido por otro conjunto de parientes”.
Según Eduardo Zannoni, “la vocación legítima se basa en la prelación o sucesión de órdenes de llamamiento, y dentro de cada orden, el grado de parentesco con el causante; que los parientes que integran un orden ulterior en la prelación, no actualizan su vocación sino a falta de todo pariente en el orden preferente” . Lo anterior lo podemos encontrar normado en nuestro Código Civil cuando en su artículo 989 expresa “Los herederos enumerados en el artículo precedente, preferirán unos a otros por el orden de su numeración de manera que sólo en falta de los llamados en el número anterior, entrarán los designados en el número que sigue, y la herencia se dividirá por partes iguales entre las personas comprendidas en cada número…” es decir, en otras palabras que se debe de respetar el orden establecido para cada grupo y sólo expresamente a falta de personas incluidas en un orden primario irían los que le continúan o siguen.

La composición de los órdenes de la sucesión abintestato, es diferente en cada país, según el sistema que cada una de sus respectivas legislaciones haya adoptado para su formación, al igual que el tipo de sistema adquirido depende de aspectos de organización social, política y económica de cada Estado que favorezca cada Estado.
Doctrinariamente los sistemas de conformación de cada orden son los siguientes:
1) El Sistema de Clases: Este consiste en que el legislador escoge a los parientes que van a formar parte de cada grupo exclusivamente según su preferencia, pero siguiendo la presunta afección del difunto, no atiende a un criterio normativo, como por ejemplo que todos los parientes comprendidos en un orden tuvieran el mismo grado de parentesco con el de cujus.
2) El Sistema Lineal: Se refiere a que las órdenes se forman agrupando en cada uno parientes que pertenecen todos a la misma línea, sin importar que fueren de distintos grados, resultando de esta manera que todos los descendientes forman un orden, los ascendientes otro etc. Al cónyuge lo adjuntan a alguna de esas líneas, pero en este sistema no toda la línea hereda, sino sólo los parientes más cercanos en grados del causante, los hijos excluyen a los nietos etc.; y
3) El Sistema parental o por parentelas: En este último sistema cada orden se constituye por parientes que pertenecen todos a la misma parentela, que es un grupo de personas que descienden todas del más próximo ascendiente común. La parentela rige el parentesco en el derecho germano, que por consiguiente no se basa en líneas y grados, que es en lo que se basa nuestro sistema.
El factor común en los tres sistemas antes explicados es que todos colocan en el primer orden a los descendientes del autor de la herencia, esto porque las legislaciones han aceptado que el afecto que una persona tiene por sus hijos e hijas es más intenso que el que les pueda tener a sus ascendientes y consecuentemente que el que les guarda a sus parientes lejanos, motivo por el cual ninguna legislaciones ha podido prescindir enteramente del afecto presunto del de cujus en la formación de las órdenes, independientemente que sistema haya sido adoptado.

Nuestro Código Civil de 1902, optó por el Sistema de Clases, para formar las órdenes de la sucesión intestada. El hecho de que en nuestros órdenes se encuentren parientes que pertenecen a distintas líneas, y en uno de ellos hasta parientes que tenían distinto grado de parentesco con el causante, es el que indica que fueron agrupados según preferencia legislativa, característica del sistema de clases, lo que se confirma cuando se reformaron las disposiciones que regulan la sucesión legítima, por ley de 4 de agosto de 1902, formándose los órdenes nuevos. La Constitución de la República de 1983 reformó tácitamente el Atr. 988 CC en lo relativo a los hijos fuera del matrimonio y a los adoptivos, lo mismo hizo el decreto legislativo Nº 689 del 20 de octubre de 1993. Ahora haremos un breve análisis de los siete órdenes de la sucesión intestada en nuestra normativa civil en base al Art. 988.
1) “Los hijos, el padre, la madre y el cónyuge, y en su caso el conviviente sobreviviente”; En el primer orden encontramos tanto hijos e hijas sin hacer diferencia por su filiación, el padre no importando si es legítimo o natural, la madre y el cónyuge, y si en un determinado momento no se encuentra éste último el conviviente sobreviviente, según lo establecido en los Arts.118 y siguientes del Código de Familia Salvadoreño.
2) “Los abuelos y demás ascendientes; los nietos y el padre que hay reconocido voluntariamente a su hijo”; en este segundo orden encontramos a los ascendientes de la persona del causante, al igual que al padre que voluntariamente haya reconocido a su hijo. Recordando la línea de sucesión ascendiente es aquella que liga a una persona con aquellos de los que desciende (nietos, padres, abuelos, bisabuelos etc.).
3) “Los hermanos”; Dentro del tercer orden encontramos a los hermanos y interpretando la literalidad del precepto, comprendemos de que no interesa si son hermanos sólo maternos o carnales (de doble vínculo) o sólo paternos, ni si son de unión matrimonial o no.
4) “Los sobrinos”: Al igual que en el anterior orden no importa las circunstancias por las cuales estas personas son sobrinas o sobrinos del autor de la herencia.
5) “Los tíos”; la explicación para esta orden es la misma que la anterior, no hay distinción especial, de si son legítimos e ilegítimos uterinos.
6) “Los primos hermanos”; Ahora ya no se les exige la calidad de legítimos.
7) “La Universidad de El Salvador y los hospitales”; Cuando el 4 de Agosto de 1902 se expresaron los nuevos órdenes, en la sucesión intestada, se justificó la inclusión de la Universidad y los hospitales en base a que no habiendo pariente consanguíneo dentro del cuarto grado ni descendientes legítimos de ellos, la herencia se destinara a los centros antes mencionados partiendo de la presunción de que una persona que no tiene este tipo de parientes suele disponer de su fortuna a favor de los institutos de beneficencia o de enseñanza o de otras fundaciones de utilidad pública.

