Armaturam

Gnosce te ipsum

  • Lince
    Lima-14
    Perú

    Telf: 997 697 507

    Armaturam


    Aikido Armaturam

     

    Hola querido (a) visitante, soy Servus Job Maria:


    Primero quiero agradecerle su visita e interés en mi propuesta.


    Lo primero que es importante saber es que lo que le propongo es una disciplina de Defensa Personal basada en técnicas que en 
    el aspecto físico requieren un mínimo de esfuerzo y tienen una gran eficacia al usar la fuerza del oponente ; pero con espiritualidad Católica.


    Como parte de la premisa anterior debo mencionar que en absoluto es mi intención enseñar ningún tipo de sincretismo con la sana Doctrina Católica pues sabemos muy bien y me suscribo en que Nuestro Señor Jesucristo no enseñó jamás a tener que golpear a nadie sino todo lo contrario, nos enseñó a amar aún a nuestros enemigos.


     

    No obstante, la "defensa personal” llamada también "legítima defensa” tanto propia como la de nuestros seres amados es incluso un deber,como lo puede ser defender la soberanía nacional de ataques enemigos, de ahí que cuando unos soldados le preguntan a Jesús:


     "Y nosotros, ¿qué haremos? Y él les dijo: A nadie extorsionéis, ni a nadie acuséis falsamente, y contentaos con vuestro salario.”(Cf. Lc 3,14) como vemos no les díce nada parecido como que dejen de ser soldados, porque comprende muy bien el concepto del deber. El magisterio de la Iglesia Católica también nos enseña respecto al deber de las naciones de defenderse ante amenazas de enemigos externos o internos y sobre la legítima defensa personal también:


    "La legítima defensa puede ser no solamente un derecho, sino un deber grave, para el que es responsable de la vida de otro. La defensa del bien común exige colocar al agresor en la situación de no poder causar prejuicio. Por este motivo, los que tienen autoridad legítima tienen también el derecho de rechazar, incluso con el uso de las armas, a los agresores de la sociedad civil confiada a su responsabilidad." (Cf.Catecismo de la Iglesia Católica numeral 2265)


    "La legítima defensa de las personas y las sociedades no es una excepción a la prohibición de la muerte del inocente que constituye el homicidio voluntario. "La acción de defenderse [...] puede entrañar un doble efecto: el uno es la conservación de la propia vida; el otro, la muerte del agresor” (Santo Tomás de Aquino,Summatheologiae,2-2, q. 64, a. 7). "Nada impide que un solo acto tenga dos efectos,de los que uno sólo es querido, sin embargo el otro está más allá de la intención” (Santo Tomás de Aquino, Summatheologiae,2-2, q. 64, a. 7)." (Cf.C.I.C. 2263)


    "Todo ciudadano y todo gobernante están obligados a empeñarse en evitarlas guerras.

    Sin embargo, "mientras exista el riesgo de guerra y falte una autoridad internacional competente y provista de la fuerza correspondiente, una vez agotados todos los medios de acuerdo pacífico, no se podrá negar a los gobiernos el derecho a la legítima defensa" (GS79).” (Cf.C.I.C. 2308)


    Le animo pues a aprender éstas técnicas de Defensa Personal altamente espirituales y éticas para estar preparado (a) para todo tipo de situación en una coyuntura en que los gobernantes ya no se dan abasto con la delincuencia común u organizada y que cada vez garantizan menos la seguridad ciudadana.


    Con todo, quisiera animar a toda persona a que si El Cielo nos presenta la extraordinaria oportunidad de ser Mártires por el Santo Nombre de Jesús, jamás aplicar técnicas de Defensa Personal cualquiera sean éstas, ya que en nuestra Fe es importante saber reconocer o Discernir el contexto de la Legítima Defensa de la posibilidad del martirio por la que han pasado tantos a lo largo de los más de 2000 años de la Santa Iglesia Católica.



     

    Enviar emailcontador de visitas

    pagina web gratis