La razón por la cual el legislador no concede derechos sucesorios abintestato, ni en forma directa ni indirecta, a los parientes del causante más allá del cuarto grado de consanguinidad en la línea colateral (hermanos, primos, sobrinos y tíos) fue porque estas personas son desconocidas para el autor de la herencia, y que presumiendo de que este no hubiere tenido parientes inmediatos, no les hubiese dejado nada de su herencia, prefiriendo dejar sus bienes a una fundación de utilidad pública, y es así como la ley presumiendo de la voluntad del causante decide incluir a la Universidad de El Salvador y los hospitales.

Cabe destacar que antes de las reformas mencionadas con anterioridad se concedían derechos hereditarios en la sucesión intestada hasta el sexto grado de consanguinidad en la línea colateral, tenían derecho los primeros hermanos (hijos de dos hermanos), segundos los hijos de dos primos hermanos; y en el último orden se sucedía al fisco.
Según lo establecido en el Art. 991 del Código Civil Salvadoreño establece como se procede en el caso del séptimo orden, “En el caso del número 7 del artículo 988, corresponde la mitad de la herencia a la Universidad Nacional y al otra mitad al hospital u hospitales del departamento en que el difunto hubiere tenido su último domicilio. Si no hubiere ningún hospital en dicho departamento, o si el difunto no hubiere tenido nunca domicilio en el territorio de la República, dicha mitad corresponderá al Hospital de San Salvador”. Cabe mencionar que como en San Salvador existen varios hospitales, esta mitad tendría que distribuirse entre todos ellos, en el entendido de que se trata de los que son sostenidos con fondos del Estado.





4.1 DERECHO COMPARADO.
4.1.1 Derecho Argentino
En el derecho argentino con fuertes tendencias romanísticas ha organizado el cómputo del parentesco sobre la base lineal al igual que su llamamiento. En el Art. 346 del Código Civil argentino establece “La proximidad del parentesco se establece por líneas y grados”, según el Art. 349 hay tres líneas “la línea descendente, la línea ascendente y la línea colateral”, según el Art. 3, 566 el primer orden esta integrado por descendientes del causante, trátese de sus hijos matrimoniales o extra-matrimoniales; según el Art. 3, 567 el orden esta integrado por los ascendientes fueren o no matrimoniales, ellos heredan a falta de descendientes; según el Art. 3, 572 cuando no hay descendientes ni ascendientes los cónyuges heredan recíprocamente; el orden de los parientes colaterales se integra por los que se encuentran dentro del cuarto grado de consanguinidad. Vemos como entonces a diferencia del nuestro el Sistema lineal agrupa a todos los parientes de una misma línea en un orden determinado.

5. DERECHO PROPIO Y DERECHO DE REPRESENTACIÓN
El derecho de representación constituye al igual que el derecho de transmisión, una forma indirecta de suceder por causa de muerte. Pero antes de iniciar con esta figura sucesorial, es necesario hacer una breve mención de una forma directa de suceder la cual es, sucesión por derecho propio o personal.

5.1 DERECHO PROPIO
Consiste en la sucesión, en virtud de la cual se hereda por cabezas, es decir que la herencia o la parte de ella que les corresponde, se divide en tantas partes cuantos sean llamados a recibirla, tomando cada uno, lo que la ley expresa diciendo, que toman entre todos por iguales partes la porción a que ley los llama. Esto lo regula el art. 985 C.
Los que suceden por derecho propio o personal, y que en la sucesión intestada integran los ordenes que el Art. 988 C. enumera, tienen vocación sucesoria propia, directa y originaria.

5.2 DERECHO DE REPRESENTACIÓN.
Para una mejor comprensión de esta institución (el derecho de representación), se presenta una serie de definiciones.
Federico Puig, nos ofrece una definición acerca de esta figura propia del derecho sucesorio, expresando que “Es aquella institución jurídica por cuya virtud la ley en la sucesión de una persona junto a sus parientes de grado mas próximo, otros legítimos de grados mas remotos que vienen ocupado el grado y los derechos de si padre premuerto, desheredado o incapacitado legalmente para suceder”.
Por su parte Arturo valencia Zea, nos plantea como una posible definición de derecho de representación “La representación es una ficción legal en que se supone que una persona tiene el lugar y por consiguiente el grado de parentesco y los derechos hereditarios que tendría su padre o madre si esta o aquel no quisiese o no pudiese suceder”.
El Art. 984 Inciso Segundo nos presenta una definición de derecho de representación, la cual reza “La representación es una ficción legal en que se supone que una persona tiene el lugar y por consiguiente el grado de parentesco y los derechos hereditarios que tendría su padre o madre, si éste o ésta no quisiese o no pudiese suceder”.
Del mismo artículo antes citado, solo que en su inciso primero, podemos establecer un aspecto de suma importancia del derecho de representación, lo cual es que, la representación, es únicamente operante en la SUCESIÓN INTESTADA.

5.2.1 SUJETOS QUE INTERVIENEN.
 Causante
 Representado
 Representante.

5.2.2 REQUISITOS DE LOS SUJETOS INTERVINIENTES
En referencia a la representación podemos determinar que el representante debe cumplir con ciertos requisitos, los cuales se encuentran en el art. 986 C. y estos son:
• Que sea descendiente del representado; o bien hermano del causante: tomando en consideración la definición de representación, la cual podemos decir que es el Derecho por el cual los hijos y descendientes son colocados en el grado que ocupaba su padre o madre en la familia del difunto, a fin de recoger la parte que a aquellos hubiera correspondido en la herencia, y la representación que se acuerda en la línea colateral sólo se concede a los hijos y descendientes de los hermanos del causante.

• Que tenga vocación hereditaria propia o personal: “quien es heredero por Derecho de representación es tan heredero como quien lo es por Derecho propio, razón por la cual debe necesariamente existir a su favor el fundamento en que se apoya el Derecho hereditario intestado, que como se sabe, consiste en el vinculo de familia, establecido por la Ley conforme a los principios básicos de la sociedad que está destinada a regir”.

En la persona del Representado deben concurrir también ciertos requisitos:
• Que haya prefallecido con respecto al de cujus. En efecto está en la ficción en cuya virtud los descendientes de un grado ulterior son colocados en el grado que ocupaba su ascendiente en la familia del difunto a fin de suceder juntos en su lugar en la misma parte de la herencia a la cual el ascendiente habría sucedido, como lo dispone el Art. 984 c.
• Que tenga vocación hereditaria propia o personal: Es menester que se trate de una persona que ocupaba o tenía un grado en la familia del difunto y que, además hubiera parte en la herencia de éste; dicho en otros términos, es preciso que se trate de una persona que tendría vocación hereditaria.

5.2.3 DERECHO COMPARADO

5.2.3.1 Derecho Español
El Código Civil Español, en su art. Art.3549, expone una definición del derecho de representación el cual dice “La representación es el derecho por el cual los hijos de un grado ulterior son colocados en el grado que ocupaba su padre o madre en la familia del difunto, a fin de suceder juntos en su lugar a la misma parte de la herencia a la cual el padre o la madre habrían sucedido”. Como podemos observar la legislación española solo establece que la representación es utilizada por los hijos, no refriéndose como nuestra legislación que lo hace de manera más amplia al decir “una persona”.

5.2.3.2 Derecho Ecuatoriano
El Código Civil del Ecuador, regula de manera idéntica al Articulo 984 de nuestro Código Civil, lo que respecta a la representación por sucesión intestada, ya que en el mencionado cuerpo normativo (Código Civil del Ecuador), expone en su articulo Art. 1046, la misma definición que nuestro ordenamiento jurídico y así de la misma manera los otros dos incisos, con la variante que en este, se establece una limitación que nos remite al Art. 1048 Código Civil del Ecuador.

5.2.4 CAUSAS QUE ORIGINAN LA REPRESENTACIÓN.
En la doctrina encontramos que la representación opera solo en los casos de premoriencia, desheredación o incapacidad para suceder. De lo anterior podemos inferir que existe un cierto grado de correspondencia entre lo que expone el autor Federico Piug, con lo que regula el Código Civil Salvadoreño en el Art 987, faltando a lo que expone esto: la repudiación y la indignidad, por cual podemos establecer que los supuestos en los que es aplicable la representación conforme a nuestro ordenamiento jurídico son:
• Por Premoriencia del asignatario, siendo para este caso aplicable el art. 984 C., en el cual el legislador utilizó la frase “si este o esta… no pudiese suceder”, siendo entonces que si el asignatario le premuere al causante, no es posible que este le suceda, lo cual es deducible por simple lógica, en este caso quienes sucederán serán los descendientes del premoriente.
• Por Incapacidad, siendo en este caso que el incapaz es respecto al causahabiente con el primer causante.
• Por Indignidad del representado, al igual que en la incapacidad, el indigno no debe ser el propio representante, ya que si fuese así, la mayoría de los autores han considerado que la indignidad personal del representante debe privarlo del derecho de representación, debido a que el perdón no puede concederlo el ofendido.
• La repudiación de la herencia, en este caso, si el llamado originalmente a suceder, repudia la asignación, no afecta a que sus descendientes, puedan aceptar, lo que aquel repudio.
Lo anteriormente expuesto tiene su asidero legal en el art. 987 del Código Civil Salvadoreño.

5.2.5 DERECHO COMPARADO

5.2.5.1 Derecho Boliviano
En lo que respecta al derecho comparado, las causas o supuestos en los que se hace posible la representación, en las diversas legislaciones, podemos establecer, en el Código Civil de Bolivia, se regula en el articulo 1089, como causas de representación: desheredado, indigno de suceder, renuncie a la herencia o premuera a la persona de cuya sucesión se trata. Infiriendo por lo tanto que son las mismas causales que nuestra legislación.

5.2.5.2 Derecho Ecuatoriano
Los legisladores de Ecuador, han coincidido con los de nuestro país, en lo referente a la representación, ya que desde las causas que originan la representación, hasta la forma de redacción de los preceptos normativos son de manera exacta, en el Código Civil del Ecuador se regulan en el Artículo 1049.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

• AGUILAR LEMUS, REGINO ANTONIO Y OTROS, Tesis: “Los Derechos De Representación Y De Transmisión De La Herencia En La Ley De Gravamen De Las Sucesiones”, Universidad de El Salvador, 1992.
• CABANELLAS, GUILLERMO. “Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual”, tomo VI, Pág. 408, Editorial Heliasta, Buenos Aires Argentina, 1997.
• MAFFIA, JORGE Manual de Derecho Sucesorio. Tomo II, Cuarta Edición, Editorial Depalma 1993.
• PUIG PEÑA, FEDERICO, “Tratado de Derecho Civil Español”, Sucesiones, Teoría General de las Sucesiones, Tomo V, Vol. I, Editorial Revista de Derecho Privado Madrid, 1954.
• ROMERO CARRILLO. ROBERTO, “Nociones de Derecho Hereditario”, Segunda Y Tercera Edición, San Salvador, El Salvador.
• SOMARRIVA UNDURRAGA, MANUEL. “Derecho Sucesorio”. Tomo I, Quinta edición, Editorial Jurídica de Chile, Santiago de Chile.
• VALENCIA ZEA, ARTURO, “Derecho Civil: Sucesiones”, Tomo VI, Séptima Edición. Editorial TEMIS S.A. Bogota Colombia 1988.
• ZANNONI, EDUARDO “Manual de Derecho de las Sucesiones”. Cuarta Edición, Editorial Astrea 1994.

LEGISLACIÓN
• Constitución de la República de El Salvador, 1983 y Reformas
• Código Civil Salvadoreño
• Código Civil Argentino
• Código Civil de Bolívia
• Código Civil Español
• Código Civil del Ecuador
• Código Civil Mexicano.


Enviar email

contador de visitas
Esquina3 Esquina4

pagina web gratis